Epatado

Lo ha vuelto a hacer: Joann Sfar me ha vuelto a dejar enamorado de una de sus obras. Lo consiguió con aquella maravilla todavía inédita en España que es Le petit monde du Golem y lo repitió después una y otra vez con El gato del rabino, con Pascin, con Petit y Grand Vampire, con Klezmer… Ahora lo ha hecho con Los viejos tiempos, una de esas obras donde este particular y singular autor logra de nuevo una de esas extrañas fusiones genéricas donde todo es posible. Recuerda, en cierta medida, a esa obra fundacional de su mitología particular que es Le petit monde du Golem, pero atreviéndose ahora a reescribir toda una nueva mitología que aglutina con desvergüenza el mundo de las leyendas clásicas y los cuentos, siendo como siempre respetuoso y casi canónico para, paradójicamente, ser a la par una especie de tsunami destructor que le da la vuelta a todo. Una especie de bola de nieve donde todos los elementos son fijos, pero que al moverse generan imágenes completamente nuevas y distintas. Se atreve a actualizar a los personajes de cuentos a los tiempos de hoy, dándoles una personalidad moderna y, como siempre en Sfar, lenguaraz, pero a la vez éstos se mueven fieles a los mandamientos del cuento y las leyendas, rebeldes pero sabedores que están en un cuento. Reyes, gigantes dormilones, despiertas serpientes-espada, brujos salidos, aguerridos y valientes galanes, bosques mágicos, dioses, unicornios… toda una experiencia gratificante que Sfar desarrolla con ese trazo visceral y orgánico que es imposible dejar de mirar. Y, para colmo, sin renunciar a introducir dentro de la historia sus habituales reflexiones sobre la religión, la sexualidad y la fuente de creación de los mitos, la imaginación humana, construyendo un conjunto polifacético, que permite tantas lecturas como una quiera darle. Los viejos tiempos puede ser una fábula para los niños del siglo XXI igual que el germen de sesudas tertulias sobre la relación entre ficciones imaginarias y religión… Eso, creo, sólo lo hace un genio.
Y Sfar lo es. El único problema es que como todo genio, es caprichoso e inconstante y toda la emoción que uno tiene al acabar la última página de este libro se convierte en pavor: ¿volverá a dejarnos colgados Sfar? Es verdad que en las obras de este hombre no hay final y que lo que importa es el camino, no el desenlace, pero es que uno todavía tiene mono de más entregas de El gato del rabino o de Klezmer… Comentaba hace unos meses el francés que Gallimard le había obligado a terminar las obras antes de comenzar a publicarlas, lo que es una opción, pero también desesperanzadora, ¡tienen un final!
¡Ay!, yo lo que quiero es una nueva entrega de Los viejos tiempos… (4)

26 Comentarios en “Epatado

  1. enrique on 7 octubre 2010 at 13:47 said:

    Estoy impaciente por comprarlo

  2. Álvaro, disculpa el off-topic, pero quiero hacer una pregunta, a ti y a los expertos en tebeos que corren por aquí: acaba de salir un coleccionable del Capitán Trueno por fascículos y cual ha sido mi pasmo al empezar a leer el primer volumen y darme cuenta de que… ¡no empieza por el principio, sino por una historia suelta de Fuentes Man! Y eso que en la portada hay una ilustración de Ambrós… ¿Alguien sabe decirme por qué se empeñan en no sacar nunca al pobre Capitán en orden cronológico? Porque me consta que no es la primera vez que hacen semejantes tropelías… Ains, con lo que me gustaría tener sus aventuras completas, ordenadas…

  3. Angel on 7 octubre 2010 at 15:32 said:

    A mi ha parecido demasiado fresco y demasiado poco trabajado. En ciertos pasajes de la narración me preguntaba si todo no era mas que una broma del autor.

    Es como esas historias que se inventan los niños de cuatro o cinco años muy potentes e imaginativas de inicio pero que luego no tienen sentido alguno y están llenas de incoherencias y tonterías. Estos´´ viejos tiempos ´´ no son nada nuevo viniendo de Sfar. Repite formulas ya probadas y algo gastadas .Se parecen demasiado a la de momento incontinuada ´´El valle de las Maravillas´´ , esta tan bien en la linea del minúsculo mosquetero( aunque es peor que estas dos) o el gato del rabino como apunta Álvaro . Sfar tan desatado ,laxo y disperso se vuelve aburrido. Personalmente me gusta mucho mas cuando junta todo su inmenso talento con el trabajo. Series como profesor Bell , especialmente sus dos ultimas entregas no publicadas en España son antológicas. Aun asi este autor no ha dado todo su potencial ni de lejos y tardara en hacerlo si sigue sacando una y otra vez la misma obra con trajes distintos. Lo que siempre decimos de los gustos Álvaro, je,je,je. Un 1+ y va que chuta.

    • Álvaro Pons on 7 octubre 2010 at 21:36 said:

      Ángel: precisamente creo que la potencia de este álbum es que una aparente historia para niños esconde un montón de reflexiones, no creo que esta obra sea más de lo mismo de fcorma repetitiva. Es cierto que vuelve a sus obsesiones temáticas, pero en modo alguno menos trabajada, al contrario. Sus reflexiones sobre el enfrentamiento entre el dios único y la ficción sugerida son tremendamente sugerentes y muy inteligentes, con esa reflexión lanzada hacia el monoteísmo como fin de las leyendas… Que no te guste es una cosa muy respetable, pero decir que son tonterías e incoherencias, creo que no, es más, veo aquí mucha más reflexión que en otras obras suyas y un proyecto mucho más sólido…

  4. pues yo la verdad es que lo había dejado pasar el otro día en la librería, pero con la recomendación de Álvaro en mi próxima visita cae seguro, gran artículo como siempre

  5. McClure on 7 octubre 2010 at 20:51 said:

    Pues yo lo había dejado pasar y lo seguiré dejando. Estoy básicamente de acuerdo con el comentario 3.

  6. Vale, Álvaro, estás como yo entonces… ^^u

    Sobre Sfar, decir que disfruté mucho con "El valle de las maravillas", y por lo que puedo percibir este "Viejos tiempos" tiene un estilo parecido… Estoy de acuerdo con Ángel en que a ratos parece que Sfar se dispersa excesivamente, como si las ideas se le atropellasen en la cabeza (probablemente es eso lo que le pasa), pero no creo que haya poco trabajo tras sus obras; el making of de "El valle de las maravillas" puedes compreobar que el hombre se documenta y todo.

    Me hace gracia lo que dices de que le obligan a terminar sus obras. Yo esto lo haría con más de un autor francés, que a veces nos dejan colgados durante años y años, nunca sé si por dejadez, dispersión o bajas ventas. Como siempre, aprovecho para reclamarles a Barbucci y Canepa que saquen de una maldita vez el Sky Doll que lleva ¡desde 2006 "en producción"!

  7. Angel on 7 octubre 2010 at 23:41 said:

    Matizo lo de tonterias que no lo de incoherencias. Quiza el empleo de esa palabra no sea del todo apropiada.

    Pero el discurso de Sfar en esta obra no me parece ni mas profundo ni mas inteligente que en otras, mas bien al contrario y mas bien ya es cansino con el tema. Tampoco he querido decir que es una historia para niños , porque no lo es en absoluto. Pero si esta contada como lo haria un niño. Desborda imaginacion y potencial, aunque luego (como haria un niño )no sigue ningun plan narrativo ni estructural y sigue la historia como le da la gana sin ton ni son y muy anarquicamente(en el mal sentido) hace lo que le apetece, se desboca demasiado. Y a mi me aburre. Si fuera la primera vez que veo algo asi , daria palmas con las orejas por que es muy muy fresco , pero es mas de lo mismo que en el valle de las maravillas y alguna otra obra.

    Cuando digo que no esta trabajada lo digo exclusivamente en el terreno del guion , hace lo que le apetece y le va surgiendo. Ojo aqui se ve que es un puñetero genio, si otro autor cualquiera hiciera lo mismo , le quedaria una sarta de chorradas deshilachadas y sin sentido, Al le queda una historia legible y a ratos chula.

    A Sfar le sobra talento y le falta orden,concentracion y autoexigencia.

    • Álvaro Pons on 7 octubre 2010 at 23:51 said:

      Es verdad que Sfar trabaja sin guión previo, pero creo que esa frescura es, precisamente, uno de sus grandes valores. Y, como bien dices, sólo un genio puede ahcerlo al nivel de Sfar. Sin embargo no estoy de acuerdo con que "esté contado como lo haría un niño", creo que lo que hace es contarlo como si fuera para un niño, que es muy diferente. Esa falta de plan narrativo, de estructura clara, es heredada de muchos cuentos y narraciones clásicas orales, que iban evolucionando por acreción de forma bastante caótica. De todas formas, creo que no es una cuestión de repetitividad, sino de marca de la casa, de estilo del autor. Y respecto a la temática, a mí me parece que une sus intereses de forma genial, de hecho, sí que es cierto que ha tratado anteriormente los mismos temas, pero de forma completamente independiente: en el primer volumen de El gato del Rabino y en EL Malka de los Leones, unido todo con Le petit Monde du Golem. Lo que no le veo, de verdad, es ninguna relación con El Valle de las maravillas, que es una narración familiar paródica, donde no se tratan ni temas religiosos ni sobre la ficción…

  8. Dreebo on 8 octubre 2010 at 1:50 said:

    ¿Dónde compras los tebeos franceses, Álvaro? ¿Veremos "Golem" en castellano? Gracias.

  9. fran on 8 octubre 2010 at 2:08 said:

    Sin tener nada d sfar el artículo de pons me pareció sugerente (vamos q iba d cabeza).

    Los demás comentrios m dejan dudando…

    Es q no se podrá poner tol mundo deacuerdo d una puta vez (cojones)

    ;)

  10. Fran Saez on 8 octubre 2010 at 3:35 said:

    ¿Lleva algo de parecido a "La mazmorra"? Lo digo por lo de personajes de personalidad lenguaraz. En la Mazmorra no sabía distinguir de quien era exactamente qué, siempre achaco la ironía a Trondheim…

  11. -OFftopic-

    Respondiendo al amigo Guillem:

    Si te refieres al coleccionable de Planeta De Agostini debo decirte que la historia inicial la encontrarás a partir del tomo nº21. Eso implica (por arbitrariedades de la editorial) que en la tercera entrega te compres el nº21 y el nº3, y después sólo te queda esperar a que lleguen a vender el nº22 y ya comprártelos seguidos. O si no te compras en el quiosco la tercera entrega y luego te subscribes a partir de la entega nº22 (porque a la larga supongo que serán difíciles de encontrar en los kioscos). Espero haberte ayudado. ¡Saludos! http://www.planetadeagostini.es/coleccionable/las

  12. Gracias Oscar por tu respuesta, pero yo lo sigo viendo como una simple tocada de cojones (y además con visos de estafa, porque en las portadas de los números 1 y 2 aparecen imágenes extraídas de las primeras aventuras del Capitán, imágenes que luego no se corresponden para nada con los contenidos del álbum).

    Así que no pienso hacerme la colección. Me esperaré a que alguien caritativo del estilo Manuel Caldas se digne a hacer una edición en condiciones del Capitán Trueno.

  13. No sé donde ponerlo, lo siento.

    Hace un par de días falleció uno de los dibujantes más importantes de los Paises Bajos, Piet Wijn, creador del inolvidable "Bermudillo, el genio del hatillo". No he encontrado mucha información del fallecimiento:

    http://lambiek.net/artists/w/wijn.htm

    http://es.wikipedia.org/wiki/Piet_Wijn

    Descanse en paz, maestro.Aquí pueden verse muchas muestras de su trabajo:

    http://www.artboxforum.com/artbox4/viewtopic.php?…

    Saludos

  14. Angel on 8 octubre 2010 at 18:01 said:

    ¡Que gran tebeo , Bermudillo!

    Lastima , que en paz descanse.

  15. Bermudillo fue uno de mis tebeos preferidos,suerte en ese viaje Piet wijn

  16. Lo leí hace unos meses y me pareció una maravilla. De lo mejor de Sfar, al menos hasta que lo relea (cuando salga la continuación, algún día).

  17. Skarloc on 10 octubre 2010 at 18:34 said:

    A mi con Sfar me pasa como a Ángel. Puede que su espontaneidad sea marca de la casa, pero el hecho de convertirlo en norma, perjudica a mi entender ciertos relatos, que con una estructura preconcebida más clásica reforzarían sus reflexiones.

    Por otro lado ahí esta Giraud, que alterna estructuras improvisadas (y psicotrópicas), con otras clásicas, dependiendo de la necesidad y el propósito.

    Sfar es bueno, de eso no hay duda, pero esos destellos de genialidad, por si sólos, no pueden redondear una obra (no siempre, al menos).

    • Álvaro Pons on 10 octubre 2010 at 18:49 said:

      "que con una estructura preconcebida más clásica reforzarían sus reflexiones."
      Por qué? Es necesario ser clásico para ser mejor? Cuando Welles se saltó todas las normas narrativas para hacer Ciudadano Kane…¿no era bueno?

  18. Skarloc on 10 octubre 2010 at 19:18 said:

    "Por qué? Es necesario ser clásico para ser mejor?"

    Desde luego que no Álvaro.

    Por eso digo que convierte “esa espontaneidad en norma”. Saltarse las normas narrativas, puede dar lugar a algo nuevo, e incluso a una obra maestra, pero si utilizas siempre el mismo “salto” independientemente del objetivo final de la obra, entiendo que saltarse la norma ya no es un recurso, sino una “norma” de este autor.

  19. Hola

    Sólo quisiera informar a los fans de Sfar que Océano Travesía -editor en América Latina El pequeño Príncipe- acaba de publicar Pequeño Vampiro va a la escuela y Pequeño Vampiro hace kung-fu. No creo que aún hayan llegado a España. Los títulos siguientes se publicaran en breve.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation