Tres decepciones

En el fondo, pocas diferencias hay entre lo de ser friki de una serie o de un autor, a fin de cuentas, uno se lanza a la compra indiscriminada de aquellos tebeos que contengan en portada los mágicos símbolos rúnicos: “Batman”, “Joann Sfar”, “Conan”, “Guido Crepax”…Y me dirán ustedes que no, que hay diferencias increíbles y leches, pero algo me dice que la base fisiológica que subyace tras uno y otro es la misma: algún tipo de neurona que se dedica a malmeter y obligar al resto a comprar compulsivamente cualquier cosa que lleve el dichoso código de activación. Y pasa lo que pasa, que muchas veces, tras el acto en sí, defendemos lo indefendible con tal de justificar la compra.
Digo todo esto porque servidor cae en ese comportamiento digno de reportaje de National Geographic una y otra vez. Eso sí, en el bando de los autores. Cosas que uno hace, qué le vamos a hacer. Y reconozco que tengo nombres fetiche que me provocan ansias compradoras irrefrenables esperando poco más o menos que sus obras sean algo así como bálsamos de Fierabrás de mis dolencias tebeísticas. Señores como Blutch, Vivés o Rabagliatti, por ejemplo, a los que tengo en pedestal inmenso, estratosférico, por razones más que sobradas. Por lo menos para mí. Blutch por ser un ácido francotirador del lenguaje de la historieta, Vivés por su delicada sensibilidad envuelta de exquisitez narrativa y Rabagliatti por su sincera reflexión sobre el pasado. Trinidad santoral para servidor.
Pero, ¡ay!, aunque uno los vea como santos, son humanos, y hay veces que no consiguen mantener el listón. Que no quiere decir que hagan obras malas, pero es que en estos casos donde uno infla la pompa hasta mucho más allá de los límites que la sensatez manda, cuando estalla parece más explosión termonuclear que simple plop sin mayores consecuencias.
Y eso me ha pasado con los tres. Eso sí, matizo, aunque las tres obras en cuestión aparezcan a la vez en el mercado español, uno las fue leyendo con cierta distancia, aprovechando su edición original en lenguas bárbaras. Lo que se agradece y favorece que, tras el chafón, el tiempo coloque las cosas en su sitio y a los santos otra vez en sus altares.
Me explico por orden: Tras leer Le Petit Christian, Péplum y Blotch, me lancé con furiosa voracidad sobre Velocidad Moderna esperando que la unión de Blutch y la colección Aire Libre fuera algo así como la fusión definitiva, el superguerrero de los autores. Y no. El planteamiento de Blutch era atrevido, que no novedoso: trasladar a las viñetas la irrealidad inconexa del sueño, convertir la historia en un viaje onírico donde el único eje argumental es precisamente la ausencia de normas y reglas. Una idea a priori atractiva, pero que sufre de un problema inesperado: al sumergirse en su propio sueño, la naturaleza críptica de lo onírico se convierte en un muro entre el lector y el autor que impide cualquier conexión. No existen esos pequeños resquicios a través de los cuales el lector pueda engancharse a la propuesta y, al final, se ve expulsado de un viaje que, de tan personal se convierte en hermético. Afortunadamente, Blutch volvió a probar la idea unos años más tarde, dejando esos puntos de intersección entre autor y lector que abrían camino a la reflexión, consiguiendo una obra sorprendente e hipnótica: La voluptuosidad. Queda, eso sí, la excelencia gráfica de Blutch, brillante aunque la elegancia del color de Ruby le reste esa visceralidad de trazo en blanco y negro que le caracteriza y la reducción de tamaño de la edición española robe parte del disfrute. (1)
En el caso de Bastien Vivès, se puede hablar sin pudor de flechazo. El gusto del cloro me enamoró como pocos tebeos habían hecho, me atrapó en esa trampa de reflejos acuáticos azulverdosos sorprendiéndome completamente. Y lo volvió a hacer con En mis ojos, dejándome sin argumentos ante su atrevida propuesta narrativa que transformaba el protagonismo en voyeurismo. Razones más que sobradas para esperar que Amistad Estrecha fuera algo así como el colofón de una trilogía de sensaciones amorosas enviñetadas con primoroso ingenio. Pero no, Amistad Estrecha surca de nuevo, en efecto, el camino del enamoramiento y sus mecanismos pero opta por la sencillez narrativa, por dejar atrás el desvergonzado, casi imprudente, espíritu experimentador de autor joven para contar su historia desprovista de artificios. El problema es que, sin ellos, sólo nos llega una historia ya conocida que parece incluso ingenua. Una historia de amor escondido en la amistad que no aporta nada a las miles de páginas que el tema ya ha dado. Sin ese torrente de sensaciones que rodeaba sus anteriores propuestas, la lectura parece quedarse en nada, aunque Vivès siga demostrando ser un dibujante de trazo elegante y muy atractivo. (1)
Michael Rabagliatti, por su parte, es uno de esos casos de autor que consigue transformarse en personaje. Arriesgada propuesta donde la autobiografía va más allá del ejercicio de exhibicionismo puntual o de catarsis exorcizante para convertirse en una serie donde la vida real se ficcionaliza hasta romper las fronteras, transformándose en una excusa argumental que permita una reflexión pausada en la que el pasado ayuda a entender el presente. Su serie Paul comenzó ya con fuerza en Paul en el campo, para mantenerse siempre con un nivel envidiable que ha tenido momentos realmente excepcionales como Paul goes fishing, pero también otro donde hay que reconocer que Rabagliatti pincha: Paul se muda. A priori, una idea que daba mucho juego, ese cambio tan radical en la vida que supone la mudanza. En la práctica, un episodio que pasa sin demasiado interés y que parece más un seguido de anécdotas. Es entretenido, cierto, pero le falta ese punto reflexivo que tienen otras de las entregas de la saga y da a la lectura mucho más matices. Eso sí, de los tres, el más recomendable. (2-)
Tres pequeñas decepciones. Quizás porque esperaba demasiado de los autores. Quizás soy injusto al juzgar a los autores por su obra anterior, es posible que si comparamos estas obras con mucho de lo que sale hoy en día, sean mucho mejores. Pero a mí, snif, no me lo parecieron: son tebeos dignos, sí, pero nada más, aprobados justitos que en mi caso se olvidarán con rapidez, muy a diferencia de otras de sus obras que están ya en mis listas de favoritos. Eso sí, que conste: Blutch, Vivès y Rabagliatti volvieron al pedestal después de la caída. Y no les rezo de milagro.

31 Comentarios en “Tres decepciones

  1. McClure on 16 septiembre 2010 at 1:06 said:

    Yo sí encontré el resquicio para disfrutar de Velocidad Moderna.

  2. McClure on 16 septiembre 2010 at 1:16 said:

    Por otra parte, a mí no me enamoró El Gusto del Cloro: sólo fue un escarceo.

  3. Ignacio on 16 septiembre 2010 at 1:48 said:

    Hombre, a mí me parece mucho más friki comprar un tebeo porque lo protagoniza un personaje que por ser obra de un autor que te gusta.

    Y lo dice alguien que tiene en casa cada tebeo de spider-man…

    • Álvaro Pons on 16 septiembre 2010 at 1:55 said:

      La cuestión, Ignacio, es cuando en ambos casos llegas a seguirlo todo… en ambos casos, los mecanismos piscológicos deben ser los mismos… :)

  4. caracoles on 16 septiembre 2010 at 2:23 said:

    A mi, en cambio, si me ha encantado Velocidad Moderna y no entiendo que le otorges un 1 -, me parece exageradisimo; para mi es muy superior a Blotch, aunque no llegue a la excelencia de La voluptuosidad o Peplum.

    Anda, ponlo en la balda de releer.

  5. A mi me ha encantado Paul se muda. Y es el primero que leo de esta colección. Tengo el de Paul va a trabajar este verano en inglés. Según leí en esta web (después de comprarlo) no he elegido la mejor traducción, pero francés no sé, y en español no lo tenían. Si el de Paul se muda te parece el más flojo este otro será la bomba. O igual estoy en desacuerdo, ya veremos.

  6. Ignacio on 16 septiembre 2010 at 3:43 said:

    Ya, Álvaro. Si a mí también me ocurre (o me ha ocurrido) con determinados autores.

    Pero vaya, que me parece que encierra una mayor lógica pensar que si un autor ha hecho 10 tebeos que te han gustado, el que hace 11 también lo hará que suponer que un tebeo te va a gustar sin ni siquiera conocer a los autores sólo porque el personaje te gusta.

    O lo que es peor: llegar a comprarte un tebeo de autores que no te gustan nada porque, ey, es un tebeo del hombre merluza.

    Pecados de juventud, vaya…

  7. Vaya … pues menudo chasco con Vives, ¿no? Yo que tenía grandes espectativas con este último tomo …

    Pero una cosa: ¿no crees que hay un poco de voto de castigo? Quiero decir: ¿tan mala es para que tenga un 1-, o esa nota se la lleva por estar a años luz de sus 2 primeros tomos? Aun no lo he leído y no lo sé, ojo, sólo pregunto. Con Vives es posible que me pase lo de defenderlo a capa y espada porque me gustaron el cloro y sus ojos, pero tengo la sensación de que a veces igual has otorgado un 2 a un cómic que, aunque entretiene, no mata porque no aporta nada nuevo ni de historia ni de narrativa y, sin embargo, le pones un 1- a vives por cumplir ese mismo criterio (¿o es que realmente es tan mala la historieta?). Ojo, lo pregunto sin ningún tipo de afán de crítica, sólo lo pregunto por mero desconocimiento de lo que supone la última obra de Vives. ;)

    • Álvaro Pons on 16 septiembre 2010 at 11:32 said:

      A ver, puede que sea un poco de voto de castigo, de reacción, pero las tres reseñas loas hago tras tres relecturas, con mucho tiempo desde la primera. En los tres casos el (1), un aprobado para entendernos, es porque son tebeos dignos, pero dan un entretenimiento justito: en el caso de Vivès porque la historia no me ha interesado, me ha parecido demasiado manida. En el caso de B lutch, porque no ha conseguido integrarme en su propuesta.

    • Álvaro Pons on 16 septiembre 2010 at 11:49 said:

      Oscar +AB: me lo he pensado mejor y he subido un pelín las calificaciones. Pero poco, ein? QUe estamos en periodo de exámenes y estoy imbuido de espíritu de profesor….

  8. Carlos on 16 septiembre 2010 at 10:57 said:

    Pues a mí el "Amistad Estrecha" de Bastien Vivès me ha gustado y mucho, que quereis que os diga. Además me ha cundido mucho más su lectura que la de sus dos álbumes anteriores, demasiado experimentales para mi gusto. Será que soy de corte más tradicional…

  9. tres tebeos que aún no he leído: de Vivés me gusta esa unión forma/fondo, que precticó en los otros dos de su "trilogía", así que veremos cómo resiste la sencillez narrativa con un tema tan manido. Por cierto, ¿qué opinas de Por el imperio 2? aún, tampoco, lo he leido, yo disfruté con el 1, como lo que es, un ejercicio de estilo genérico. Dicen que el 2 es mejor.

    Blutch, veremos, a mi lo que le leí me gusta o, directamente (La Voluptuosidad) me fascina.

    Y a Rabagliati, la verdad, nunco lo he leido, snif?

    Y sobre el paralelismo Personaje/autor, no estoy de acuerdo, conste, porque a u n autor lo sigues, cuando te interesa, para conocer su evolución (y valorarla), y a Batman, para ver cómo resucitan a Bruce Wayne, y chorradas así (que yo también he seguido en su día, claro)

    • Álvaro Pons on 16 septiembre 2010 at 11:34 said:

      Octavio: repito que el paralelismo es entre la actitud a veces ciega del lector… que se da en ambos casos. Y Por el imperio 2, recién leído, me ha encantado… :)

  10. vives es una debilidad. me temo que me lo voy a acabar comprando, al menos hay por aquí alguien que ha dicho algo bueno, así que no pierdo la esperanza.

  11. Ocioso on 16 septiembre 2010 at 12:46 said:

    Hay que seguir personajes y me explico:

    Un autor puede tener sus altos y sus bajos, y aunque durante largos periodos de tiempo su obra suele tener una calidad similar, no es raro de vez en cuando se les cuele un churro.

    En cambio Spider-man…¡Spider-man nunca te va a traicionar! El que falla es el autor que le haya tocado ese mes. La culpa no es del personaje sino del autor.

    Reconoced que el razonamiento tiene un puntito de lógica. :-P

  12. luchino on 16 septiembre 2010 at 13:16 said:

    A mí Blutch siempre me ha parecido un bluff ( y perdón por el juego de palabras ), un autor sobrevalorado clarísimamente por la crítica. Sólo he leido su "Blocht", que me pareció lo peor en meses, una historia contada sin la menor gracia ni ingenio. He ojeado "La voluptuosidad", atraído por las favorables críticas, pero he sido incapaz de saber de qué iba la historia. Por cierto, en una librería especializada, muy conocida, de Valencia, pueden verse muuuuuuchos ejemplares de ésta obra, saldados a 4 €, que por lo visto no hay forma de quitarse de encima.

    Paul se muda, de Rabligatti, a mí no me ha decepcionado, tal vez porque tampoco esperaba mucho más. Sus comics me parecen correctos y distraídos, eso sí, por eso los compro. No entusiasman, pero tampoco repelen, al menos garantizan un rato de lectura sin sobresaltos. Que no es poco.

  13. Álvaro, por lo menos me parece sano no dar un sobresaliente a estos autores sólo por poner su nombre en la portada de un álbum… Me da la impresión de que a veces a algunos autores se les sobrevalora por sus méritos anteriores y no por el interés de las obras en si…

    Te pongo un 3+!!!!

  14. Son tres cómics cojonudos. Los tres.

  15. A mi vives me parece que lo sobrevaloras un poquitin, eso si´´ por el imperio´´ me esta interesando pero veremos como lo acaban porque no tiene muy buena pinta ese final.

    Con Rabagliati me paso lo mismo que a ti, aunque no veo tanta diferencia con lo anterior, los dos siguientes el de la pesca y el de Quebec mejoran pero a partir de Paul se Muda , veo a Rabagliati mas encorsetado y quizas a veces se le vean un poco las costuras en los guiones , aun si a mi me encanta , uno de los pocos autores que entretiene y emociona.

    El de Blutch aun no lo he leido, en su dia en aire libre no me llamo la atencion y fui postergando su lectura , ahora se van acumulando cosas que leer y aunque Blutch es uno de los grandes me esta costando ponerme a ello.

  16. Alberich el Negro on 16 septiembre 2010 at 15:22 said:

    Esas desilusiones os sobrevienen por leer novela gráfica. Si os dedicáseis a los tebeos, otro gallo os cantaría…

  17. luchino on 16 septiembre 2010 at 15:27 said:

    Interesante comentario (20 ), Alberich…

  18. Andrés on 16 septiembre 2010 at 15:48 said:

    Para mí, AMISTAD ESTRECHA, siendo buenos los dos primeros, es todavía mucho mejor. No comparto lo de manido, y creo que la originalidad y la sensibilidad con que aborda Vivés esta historia, le sitúa un peldaño más alto, entre los grandes autores europeos.

  19. carlos maiques on 16 septiembre 2010 at 17:19 said:

    Ya lo saben los valencianos, a por lo voluptuoso! (he comprado y regalado ya unos cuantos)

    Es una formalidad o una costumbre (la del carcelero) lo de puntuar lecturas, después las de cada uno serán distintas, claro está.

    Amistad estrecha me ha gustado menos que el segundo de Por el imperio, que acelera cuesta abajo con mucha calidad. Y el argumento, sí, es manido, pero a mi me resulta muy interesante el plantear una historia de amores "como todas" y ver qué sale de ahí. Por otro lado, tener casi la obra completa de Vivès, a falta del tercer Imperio y Polina, me apetece como lector, eso también…Elle(s) en comparación palidece, pero si alguien quiere ver cómo ha mejorado el autor, aquí le paso el link:
    http://www.bdgest.com/preview-266-BD-elles-histoi

    Un saludo y hasta otra

  20. Kalashnikov on 16 septiembre 2010 at 18:43 said:

    Coincido en que el color no le sienta demasiado bien a Blutch. Me ha encantado esa manera inconexa en que Lola pasa de una habitación a otra, igualito que en los sueños.

    El de Rabagliati lo leí en verano y quizá por eso también me dejó buen sabor de boca ;-)

  21. beñat on 17 septiembre 2010 at 2:07 said:

    Blutch un 1, lo siento pero no me lo puedo creer…

  22. "Oscar +AB: me lo he pensado mejor y he subido un pelín las calificaciones. Pero poco, ein? QUe estamos en periodo de exámenes y estoy imbuido de espíritu de profesor…."

    Rayos … siempre creí que eso de negociar una nota con un profesor de universidad el día de la revisión de exámenes y conseguir que te suba la nota era un mito urbano; pero lo que más me sorprende es que lo halla logrado en una web de cómics … no sé cómo sentirme …

    Bromas a parte: en realidad no estaba defendiendo el cómic porque aún no lo había leído, sólo preguntaba si realmente era tan malo para tener esa nota ;)

    Por cierto, he empezado a leerlo. Me gusta mucho. Lo más destacable es el uso de planos y perspectivas que amenizan los momentos de sólo discursos y que te hacen tener una visión amplia del entorno y te muestra planos de visiones de los propios personajes. También Vives sabe ver qué momentos no precisan de texto para que se entienda igual lo que sucede y dé luz verde a la imaginación del lector. Una cosa interesante en la narrativa es el uso de dos grafismos para diferenciar lo que sucede en una línea de tiempo y lo que sucede en el pasado, con una estética más onírica por la cosa esta del recuerdo, aunque ciertamente es menos novedoso que en otras ocasiones, pero no por ello menos disfrutable. Sobre la historia es una novela gráfica en estado puro: o sea, cosas que le pasan en plan vida normal a gente. Es entrañable por la cosa esta de sentirte identificado en ciertas cosas, y el uso de elementos que tan bien sabe usar Bastien hace que no te aburran (tal y como sí le pasa a otros novelistas gráficos, en mi opinión). Un detalle curioso: el chico de la tienda de ropa parece un personaje salido de la mano de Gippi. Esto me hace darme cuenta la cierta similitud entre ambos autores (sólo "cierta", ojo). En cuanto al color destacar que son tintas planas, es quizás lo menos destacable del álbum, pero al menos está bien puesto. Luego lo seguiré leyendo para opinar más.

    • Álvaro Pons on 17 septiembre 2010 at 12:11 said:

      "Bromas a parte: en realidad no estaba defendiendo el cómic porque aún no lo había leído, sólo preguntaba si realmente era tan malo para tener esa nota"
      Recordad que un (1) no es una mala nota… es un aprobado. No es un suspenso ni nada. Mis calificaciones empiezan en el aprobado!!!! :)

  23. carlos maiques on 17 septiembre 2010 at 13:03 said:

    El de Blutch no me acaba de gustar el color del todo, pero qué dibujo.

    Le habría dado un (2), o más, a Amistad estrecha, pero eso es lo de menos…El color quizás se ve perjudicado por el papel, muy brillante, aunque lo mejor son los gestos de los personajes, y eso no se ha perdido ni ahí ni en Por el imperio.

  24. Merluzo on 17 septiembre 2010 at 14:41 said:

    Mis calificaciones empiezan en el aprobado!!!!

    Carcelero, es usted un comeyogures. :-D :-D :-D

  25. Pandora_nachios on 17 septiembre 2010 at 19:19 said:

    Pues debo decir que yo he caído rendida a Vivés con la obra de "Estrecha amistad". No se como serán el resto, pero les daré una oportunidad gracias a ella. Un saludo

  26. Pues el de Vives me ha parecido la rehostia…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation