El Gran Premio

Si en su día critiqué, y mucho, la inclusión de una categoría a “la mejor adaptación cinematográfica” dentro de los premios del Saló de Barcelona, toca ahora felicitar y alabar la decisión de FICOMIC de asignar a un Jurado la responsabilidad de decidir el Gran Premio de Saló. Un jurado que, desde el primer momento, se adivina transparente en tanto están claros los mecanismos de su designación: representantes designados por los diferentes gremios del Comité y los ganadores del Premio a la Divulgación del año anterior, una categoría que parecía “menor” pero que adquiere así una importantísima responsabilidad.
Un premio que se define claramente en el comunicado de prensa: reconocimiento a una trayectoria profesional , un concepto que, a mi entender, debe devolver el premio a su filosofía inicial, galardonando a los grandes profesionales del tebeo. Sin demérito alguno de artistas como Ana Miralles, Pasqual Ferry, Miguelanxo Prado o Rubén Pellejero, recientes ganadores, todos son autores en activo suficientemente jóvenes para dar todavía lo mejor de ellos y el Gran Premio debería reconocer trayectorias amplias como en su día fueron las de Alfons Figueras, Ambrós, Raf, José Sanchis,Víctor Mora, Miguel y Pedro Quesada, Carlos Giménez o Víctor de la Fuente, por sólo citar algunos de los ganadores de este Gran Premio.
El jurado tendrá un difícil tarea, nada envidiable, porque la lista de autores a los que la profesión y esta sociedad debe reconocimiento es amplia.
Una sabia decisión por parte de FICOMIC, que esperemos sea la antesala de una reforma en profundidad de los premios del Salón de Barcelona, los más prestigiosos de este país.

Un jurado escogerá el Gran Premio del Saló

UN JURADO ESCOGERÁ EL GRAN PREMIO DEL SALÓN INTERNACIONAL DEL CÓMIC DE BARCELONA

El Comité Ejecutivo de FICOMIC, entidad organizadora del Salón Internacional del Cómic de Barcelona, ha decidido que a partir de esta edición sea un jurado quien escoja al ganador del Gran Premio del Salón. El jurado estará compuesto por el ganador del Gran Premio de la edición anterior, por los ganadores del premio a la divulgación del cómic en las votaciones profesionales y populares del Salón anterior, por un representante de la Asociación Profesional De Ilustradores de Cataluña (APIC) y por el representante del Gremio de Libreros de Catalunya en FICOMIC. En el caso de que alguno de los ganadores mencionados no pudiera participar en el jurado, sería sustituido por el ganador de su misma categoría de la edición anterior y así sucesivamente.
Continue Reading →

Nueva editorial: Treseditores

Nace una nueva editorial dedicada al libro ilustrado: TRESEDITORES. Los libros de la editorial, sin palabras, serán dedicados a la ciudad como tema central, la ciudad construida, la ciudad habitada, la ciudad como escenario donde sucede la historia a contar. Arrancan con tres libros de lujo: PLAZA DE CIBELES, MADRID, de Juan Berrio, EL RASTRO, MADRID, de Alfredo y GRAN VÍA, MADRID, de Miguel Navia, que serán presentados por Juan Manuel Bonet el próximo día 30 en la librería Rafael Alberti de Madrid.

Libros de 32 págs, en formato 16 x 16, con un precio de venta al público de 12€, que serán seguidos por otros de Arturo Redondo (LA MAESTRANZA TOROS EN SEVILLA), Javier Zabala (EL MUSEO DEL PRADO, MADRID), Enrique Flores (EL RETIRO, MADRID), Sonia Pulido (EL PARK GÜELL DE GAUDI, BARCELONA), Lapin (LA SAGRADA FAMILIA DE GAUDI, BARCELONA), Jorge Arranz (EL MUSEO THYSSEN-BORNEMISZA, MADRID) o Juan Berrio (PLAZA DE ORIENTE, MADRID)
Toda la información sobre estas novedades, en su web, en su blog y en su página de facebook
¡Suerte!
Un avance:
Continue Reading →

Novedades de Sins Entido para el Saló de Barcelona

(**) –LA SEÑORITA ELSE, de Manuele Fior 19 x 25 cm. Cartoné 88págs. Color PVP: 17 euros
(**) –LOS GARRIRIS, de Mariscal. 20,5 x 27 cm. Cartoné Holandesa 280págs Color PVP: 30 euros
(**) – CUADERNOS UCRANIANOS, de Igort 20 x 27 cm. Cartoné 180 págs Color PVP: 24 euros
(**)- UN LUGAR EQUIVOCADO, de Brecht Evens 20 x 24 cm. Rústica con solapas 180 págs Color PVP: 22 euros
Continue Reading →

Presentación de Pulp en Generación X

El viernes 25 de marzo, a partir de las 19:00, tendrá lugar la presentación de la nueva revista Pulp Comics Magazine en la tienda Generación X de MAdrid (C/Puebla, 15). Al evento asistirán los responsables de la misma así como algunos de los autores que participan en el primer número.

Novedades de La Cúpula para el Saló

Por fin Penny Century!!!!
(**)- Penny Century, de Jaime Hernandez 260 páginas blanco y negro 17 x 24 rústica P.V.P.: 19,00 €
(*)- No seas amable conmigo, de Josep Casanovas , Daniel Serrano 118 páginas blanco y negro 17 x 24 rústica P.V.P.: 13,00 €
La casa de los herejes 3, de Gengoroh Tagame 268 páginas blanco y negro 15 x 21 rústica P.V.P.: 20,90 €
Kiss comix 234, de Varios autores 68 páginas 20,5 x 26,5 grapado P.V.P.: 4,20 €
Continue Reading →

Logicomix

A ver cómo me explico: mientras que en su juventud algunos fueron hombres-lobo o frankensteins adolescentes, servidor se tuvo que conformar con ser un empollón adolescente. Cosa de la década de los 80, que recién estrenábamos entonces sin saber la avalancha de hombreras y movidas varias que nos vendría en breve y muchos años antes de que lo vampírico y licantrópico se convirtiese de verdad en cool-que-te-cagas para la horda adolescente. Uno era entonces empollón esférico: era empollón en cualquier dirección del espacio, se mirara por donde se mirara. Le daba igual a la historia que a la biología que a cualquier otra disciplina, pero ya comenzaba yo a tener especial querencia por las matemáticas. Tanta que, con apenas 14 años, me lancé a la lectura de Los principios de la Matemática de Bertrand Russell. Era una gruesa edición de Espasa-Calpe que todavía deambula por mi librería. Pensaba yo, por las lecturas de su biografía, que el tal Russell era algo así como el Dios de las Matemáticas y que servidor se desharía en placeres con la lectura del voluminoso tocho. No se equivoquen: más que demostración de superdotada inteligencia infantil, era de soberbia y estupidez adolescente, porque el libro de Russell me pareció un coñazo incomprensible. Lo que, todo sea dicho, guardé en secreto, no fuera que mi estima de empollón quedara en entredicho.
El caso es que, años después, tras haberme enfrentado en duelo sin fin con mecánicas cuánticas, espacios de Hilbert, álgebras de Lie y teoremas de completitud de Gödel varios, pensando que uno ya era ducho y experto en la lidia matemática, desempolvé el libro (inmaculado, todo sea dicho) para volver a leerlo. Y lo entendí, vaya que sí…. pero seguía siendo un soberano peñazo. No del todo, creo recordar brumosamente que incluso me lo pasé bastante bien con los capítulos filosóficos sobre lo infinitesimal y lo infinito… pero en su conjunto, era un rollo sólo apto para matemáticos “hard”. Todo sea dicho, y sin ánimo de compensar, reconozco también que otras muchas lecturas de Russell me han parecido tan apasionantes que, casi sin dudarlo, se puede decir que es una de las bases de lo que hoy puedo llamar “mis principios”.
Todo este aburrimiento biográfico es necesario como prólogo para entender lo que pensé cuando me enteré del proyecto de los griegos Apostolos Doxiadis, Christos Papadimitriou y Alecos Papadatos adaptando la biografía de Russell y la escritura de Los principios de las Matemáticas y el Principia Mathematica: “¡están locos estos griegos!”. Vamos, que tenía más posibilidades de ser interesante una adaptación al cómic de la guía telefónica que esto. Y eso que uno es muy dado a los tebeos didácticos sobre ciencia, como los de Jim Ottaviani, pero no, por esto no pasaba que ya había tenido suficientes traumas infantiles.
Pero mire usted por dónde, el libro comenzó a tener críticas muy positivas, que alababan lo entretenido de la propuesta de los griegos y lo bien hecho que estaba, bla, bla, bla… Y yo, que en esto soy siempre escéptico, volvía a pensar: “no me pillan, estos ni se lo han leído y quieren quedar bien como gafapastoso de pro nada más y nada menos que con Bertrand Rusell”.
Así seguí, convencido de mis argumentos, pero la lista de loas a Logicomix no hacía más que crecer y crecer, hasta que al final, un amigo matemático me dejó trastornado: me recomendaba a mí, “que te gustan los tebeos”, uno que se había comprado en los USA llamado Logicomix y que estaba genial.
Y caí, tiré de Amazon y me compré el libro de marras. Recuerdo que cuando llegó, lo primero en que me fijé es que tenía un volumen similar al del libro de Espasa-Calpe. Mal comienzo. Yuyu. Pero oigan, que comencé a leerlo y me lo zampé de un tirón. Y no sólo me gustó, es que me lo pasé bomba. Doxiadis, Papadimitriou y Papadatos lograban transformar la búsqueda de la verdad matemática de Russell en un documental apasionante sobre la historia de las matemáticas centrado en la figura del matemático, tan entretenido como didáctico sin caer en los excesos del manierismo pedagógico, con acertados guiños al lector que lo hacen cómplice de las dificultades del tema a tratar… Y sin una fórmula, acercando las matemáticas a los legos, transmitiendo la pasión de la investigación y la búsqueda del saber.
Formalmente no inventan nada, cierto: la composición es sobria (algún homenaje a DeLucca hay por ahí…) y el dibujo es correctamente tintiniano… pero conseguir mantener el el ritmo y el interés de la obra a partir de una conferencia es, en verdad, todo un logro nada desdeñable. Quizás en estos tiempos nos dejamos embelesar más por las piruetas compositivas y la innovación formal y no recordamos que se pueden hacer verdaderos alardes narrativos desde el minimalismo formal, como es el caso de este Logicomix.
Resumiendo: que se lo pasarán muy bien, oigan, no se la pierdan.