Planetary

No han sido los tebeos muy amigos de adscribirse a las modas artísticas o corrientes filosóficas imperantes. Lo hacen, sí, pero casi siempre a contracorriente y fuera de tiempo, posiblemente llevados por un mal entendido estatus de ghetto que en lugar de rechazarse con rebeldía, muchas veces se abraza con placer endogámico. Afortunadamente, las últimas décadas han contemplado una mayor relación y retroalimentación entre el noveno arte y el resto de artes y formas culturales, consiguiendo romper –reventar más bien- antiguos candados oxidados que se confundían con tradición. Sin embargo, esa endogamia sigue existiendo de forma patente en una forma genérica: los superhéroes. Inscritos en un universo ficcional propio y completamente endogámico, los intentos de apertura tanto formal como intencional han dado lugar a consecuencias imprevisibles. Por ejemplo, la reformulación del género planteada por Miller y Moore, desde el respeto al canon, pero con la vista puesta en horizontes más ambiciosos, tuvo como secuela el advenimiento de la llamada Edad Oscura, en la que los planteamientos intelectuales y reflexivos tanto de uno como de otro eran minimizados y reducidos a la hiperviolencia como supuesta metáfora de la violencia del mundo real y a un estado de provocación continuo que comparado con el practicado realmente por otros autores décadas antes –léase underground- queda en una simple bravuconada de patio de colegio. Autores como Ellis, Millar o Ennis han sido exitosos practicantes de esta fórmula, los tres con indudable capacidad para el guión e incluso en el caso de los dos primeros, con brillantes ideas de partida que realmente ponían en la mesa una provocación real ante el sistema, pero que caían casi siempre en un desarrollo banal que se enredaba en sus propias trampas, limitando los resultados a salvas de fogueo.
Sin embargo, hay que reconocerle a Warren Ellis que con Planetary ha realizado una obra que no sólo se aleja de estos planteamientos (no siempre, no puede evitar tontear con ellos), sino que supera en ambición y resultados a prácticamente todos los cómics realizados durante la década. Aparentemente, una serie que debería inscribirse en el territorio de la reivindicación nostálgica de la cultura popular que ya iniciara Alan Moore en su línea ABC, pero que leída de un tirón, aprovechando los dos volúmenes publicados por Norma Editorial, se convierte en el primer tratado de superhéroes del postmodernismo. Es verdad que cuando se habla abiertamente de la muerte de la posmodernidad pueda resultar tardío (¡viva la hipermodernidad!), pero es indudable que las argumentaciones de Ellis son muchísimo más complejas que las que se hayan podido ver hasta ahora, reclamando una legitimación total del género no ya como elemento cultural, sino desde una reivindicación que lo entronca dentro de una nueva historia de lo real reescrita desde los mass media del siglo XX. La tarea no es fácil: en primer lugar, se debe establecer un nuevo marco de referencia histórica y cultural propio, así como un elemento axial que permita después escribir una particular “teoría del todo” que haga indistinguible ficción de realidad. Una metaficción pura que, a la par que explique la propia génesis de su teoría, la dote de una arquitectura formal estable, para la que se basa en tres elementos: uno anclado en la realidad, la teoría de la conspiración, referente máximo del ruido mediático que transforma la realidad en ficción inventada; otro, anclado en la pura ficción, los superhéroes y, en medio, un aglutinante perfecto, la cultura pulp/pop nacida durante el siglo XX. El elemento axial, el siglo XX, elemento común de los tres y que representa a la perfección un Elijah Snow siempre de blanco inmaculado, el símbolo de la pureza y, por tanto, símbolo también de la humanidad. Este andamio formal permite a Ellis hacer un ejercicio de reciclaje cultural completo, reescribiendo toda la historia de la cultura popular y sus mitos (Tarzán, Godzilla, Drácula, The Shadow, Frankenstein, Holmes, Verne, Alien, Fu-Man-Chú, John Woo, El hombre de bronce, El llanero solitario…) desde una nueva perspectiva: la de una inmensa conspiración contra la humanidad. No es baladí que sea una revisión de los Cuatro Fantásticos el enemigo a batir, el desencadenante de todo: Stan Lee reformula el género prácticamente de forma coetánea al mayor impulso de las teorías de conspiración, tanto la crisis de los misiles cubanos –inicio de una nueva época de espionaje- como la muerte de Kennedy, quizás el germen de la primera gran teoría de conspiración moderna. La bofetada a la divinidad de los superhéroes que supusieron las creaciones de Lee es el punto débil del género por el que Ellis comenzará a crear una gigantesca metaficción: cada “homenaje” a un clásico del pulp o de la cultura popular es reescrito no sólo en términos del “Universo Planetary”, sino altercando ficción con realidad, abusando de datos históricos y científicos reales –o con apariencia de realidad- que creen un todo único. La información como elemento de canje, como constructor de la realidad cuántica, llevado también al terreno de la ficción, en ese juego de espejos continuo que Ellis borda entre lo real y lo falso, cumpliendo a rajatabla los principios de autorreferencialidad (constante, en tanto el grupo forma parte de la conspiración), intertextualidad (omnipresente en el homenaje) y, sobre todo, autoconsciencia: pese a todo lo que se pueda pensar, Planetary asume plena y totalmente su existencia como ficción. No rompe el cuarto muro, como muchas otras obras, pero para poder desarrollar su discurso necesita obligatoriamente la complicidad del lector, un guiño continuo. Aún en la diversidad e hibridez connatural al discurso posmoderno, Ellis parece repasarlo casi canónicamente, centrado en la construcción de su particular Teoría del Todo del Universo Real Conspirativo ©. Hay momentos de debilidad, es evidente, no hay hechuras que aguanten semejante ambición: de vez en cuando reclama la hiperviolencia como necesaria –aunque, hay que reconocerlo, sabiamente presentada como homenaje escondido a Frank Miller en el episodio de El Llanero Solitario) y, sobre todo, en un episodio final tan necesario como fallido. En su estructura, Ellis necesita cerrar su discurso con una renuncia al tiempo continuo, establecer que pasado, presente y futuro coinciden en cualquier momento, se pliegan sobre sí mismos, cerrando a su vez la serie en tiempo y espacio recursivo y cíclico, pero plantea una excusa argumental que revela un punto débil en su discurso: tras hacer perder por completo la humanidad a Elija Snow, tras convertirlo en una metáfora pura del siglo XX, le intenta dotar de sentimientos humanos de amistad casi pasionales, de principios más propios del canon del género –la fidelidad al sidekick- que de este nuevo planteamiento. Un absurdo que se perdona fácilmente: la propuesta de Ellis es tan brillante que los pequeños peros son lógicos y normales, quedan completamente ocultos tras los muchos aciertos de la serie y, sobre todo, este nuevo relato global de la realidad mediática manipulada del siglo XX entendida como herencia de la pasión por la ficción pulp.
Una obra hercúlea que sería imposible sin John Cassaday, cuya plasticidad a la hora de abordar la serie prodigiosa. Cambios de estilo de trazo gráfico, narrativo, de entintado, de color… todo para dotar al conjunto de la necesaria coherencia visual que haga funcionar el engranaje.
Un gran tebeo que permite lo imposible: desde pasárselo bomba leyéndolo hasta hacer una tesis doctoral sobre él. (4)

67 Comentarios en “Planetary

  1. Pingback: Tweets that mention LCDP: Planetary -- Topsy.com

  2. Independientemente de la dificultad de cerrar satisfactoriamente la serie (el nivel estaba muy alto, y los retrasos fueron demenciales), yo agradezco ese último gesto de humanidad de Snow. Precisamente el defecto habitual de Ellis y compañía es la deshumanización presente en sus historias; parece que el optimismo de Planetary ha calado en el propio guionista, por fortuna. No soy muy fan de Ellis, la verdad, pero al César lo que es del César: es uno de los mejores tebeos de la década. Por cierto, otro cómic de Ellis que se aleja bastante de lo habitual, y que es poco citado es Ministry of Space. Es mucho menos ambicioso que Planetary, apenas una mini de tres números con una única idea a explotar, pero que me deja mejor sabor de boca que otras historias suyas con más éxito.

  3. hombre, para mí la cultura popular es arte del bueno. quiero decir, que las pelis de kungfu eran una corriente artística, por ejemplo, y que el rollo de los ancient astronauts, pues casi filosófica (de baratillo, claro, pero era una expresión popular). pero vamos, que sí, que sé por dónde vas, claro. lo que pasa es que los tebeos son arte popular puro y duro, por ahí iba yo.

  4. John Space on 13 Diciembre 2010 at 18:33 said:

    “Es algo muy glande.”

    Es la polla, en efecto.

  5. Dicker on 13 Diciembre 2010 at 18:52 said:

    Prime….no le has puesto nota…por comparar Planetary con…Wilson, o cosas asín….

  6. si me permites, un apunte. dices 'No han sido los tebeos muy amigos de adscribirse a las modas artísticas o corrientes filosóficas imperantes', y aludes en concreto los superhéroes. bueno, la marvel de los 70 sí captaba el zeitgeist del momento, pienso.

    ahí estaba esa 'tumba de drácula' con el revival vampiril, ese 'sang chi' con las bruceleemovies, esos 'eternos' cuando el boom de la paleoastronaútica danikeniana… joer, si hasta los notas del SNL aparecieron en un team up de spiderman!

    ahora, que eso se perdió en los 90, ah, eso sí. pero menudo era lee (stan, bruce no, claro) para estar al loro!

    • Álvaro Pons on 13 Diciembre 2010 at 20:07 said:

      tebeobien: separo de forma clara el zeitgest de las modas artísticas o corrientes filosóficas. Los superhéroes han estado próximos a los hechos de la calle, a la actualidad, si consideras el zeigest entendido como reflejo de la cultura popular del tiempo sí, pero no a las académicas… creo.

  7. Gibarian on 13 Diciembre 2010 at 19:13 said:

    El cómic "de superhéroes" que me gustaría leer todos los meses.

  8. X-ternon on 13 Diciembre 2010 at 19:26 said:

    “tebeobien: separo de forma clara el zeitgest de las modas artísticas o corrientes filosóficas. Los superhéroes han estado próximos a los hechos de la calle, a la actualidad,…”

    Quizás sea porque el tebeo de superhéroes siempre ha sido más un producto de consumo popular que un modo de expresión artística y por tanto sus influencias las busca más cerca de su campo de acción.

    • Álvaro Pons on 13 Diciembre 2010 at 20:13 said:

      X-ternon: no es sólo el de superhéroes. En general el tebeo siempre ha sido un arte muy democrático: hecho por el pueblo, para el pueblo… :) Eso está en los tebeos de SH, pero también en los de prensa, en los de Bruguera, en los cuadernillos de aventuras…

  9. Eduardo Lopez on 13 Diciembre 2010 at 19:59 said:

    Yo acabo de empezar el segundo tomo (voy por el capítulo 15) y de momento en el primer tomo he encontrado dos errores de traducción MUY GRAVES, al margen de algun otro giro estílistico muy discutible:

    – en el capitulo primero, página 21, se ha traducido lo que en inglés debe de ser “gulf” como “golfo”. Traduccion incorrecta, porque gulf solo debe traducirse como golfo en castellano cuando se refiere a accidente geográfico. Eso hace que la frase suene sumante extraña (golfo de realidades) y hasta ridícula. Y eso es porque en sentido figurado “gulf” debe de traducirse siempre como “abismo” o “sima”. Consulten diccionario y verán.

    – en el capítulo quinto, pagina 12, hay un error aun mucho mas grave, porque pervierte totalmente el sentido de la frase, haciendo que resulte totalmente incoherente en su contexto. Aqui se traduce lo que en inglés evidentemente es “ingenuity” por “ingenuidad”. Pero es que resulta que la traducción de “ingenuity” no es “ingenuidad”, sino “genialidad” o “ingeniosidad”, lo que cambia totalmente el sentido. Consulten diccionario.

    En el segundo tomo también he encontrado algunos errores.

    En el capitulo 14, pagina 4, debería decir “cómo evita uno que el brazo se le carbonice” o “cómo se evita que el brazo se te carbonice” porque habla en general, en vez de “como evitas que el brazo se te carbonice”, porque puede lugar a confusiones al usar la segunda persona, y hacer creer que se refiere a su interlocutor cuando no es asi.

    En el capitulo 15, pagina 12, debería decir “entonces pudimos establecer las relaciones” en vez de “entonces podíamos establecer las relaciones”, porque el sentido es de “entonces fuimos capaces de establecer las relaciones (por vez primera”)… Un error grave pues, ya que cambia el sentido del texto…

    Y hasta aquí he llegado, porque voy por el capitulo 15.

    Lo cierto es que encontrar errores tan graves, sobre todo los dos primeros, no dice mucho en favor del control de calidad de las ediciones de Norma. Lo cual es una lástima porque Planetary es un comic excelente que se merece algo más.
    Espero que en los 12 capítulos que me quedan por leer no haya mas, pero me temo que no será así.

  10. estoy acabando la lectura del 2º tomo, y se alza, a toda hostia (con perdón), entre lo mejor del año. La segunda parte de la serie, establecidas las premisas y el argumento durante unos 10-15v números magníficos, se plantea una cosmovisión que debe haber matado de sana envidia a Moore y (sobre todo) a Morrison. Brutal.

  11. … y perdona el offtopic, Álvaro, pero te he escrito un mail.

    • Álvaro Pons on 13 Diciembre 2010 at 18:09 said:

      Octavio: el segundo volumen es donde toma forma definitiva el discurso de Ellis y se va, mucho, del simple homenaje. Y sí, tanto por ambición como por resultados, llega a superar a Morrison… Puntualmente, eso sí, que Morrison es muchísimo más regular y estable (dentro del desquicio).

  12. Edu Campos on 13 Diciembre 2010 at 20:08 said:

    Totalmente de acuerdo con Octavio. No sentía lo mismo desde que terminé el Animal Man de Morrison… Es algo muy glande.

  13. Eduardo Lopez on 13 Diciembre 2010 at 20:17 said:

    Si, yo tambien la encuentro flojita. No quería cebarme y por eso dije lo de “al margen de algun otro giro estílistico muy discutible”, ahora bien, lo de traducir “gulf” por “golfo” y sobretodo lo de “ingenuity” por “ingenuidad” en lugar de “genialidad” es que es de juzgago de guardia.
    Realmente dan ganas de seguir comprándose las cosas en inglés. Yo soy profesor de ingles y traductor ocasional, por lo tanto a mi me va perfecto, pero compro muchas cosas en castellano por aquello de la pareja y los hermanos, pero hostias, con traducciones así de mediocres es que se te quitan las ganas.

  14. Eduardo Lopez on 13 Diciembre 2010 at 20:19 said:

    Porque no hay nada peor que traducir algo cambiando el sentido de la frase. El “entonces podíamos” por ejemplo da a entender que ahora ya no podemos. En cambio si se traduce correctamente “entonces pudimos se entiende lo que tiene que ser, “entonces pudimos (por vez primera).

    Buf, que rabia me da. Este tebeo se merecía algo mejor.

  15. A respecto de lo que comenta Álvaro acerca de la presentación de la violencia, resulta interesante completar la obra con ese “crossover” entre el grupo y Batman (“Noche en la tierra”), donde repite un alucinante Cassaday que homenajea diferentes estilos con los que fue concebido historicamente este último, mimetizando a Miller, a Neal Adams, a Bob Kane, y al propio Adam West. Lo más interesante es como las respuestas ofensivas de Batman se adaptan según el tipo de dibujo, siendo, como no, el batman milleriano el más amenazador y agresivo. Otra cosa es la historia que cuenta…

  16. Pues a mí este cómic me ha parecido de principio a fin bastante normalito, personajes protagonistas demasiado serios que se toman a sí mismo muy en serio, a pesar de que uno de ellos tiene no se cuántos años, esto me suena a adolescencia. La mejor parte es que el dibujo de John Cassaday va creciendo mucho desde los primeros a los últimos números. Ahora bien, si la serie se compara con el mainstream superheroico de esta década, esta claro que está bastante por encima de la media, pero de aquí a un 4+, …

    Si lo pongo al lado de un tebeo de su generación como Promethea, se queda a una distancia enorme de él, aunque los primeros números de la serie me parecieran aburridos, pero necesarios para entender el conjunto de la obra.

  17. dejotabe on 13 Diciembre 2010 at 21:30 said:

    Una gran obra, y por lo menos una de las más comedidas en diálogos, que no en argumento, de Ellis.A mi me ha encantado, la verdad.

  18. “El cómic “de superhéroes” que me gustaría leer todos los meses” (Gibarian). Síiiii. Creo que Ellis, como Morrison -por ejemplo, en `El asco´- ha conectado de forma brillante a los superhéroes con las ideas más efervescentes de la posmodernidad, sobre todo la de la paranoia no solo como sospecha que se cierne sobre la Historia (real), sino como motor mismo (ya a partir de la ficción) de la Historia. Y la mezcla de alta y baja cultura, y Philip K. Dick y Thomas Pynchon: todo eso que también estaba en `El asco´ de Morrison, pero quizás en un todo menos orgánico.

    Por cierto, que Kirby en su cénit de los 70 -`El Cuarto Mundo´ y parte de lo que hizo después- conectaba con la paranoia sin ironía posmoderna, la paranoia ingenua pero tremendamente divertida, de Erich von Daniken.

    Esto es leer y efervescer, oiga. Y la diversión pura y dura del género superhéroe. Ojalá hubiera más cosas como esta en las tiendas.

  19. Pedro Navarro on 13 Diciembre 2010 at 22:47 said:

    No entiendo la crítica de Alvaro a semejante cómic, de verdad, porque he encontrado el cómic de lo peorcito que he leído últimamente, he de reconocer que no soy muy fan de los superhéroes, pero este concretamente supera mis peores expectativas y por mucho que digáis que el cómic se completa en el segundo tomo, no lo pienso ni hojear porque con el primero me ha quedado bastante claro que este señor Ellis junto con su editorial lo único que pretendían era vender el número máximo de cómics (por suerte lo cogí de la biblioteca antes de comprarlo), simplemente creyendo (seguramente a ciencia cierta) que hiciera lo que hiciera iba a ser un éxito en ventas.
    Lo triste de todo esto es que por lo visto en el mundo de los cómics también existe un mainstream que se confabula para intentar “endosar” semejante fraude a todos los pobres compradores de cómics, y más con las navidades tan próximas, Señores, les ruego no compren semejante cómic sin antes haberlo leído, Gracias.

  20. Dos Puntos on 13 Diciembre 2010 at 23:12 said:

    Es hora de dejar de perdonar las traducciones deficientes, que por otro lado no entiendo: ¿el tío que traduce no se da cuenta de que le salen frases sin sentido?

    Por mi parte, otra compra desestimada. Una pena.

  21. Muy buena la crítica, enhorabuena.

    Sólo un detalle. Personalmente, comparar a Ellis con Millar me parece un insulto al primero.

  22. Dicker on 13 Diciembre 2010 at 23:32 said:

    Yo discrepo con que Morrison sea más regular que Ellis, es más, Morrison y regular está prohibido que salgan en la misma frase.

    Ellis es…el maestro de Millar, alguien a la altura de Ennis, capaz de entretener de forma maravillosa y de perderse en diálogos absurdo.testosterónicos la mayoría.

    Morrison está, o estaba, llamado a más, a mucho más, aún no he leido el Planetary, pero firmar Animal Man, Doom Patrol, Mata a tu novia, Historia de un vaso de agua…lo hacen pocos, pero a partir de ahí el castillo de ideas, el almacén de datos de Morrison se derrumba, y de un maravilloso caos Morrison no sabe o no puede o no quiere ssacar algo legible al 100%, no sabe aislar ideas y temas….eso y que sabe venderse muy bien, sabe usar la pose de enfant terrible que adopta para abandonar la de cuentacuentos con poso e ideología, para mí era el heredero del barbudo, pero la jodió.

  23. David. on 14 Diciembre 2010 at 1:09 said:

    Álvaro, cuando dices que Ellis supera a Morrison, ¿te refieres que Planetary es mejor que cualquier otra obra firmada por Morrison, como Animal Man o All Star Superman, que tuvieron mucho éxito? Es por curiosidad, nada más. Gracias.

    Saludos.

  24. Pedro Navarro on 14 Diciembre 2010 at 1:13 said:

    El porqué me parece deficiente este cómic es que me ha parecido ostentoso, por guión, por dibujo, por composición, por trama, me ha parecido que se han excedido hasta límites surrealistas, y cuando llegas a estos límites creo que has de ir con pies de plomo, quizás la intención inicial del Señor Ellis era intentar dar un giro al desgastado mundo de los superhéroes para reactivar sus ventas, pero desde luego no me parece que haya acertado en absoluto, creo que recurre a un mundo “demasiado” fantástico sin motivo, que lia la trama con mundos paralelos y exagera los efectos especiales intentando darle dar una vistosidad que se convierte en pomposidad.
    No creo que se piense que tengo adversidad por el señor Ellis, nada más lejos de la realidad, he leído todas y cada una de sus publicaciones, y creo sinceramente que con esta no ha acertado.

    • Álvaro Pons on 14 Diciembre 2010 at 9:32 said:

      Pedro: Ok, entendido, con esa interpretación me parece lógico lo que dices, lo que pasa es que yo no lo veo como un giro para reactivar las ventas, sino como un ensayo, como un estudio sobre la relación entre superhéroes y cultura popular… Pero vamos, visto desde esa perspectiva es verdad que puede parecer exagerado, sí.

  25. Pedro, aunque respeto tu gusto subjetivo (estaría bueno: si no te gustó Planetary, pues no te gustó, no pasa nada), sí voy a intentar contestarte desde cierta objetividad a un par de cosas que me han llamado mucho la atención en tus comentarios:

    -“Ellis junto con su editorial lo único que pretendían era vender el número máximo de cómics”

    Sana intención, digo de paso. Pero además, hay datos que ratifican intenciones artísticas, no mercantiles, como que una serie de menos de treinta números (lo que en el mercado yanky darían 30 meses, ni tres años) se alargase una década porque su ilustrador se liaba en otras lides y Ellis se atascaba en la progresión de su obra. En vez de tirar millas aprovechando el tirón (porque efectivamente, si Ellis “quería vender el nº máximo de cómics”, ciertamente Planetary y Authority estaban, en 1999, en el ojo del huracán mediático… fueron un bombazo), se optó por continuar “cuando se pueda”. Si hay que esperar por Cassaday, se espera, no se busca un sustituto (como sí hace, por ejemplo, Morrison en X-Men, con lo que el resultado re Bsiente notablemente cuando no está Quitely a su vera . Yo creo que esta actitud, desafiando el modelo editorial (un nº al mes caiga quien caiga) no es la de alguien que sólo pretende vender a toda costa su producto, sino una demostración de un compromiso artístico y ético de los autores hacia Planetary.

    -“quizás la intención inicial del Señor Ellis era intentar dar un giro al desgastado mundo de los superhéroes para reactivar sus ventas”

    Otra vez prejuicioso: ¿reactivar las ventas, o al género y su desgaste en términos creativos? ¿O las dos cosas? El quid está ahí. Y en general, se saluda Planetary como logro artístico, no como “otro Heroes Reborn” (ejemplo de reactivación mercantil pero sin fundamentos artísticos que sustenten la operación). En todo caso, especular si galgos y podencos no aclara las virtudes (o su ausencia) de Planetary

    -“existe un mainstream que se confabula para intentar “endosar” semejante fraude a todos los pobres compradores de cómics”

    Esto sí que es muy Planetary, muy conspiranóico. Y queda muy a la moda de los últimos y lamentables tiempos de comentarios en este sufrido blog: el lector es tonto y dominado por una industria perversa, ¿no? Pos vale.

    -“creo que recurre a un mundo “demasiado” fantástico sin motivo”.

    ¿Eh? ¿Sin motivo? La serie arranca con un cartel en la portada del nº1 que dice “Arqueólogos de lo imposible”, en un capítulo que se cierra con la línea de diálogo “es un mundo extraño, mantengámoslo así” ¿qué esperas entonces, una miniserie sobre una partida de parchís en un bar de Albacete? El motivo es la propia fantasía (no la de elfos y Barlogs, sino la de la cultura de masas del siglo XX). Esto es como criticar a Lynch (“El Lynch”, el ‘jevi’) por inexplicable…

    -“No creo que se piense que tengo adversidad por el señor Ellis, nada más lejos de la realidad, he leído todas y cada una de sus publicaciones, y creo sinceramente que con esta no ha acertado”

    Pues aquí ya me rompes los esquemas porque Planetary participa de todos los rasgos de estilo de ellis. El estilo macarra lo puedes rastrear en todos sus trabajos (hasta en aquel intento de reactivar económicamente, allí me temo que sí, la línea mutante), la voluntad de dar una visión del mundo, así como el despiporre tecnológico, lo verás en Transmetropolitan (aunque sea una visión menos metafísica y centrada en otra faceta, la político social), el estilo narrativo, los diálogos con aguijón, los personajes chulos, el humor grueso… todo rastreable en otras obras de ellis… ¡hasta en concepto de la sangría nace en Authority, así que ya lo conocerías de antmano!

    Pero lo dicho, que si no te gusta, no te gusta, perfecto.

  26. “.Prime….no le has puesto nota”

    Dicker , esta claro que Alvaro ha decidido por fin adoptar el sistema de puntuacion convencional( 1-al 10). Mira si no la nota de Kitaro. Je,je,je.

  27. Fran Saez on 14 Diciembre 2010 at 10:44 said:

    Pues el debate esta bastante dividido, creo q le dare un ojo en la biblioteca a ver q tal… ¿Planetary se parece en algo a the Authority? Estos ultimos me parecieron muy normalitos… donde se pongan los Superf*ckers del Kochalka!

  28. John Space on 14 Diciembre 2010 at 11:50 said:

    Ellis SUPERÓ a Morrison con esta obra. Pero luego se fue a Marvel, a hacer cómics que en poco/nada recuerdan a sus mejores obras; nos quedan sus trabajos para otras editoriales, eso sí. Y Morrison, sobre todo teniendo en cuenta el nivel actual de los cómics de pijamas, sigue siendo de los mejores.

    En cuanto a la traducción, eso se arregla leyendo en VO (aquí la gente no le tiene fobia a las lenguas extranjeras, ?verdad? Es que acabo de pasar por ZN y…).

  29. Alvaro , no lo he leido, me refiero a Planetary, visto lo visto aqui parece una obra mas que recomendable pero es que Ellis me da un poco de miedo , me gusto Fell( sin volverme loco) pero transmetropolitan me parece un horror…

  30. Planetary es un gran tebeo. Tiene al menos dos cápítulos: El dia que la tierra giró mas lento y El club balístico realmente emocionantes. Creo que por momentos recupera la sensación de asombro “sense of wonder” que nunca debería haber dejado el género y es una bonita reflexión sobre la cultura de masas del siglo XX. Un tebeo muy recomendable.
    El peor defecto; la traducción. Al final del tercer capítulo, Pistoleros muertos, y después de ajusticiar al poli corrupto el fantasma dice: “Habéis venido buscando un misterio, pero no hay ninguno. Solo nosotros” Drums pregunta “¿Ha dicho los otros?” y Snow responde “No, nosotros”. Absurdo verdad. La traduccion correcta sería que Drums preguntara ¿Ha dicho justicia? por el “just us” en inglés que se puede confundir fonéticamente por “justice” y que Snow respondiera “No, solo nosotros”. Se pierde el juego de palabras pero se entiende el chiste. Lo peor es que en la edición en grapa está puesto así. En lugar de mejorarlo lo empeoran. Este ejemplo y los aportados por otros hacen que sea una mala traducción y que entorpezca los resultados. Por cierto el traductor del tebeo de grapa es Lorenzo F.Díaz y el del tomo no está acreditado. ¿Por qué será?
    Pero repito muy recomendable, de lo mejor de la pasada década.

  31. además, tristán, este tipo de juegos, carai, con traducirlos literalmente y hacer un comentario al margen o al final de la obra, explicando el juego de palabras intraducible, se arregla… en fin… yo no tiraré mi colección en grapa, y compararé las traducciones (que la de orma ciertamente me resulta como… empastada, en términos generales, pero no sé, ni tengo el original para comparar…)

  32. ray thorne on 14 Diciembre 2010 at 14:30 said:

    Lo del la traducción es imperdonable, los juegos de palabras deberían traducirlos tal cual y poner una nota a pie de página, es increíble que os tomen el pelo de esta manera.

    Antes de comprarlo (en inglés) lo bajaré, que ya piqué con Authority y no me gustó nada.

  33. ray thorne on 14 Diciembre 2010 at 14:31 said:

    por cierto, no me enterado de casi nada de la review, supongo que es porque todavía no he llegado al 3r nivel de supersayano gafapasta XDDDDD seguiré entrenando ;)

  34. Eduardo Lopez on 14 Diciembre 2010 at 15:42 said:

    Sobre la traduccion, evidentemente que lo mejor es leerlo en inglés, pero esa no es la cuestión. No todo el mundo puede ni tiene la capacidad, y la obligación de la editorial es ofrecer a los lectores españoles que no pueden o no quieren leerlo en inglés una traducción ajustada y de calidad.
    Y si que está acreditada. Es de un tal Ernest Riera, solo que figura muy muy pequeñito en el texto legal del principio.

  35. Ignacio on 14 Diciembre 2010 at 16:59 said:

    No me voy a leer la entrada completa hasta que no me pueda leer el tebeo, pero me ha llamado la atención la ausencia de nota ¿A qué se debe, Álvaro?

    • Álvaro Pons on 14 Diciembre 2010 at 17:06 said:

      La verdad es que le he dado muchas vueltas: es una serie larga, con irregularidades y hallazgos increíbles… Me. Otaba darle una puntuación media, peo a final ya se la he puesto.

  36. Ignacio on 14 Diciembre 2010 at 17:58 said:

    Joder, un 4. Qué espléndido.

    A ver si encuentro un rato para leermelo. El problema es que no me acuerdo de casi nada del primer tomo, así que me tocará leerme los dos de golpe.

    Pero vaya, mí sensación cuándo leí el primer tomo era que por fin Warren Ellis estaba a la altura de Su desproporcionado prestigio.

    Saludos.

  37. Eduardo Lopez on 14 Diciembre 2010 at 18:34 said:

    No dudo de la capacidad de traductor del Sr. Riera, pero los errores están ahí. Y algunos de ellos realmente graves.

  38. Ismamelón on 14 Diciembre 2010 at 21:58 said:

    La única nota mala para mí es que finalmente no ha llegado a alcanzar ese dominio del tiempo que como caminante de narraciones pareció prometer su protagonista. O quizás yo me engañé con esta historia de Ellis. Recuerdo que primero alucinaba imaginando que estaba leyendo otro Promethea, pero al final se me ha ido quedando en un retablo apasionado. Aún no sé bien. Carece de una totalización de todos esos saberes pulposos (creo que) porque toda la repsonsabilidad cae en la gabardina, allí donde bien podría haber existido una recolección, un registro de los enseres fantásticos retratados en series interminables, no hay más que otra investigación sobre el mundo en vez de sobre el Tiempo. Y así las oposiciones y las coherencias entre el prota y los visitantes explorados apenas armonizan y el lector (al menos, por mí) se queda en simple espectador. Poca música para tanto chollo como se marca el dibujante, pobrecito, nunca se le recordará a él dentro de treinta años y sí al aluvión de las irrefrenables referencias. Eso no le pasará al tipo de Promethea.
    Cada vez que recuerdo esta serie me cabreo un poquito por lo que pudo ser, al oído el museo imaginario de Malraux y Gilbert Durand a su lomo viendo desplegarse todas las páginas del Promethea. Paginillas juguetiles del comicbooqueo incluidas.

  39. Ismamelón on 14 Diciembre 2010 at 22:03 said:

    En grapa mola más. Y tiene más sentido pero… Toda la primera parte, a un euro el número, en el Baulillo de los recuerdos de la Coruña (y entre medias colocado el Calavera lunar de Camaleón y los lobos roqueriles de la glenat grapa por medio eurete; que todo lo he visto hoy).

  40. A mi me encanta Ellis. Es un cafre, hay veces que se traiciona, pero, dejando al margen que Planetary está a años luz de cualquier grapa americana de su época, siempre ofrece un algo más. Acabo de leer No Hero. Y es una macarrada, un nuevo ejercicio de metaficción en el que se entrelaza la historia de la contracultura americana con un entorno superheroico también oscuro, violento y conspiranoico. Como obra no le llega a Planetary ni al talón, pero como persona interesada en la contracultura, me encanta que Ellis haga una obra en la que quede representada esa pérdida de valores de la generación del LSD, que ha acabado convirtiendo el sueño en pesadilla, transformando ese establishment que había que desmoronar, en algo más dañino, más mortifero, por saber disfrazarse de otra cosa. Todo ello por no hablar de Juanjo RyP, que me da la sensación de que ya lo he hecho demasiado en esta página. En fin, que me parece que es una obra que aun siendo menor que Planetary, sigue jugando ese sabroso twister entre la ficción y la realidad ficcionada que ofrecen los medios.
    Off Topicazo sobre No Hero. Lo siento.

  41. Pedro Navarro on 15 Diciembre 2010 at 3:07 said:

    Octavio,

    Cierto es que todos los gustos son subjetivos (incluido el suyo), no veo objetividad en sus conclusiones, acerca de los motivos que llevaron al Sr. Ellis a esperar a sus dibujante creo que especula sin conocer el motivo real, por tanto no puede asegurar que fueran fines artisticos sin más.

    En lo que se refiere al maiinstream que se confabula para intentar vender este cómic es simplemente una referencia a las grandes, ecuánimes y practicamente identicas reseñas que se le hacen en todas las críticas, podríamos decir que es un poco sospechoso, o quizás es que es "conspiranóico".

    " Demasiado" fantástico : Dicese que cuando se me acaba la realidad de una segunda dimensión, realidad o como quiera llamarsele, me invento una tercera, porque no???, aunque no tenga ningún sentido ( a mi subjetivo parecer).

    Creo, por último, que, en Authority no dispone de una chuleria semejante para sus protagonistas, cosa por otro lado que no me molesta en absoluto, lo veo un cómic, quizás con unas expectativas menores, pero resuelto de una forma mucho más efectiva.

    Pero como bien dices, si a usted le gusta pues le gusta, perfecto.

  42. Fran Saez on 15 Diciembre 2010 at 15:12 said:

    Deduzco por referencias que Planetary esta por encima de Authority? Es q me suena q salieron a la vez y en su momento me parecio una operacion mercantil de retorno a los supergrupos…

  43. Dicker on 15 Diciembre 2010 at 15:48 said:

    Ojala todas las operaciones mercantiles fueran Authoritys o Planetarys…o Ultimates…anda que no ibamos a disfrutar con tebeos comerciales mainstream como esos

  44. hombre, que el autor diga que no quiere seguir la obra si no está disponible el ilustrador, me parece un dato bastante objetivo. Más que pensar sin más ni más que la obra es una operación de márketing y venta porque sí…

  45. John Space on 15 Diciembre 2010 at 18:27 said:

    Sí, Octavio, pero eso ha ocurrido con Ellis en más de una ocasión. Con _Fell_, por ejemplo; o con su nueva versión del Nuevo Universo de la Marvel. Y claro, las obras quedan inconclusas y no hay manera de reeditarlas (sin que el lector se sienta estafado, al menos).

  46. Dicker on 15 Diciembre 2010 at 19:03 said:

    Por cierto ¿habeis visto alguien las imágenes de un ciudadano americano que acude al colegio de su mujer porque ha sido despedida, y en medio de una reunión pinta el signo V de V de Vendetta y se lía a disparos con el claustro?

    ¿Y las máscaras de V en la manifestaciones pro Assange?

    Alan Moore ha creado un mito o un monstruo, aún no lo tengo claro, pero que V es su obra más trascendente…sin duda.

  47. Merluzo on 15 Diciembre 2010 at 20:29 said:

    No hay nada que ver, Dicker, circulen, sólo personas norteamericanas ejerciendo su derecho constitucional a llevar armas y dispararlas contra quien estimen oportuno. Son sus costumbres y hay que respetarlas. En todo caso se debería prohibir el tebeo de Moore por incitar a los buenos norteamericanos a pintarrajear edificios públicos con símbolos terroristas.

  48. Ismamelón on 15 Diciembre 2010 at 20:29 said:

    Me temo que es la peli, y no el Alan Mooles, el que ha hecho Rito. Por ahí va la Iglesia de la mascara esa.

  49. Entrevista muy interesante,en profundidad al genial dibujante e ilustrador Esteban Maroto.

    Espero que la disfruteis tanto como yo.

    Un saludo.
    http://www.youtube.com/results?search_query=entre

  50. Atención,

    este mes de diciembre, la pagina UBU, de cine experimental, le ha pedido a Warren Ellis que recomiende diez videos de los que alojan en su pagina.

    La lista se puede ver aquí:
    http://www.ubu.com/resources/feature.html

  51. Pingback: Los 10 mejores cómics del 2010 - El Cuarto Mundo

  52. Pingback: cdecomic » Blog Archive » Reseñas, recomendaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation