Formatos

Leyendo la soberbia edición de Bringing Up Father, de George McManus no podía para de pensar en las muchas injusticias que cometemos sin darnos cuenta al valorar los tebeos que tenemos hoy. Primero, por los muchos olvidos que cometemos a la hora de hablar de “referentes de la historieta”. Se nos llena la boca de McCays, Herrimans y Fosters y nunca recordamos la influencia fundamental y decisiva de autores como McManus, Rudolph Dirks o Frank King. Es imposible no ver en las páginas de Bringing Up Father (y en las de Harold Gray, por supuesto), el germen de la línea clara que arrasaría en Europa. ¡Y qué decir de Dirks! Sus planchas dominicales de 1901 utilizan el lenguaje de la historieta con unos planteamientos plenamente modernos (no son pocos los que reivindican para Dirks la responsabilidad de lo que hoy entendemos por historieta).

Pero, sobre todo, cometemos una terrible injusticia con los formatos. Mientras pasaba las páginas de esta edición, maravillado por la calidad de publicación, no he podido evitar pensar en las palabras de Pascal Lefevre cuando indicaba hasta qué punto el formato de publicación influye decisivamente no sólo en la experiencia lectora, sino incluso en los propios contenidos. Ahora que el formato libro se ha instaurado, parece como si cualquier otro formato sólo admitiese reconocimiento y homenaje cuando termina traspasado al lomo y cartoné. No seré yo el que abjure del tomo, al contrario: es el formato que ha permitido que el concepto de cómic de autor logre su sentido pleno en eso que hoy llamamos novela gráfica, consiguiendo que el autor sea responsable pleno de contenido y continente (con matices, por supuesto, que también el tomo puede ser una tiranía). Sin embargo, cuando se leen las tiras, es evidente hasta qué punto el lujo y calidad de las reproducciones no puede en ninguna forma repetir la experiencia lectora de este formato tan especial que es la tira diaria. Por sus características, la tira es el único formato de la historieta que permite una plena integración en la inmediatez su tiempo, logrando una comunicación con el lector imposible en otros formatos. Por un lado, la inclusión de elementos de actualidad, como por ejemplo las noticias de la guerra chino-japonesa que se publicaban en Terry y los piratas y que convirtieron a la tira de Caniff en el mejor y más exacto medio de información sobre el tema. Por otro, y casi más importante, el hecho de que las tiras reproducen en muchos casos (la mayoría) el calendario de celebraciones y eventos populares. Generalmente, el mismo día que los americanos celebraban Acción de Gracias o Navidad, podían leer en los periódicos a sus personajes preferidos celebrando los mismos acontecimientos. Una relación de identificación que es imposible en cualquier otro formato y que consigue que la tira logue una proximidad increíble con el lector, hasta el punto que se dieron trasvases en sentido contrario, como el día de Sawdie Hawkins. El formato, en ese sentido, condicionaba los contenidos y resulta inseparable de ellos. Por mucho que lo intentemos, por mucho que contextualicemos la lectura, es imposible reproducir la increíble experiencia lectora que podía ser para el americano de las primeras décadas del siglo XX seguir día a día las hazañas de sus personajes preferidos. El contexto, la identificación temporal, sí, pero también la espera y el ritmo que marcaban aquellos autores.

Me pasa algo parecido con Watchmen, por ejemplo. He perdido la cuenta de las veces que he leído esta obra, pero por desgracia nunca volveré a obtener el placer de la lectura de la primera vez. Hay muchas obras cuya relectura ha sido tan fructífera o más que la primera, pero en tebeos como Watchmen es imposible reproducir el efecto de ese ritmo mensual que Moore y Gibbons dosificaron tan magistralmente. Es evidente que el británico era consciente de que estaba trabajando en comic-books de aparición mensual y jugó claramente con cada entrega, con las cadencias y métricas necesarias para orquestar ese lento crescendo. Hoy no renuncio por nada del mundo a mi edición en tomo y hace años que me deshice de la primera versión llena de mis odiadas grapas, pero reconozco que jamás será lo mismo (aunque lo volviese a leer en comic-book).
Cosas de los formatos.

34 Comentarios en “Formatos

  1. leox on 31 Mayo 2010 at 15:00 said:

    Pues mal hecho por deshacerse de las grapas de Watchmen, por ejemplo.

    El placer lector proviene del formato y de la evocación de la primera lecura buscando nuevos matices (o buscando las iniciales sensaciones). Ese recuerdo es mas fácil de reproducir releyendo dónde una vez la visitaste por primera vez.

    Vamos, yo ni por edición deluxe con dedicatoria del autor cambio mis viejos tintines o mis grapas de la cosa del pantano.

    • Álvaro Pons on 31 Mayo 2010 at 15:06 said:

      IMposible leox: no se puede volver a leer igual. Los tiempos que marca el formato, el desconocimiento de la trama, es imposible de reproducir. POr eso me deshice de las grapas. Ya han perdido su encanto.

      • Álvaro Pons on 31 Mayo 2010 at 15:07 said:

        Otra cosa es la componente nostálgica, que es otro tema diferente y distinto… Y del que también paso bastante… :)

  2. leox on 31 Mayo 2010 at 15:13 said:

    Nostalgia, sip. Lo que daría por poder leer un tebeo ahora con la ilusión que lo hacía con 16 añitos.

    Esos Den por entregas en 1984…creo que nunca volveré a tener ese cosquilleo en el estómago, ayyy

  3. Por es también tan importante, además de mirar hacia atras y recuperar los tebeos del pasado, estar al día y disfrutar aquí y ahora los tebeos que se publican hoy en día. Cuando se dice que (por poner un ejemplo que me viene a la cabeza) nadie se acordará de Viaje de Yokoyama dentro de 20 años, se olvida que tiene un valor intrínseco al ser leído hoy, en el momento de su publicación, y comparado con los tebeos que se publican a su alrededor. No me he explicado muy bien, pero vamos…

  4. ¡Que vivan las tiras cómicas (y no lo digo porque yo haga una…)!

    Aunque ya que estamos, precisamente yo siempre me debato entre el tema de hacer tiras intemporales o adaptadas a la actualidad y acabo haciendo algo de las dos cosas. Con el tiempo he notado que los lectores agradecen que se adapten a lo que pasa en cada momento, aunque la temática de mi historieta tampoco es de tratar temas muy puntuales.

    Estaría bien ver esa recopilación de George McManus por estos lares.

    Y a mi me encantan los comic books cutres y con grapa. Por ejemplo tengo Sweatshop de Peter Bagge en inglés en un formato cutrecillo que para mi tiene más encanto que la edición española.

  5. Yo esa revelación súbita del formato la tuve al ver el Little Nemo en la edición de Peter Maresca en la edición de Norma. :) De repente, había aire, y los espacio se sentían, más que percibirse como 'cosa mental' a través de las perspectivas.

    En fin, será de esas cosas que compré cuando sea rico… :)

    Soy tan defensor de Watchmen en grapa que pienso que su edición definitiva de verdad será cuando se venda como cofre con los 12 cuadernillos.

    Y creo que las tiras, y las viñetas de humor gráfico van a tener una segunda vida en los nuevos dispositivos digitales. Según te levantas por la mañana lo primero le echas un ojo al móvil-despertador-cámara-lectordigital a ver la nueva tira de tu personaje favorito, que para eso es una de las actualizaciones que le has programado. Lo veo muy posible; después de todo, es casi lo mismo que servidor hace cuando desayuna…

    Un saludo.

    • Álvaro Pons on 31 Mayo 2010 at 17:59 said:

      "Soy tan defensor de Watchmen en grapa que pienso que su edición definitiva de verdad será cuando se venda como cofre con los 12 cuadernillos."
      En doce entregas mensuales… :)

  6. carlos maiques on 31 Mayo 2010 at 16:35 said:

    Completamente de acuerdo con esto que dice Javi: "Soy tan defensor de Watchmen en grapa que pienso que su edición definitiva de verdad será cuando se venda como cofre con los 12 cuadernillos."

    Otro asunto es comprarse el cofre y leerlos esperando treinta días para el siguiente…Volviendo a la cuestión del formato, para mí, lo malo de la implantación del formato Absolut -ideal para regalos, dicen los libreros- es el tamaño, que perjudica mucho a obras pensadas para otras dimensiones, entre ellas, Watchmen. En el caso de Dark Knight, las pausas temporales son algo secundario, especialmente si son comparadas con el trabajo de los relojeros Moore & Gibbons. Pero es un gusto personal

    "Y creo que las tiras, y las viñetas de humor gráfico van a tener una segunda vida en los nuevos dispositivos digitales. "

    Gracias a estos dispositivos, por ejemplo,se tiene acceso diario a publicaciones nacionales e internacionales de carácter, orientación o tendencias muy variadas. Puede que no exista una única tra, o unas pocas, de referencia consensuada como Peanuts o Calvin&Hobbes, pero se lee mucho hoy en día. Un saludo y hasta otra.

  7. Pingback: Tweets that mention Formatos La Cárcel de Papel -- Topsy.com

  8. Xelo on 31 Mayo 2010 at 18:37 said:

    Totalmente de acuerdo con lo que dices de los formatos. Pero lo más importante de todo es poder acceder a esos "referentes de la historieta", así que… ¡Que alguién publique Bringing Up Father por estas tierras, pero YA! ;)

  9. EMPi on 31 Mayo 2010 at 18:58 said:

    Mc Manus es magistral. Y francamente aceptable, no perfecta, su edición en IDW.

    • Álvaro Pons on 31 Mayo 2010 at 21:11 said:

      Las ediciones de IDW siempre se quedan un peldaño por debajo de la perfección en lo que a calidad de reproducción se refiere, a cambio, las introducciones y extras son excelentes, por lo que al final la edición siempre se lleva un sobresaliente.

  10. carlos maiques on 31 Mayo 2010 at 19:54 said:

    En doce entregas mensuales… :)

    Al final de las cuales, si se han guardado los cupones, con el n. 12, se hace entrega del cofre…

  11. Es que es narración PURA.

    El movimiento es natural. El dibujo, gracioso, atractivo, atemporal, que engancha.

    Una gozada. Todo un vintage!!!!

  12. McClure on 31 Mayo 2010 at 22:28 said:

    A mí no me gusta Watchmen especialmente. Ni Alan Moore.

  13. bartleby on 1 Junio 2010 at 2:22 said:

    hereje!

  14. Jaja, no, se podría vender de una vez, como los cofres esos de 'todos los álbumes y singles del grupo tal'.

    Eso sí: edición definitiva, pero de verdad, no de esas que ponen 'de coleccionista', que, como decía Mauro en una tira, se trata de una edición tan chapucera que sólo un coleccionista compraría. :)

  15. Bueno, eso de dar la bienvenida a un acontecimiento tambien se puede conseguir con un comic-book (aunque solo en acontecimientos que se conocen de antemano). Tal y como pasa con Mortadelo y Filemon, que sacan el tomo del Mundial justo cuando se celebra. Ya se que una tira comica puede ser mas fiel a esa bienvenida concreta (y hacer un chiste sobre algo dado los dias antes, en vez de del comicbook del Mundial de Ibañez en que hablara genericamente por no saber que se cuece los dias antes), pero bueno, el concepto "bienvenida" tambien existe. Eso si: el leerlo en un diario es como mas proximo. A mi Calvin & Hobbes se me hace rarisimo leerlas del tiron, es mas disfrutable creer que las estas leyendo dias aparte.

    De todos modos es verdad, recuerdo que con Dragon Ball en la saga de Boo habia mucha expectacion en mi escuela y se vivia con mucha intensidad con lo de que pasara, a partir de cuando dejaban de emitir por TV3 que es cuando salian de la sala del tiempo, recuerdo que ahi todo el mundo tiro de los comics para saber que pasaria y se vivia con mucha intensidad, y ahora sin embargo se puede leer del tiron en el penultimo tomo de planeta de agostini. Pero en su momento se me hizo eterno y disfrutable. Es otro nivel de lectura.

  16. Totalmente de acuerdo con lo de los tiempos de lectura, yo también tuve esa experiencia con la saga de Boo (o mejor dicho, del Monstre Bu). Sin embargo, es innegable que los tiempos han cambiado. Hoy en día, mucha gente (yo incluido) no está dispuesto a comprar grapa de nada. La grapa es pequeña, cunde poco y, lo peor de todo: queda fatal en la estantería al carecer de lomo. Y eso sin contar con que muchos cómics de ahora, no sólo del género pijamero sino también tiras cómicas como Liberty Meadows e incluso Zits, leídos de uno en uno no tienen la misma gracia; hay que leerse un tomo entero para pillarles el ritmo, el sentido, encariñarse con los personajes… Eso mismo me pasó a mi y a más gente con Federik Freak de El jueves, que leído cada semana no me acababa de entrar, pero al leer su tomo recopilatorio aquel delirante universo cobró sentido y me convertí en un fan acérrimo…

    Como dice Álvaro, ni los ochenta ni (¡no lo quiera Dios) la época de MacManus volverán. Por cierto, yo soy un fan de los Katzenjammer Kids, a los que conocía como "Los gemelos terribles" en la edición que TBO hizo de ellos hace muchos, muchos años…

  17. Señor Ogro on 1 Junio 2010 at 15:11 said:

    ¿"Los gemelos terribles"? ¿Y más o menos cuándo fue eso? Yo vi a los Katzenjammer Kids en el TBO de Ediciones B, a partir del nº 21 (1989), con el título "Los pilluelos y el capitán". Sé que mucho antes, alrededor de 1927-1928, se publicaron en la revista "Pinocho" con el título "La Tormenta y el Ciclón o Hazañas de Tin y Ton", y entre 1971 y 1974, Buru-Lan los publicó como "El Capitán y los Cebollitas", pero nunca había oído hablar de ese título que mencionas.

  18. Jesús Cuadrad on 1 Junio 2010 at 15:25 said:

    Esaú y Jacob.

    Lech y Jaroslaw Kaczynski.

    Y tal y tal.

  19. leox on 1 Junio 2010 at 15:40 said:

    "La grapa es pequeña, cunde poco y, lo peor de todo: queda fatal en la estantería al carecer de lomo"

    Sin duda alguna eso es lo más terrible, no sé porque no ha intervenido la ONU para proteger nuestros derechos

  20. Merluzo on 1 Junio 2010 at 15:53 said:

    "no sé porque no ha intervenido la ONU para proteger nuestros derechos"

    Están demasiado ocupados buscando eufemismos para reñir a Israel sin caer en el antisemitismo hitlerianoislamoprogretarra.

  21. Suscribo parcialmente el comentario hereje de McClure :D.

    Es decir, no me gusta particularmente, no digo que no me guste nada, ni que no tenga virtudes, pero Alan Moore siempre me da la sensación de quererse lucir con textos un poco farragosos. No es que yo no quiera leer pero no me entusiasman tanto los tebeos de superhéroes como para gozar de un tratamiento tan serio de los mismos.

    Aunque por otra parte la parte de puro texto de Watchmen (Detrás de la máscara y derivados) es casi lo que más me gusta del cómic, junto con el capítulo dedicado a Rorschach.

    Lo del Navío negro lo encuentro un experimento interesante en concepto pero harto insufrible en la práctica.

    En cualquier caos hay varias cosas que no he leído de Moore, pero si me das diez páginas buenas de The Spirit regalo todo Watchmen.

  22. Disclaimer: eso sí, LA ESTRUCTURA de Watchmen sí que me parece muy buena. Y de hecho creo que uno de los tebeos españoles que más me ha divertido (Mondo Lirondo) , por diferente que pueda ser, quizá se inspiró algo en Watchmen para su estructura, ¿podría ser?

  23. Jesús Cuadrad on 2 Junio 2010 at 13:55 said:

    Seguro.

    Y "Super Puta", más.

  24. bartleby on 2 Junio 2010 at 17:50 said:

    A mí no me gusta el género de superhéroes y creo que por eso precisamente me gusta tanto Watchmen. Watchmen para mí consigue hablar de superhéroes de una manera verosímil,porque en realidad no habla de superhéroes, sino de la condición humana . Me parece magistral en todos los aspectos , y otros lo han expresado y lo expresarán mucho mejor que yo.

    Las historias de la fragata negra son una pequeña gran joya dentro de otra joya.

  25. McClure on 2 Junio 2010 at 23:39 said:

    De lo que leí (From Hell, V de Vendetta y Watchmen), sólo Watchmen me gusta (sin tirar fuegos artificiales). De From Hell me interesó algo el dibujo (pero era todo tan pequeño…) y Vendetta me pareció elemental y relamida. Y todo, en conjunto, pretencioso. ¿Era en Watchmen donde había algo sobre unas mariposas u hojas de árboles o algo así? Eso me gustó.

  26. John Space on 3 Junio 2010 at 0:03 said:

    Sr. McClure, abandone esta Cárcel cuanto antes. Vamos. Hop.

  27. McClure on 3 Junio 2010 at 0:05 said:

    No se haga ilusiones, Mister Space.

  28. Alfred Holanda on 3 Junio 2010 at 0:14 said:

    No me lo había planteado desde esa perspectiva: ¡Watchmen es verosímil! ¿No preferirías no haberlo dicho, Bartleby?

  29. McClure on 3 Junio 2010 at 0:41 said:

    Y, si me tiro al mar, Mister Space, será con los librotes de Alan Moore encadenados a los tobillos para que se los coman los peces (si les gustan).

  30. bartleby on 3 Junio 2010 at 13:54 said:

    "No me lo había planteado desde esa perspectiva: ¡Watchmen es verosímil! ¿No preferirías no haberlo dicho, Bartleby? "

    no se si es el adjetivo más adecuado .En todo caso , si te me pones picajoso, es mucho más verosímil que cualquier historia de superhéroes ad-hoc .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation