Swamp Thing

Planeta DeAgostini publica una bonita edición recopilatoria del Swamp Thing de Alan Moore, una obra maestra del género de terror que sigue siendo tan inquietante y sugerente como en su primera lectura. No sé por qué, pero sigo asociando “La cosa del pantano” con la etapa de Wrightson y Wein y a “Swamp Thing” con la de Alan Moore. Cuestión fonética, supongo: la primera me suena cortante y rotunda, como las tintas de Wrightson. La segunda, sinuosa y viscosa, de pronunciación arrastrada que ya pone los pelos de punta con su sonido…

Adiós a los comentarios

A partir del 1 de febrero, se cerrarán definitivamente los comentarios en este blog.
Lo he pensado mucho, de verdad. Sé que los comentarios son la parte más importante de La Cárcel de Papel, que se ha formado una comunidad de amigos impresionante pero, en los últimos tiempos, la situación se ha desmandado completamente. Durante 2010, los comentarios se han multiplicado de forma espectacular y, con el aumento, se ha generalizado en las discusiones y debates un tono cada vez más violento, de enfrentamiento directo, de bronca en definitiva. No es cuestión de una bronca en particular o de un troll. Es un problema genérico de los comentarios que obliga a una labor constante de moderación, a una inversión de tiempo semanal espectacular (en algunas semanas se puede llegar a los casi 1000 comentarios) que, en este momento de mi vida, no puedo hacer tan fácilmente. Os recuerdo que esta página sólo la hago yo, nadie más, y llega un momento que tengo que elegir entre hacer una entrada o moderar comentarios.
He aprendido muchísimo de los comentarios, algunos me han puesto las pilas y me he emocionado con muchos de ellos… pero la situación ha llegado a un límite al que no le encuentro solución sencilla. Las broncas son un problema que, reconozco además, me molesta profundamente. No va conmigo, sorry. Y, por muchas vueltas que le dé, llego siempre a la misma respuesta: lo mejor es cerrar los comentarios. Sé que se podría obligar al registro de los participantes, que hay otros medios, pero en este momento, no tengo tiempo de ponerlos en marcha.
No sé si esta decisión será para siempre o en un futuro cercano o lejano volveré a activar los comentarios. No lo sé, sinceramente. Pero de momento, es lo que pasará la semana que viene.
A todos los habéis hecho de los comentarios un lugar de encuentro y de participación educada, de disfrute personal, sólo puedo que daros las gracias y pediros disculpas por cerrar los comentarios (y a los otros, a los trolls a los que os encanta la gresca y la bronca maleducada, olvidadme).