Egypt (el de Peter Milligan)

Las cosas de las coincidencias: Planeta DeAgostini publica Egypt, recopilación de la miniserie de Vertigo Voices firmada por Peter Milligan, Glyn Dillon y Roberto Corona, justo cuando el país vive una revolución sin precedentes en la historia, que consigue derrocar a Mubarak tras tres décadas en el poder. Que yo sepa, no hay relación alguna entre ambas cosas. Creo.
Al caso. Disfrutar de esta edición requiere de dos condiciones previas a la lectura, a saber:
1) Si está usted o usteda comprando la edición española…NO MIRE BAJO NINGÚN CONCEPTO LA PORTADA.
2) Piense usted o usteda que está leyendo una historia apócrifa de John Constantine.
La primera condición es indispensable. Sabido es que una portada tiene como función ejercer de canto de sirena que atraiga al lector despistado, pero la edición española que recopila los seis números de esta miniserie tiene exactamente el efecto contrario. Recordaba con agrado la lectura de la serie cuando apareció originalmente en Vertigo, hace la friolera de quince años, pero debo reconocer que la portada elegida para esta edición es tan, tan horrenda (vale, sí, las portadas de la miniserie original tampoco es que fuesen muy originales, pero alguna había pasable) que creo que mi cerebro la bloqueaba y ocultaba a la vista tan perfectamente que tuve que pedirla a mi librero. A lo práctico: los interesados en comprar el tebeo se lo piden al librero y éste, cuidadosamente debe guardar el tomo dentro de un periódico, que aprovecharemos para forrar la portada original a la antigua usanza.
La segunda le da mucho más sentido a esta extraña pero sugerente historia de saltos temporales y antiguas civilizaciones. O por lo menos, lo intenta, porque no hace falta leer muchas páginas para darse cuenta que Vincent Me, el protagonista de esta obra, es un claro sosias de John Constantine con el pelo teñido. Temática, ambientación, personalidad… todo lleva casi de forma unívoca al rubio cínico creado por Alan Moore. Lo que no es ni mejor, ni peor, es implemente una curiosa característica añadida.
Y con las advertencias explicadas, no queda más que decir que Egypt es una historia de lo más entretenido, con planteamientos atractivos, que quizás se pierden en algunas ocasiones por unos dibujantes que cumplen sin más (o incluso con algún menos en el caso de Corona) pese a que la temática daba para el lucimiento gráfico. Se nota que Milligan se encontraba en excelente momento de forma (recién salido de ese monumento que era Shade y tras obras tan interesantes como Enigma, The Extremist o Girl, lejos de la cambiante irregularidad con tendencia a instalarse en la mediocridad a la que nos tiene ahora acostumbrados, excepción hecha de esa magistral reescritura del género superheroico que es X-Force/X-Statix) y que, pese a no firmar uno de sus mejores guiones, sabía cómo mover las piezas de la trama para mantener atento al lector e incluso llegar a sorprenderlo en algunos –contados- momentos.
Esperemos que Planeta recupere de Vertigo, ya puestos, la mucho más interesante Faces con Fegredo o la curiosa y alucinógena Rogan Gosh con Brendan McCarthy (y, por pedir, ¿se acordará alguien del skinhead talidomídico de Skin?). (2)