5 Comentarios en “Googles para acabar el día

  1. Xelo on 23 Abril 2010 at 2:16 said:

    Aunque repetir tebeos no es lo mío es tentador ese integral de Koma en B/N… mucho :D

  2. Gracias por el link! 4 Rius de tinta no podríamos tener mejor difusión.

  3. Fran Saez on 23 Abril 2010 at 11:32 said:

    Vaya, en la pagina del especial Lagaffe hay una entrevista con Gos, el de "Quena y el Sacramus", pero esta en frances… alguien se anima a traducirmela? ;-P

    Alvaro, sabes de algun editor q se este pensando editar este tipo de BD, Los Hombrecitos, Isabel, Tif et Tondu…?

  4. Fran Saez, ¿puedes poner el enlace donde se encuentra esa entrevista? Si saco un rato y no es larga, te la traduzco. A mi también me gustaría que se editara aquí ese material…

  5. Bueno, ya la encontré. Aquí va:

    – Muchos años de carrera a la espalda… ¿Qué pensáis del mundo actual de la BD?

    Gos: ¡Ay! Siempre hay sitio para jóvenes que tienen talento, y sobre todo algo que contar. Hoy día, más que el grafismo, lo que atrae a los jóvenes es la historia. Lo que resulta espantoso, por contra, es la cantidad de cosas malas que salen y, por citar sólo un ejemplo, ya no encuentro mis valores ‘bedeístas’ de la revista Spirou. Cada vez hay menos gente con talento…

    Walt: Mi padre todavía está muy metido en una visión ‘Dupuis’, en efecto sólo hace muy poco que hemos pasado a Glénat. Lo que sí corroboro es que actualmente sale demasiada BD. Más de tres mil títulos al año es demasiado. Hace unos veinte años, los editores especializados, para ganar más mercado, quisieron convertirse todos en generalistas que pretendían editar todos los estilos. Eso indujo este exceso de producción que por desgracia a menudo va en detrimento de la calidad.

    Eso nos conduce a otro problema: no todo lo que sale se vende bien, con la consecuencia de que numerosos autores no tienen para ganarse la vida. Hay muchos títulos y la calidad se pierde, así que las ventas no pueden ser buenas para todo el mundo.

    Dupuis, que en su momento era el líder de la BD para niños, creó sus colecciones Aire Libre y Repérages que han estado muy apoyadas promocionalmente. Esto se hizo desgraciadamente en detrimento de la BD para todos los públicos que era su fondo editorial y que se ha hundido por falta de visibilidad, de apoyo y también por elecciones editoriales no siempre muy pertinentes en la renovación de esta parte esencial de su catálogo.

    Pienso que no permaneceremos en esta situación y que el nivel va a remontar. Se hará una criba de forma natural.

    – ¿Cuál es vuestro método de trabajo conjunto?

    Gos: Yo no quiero privarme del placer de escribir una historia. Es un gran trabajo encontrar una idea con todo lo que ya ha sido inventado. Así que me gusta crear una historia, abocetarla, dibujarla. Siempre dejo espacios por cubrir en la sinopsis, lo que me permite continuar creando al mismo tiempo.

    Tengo muchas dificultades para adaptarme a un guión ya hecho. Por ejemplo, cuando Walt escribió solo el guión de “Casse-tête Olmèque”, lo pasé mal! Me ponía nervioso puesto que no veía siempre las cosas de la misma manera que él.

    Walt: Cuando comencé mi trabajo como director de colección de Glénat, mi padre y yo habíamos decidido dividir nuestro trabajo. Anteriormente teníamos la costumbre de co-guionizar y co-dibujar los álbumes y para el “Casse-tête Olmèque”, decidimos que yo sería el guionista y él el dibujante. Fue muy duro.

    Mi padre ha sido durante mucho tiempo un autor completo y para él era un verdadero fastidio adaptarse a un guión que no era suyo. Entonces optamos por retomar el antiguo método de trabajo, que definitivamente nos conviene más. Así que hemos guionizado y dibujado juntos “Les exilés”.

    – Encontrarse trabajando en familia no debe de ser siempre fácil. ¿Cómo lleváis esta relación a la vez profesional y familiar?

    Gos: ¡Es difícil! Hay una distancia generacional. Él no ve las cosas de la misma manera que yo y a la inversa. Por otra parte, en un tiempo, trabajábamos juntos en el mismo taller y luego decidimos avanzar cada uno por su cuenta porque a él no le gustaba mi música y yo no soportaba la suya! ¡Más vale estar cada uno por su lado!

    Walt: Efectivamente, pero, incluso separados, siempre hemos llegado a trabajar a nivel de guión mezclando nuestras ideas para obtener de ello un resultado muy correcto. ¡Ahora, no siempre es fácil! A veces, mi padre no ve hacia dónde quiero llevarle y viceversa. Mezclar una relación familiar en una relación de trabajo es complejo. Por ejemplo, mi padre tiene una mirada muy crítica de mi dibujo. Sobre todo al comienzo, yo le reprochaba a menudo que fuera demasiado crítico…

    Gos: Eso es porque trabajé mucho tiempo con Peyo, que era uno de los más difíciles, y he sometido a Walter a ese mismo rigor.

    – Gos, ¿de dónde le vino la idea de crear al Sacramús?

    Gos: Dupuis siempre decía en su momento que había que crear algo nuevo. Yo quería hacer un personajillo gracioso que me permitiera elaborar multitud de aventuras. ¡Así es como creé al Sacramús, ese pequeño extraterrestre!

    Hay que saber que abracé durante más de diez años la carrera militar y que he visto desfilar numerosos dossieres sobre las observaciones de ovnis en el espacio. En esa época no había cámaras de fotos. Esto me ponía en contacto con los informes de comandantes de barco o pilotos de avión. Yo sabía que había algo en el espacio y me decía que sería un buen tema.

    Es un tema que me permite hacer historias sobre la Tierra, sobre el Espacio, en el presente, el pasado o el futuro. Ninguna puerta está cerrada. Así que me puse a ello y me faltó tiempo para desarrollar este proyecto. Por otro lado, trabajaba en Gil Jourdan. Y luego un día, le solté un dossier a Charles Dupuis, que confió en mi y salió adelante.

    – ¿Qué piensa que la colaboración de su hijo ha aportado a la serie?

    Gos: ¡Es él quien tiene que decirlo! (Risas). En serio, él ha aportado mucha ironía en las historias, algo que yo no sé hacer. Le debe muchos juegos de palabras, gags… Entre otros, en “Président Galaxien”.

    – Walt, ¿nunca ha fantaseado con trabajar en otra serie o crear a sus propios personajes?

    Walt: ¡No! El Sacramús no es para mí como una repesca, puesto que desde siempre estoy inmerso en él. No tengo ninguna dificultad en utilizar los personajes de mi padre y en crear historias con ellos. Me gusta mucho el Sacramús ya que me es familiar.

    Por contra, algo que me motiva es continuar lo que había comenzado: las historias de los Galaxiens. Creo que voy a desarrollar una serie paralela sobre los Galaxiens que me permitirá profundizar aún más este lado sarcástico con las historias largas, medias y cortas, y quizá incluso con gags. Me divierto mucho con este tipo de historietas.

    – ¿Tenéis la idea de volver a hacer un álbum cross-over con otra serie como fue el caso con Seron en ‘Les Kromons en folie’?

    Gos: Eso fue fácil puesto que, en esa época, trabajábamos ambos en Spirou. Se nos reprochaba, además, el trabajar más en nuestros álbumes que para Spirou y es así como se dio rienda suelta para hacer una BD que nadie había hecho nunca hasta entonces. Yo había advertido a Spirou que hiciera salir las dos historietas en paralelo, pero es evidente que no fue así.

    Walt: Fue un poco decepcionante porque era un trabajo complicado de realizar para nosotros y nuestro editor no hizo la promoción que esperábamos del álbum. No lo pusieron en el epígrafe como nosotros deseábamos.

    Gos: Y luego piensa que en este periodo no había ni fax ni email, lo que hacía la comunicación difícil con Seron, que vivía en Spa. Yo realizaba mis planchas, le enviaba fotocopias sobre las cuales él incorporaba sus personajes, y después se precisaba en qué plancha se reencontraban y así sucesivamente.

    Walt: ¡Es verdad que era divertido! Ahora, sería interesante volver a hacerlo puesto que las posibilidades de comunicación son mucho más extensas… Por qué no, en el fondo…

    – ¿En qué medida habéis recurrido a la informática para la realización del Sacramús? ¿Esta herramienta ha influido en vuestra forma de trabajar?

    Gos: Muy poco. Tengo la suerte de tener todo el material que necesito y mi hijo menor me ha explicado cómo utilizarlo. Por este hecho, más que enviar mis planchas al editor como lo hacía anteriormente y esperar que me las devuelva, las escaneo: elaboro mis tres ficheros por separado, los textos por una parte, el trazo por otra y los colores realizados por Liliane Denayer; lo junto todo y lo envío por la red.

    Walt: La informática nos permite hacer igualmente pequeños retoques. Los que hacíamos antes a tinta pueden ser hechos por Photoshop, así como el encuadrado de personajes. No hacemos nada mal estos ajustes con este programa y eso nos hace ganar un tiempo enorme.

    – Vuestra serie conoce un verdadero éxito. ¿Qué efecto os suscita ser leídos por tantas personas?

    Gos: ¡Es un placer! Pero lo que es muy difícil y estresante, es pensar que ciertos jóvenes sólo juegan a videojuegos y que ya no aprenden a leer. De ser así, ¿se imagina que un día todo será electrónico y cuál será el lugar de la BD?

    Walt: Ciertamente la BD se encuentra en concurrencia con otros numerosos medios: los DVD, los videojuegos… Por fortuna, quedan muchos lectores. Yo creo que la BD va a perdurar y que seguirá cohabitando con estos otros medios.

    – ¿Cómo sentís vuestra relación con el lector? ¿Qué pensáis que espera de vosotros?

    Gos: ¡Cosas nuevas!

    Walt: Cuando el lector sigue una BD como el Sacramús, le gusta reencontrarse a sus personajes favoritos y verles en otras aventuras. Es algo lleno de paradojas porque somos propensos a desarrollar nuevos personajes secundarios mientras que se nos pregunta cuándo van a volver los personajes creados antiguamente. Por este motivo, hemos decidido dejar de inventar nuevos personajes secundarios y volver sobre los ya existentes.

    Gos: ¡Reconozco que me ha pasado varias veces en festivales que alguien haga referencia a uno de mis personajes del que francamente había olvidado su existencia!

    – Si fuerais un personaje de BD, ¿cuál seríais?

    Gos: ¡Gaston, por puro placer!

    Walt: Yo sería Khéna. Creo que instintivamente mi padre lo ha dibujado a mi imagen y mis amigos de clase me decían en su momento que me parecía. Tenemos puntos en común.

    ¡¡¡Y luego, si fuera Khéna, eso me permitiría encontrarme con el Sacramús y vivir sus aventuras en vez de contarlas!!!

    – ¿Cuál es vuestro próximo proyecto?

    Gos: Estoy con el nuevo álbum. Será una historieta con una pequeña elfa, una pequeña hada. Me encuentro en un género que me gusta mucho: sin violencia pero con mucha poesía. Esta pequeña hada tiene grandes problemas y acude a buscar la ayuda del Sacramús para que le ayude a resolverlos.

    Walt: Por mi parte, desarrollar las aventuras de los Galaxiens y continuar mi trabajo de director de colección en Glénat elaborando nuevos proyectos.

    – ¿Qué podemos desearos para el futuro?

    Walt: ¡Encontrar por fin al Sacramús!

    Más seriamente, nos agarramos a la concretización de un proyecto de dibujos animados, pero no puedo decir más de momento…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation