Novedad de Salamandra

El Principito, de Joann Sfar. Cartoné, 112 páginas, 23 x 31 cm. PVP: 19 €.
– –El petit príncep, de Joann Sfar. Catalán. Cartoné, 112 páginas, 23 x 31 cm. PVP: 19 €.

El autor de cómics francés más famoso adapta una de las obras más leídas de la literatura occidental
Adaptar al formato de novela gráfica una de las obras clásicas de la literatura universal supone un desafío al alcance de pocos. Por eso, no es de extrañar que haya sido Joann Sfar —uno de los autores de cómic más renombrados de Francia— el autor elegido para adaptar El Principito a este nuevo lenguaje visual. El resultado es un libro que mantiene intactas la magia y la poesía de la obra original, subraya su misterio y añade un nuevo protagonista, el propio Saint-Exupéry, que toma cuerpo por primera vez en esta historia llena de belleza, emoción y melancolía.
Sfar —que perdió a su madre cuando tenía tres años de edad— cuenta que a los cinco años su abuelo le regaló El Principito para que comprendiera lo que significaba perder a un ser querido. De pequeño captó inmediatamente la dulce tristeza de aquella historia de un piloto, extraviado en el desierto tras una avería de su avión, y de un niño rubio que lo despierta para pedirle que le dibuje un cordero. En su opinión, «El Principito no es un libro para niños, sino un libro sobre la infancia, sobre la gravedad propia de la infancia». Su adaptación subraya la melancolía del desierto, ese inmenso escenario vacío y luminoso donde charlan los protagonistas: un niño de inmensos ojos, más propios del manga japonés, y un aviador de aspecto voluminoso y fuerte, viril y tierno a la vez, siempre con un cigarrillo en los labios; es decir, un personaje extraordinariamente parecido a Saint-Exupéry.
Si bien Saint-Exupéry ya había ilustrado el relato con dibujos del Principito, de su planeta, de los baobabs, de los tres volcanes, de la rosa…, y aquellas acuarelas son una parte esencial del relato, Sfar ha defendido siempre que un libro ilustrado no es lo mismo que un cómic. Y basta contemplar su ingeniosa adaptación de El Principito para entender sus razones. El texto original permanece prácticamente intacto, pero el conjunto adquiere un ritmo nuevo y fascinante, acorde con un lenguaje formalmente distinto.
El Principito se publicó por primera vez en Nueva York, en 1943, apenas un año antes de que el autor, Antoine de Saint-Exupéry, desapareciera a bordo de su avión en una misión bélica. Desde entonces, se han vendido 80 millones de ejemplares y se ha traducido a 185 lenguas.
«Joann Sfar lo ha logrado: El Principito es ahora suyo. La puesta en página es vertiginosa y subraya los diálogos de Saint-Exupéry.» DBD
«Este Principito muestra la plenitud artística de Joann Sfar, alimentada por su ingenio y su audacia.» Evène
«Logra asumir con éxito los dibujos del propio Saint-Exupéry, además de restituir y sublimar la poesía y la melancolía del texto original.» Livres Hebdo
«El texto original y su relectura en cómic se ajustan, se complementan y se observan.» Le Nouvel Observateur
«Fresco, original, colorido y enormemente conmovedor.» Le Progrès
«Este libro es, sobre todo, un manual de supervivencia en tiempos catastróficos.» Lire
«Un álbum magnífico.» Le Monde

SOBRE EL AUTOR

Joann Sfar nació en Niza en 1971. Tras licenciarse en Filosofía en la Universidad de Niza, ingresó en la Facultad de Bellas Artes, en París. En 1994 publicó su primer cómic, y desde entonces se ha convertido en el creador incansable de una obra de una originalidad absoluta, profunda, divertida y sensual. Sus personajes poseen la truculencia de los de Albert Cohen y sus dibujos transmiten un placer idéntico a los de Quentin Blake. Entre sus cómics destaca la serie El gato del rabino, además de su colaboración con Lewis Trondheim en La mazmorra y con Christophe Blain en Sócrates. En la actualidad es editor en Gallimard, trabaja en la adaptación al cine de El gato del rabino y prepara una película sobre Serge Gainsbourg. Sfar vive en París con su mujer y su hijo.

SOBRE EL CREADOR DE EL PRINCIPITO

Antoine de Saint-Exupéry nace en Lyon el 29 de junio de 1900 en el seno de una antigua familia aristocrática. Tras recibir educación en diversos colegios religiosos, al término de sus estudios secundarios intenta entrar en la Escuela Naval, pero no aprueba los exámenes de ingreso. En 1920 cumple el servicio militar en la Fuerza Aérea y a partir de entonces la aviación se convierte en la gran pasión de su vida. Su primer cuento ve la luz en 1926, el mismo año en que comienza su carrera de piloto en la compañía Latécoère. Poco después es destinado a Cabo Juby, donde escribe su primera novela, Correo del sur (1928). De África se traslada a Suramérica con el encargo de establecer nuevas líneas comerciales. Allí concluye Vuelo nocturno, que se publica en 1931 con enorme éxito y obtiene el premio Fémina. A partir de 1935, Saint-Exupéry trabaja como corresponsal de los periódicos Intransigeant y Paris Soir en Rusia y España, y con su avión Simoun participa en diversos raids como el París-Saigón y el Nueva York-Tierra del Fuego.
Todos estos recuerdos, acumulados en diez años de vida aventurera, los vuelca en su novela Tierra de hombres (1939). A los pocos meses, desatada la Segunda Guerra Mundial, combate como piloto de reconocimiento y, tras la caída de Francia, se instala en Nueva York. En la gran ciudad norteamericana escribe Piloto de guerra (1942), fruto de sus experiencias durante la contienda, y El Principito (1943), cuento infantil de gran originalidad que lo hizo universalmente famoso y que se ha convertido en uno de los fenómenos literarios más importantes de este siglo. En breve se reincorpora al servicio activo en el norte de África, donde escribe una obra de reflexiones filosóficas y políticas titulada Ciudadela, que sería publicada póstumamente (1948). El 31 de julio de 1944, Antoine de Saint-Exupéry despega de un campo de aviación de Córcega para cumplir una misión de la que no regresaría jamás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation