Max

Panóptica, la exposición que acaba de inaugurar el MUVIM valenciano sobre la obra de Max es impresionante. Un recorrido exhaustivo a través de más de 100 originales de la evolución del artista debería ser excusa suficiente para que cualquier aficionado se pasase por ella. Estará abierta hasta el 5 de septiembre, hasta se puede uno organizar estas vacaciones de verano para darse una vuelta por Valencia, comerse una paellita y disfrutar de Max. Pero reconozco que hay dos cosas que me han impresionado muchísimo de la muestra (a la que volveré, con tranquilidad, varias veces): la primera, la limpieza impoluta de los originales de Max, comentada por muchos de los asistentes con apuestas incluso sobre si eran originales o reproducciones. La segunda, la clara expresión de Max de sentirse parte de una evolución, de un ecosistema creativo alrededor de la historieta, que queda reflejado en dos grandes paneles a la entrada y final de la exposición. En el primero, una estantería gigantesca recibe al visitante con obras de Ever Meulen, Boffa, Ware, Coll, Bruguera… todas las influencias que definen y dan forma a un autor. En la final, un gran esquema donde todos esas influencias son representadas a modo de inmenso diagrama de relaciones, que explica cómo esas influencias han interactuado con el entorno y con su propio personalidad, en Francesc Capdevila, fundiéndose en un sólo concepto llamado Max.
Que grande es este hombre…

Cuando el cómic es arte

No sé si alguno de los presentes recordará aquella colección de Toutain que se llamaba Cuando el cómic es arte. Una bonita colección dedicada a autores que siempre nos recordaba que quedaba un peldaño por llegar dentro de la historieta: la edición de lujo de coleccionista. Algo que ya hemos comenzado a ver con las ediciones que por ejemplo hace Peter Maresca en EE.UU. pero que en España parecía algo muy lejano. Hasta ahora, porque Signo Editores, una editorial especializada en ediciones de lujo para coleccionistas de literatura y arte incorpora el cómic a su catálogo con dos colecciones dedicadas a El Capitán Trueno y Mortadelo y Filemón. Dos cuidadísimas ediciones dirigidas por Antoni Guiral, a todo lujo, que incluyen en muchos casos características nunca antes vistas. Por ejemplo, la edición de Trueno recoge todas las páginas de Ambrós y Fuentes Man (incluyendo la historieta dibujada por Ambrós en 1982 para La Historia de los Cómics), portadas de todos los números, indicación de fuente y fecha de todas las historietas, con historietas de los almanaques de la colección… Evidentemente, las colecciones son caras, pero suponen ese paso que era necesario dar dentro de la historieta, conviviendo las ediciones más populares con aquellas donde se trata a la historieta como un verdadero arte.

La editorial ha puesto en marcha en su web una sección dedicada a estas colecciones, con completa información tanto de la de Mortadelo y Filemón como la de Capitán Trueno.