A vueltas con Príncipe Valiente

Vista la segunda entrega de la edición “definitiva” de Príncipe Valiente que lanza Fantagraphics, con la que supuestamente es la recuperación de color más fidedigna hasta ahora gracias a las famosas planchas de Siracusa. Y, la verdad, el color es magnífico, es cierto. Indudablemente, es de lo mejor que he visto, pero parece que el amigo Val está condenado a quedarse siempre a un paso de la perfección. La reproducción de la línea es sorprendentemente borrosa, muy inferior a la del primer volumen y a años luz de la lograda por la edición de Manuel Caldas.
¡Ay! ¡Lo que sería una edición con el color de Fantagraphics y la labor de restauración de línea de Caldas!
(Aunque, de momento, y puestos a elegir, me sigo quedando con la edición de Caldas, sobre todo después de ver los espléndidos originales de Foster a gran tamaño. Qué lástima que no podamos ver una edición a ese tamaño para ver el dinamismo, vitalidad y fuerza del trazo de Foster…)