El principito

Aprovecho la edición de Salamandra de El principito de Joann Sfar para recuperar la reseña que hice de su edición francesa:
El traslado de obras literarias a otros medios y lenguajes es tan antiguo como la existencia de la cultura escrita. Ya sea a teatro, imágenes, cine, televisión, música, danza, historieta, ilustración, videojuegos o cualquier forma de expresión cultural artística pasada, presente o futura, siempre existirá esa ambición – lógica y razonable, todo sea dicho – de compartir la visión que se tiene de una lectura. La forma literaria tiene como característica dejar absoluta libertad a la imaginación del lector para representar lo que está leyendo, lo que se traduce en infinitas posibilidades. Una esencialidad de este medio que favorece su trasvase y que incluso, en cierta medida, lo alienta a poco que el lector tenga una mínima aspiración creativa. En ese sentido, criticar sistemáticamente los pasos a otros medios no sólo es absurdo, sino que supone obviar el aliciente de poder descubrir nuevas ideas, matices o aproximaciones a una lectura. Eso sí, es evidente que una adaptación no es una panacea: existen multitud de obras cuyo trasvase es complejo y difícil, ya sea por razones intrínsecas a la obra o porque ésta sea tan conocida que haya traspasado la frontera de la interpretación particular para instalarse en el imaginario colectivo. O ambas, porque en el caso de El Principito, de Antoine de Saint Exupery, se dan precisamente las dos circunstancias.Una obra con la que es difícil no emocionarse y que queda anclada en nuestros corazones desde la primera lectura, asociada sin duda a las sencillas ilustraciones del autor que la acompañan, pero dotada de una capacidad evocadora tan potente que la hace diferente en cada nueva aproximación. Atreverse a llevar a la historieta esta aventura es una temeridad sólo al alcance de unos pocos elegidos, entre los que, a priori, no tendría dudas en señalar a Joann Sfar. El francés tiene una capacidad y un talento tan desbordante que no albergaba la menor duda de que su trabajo llevando a la historieta al pequeño príncipe sería original y diferente, aportando una visión nueva a la obra de Saint Exupery. Sin embargo, con el tebeo ya en las manos -edición impecable de Salamandra -, la decepción es importante. Vaya por delante que no estamos ante un mal tebeo: Sfar hace una adaptación canónica del libro, prácticamente literal, pero por primera vez veo al dibujante contenido y sobrepasado por la tarea, firmando un trabajo que está a años luz de sus posibilidades. Es evidente que la inmensa aureola que tiene El Principito ha pesado demasiado sobre el autor, que ha evitado dar su visión para hacer una traslación directa en la que cualquier lector verá reflejada la obra original, pero que precisamente por eso, no aporta absolutamente nada a la lectura del libro. Gráficamente abandona la libertad y fluidez casi agresiva de sus últimas obras (pienso en la alegría visual de Klezmer, por ejemplo) para realizar un trabajo más pulcro y desarrollado, basado siempre en las ilustraciones de Saint Exupery… pero sin vida. Sinceramente, esperaba que Sfar se hubiese atrevido a la arriesgada trasgresión de dar su lectura de El Principito, respetuosa, pero salpicada de su personalidad. Sin embargo, el tebeo que acabo de leer podría haber sido firmado por cualquier otro autor, obteniendo el mismo resultado artesanal y correcto, pero que no se justifica no ya como alternativa a la lectura del original literario (lo que, en principio, nunca tiene sentido, no caigamos tampoco en la comparación absurda entre medios), sino como simple complemento.
En resumen: un tebeo correcto, pero anodino. Hasta los más grandes tienen un día malo. (1)

60 Comentarios en “El principito

  1. Gotlib forever

  2. Aún así parece un hermoso trabajo que merece la pena tener. Puede que la editorial no le haya dado al autor esa libertad que habría hecho que su trabajo destacara más.

  3. Strauss on 18 abril 2010 at 16:06 said:

    "desde la primera lectura, asociada sin duda a las sencillas ilustraciones del autor que la acompañan, pero dotada de una capacidad evocadora tan potente que la hace diferente en cada nueva aproximación"

    ¿Pero que traslación al cómic?

    ¿el Principito de Saint Exupery ya era un cómic…no?

    Bueno…es un cómic ahora que gracias a la aproximación de la ilustración al cómic ya no se puede diferenciar entre uno y lo otro…y eso es debido a que "mentes ilustradas" creen que el cómic puede exisitir sin secuencialidad…

    Lo dicho el problema de Sfar ha sido querer hacer una transposición del cómic al cómic…claro él debía pensar que la obra de Saint Exupery era un libro con ilustraciones…pero para algunos críticos seguro que eso ya es un cómic tal cual…

    Ya lo dicen: lo que funciona no lo toques…

    • Álvaro Pons on 18 abril 2010 at 17:27 said:

      Strauss: nadie ha dicho que El principito sea un cómic. Una ilustración de un libro es una cosa y una historieta, otra. La discusión sobre la secuencialidad es otra muy distinta. Claroque hace falta la secuencialidad! Peor no tiene porqué ser una simple secuencialidad de viñetas, puede ser más sutil. Que se lo digan a Toppi, por ejemplo.
      Otra cosa es la manía persecutoria al crítico, que es muy diferente, claro.

  4. MARCUS on 18 abril 2010 at 16:49 said:

    Sfar dibuja demasiado rápido y demasiadas cosas, y se le nota. No sé que mierda de record querrá conseguir. Acabará cansando al personal, aunque todavía está entre los bendecidos por la modernidad.

  5. ¿¿Que el Principito de Exupery es un cómic???

    Y yo sin enterarme y con estos pelos….

    A veces veo muertos.. digo.. comics por todas partes

  6. John Space on 18 abril 2010 at 18:31 said:

    El principito es un cómic, y Coll pertenece a la línea clara.

  7. Strauss on 18 abril 2010 at 19:50 said:

    "Que se lo digan a Toppi"

    Algunas obras de Toppi se adecúan más al libro ilustrado que al cómic…lo mismo con Calatayud.

    • Álvaro Pons on 18 abril 2010 at 20:24 said:

      Con Calatayud??????
      Pues entonces ya ni compartimos definición de secuencialidad… Si Los trabajos de Hércules, Peter Petrake, La pista atlántica, la diosa sumergida o La desaparición de Gonzalo Guerrero no son historietas… Y El pie frito es, precisamente, una exploración de los orígenes de la historieta, de la literatura de ciego y de las aucas. Pocos autores son tan conscientes de cuándo hacen historieta y cuándo ilustración que Calatayud.
      Y Toppi, lo siento, es un grandísimo autor de historieta. Sölo que no entiende la página en el sentido tradicional.

  8. Strauss on 18 abril 2010 at 20:02 said:

    "Pero no tiene por qué ser una simple secuencialidad de viñetas, puede ser más sútil"

    El cómic siempre ha enseñado sus cartas…el "farol" es típico de la poesía y la pintura…

    Qué triste estar leyendo algo y debido a lo "abstracto" y "vago" que es no poder interpretar el 100% del mensaje…

    y la sutilidad no tiene nada que ver con la secuencialidad…

    • Álvaro Pons on 18 abril 2010 at 20:26 said:

      "El cómic siempre ha enseñado sus cartas…el “farol” es típico de la poesía y la pintura…"
      La historieta no tiene derecho a avanzar, a experimentar? Es que es un arte por debajo de la poesía y la pintura, por tanto, que no debe salir de su corralillo de entretenimiento puro y duro?
      " la sutilidad no tiene nada que ver con la secuencialidad…"
      Tiene que ver, otra cosa es que no queramos verla. Existe secuencialidad en viñetas únicas, sin necesidad de indicación expresa con la viñeta. O también renegamos de Gianni de Luca?

  9. El Principito es uno de esos casos en los que jamás he logrado entender el por qué de tanta fama y de tanto revuelo…

    Quiero decir, es un cuento. Un cuento muy sencillo como hay tantos millones en el mundo de la literatura. ¿Qué lo hace tan especial? ¿Por qué se le encumbra en el olimpo de las obras maestras de todos los tiempos? Me parece un fenómeno francamente inexplicable…

    • Álvaro Pons on 18 abril 2010 at 20:28 said:

      Guillem: es un cuento hermosísimo. Lo he leído docenas de veces. Y todas las veces me ha emocionado. Es una de esas obras que, con sencillez, con un lenguaje infantil, habla de temas bastante, bastante serios… Eso no lo consiguen todos los cuentos…

  10. John Space on 18 abril 2010 at 20:38 said:

    Ah, aquellos que reaccionáis contra el Apocal… digo, la Normalización.

  11. Strauss on 18 abril 2010 at 20:45 said:

    "Pues entonces ya ni compartimos definición de secuencialidad… Si Los trabajos de Hércules, Peter Petrake, La pista atlántica, la diosa sumergida o La desaparición de Gonzalo Guerrero no son historietas…"

    He dicho algunas obras; las que tú citas a mi me encantan y las considero cómic de gran calidad…yo me refería a "la diosa sumergida" en dónde su autor no parece diferenciar el terreno del cómic y del de la ilustración.

    Toppi tiene ese concepto que tú dices…lo que no tengo tan claro es que ese "criterio de concepción de página" sea cómic…

    • Álvaro Pons on 18 abril 2010 at 23:18 said:

      Hombre, que tengas dudas con el Pie Frito, lo entiendo…¿pero con La diosa sumergida?
      Y sobre Toppi… pues es entrar en debate, desde luego, pero sí que creo que es historieta con todas sus letras, en tanto síq ue existe esa secuencialidad. Otra cuestión es que, además, exijas que la secuencia sea de viñetas…

      "no…pero precisamente porque es un arte tan importante como la poesía o la pintura debe hacer su propio camino no mezclar artes tipo “collage”."
      No hablaría de collage, sino de ósmosis. Todas las artes son permeables, con límites difusos, en los que se retroalimentan y avanzan. No le pongamos límites estrictos a la historieta…

  12. Strauss on 18 abril 2010 at 20:48 said:

    "Es que es un arte por debajo de la poesía y la pintura, por tanto, que no debe salir de su corralillo de entretenimiento puro y duro?"

    no…pero precisamente porque es un arte tan importante como la poesía o la pintura debe hacer su propio camino no mezclar artes tipo "collage".

  13. Strauss on 19 abril 2010 at 2:04 said:

    "Otra cuestión es que, además, exijas que la secuencia sea de viñetas…"

    A mí siempre me ha parecido que la función de las viñetas es esencial en el cómic ya que separa y otorga un orden a la secuencialización…además en la época de Little Nemo y posteriores si una viñeta ocupaba más de una strip se numeraba para que el lector no perdiera el orden…seguro que Toppi es uno de esos a los que les gusta desorganizarlo todo y tenerlo todo patas arriba…eso es: o se vive en un monasterio o en una casa de okupas…seguro que a Toppi le gusta más este último ambiente…viva el desorden…

    • Álvaro Pons on 19 abril 2010 at 10:42 said:

      Ya, pero eso no significa que se tenga que ser excluyente Strauss. El desorden es una opción, no hay obligación ninguna. Y en Toppi, por seguir con el ejemplo, el desorden es aparente…

  14. Strauss on 19 abril 2010 at 2:10 said:

    "No hablaría de collage, sino de ósmosis"

    Vale, pero si aceptamos la ósmosis que sea pluridireccional…que no se excluya a nada…todo vale…y a quien no le guste que se rasque (y en ese frotar me incluyo yo también)…

    • Álvaro Pons on 19 abril 2010 at 10:44 said:

      Puede ser pluridireccional, pero no completa. Me explico:yo soy el primero que admite que incluir sonidos y animaciones en los tebeos es desfigurarlos y hacer otra cosa, que puede ser tan interesante como la historieta, pero es otra cosa. Sin embargo, también creo que hay ser un poco plásticos y flexibles y, sin llegar a esos extremos, admitir los préstamos afines. Me parece razonable tomar préstamos de la ilustración, de la pintura, de la poesía, del collage… pero no veo que se puedan tomar de la escultura, por ejemplo.

  15. Strauss on 19 abril 2010 at 13:10 said:

    En realidad este tema es algo que sobrepasa el mundo del cómic ya que está presente en muchos otros ámbitos…

    Las palabras que has utilizado en tus mensajes me parece que definen a la perfección esa tendencia presente en otros artes: "sútil", "apariencia", "especial concepción"….

    Términos todos ellos que se utilizan para explicar aquello que la obra no aporta al observador-lector…

    Como ya he comentado eso es típico de la pintura de finales del XIX y de todo el XX…

    La poesía vive y se nutre, desde su creación, precisamente, de la ambigüedad, parquedad, abstracción e imprecisión del lenguaje humano…

    El cómic en casi 100 años no había utilizado estos criterios y ello es debido al transfuguismo: profesionales de otros ámbitos que irrumpen en el cómic con ideas típicas de otro arte pero impropias de éste.

    Hablas de "tomar préstamos"…y es verdad el cómic mal llamado "gafapasta" es el que ha adoptado (en realidad, al que los editores le han atribuido la patria potestad) esos "préstamos"; pero es que son esos "criterios" los que han hecho de la poesía o la pintura moderna un arte alejado de la sociedad para convertirlo en un menú, apto únicamente para "sibaritas", contados con los dedos de la mano.

    Se pueden urdir tramas y elaborar guiones al nivel de Charlier y Moore sin necesidad de utilizar en ningún momento apariencias y abstracciones que únicamente conllevan a la incomprensión.

    La incomprensión es el motivo de que la pintura moderna no haya calado en la gente…

    En la poesía podríamos decir lo mismo…y únicmanete algunos poetas como Bécquer, Machado y Goytisolo han obtenido una cierta aceptación entre los "no amantes" de la poesía, precisamente, por ser poco difusos y mucho menos abstractos que la mayoría de poetas.

    No se trata de complejidad ni sutilidad sino de incomprensión…

    Que algunos le quieran otorgar a la abstracción la característica de la sutilidad me parece algo absolutamente ilógico. Siendo la matemática la ciencia más exacta y ostentando las características de la lógica y la complejidad pero jamás la de la incomprensión y la ambigüedad, es completamente absurdo defender que algo abstracto y difuso sea complejo…en todo caso será incomprensible.

    La RAE dice de "abstracto": de difícil comprensión…o sea, tendente a la incomprensión ya sea total o parcial…Qué lectura tan gratificante es aquella que te aporta incomprensión…¿verdad, Álvaro?

    Cuando de un poema 100 lectores extraen 100 ideas distintas…¿eso qué es un fracaso o un éxito? Al final los 100 lectores hablan sobre el poema y llegan a una conclusión: ¿hemos leído el mismo poema?

    Para hacer del cómic un arte comparable a aquéllos que ostentan el respeto del mundo cultural no es necesario recurrir a la abstracción.

    Lo difuso y ambiguo es la norma en la pintura moderna y, precisamente, esas características son defendidas por los entendidos en arte como el fundamento de la complejidad…creen estos señores que un arte se vuelve complejo y sútil recurriendo a la abstracción….y en realidad se vuelve incomprensible, que no complejo.

    • Álvaro Pons on 19 abril 2010 at 13:19 said:

      "Cuando de un poema 100 lectores extraen 100 ideas distintas…¿eso qué es un fracaso o un éxito? Al final los 100 lectores hablan sobre el poema y llegan a una conclusión: ¿hemos leído el mismo poema?"
      Yo creo que es un éxito, sinceramente.
      Creo que esa incomprensión de la que hablas no es tal, sino efectivamente complejidad. El problema es que esa complejidad puede llevar a dos peligros: el primero, obvio, la impostura, la falsedad de una complejidad inexistente buscada en pos sólo de la notoriedad. Que existe, es indudable. Y el segundo, la jerarquización elitista, que esa complejidad se reclame como parte de una jerarquía intelectual absurda.
      Son peligros reales y en los que se cae habitualmente, para qué negarlo. Pero creo que huir de esa complejidad por estos peligros tiene uno mayor: la uniformización, caer en un discurso único "inteligible para todos". Es un discurso peligrosamente similar al soma que muchos políticos reclamaron para la cultura. Yo creo que el arte debe buscar esa complejidad y que los que lo disfrutamos debemos entrar en ese esfuerzo intelectual, en no caer en la sencillez de lo ya masticado. Pero, por supuesto, sin que esa opción sea una obligación ni, mucho menos, que es implique una diferenciación jerárquica de "calidad". A mí me gusta el reto intelectual, lo que no comprendo me reta y me gusta, me interesa explorarlo y finalmente obtener una interpretación. Sí, es gratificante (igual que lo ha sido siempre la matemática, tan cerrada y compleja, sí, y tan incomprensible muchas veces, como la propia física… ah! pero ése es otro tema, también vocacional…de hecho mi profesión), y mucho. Encontrar una interpretación, una respuesta… Lo es Strauss, lo es. Pero no creo que por buscar ese tipo de reto yo sea mejor o peor que el que no le busca ese tipo de propouesta y tan sólo quiere un rato de evasión. Creo, sí, que incluso la evasión requiere de un respeto a la inteligencia del lector y que no caiga en la "comida basura" de producción industrial, sin respeto ni dignidad. Pero ése es otro tema, me temo.

  16. “La poesía vive y se nutre, desde su creación, precisamente, de la ambigüedad, parquedad, abstracción e imprecisión del lenguaje humano…

    El cómic en casi 100 años no había utilizado estos criterios y ello es debido al transfuguismo: profesionales de otros ámbitos que irrumpen en el cómic con ideas típicas de otro arte pero impropias de éste”.

    Siento discrepar, apunto un nombre: George Herriman.

  17. Strauss on 19 abril 2010 at 19:25 said:

    "Yo creo que es un éxito, sinceramente"

    Me sorprende mucho que esto lo afirme un físico…respeto tu opinión pero no la veo lógica, al menos, en alguien que procede de las ciencias exactas…lo vería más lógico en humanidades y hasta en ciencias sociales…

    Las ciencias técnicas o puras se fundamentan en las demostraciones matemáticas…y sostienes que de un mismo hecho (de una misma obra) se puedan extraer una pluralidad de interpretaciones…

    Es indiferente si se trata de números, letras, signos musicales…todos sirven para expresar unas ideas…esas ideas no pueden ser objeto de interpretaciones erróneas o dudosas, por ello el mensaje debe ser claro y preciso…

    A ver: ¿si no somos precisos en la transmisión de nuestras ideas cuál será el resultado que obtendremos?: la torre de babel.

  18. Strauss on 19 abril 2010 at 19:36 said:

    "Siento discrepar, apunto un nombre: George Herriman"

    Es verdad…hay algunas excepciones…pero en todo caso no son la regla.

    Ernesto sin quererlo me has dado un buen ejemplo para defender mi postura: ¿por qué PdA ha desistido en la edición de Krazy Kat? Es una obra ambigua por excelencia…una magnífica obra…pero en muchos casos incomprensible…tengo la percepción de que en muchos gags únicamente el propio autor sabía lo que quería llegar a transmitir…y las obras deben llegar al lector…si no llegan algo falla…mucha gente se queja de esa falta de comprensión hacia muchas planchas de Krazy (y esa gente no tiene por qué ser consumidora sólo de Marvel y Mortadelos)…

    Entre autor y lector, entre emisor y receptor debe haber un canal que vincule a ambos y permita la circulación del mensaje sin distorsión…¿qué sucede cuando un transistor no capta bien la señal de radio?

  19. JesusC on 19 abril 2010 at 19:47 said:

    >>Cuando de un poema 100 lectores extraen 100 ideas distintas…¿eso qué es un fracaso o un éxito?

    Depende de cual haya sido la actitud del autor.

  20. ¿La excepción que confirma la regla? es que me parece que el único que aquí está hablando de reglas eres tú, pero tienes razón, es muy buen ejemplo, no porque se me haya ocurrido a mí :-), sino porque siendo, como tú dices "una obra ambigua por excelencia" y "en muchos casos incomprensible" también es, según tus palabras "una magnífica obra", y salvo que pretendas decir que sólo es magnífica cuando es comprensible, yo entiendo lo que ya entendía, que los recursos que utilizan los autores a la hora de hacer historieta son tan buenos o tan malos como lo sean quienes se sirven de ellos.

    En cuanto al fallo de conexión entre Herrimann y los lectores, ejem, yo no soy un experto, y seguro otros podrán decirlo mejor que yo, pero en su día Krazy Kat fue un auténtico bet seller, y además lo fue durante mucho tiempo…

  21. Álvaro Pons on 19 abril 2010 at 21:04 said:

    "y las obras deben llegar al lector…si no llegan algo falla…"

    Con que una obra de arte llegue a una persona, ya funciona. Otra cosa es que caigamos en el error de confundir el funcionamiento artístico con el comercial. Hay obras que a mí me maravillan que son fracasos estrepitosos y obras que no me interesan nada, que son grandes éxitos. ¿Y? ¿Debo concluir que la calidad la marca la audiencia?

    La experiencia artística es una relación personal entre autor y lector, y cada uno sacará su propia lectura en función de su contexto y coyuntura, de su bagaje personal, de sus intereses. Krazy Kat es una obra que en su tiempo fue un fracaso comercial (lo fue Ernesto, lo fue), sólo mantenida porque la serie era la pasión personal de Hearst. Pero fue también la pasión de muchos, desde Picasso a anónimos que se maravillaban. pero también fue una gran incomprendida.

    "Entre autor y lector, entre emisor y receptor debe haber un canal que vincule a ambos y permita la circulación del mensaje sin distorsión…¿qué sucede cuando un transistor no capta bien la señal de radio?"

    Tú lo dices: pero no todos sintonizamos el mismo canal. Hay veces que la sintonía es en grupos pequeños, otra individual…

    Todo depende de los objetivos del autor. SI el autor quiere hacer una obra comercial, que llegue a todo el mundo, y no llega a nadie…es un fracaso. Si un autor hace una obra sólo como ncesidad personal, y llega a una persona… ya es un éxito.

    "Me sorprende mucho que esto lo afirme un físico…respeto tu opinión pero no la veo lógica, al menos, en alguien que procede de las ciencias exactas…lo vería más lógico en humanidades y hasta en ciencias sociales…

    Las ciencias técnicas o puras se fundamentan en las demostraciones matemáticas…y sostienes que de un mismo hecho (de una misma obra) se puedan extraer una pluralidad de interpretaciones…"

    La grandeza de las humanidades es que no hay verdades absolutas y que todas las interpretaciones son posibles. De todas formas cuidadón con las ciencias, que la física actual se basa en el probabilismo: todo es posible, sólo que tiene diferentes probabilidades de ocurrir :)

    "A ver: ¿si no somos precisos en la transmisión de nuestras ideas cuál será el resultado que obtendremos?: la torre de babel"

    Y el problema es…¿eso es malo? Es malo que exista diversidad de opiniones, de ideas, de interpretaciones. Que lo exista de un señal de tráfico, es malo… pero de una opinión, de una idea, de un concepto. No seamos tan cuadricualdos y ni tan ordenados. La creación precisa de un cierto nivel de entropía (incluso la naturaleza la necesita)… Si todas las ideas se ordenan… al final son iguales. Y eso es, a mi entender, peor todavía. Dejemos que se empapen entre ellas, que se contaminen, que cambien y varíen…

  22. Vaya tropezón…

  23. Strauss on 19 abril 2010 at 21:42 said:

    "Es malo que exista diversidad de opiniones, de ideas, de interpretaciones. Que lo exista de un señal de tráfico, es malo… pero de una opinión, de una idea, de un concepto"

    No es malo si esa idea no es esencial para comprender el mensaje en su generalidad…pero si la idea que debe transmitir el mensaje "fundamental" de lo que se quiere expresar es ambigua, el autor, a mi modo de ver ha fallado…

    Una cosa es la Prior o idea fundamental que contiene las bases del mensaje y otra, las ideas subsidiarias que, accesoriamente, complementan y acaban de configurar la idea fundamental…

    El problema reside en el hecho de que el autor no consiga hacer entender el eje fundamental de lo que quiere transmitir dando lugar a pluralidad de interpretaciones contradictorias.

    Un autor que me tiene un poco (o bastante) frito es Keko…soy incapaz de entender el eje fundamental de sus mensajes (obras)…

    ¿Que un autor no consiga hacerse entender no es un fracaso?

    A mi modo de ver sí que lo es…una cosa es que te llegue (te guste o te transmita) el mensaje y otra, bien distinta, es que no consigas entenderlo; lo primero es una opción; lo segundo un error por no haber conseguido satisfacer la finalidad de cualquier obra: hacerse comprensible para el receptor.

    • Álvaro Pons on 19 abril 2010 at 21:52 said:

      Pero Strauss: una obra tiene tantas interpretaciones como lecturas. cada lector da su propia lectura, basada en su propio bagaje vital. Es obligatorio! Que Keko no te llegue… bueno, pues sencillamente es qun autor que no conecta contigo. Significa eso que sea malo? No, desde luego, es una opinión tuya. Pero a mí por ejemplo, sí me llega. Y lo interpreto y entiendo… No significa que sea más listo, sino que sus refrentes, su forma de contar conecta con mi percepción, con mis interpretaciones. Yo lo entiendo, lo que no quiere decir que sea un tebeo comercial. Es más, como tebeo comercial es seguro un fracaso. Pero…¿es eso el criterio de calidad?

      "A mi modo de ver sí que lo es…una cosa es que te llegue (te guste o te transmita) el mensaje y otra, bien distinta, es que no consigas entenderlo;"
      Si te llga, lo entiendes. Y si no te llega, no lo entiendes. La obra la única obligación que tiene es hacerse comprensible para quien quiera comprenderla. No es una obligación ni es necesario: me explico, no estoy diciendo que una obra tenga que ser incomprensible, sino que la comprensión de una obra puede tener mil referentes. Seguramente, mucha gente no entendió El péndulo de Foucault por sus referencias y complejas citas… ¿eso lo hace malo?
      No, simplemente limita su alcance… Y de nuevo, ¿eso es malo? Pues mientras no se quiera sectarizar esa limitación, pues no.

  24. Strauss on 19 abril 2010 at 21:51 said:

    "Krazy Kat fue un auténtico bet seller, y además lo fue durante mucho tiempo…"

    Como bien ha expresado Álvaro Krazy Kat ni fue ni ha sido, en la actualidad, una obra muy vendida…tampoco comprendida…es un hecho…

    Herriman es uno de los grandes autores que ha dado el cómic pero su obra siempre ha sido de difícil comprensión: creo que puede ser debido a que intercalaba grandes genialidades con muchas planchas de difícil "clasificación" o "categorización", en las que se entremezclaba un humor muy "difuso" y, a veces, "repetitivo" con unos acontecimientos "anodinos" o "banales"…

    • Álvaro Pons on 19 abril 2010 at 21:56 said:

      "Como bien ha expresado Álvaro Krazy Kat ni fue ni ha sido, en la actualidad, una obra muy vendida…tampoco comprendida…es un hecho…"
      pero eso no la hace mal… la hace poco comercial, por supuesto, pero no mala.

  25. Strauss on 19 abril 2010 at 22:06 said:

    "La obra la única obligación que tiene es hacerse comprensible para quien quiera comprenderla"

    Primero: querer no siempre es poder.

    Segundo:

    Exacto!! pero es que algunos autores como Keko parece que lo buscan…intentan complicar y distorsionar el canal emisor-receptor poniendo obstáculos más o menos solapados y haciendo que el receptor intente esquivar esos inconvenientes para poder llegar a comprender parte de su mensaje…y digo "parte" porque Keko es absolutamente consciente de que sólo tiene la intención de expresar un 50% de su mensaje, el resto no lo quiere ni nombrar, precisamente, porque quiere que el lector se construya, a su libre albedrío y percepción, el 50% restante.

    Ahora se han inventado las obras interactivas…ya sólo falta que un novelista diga al final del libro "ahora la obra la finaliza el amable lector": recochineo, vamos!!

    • Álvaro Pons on 19 abril 2010 at 22:40 said:

      "y digo “parte” porque Keko es absolutamente consciente de que sólo tiene la intención de expresar un 50% de su mensaje, el resto no lo quiere ni nombrar, precisamente, porque quiere que el lector se construya, a su libre albedrío y percepción, el 50% restante."

      No entiendo que eso sea malo… una lector debe ser siempre un ente pasivo? Yo prefiero poner de mi parte, que me reten a pensar, que me provoquen. Darlo todo mascado es una opción, pero a mí no esa que más me gusta, desde luego.

  26. Strauss on 19 abril 2010 at 23:26 said:

    "No entiendo que eso sea malo… un lector debe ser siempre un ente pasivo? Yo prefiero poner de mi parte, que me reten a pensar, que me provoquen. Darlo todo mascado es una opción, pero a mí no es la que más me gusta, desde luego"

    Bien…las historias en la literatura, cómic, cine se han dado, sobre todo, "mascadas"…es más, es precisamente la pintura la que ha introducido este concepto del "self-service" y de ahí ha sido traspuesto al cómic por autores como Keko, aprovechando que el cómic se caracteriza por expresar parte del mensaje mediante el dibujo. Lógicamente el arte que mejor podía adoptar este criterio típico de la pintura era el cómic debido a la proximidad entre profesiones (pintor e ilustrador). Vemos, pues, que ya se ha empezado a llevar a cabo dicha trasposición muy difícil de poderse realizar en la literatura y más probable (aunque difusa) en el cine.

    Personalmente prefiero las obras "mascadas" sencillamente porque ese 50% de self-service no me convence en absoluto ya que el 50% aportado por el autor no es completo…me explico: ¿alguien ha usado nunca el e-mule? supongo que muchos; pues bien, todo el mundo sabe que cuando un archivo está al 50% no tienes un 50% "seguido" o "continuado" de éste sino un 50% contabilizando todos los trozos y partes parciales del mismo que se han ido descargando hasta contabilizar el 50%.

    El problema, Álvaro, no reside en que sólo te transmitan el 50% del mensaje y el otro restante lo debas aportar tú, sino que te lo transmiten a "trompicones" como si de un puzzle se tratara…te dan sólo el 50% de las fichas pero desordenadas e incompletas…

    Claro que todo depende del autor: los hay más generosos y hacen un esfuerzo para con el lector…pero me parece que Keko es de los "destroyer" total y tira pal monte como las cabras…

    • Álvaro Pons on 20 abril 2010 at 0:12 said:

      "Bien…las historias en la literatura, cómic, cine se han dado, sobre todo, “mascadas”…"
      Según en qué literatura o cine, desde luego. Es lo habitual, pero de nuevo lo habitual no tiene porqué ser el discurso único.

      "El problema, Álvaro, no reside en que sólo te transmitan el 50% del mensaje y el otro restante lo debas aportar tú, sino que te lo transmiten a “trompicones” como si de un puzzle se tratara…te dan sólo el 50% de las fichas pero desordenadas e incompletas…"·
      Pero Strauss, es una propuesta, no un problema. O entras o no entras. Pero si no entras no te quejes porque no has entrado. Tu opción es muy respetable, pero no invalida el resto. Es decir, a mí me gusta una historia que obligue a pensar al lector, de keko a Bilal, pero no renuncio a lo "mascadito". Cada cosa en su momento. Pero todo es rico. No entiendo porqué algo es mejor o peor.

      "Claro que todo depende del autor: los hay más generosos y hacen un esfuerzo para con el lector…"
      Se puede pensar cruelmente: piensan que el lector es tonto… lo queereía también un razonamiento absurdo, no?

  27. Strauss on 19 abril 2010 at 23:31 said:

    "pero a mí no es la que más me gusta, desde luego"

    Entonces no entiendo la sección de "mis tebeos favoritos"…

    ¿para cuándo una entrada de "mis tebeos favoritos" dedicada única y exclusivamente a Keko?

    • Álvaro Pons on 20 abril 2010 at 0:07 said:

      Pues Strauss, porque me gusta todo. Y ahí tienes un Philemon, un Maus, un Krazy… que no dan la historia mascada. Keko es uno de mis dibujantes favoritos, sin duda, pero en el listado favoritos hay muchos por delante…¡algunos más crípticos, como Micharmut!

    • Álvaro Pons on 20 abril 2010 at 0:15 said:

      Ahí tienes mi lista del 2002
      La docenita de edición nacional:
      1.- Mort Cinder, de Breccia y Oesterheld (Planeta)
      2.- Las reglas del juego, de Eisner (Norma)
      3.- Un poco de humo azul, de Pellejero y Lapierre (Glenat)
      4.- Historias de Taberna Galáctica, de Beá (Glenat)
      5.- Fantagás, de Nine (Sinsentido)
      6.- Paracuellos 5, de Giménez (Glenat)
      7.- El almanaque de mi padre, de Taniguchi (Planeta)
      8.- Dr.Jekyll and Mr. Hyde, de Kramsky y Mattotti (Glenat)
      9.- David Boring, de Clowes (Cúpula)
      10.-Mis circunstancias, de Trondheim (Astiberri)
      11.- Cuatro botas, de Keko (Ponent)
      12.-El quiosco de la Utopía, de Fernandez (Devir)

  28. Strauss on 20 abril 2010 at 0:52 said:

    Si un día hablando con Keko saliera en la conversación "el perfil requerido" y tú le manifestaras que es una de sus mayores obras y le expusieras el por qué de la misma forma que ya lo hicieras en tu blog:

    "A través de las pruebas, Keko hace una disección lúcida de la miseria del poder y de su ambición, que actúa como un martillo pilón de fuerza incontestable para despertar los cerebros abotargados de una sociedad dormida, que asume con resignación la estulticia de los gobiernos. Es impresionante su capacidad de síntesis narrativa, su uso inteligente del simbolismo, de una puesta en escena en la que cada elemento del decorado tiene una función definida, reflexionada al milímetro."

    Y finalizada tu argumentación Keko te dijese:

    – Álvaro, no te lo tomes a mal…agradezco tus palabras pero mi intención en esa obra no era hablar de la miseria del poder y la ambición…no tiene nada que ver…

    ¿qué cara pondrías?

    eso mismo es lo que puede suceder cuando la ambigüedad es enorme…y en algunas obras (pocas, eso sí) sucede esto mismo: dependiendo de la interpretación que el lector haga puede conllevar a un sinsentido o a una historia totalmente incongruente.

    • Álvaro Pons on 20 abril 2010 at 9:38 said:

      Pues Strauss, le diría… "pues es mi lectura". La cuestión no es qué mensaje quería inicialmente mandar el escritor, sino cuál es finalmente el que ha llegado. ¿O crees que Cervantes pensó en hacer la obra maestra de la literatura cuando escribió el Quijote? O que Saint-Exupery buscaba una obra que conectara con tods las emociones? O es que le has preguntado siempre a los autores qué querían contar? Yo he hablado con muchos autores, muchas veces, y te puedo asegurar que es constante esa réplica: "yo no pensé en eso cuando lo hice". Desde los autores más complejos a los más sencillos y directos. Pero esas lecturas nacen siempre de la fertilidad del proceso de lectura, que es esponjoso, absorbente, en el que el lector transforma según sus conocimientos, recuerdos y vivencias lo que ha leído.
      Las obras, una vez creadas, se independizan de sus autores y vuelan solas Strauss. Muchas veces a años luz de lo que sus autores pensaron.
      Pero la obra es lo que es por la lectura que haces de ella. Sin lectura, sin interpretación personal, no hay consecuencias ni efectos. Y, por eso, la misma obra siempre dará miles de lecturas diferentes. porque hay miles de lecturas.
      Estoy convencido de que una obra que tu consideres de mensaje directo y nada ambiguo, a mí me produce otro resultado. Y a otro lector otro… O que una que tu has comprendido, para mí es incomprensible… Tenemos que preguntarle a todo el mundo si ha entendido lo mismo para que una obra sea buena? Creo que es una tarea imposible, que todos interpretaremos algo distinto. Seguro que tu lees Botchan y te interesa, te gusta, captas un mensaje…pero alguien que vivió esa época capta miles de sutilezas más, de mensajes que nosotros nunca pudimos imaginar… Es un error del autor? Es una mala obra?…

  29. Strauss on 20 abril 2010 at 13:00 said:

    Una cosa es lo que te transmite una obra y otra es lo que se quiere expresar con esa obra.

    El mensaje de la obra es uno: el que el autor quería expresar; otra cosa es que no haya sabido hacerlo o no lo haya hecho de forma "accesible" y "comprensible" para el conjunto de lectores.

    Las sensaciones "extra" que te pueda producir una obra son añadidura del propio lector: personales al 100%. Pero el mensaje principal de la obra debe quedar claro: una obra dramática sobre el holocausto nazi no puede ser interpretada por el lector como una comedia, teniendo en cuenta que su autor quería transmitir el horror de esa etapa histórica y su intención era infundir una seria reflexión en el lector sobre dichos acontecimientos. A mi entender si un solo lector llega a establecer interpretaciones similares de esa obra, su creador ha fallado y el trabajo realizado es malo porque no ha sido un medio eficaz como transmisor de un determinado mensaje.

    Las ideas accesorias pueden ser objeto de interpretaciones diversas siempre y cuando no perviertan el mensaje principal; una obra transmite muchas sensaciones distintas a cada lector, pero su mensaje principal no puede ser interpretado erróneamente porque si así fuese: ¿qué mérito tendría el autor?

    Supongamos que un autor realiza una obra dramática; la gente la interpreta como una comedia y tiene mucha aceptación. ¿diremos que ese autor es un magnífico humorista cuando no era en absoluto su propósito hacer reír a la gente?

    ¿Premiamos la interpretación que la gente hace de la obra u objetivamente la obra por su contenido real?

    Uno se puede excitar sexualmente con una película de terror en la que no sale nadie desnudo: ¿vamos a premiar eso?

    ¿Lo importante qué es: el mensaje de la obra o la interpretación que hacemos de éste (aún y siendo una interpretación contraria a la finalidad que se perseguía al crearla)?

    • Álvaro Pons on 20 abril 2010 at 13:06 said:

      El problema Strauss es… ¿cómo sabes la intención del autor? Lo importante siempre es la interpretación que se hace, sin duda. Porque no podemos ir detrás del autor a hablar con él. repito lo que he comentado antes: una vez una obra s epublica, ya no pertence al autor, son las interpretaciones y lecturas que se hacen de ella lo que es importante.

      "A mi entender si un solo lector llega a establecer interpretaciones similares de esa obra, su creador ha fallado y el trabajo realizado es malo porque no ha sido un medio eficaz como transmisor de un determinado mensaje." Puede haber fallado la intención, pero no la obra, que son dos cosas diferentes. Y como no sabes las intenciones del autor… ¿cómo sabes si es así?
      Te pongo un ejemplo más: si la intención de un autor es crear inquietud en el lector a través de la incomprensión, de la extrañeza… ¿Sería un fracaso que el tebeo no se comprendiera y resultara extraño?

    • Álvaro Pons on 20 abril 2010 at 13:25 said:

      Strauss: lo que no entiendo es la negativa a que convivan todas las opciones. Que una obra sea más "mascada" para el lector, más directa, o que obligue a una mayor implicación de lector. Las dos son opciones tan válidas a entender, como cualquier otra. Y el lector elige, sin necesidad de que una sea mejor que otra. A mí me gusta más la segunda, pero no renuncio a la primera…

  30. El Juan Pérez on 20 abril 2010 at 13:37 said:

    Parece que va a llover.

    (Gran bostezo).

  31. El Juan Pérez on 20 abril 2010 at 13:38 said:

    Yo creo que el gran mensaje es: tios, comprad esta historieta, tengo que pagar la hipoteca.

  32. Merluzo on 20 abril 2010 at 15:16 said:

    Lo de Keko es pura autobiografía. Básicamente, todas sus historias tratan de alguien sentado mirando por una ventana.

  33. >>¿O crees que Cervantes pensó en hacer la obra maestra de la literatura cuando escribió el Quijote?

    Dice Borges que las obras maestras suelen ser hijas del azar o de la negligencia… ;)

  34. luis de luis on 20 abril 2010 at 22:34 said:

    Álvaro,

    tienes,con tus corresposales, una paciencia bíblica …

    ¡y un ánimo inagotable!!

    un abrazo,

  35. Jesús Cuadrad on 21 abril 2010 at 13:54 said:

    Al igual, doy fe.

  36. Strauss on 21 abril 2010 at 16:16 said:

    "Pero la obra es lo que es por la lectura que haces de ella. Sin lectura, sin interpretación personal, no hay consecuencias ni efectos. Y, por eso, la misma obra siempre dará miles de lecturas diferentes. porque hay miles de lecturas"

    Eso tiene un peligro…me acuerdo de cuando era adolescente y la profesora de literatura nos examinaba mediante pruebas consistentes en comentarios de poemas que ella previamente seleccionaba….había una de suspensos que no te quiero ni contar….¿tengo que volver al instituto y pedirle indemnización por daños y perjuicios a dicha profesora?

    Es una pequeña anécdota sobre esa "libertad de interpretación" que ostenta el lector, la cual no es absoluta en determinados casos como el que he expuesto de mi profesora.

    "lo que no entiendo es la negativa a que convivan todas las opciones"

    por mi parte no hay negativa alguna…sí cierta incomprensión hacia este tipo de obras….y lo reconozco, toda mi vida he estado rodeado de libros y tebeos. Crecí con el Capitán Trueno de Ambrós y con la BD de Peyo, Tillieux, Franquin, Morris, Hergé y Goscinny…Buscema, Kirby…mi memoria está empapada de clasicismo del noveno arte.

    Estas obras más experimentales, con todo el bagaje de años y años leyendo tebeos "mascados", infunden en mí, a priori, un rechazo absoluto.

    Mi intención con estos mensajes (en este post y en algún que otro anterior) sólo era intentar comprender esta nueva tendencia en este tipo de tebeos que para mí era, hasta hace pocos años, desconocida. Con el tiempo iré habituándome a leer obras de este tipo e intentaré hacerlo con las gafas de "no mascar", porque si lo hago con las de "mascar", tendré siempre esa opinión peyorativa hacia ellas. Estoy convencido que tus mensajes de este post serán un buen aliciente y, una buena base, para intentar abordar estas obras (por ejemplo, las de Keko) con una actitud distinta a cómo lo hacía hasta ahora.

    Álvaro, gracias por responder algunas de mis preguntas y te pido disculpas si en algún momento he llegado a ser molesto con mi insistencia ya que no era mi intención.

    Un saludo.

    • Álvaro Pons on 22 abril 2010 at 0:31 said:

      "Eso tiene un peligro…me acuerdo de cuando era adolescente y la profesora de literatura nos examinaba mediante pruebas consistentes en comentarios de poemas que ella previamente seleccionaba….había una de suspensos que no te quiero ni contar….¿tengo que volver al instituto y pedirle indemnización por daños y perjuicios a dicha profesora?"
      Deberías… :)

      "Crecí con el Capitán Trueno de Ambrós y con la BD de Peyo, Tillieux, Franquin, Morris, Hergé y Goscinny…Buscema, Kirby…mi memoria está empapada de clasicismo del noveno arte.
      Estas obras más experimentales, con todo el bagaje de años y años leyendo tebeos “mascados”, infunden en mí, a priori, un rechazo absoluto."
      Pues más o menos como yo: mis primeras lecturas fueron precisamente Raymond, Barry, los clásicos de prensa, Bruguera, la escuela francobelga… Pero creo que hay que ser siempre abierto y buscar cosas nuevas, pero sin renunciar a lo anterior.

      "Con el tiempo iré habituándome a leer obras de este tipo e intentaré hacerlo con las gafas de “no mascar”, porque si lo hago con las de “mascar”, tendré siempre esa opinión peyorativa hacia ellas."
      Nadie te obliga a que te guste nada Strauss. Si tu gusto es por lo clásico, bienvenido sea, no es ni un demérito ni un problema. Pero siempre es bueno ser abierto hacia el resto de opciones. Aunque no nos gusten o no las comprendamos, tienen derecho a existir! Yo no puedo entender que a alguien le pueda gustar el fútbol, pero lo acepto. Con dificultades, eso sí, pero lo acepto… :)

      "Álvaro, gracias por responder algunas de mis preguntas y te pido disculpas si en algún momento he llegado a ser molesto con mi insistencia ya que no era mi intención."
      Siempre que el debate sea educado y respetuoso, bienvenido sea!

  37. Keko on 21 abril 2010 at 18:09 said:

    ¡Ánimo Strauss! Ya verá que no es tan fiero el león como lo pintan. Joer, Álvaro, sería usted capaz hasta de convencer a un servidor para que probara el queso.

    Saludos.

  38. cristina on 1 junio 2010 at 23:10 said:

    megisto le libro

  39. Mario on 31 octubre 2010 at 1:48 said:

    METAFORAS

    Deseosa de decir y compartir se hizo palabra;

    desnuda, tímida y esquiva se hizo enigma;

    enmantillando el rostro a la minúscula huella

    convierte a su creador en inmortal poeta,

    que ahondando en la metáfora de su propia existencia

    coloca en paralelo a quien le escucha

    a quien en su incógnita se busca, le precisa y le libera.

    Ya libres, como ella,

    Baten alas… vuelan…

    Yazmín Faiz Calvo.

    Copyright © Derechos Reservados

    Maracaibo, 29/ 10/ 2010

    análisis:

  40. Mario on 31 octubre 2010 at 2:04 said:

    Strauss, El poema te da luces con relacion a lo que te decia Alvaro y las diferencias de este arte.

    Soy amante del Comic y de la poesia,me parecio un muy buen tema el que plantearon.

    Les seguire mas seguido

    Desde Caracas un saludo fraterno

    MARIO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation