Daytripper

Leyendo Daytripper, de Fabio Moon y Gabriel Ba, no he podido evitar recordar un precioso poema de Pablo Neruda:
El ser como el maíz se desgranaba en el inacabable
granero de los hechos perdidos, de los acontecimientos
miserables, del uno al siete al ocho
y no una muerte, sino muchas muertes llegaban a cada uno:
cada día una muerte pequeña, polvo, gusano, lámpara
que se apaga en el lodo del suburbio, una pequeña muerte de alas gruesas
entraba en cada hombre como una corta lanza
y era el hombre asediado del pan o del cuchillo
[…]
Todos fallecieron esperando su muerte, su corta muerte diaria.

La vida entendida como una sucesión de pequeñas muertes, de funerales continuos en los que enterramos retazos de lo que fuimos y nunca seremos. Una imagen evocadora y reflexiva que ha sido recurrentemente utilizada en literatura y cine (no se pierdan ustedes, por ejemplo, la maravillosa Okuribito, de Yajujiro Takita, estrenada en España como Despedidas, que toma los funerales como símbolo de esas muertes) y que llega a los tebeos de la mano de estos hermanos brasileños plasmada en la vida de Brás de Oliva Domingos. En cada entrega se nos narrará un momento de la existencia del protagonista, una decisión vital que acabará simbólica o literalmente con una muerte: la infancia, el primer amor, la paternidad…Un punto de partida atractivo, que juega con la propia estructura capitular propia del comic-book en su favor y que prometía muchísimo en su primer número, pero que se va deshinchando poco a poco por el exceso de ambición de los autores. En su intento de hacer un relato total, un reflejo global de una vida, crean una biografía casi imposible, que se quiere aderezar con elementos de fantasía más próximos a un realismo mágico, pero también con crónica social e incluso reflexión trascendental, que a mi entender no terminan de ensamblarse sólidamente. Se alternan así momentos muy estimables con otros previsibles (o incluso más propios de un telefilm), en un conjunto demasiado irregular. Sin ser una lectura desdeñable, no llega a cuajar en lo que prometía, aunque hay que valorar el atrevimiento y ambición de los gemelos, no sólo en el propio relato –tanto en estructura como argumentalmente-, sino también en el complejo ajuste que supone integrarlo dentro de una colección como Vertigo, más relacionada a priori con una forma de entender el género más clásica (aunque conste ya de muchas experiencias atípicas, como puedan ser la inclusión de las historias de Harvey Pekar). (1)

6 Comentarios en “Daytripper

  1. dejotabe on 8 diciembre 2010 at 16:22 said:

    Esto es un poco off-topic, pero es que tengo la duda…..

    No va a hacer review del Planetary 2? es que me he releído el primero y luego he encadenado con el segundo, y me ha parecido una maravilla…Desde luego no una obra maestra, pereo sí un cómic magnífico, y probablemente el mejor tándem artístico que haya visto en mucho tiempo, qué gozada a los ojos, uff

    un saludo!

    • Álvaro Pons on 8 diciembre 2010 at 16:27 said:

      Es una gran obra dejotabe, pero tengo pendiente darle una segunda lectura. A mí personalmente me encanta…

  2. Angel on 8 diciembre 2010 at 18:07 said:

    Coincido contigo Alvaro para mi Daytripper ha sido una pequeña decepcion. Pero estaba avisado hace un par de semanas me dejaron otra obra de estos autores De : tales con el que la sensacion fue aun peor.

  3. Qué casualidad… precisamente hoy hablo de esta obra, y además le cito a ud, Carcelero:

    http://abandonadtodaesperanza.blogspot.com/2010/1

  4. Yo sí he disfrutado mucho con la lectura de este cómic, Álvaro. Me subyugó desde el primer momento a partir de la imagen –con su línea angulosa, gruesa y estilizada; y con esa paleta cromática cálida a base de tonos pastel– y después me cautivó notablemente (no es una obra maestra, pero ni falta que le hace) con el desarrollo argumental.

    Respecto a forzar un poco el drama, introducir elementos de fantasía y pizcas de reflexión… encaja todo en ese realismo mágico al que se adscribe la obra; es decir que yo veo esa mezcolanza bien armada y coherente. Propia y característica del género deseado. Dicho lo cual, estamos aquí más cerca de Esquivel o Machado de Assis (Las memorias póstumas de Blas Cubas –Brás en el original– me parecen un referente ineludible a la hora de hablar de Daytripper, por cierto) que de García Márquez… cierto. Pero si se sabe a lo que se va, creo que se encontrará un tebeo notable, muy disfrutable, quizás demasiado ambicioso (te lo concedo), pero en absoluto fallido.

    En mi opinión los hermanos apuntan, disparan y quedan cerca de la diana. Cosa que no puede decirse de propuestas del mismo palo recientemente publicadas. Mazzucchelli –subtextualmente hablando, no formal o estéticamente– a la cabeza.

  5. Ismamelón on 9 diciembre 2010 at 19:14 said:

    Son consciencias imaginantes de gran nivel (y "siempre nos quedará Portugal" los gastos de envío desde Portugal una ganga).

    Ni en el FÑAC ni en mi librería se han dignado a quitarle el plastiquito, al menos a un ejemplar solo, con lo que ni verlo me han dejado. Y a ver si franquician alguna cosa brasileña -¿no será que el recurso de la lengua del álbum de Flavio Colin les asustó?, Caraiba y Fantasmagoriana, O Curupira y el resto de obras de Colin no tienen ese problema- que van muy buenas. También andan con esto de la adaptación (lo de los tebeos en los coles les da más fuerza, por la ley del concurso estatal ha entrado hasta Daredevil) donde a lo mejor los editores medianos podían espigar alguna cosa barata para nosotros, propongo esta, que con un apañado prólogo de cien palabras de Jorge Edwards, hace unos meses en la tele recomendaba la lectura del escritor adaptado, para entrar a los 'compradoresnohabituales' que ahora mandan en la cosa de la demanda:

    http://books.google.es/books?id=t4Yms-9AG78C&…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation