El paréntesis

Supongo que es imposible leer El paréntesis, de Elodie Durand, sin el molesto revoloteo continuado de la presencia David B. El hecho de tratar la epilepsia marca un camino que lleva a La Ascensión del Gran Mal de una forma automática, en una relación casi obligada que, en otras condiciones, hubiera supuesto la terrible losa de una comparación donde es muy difícil salir ileso. Pero afortunadamente, pese a focalizarse ambas obras sobre la epilepsia, la obra de Durand consigue encontrar un terreno propio donde, más que la comparación con la genial saga de David B., consigue una acertada complementación. Frente a la reflexión que éste hace sobre el impacto de la epilepsia en la vida de los que rodean al enfermo, Elodie Durand aporta el relato en primera persona de ese padecimiento, dando una perspectiva radicalmente distinta y muy enriquecedora donde consigue introducir reflexiones sobre diversos temas que con una naturalidad que, en muchos momentos, resulta escalofriante. La pérdida de la memoria, el aislamiento interior, el miedo a la muerte… son temas brutales que van apareciendo en el complejo desarrollo y tratamiento de la enfermedad, pero que Durand va desgranando sin caer en el fácil dramón lacrimógeno para optar por una visión realista que evita tanto el optimismo utópico como el pesimismo crónico, logrando un tono familiar y cómplice con el lector que hace la lectura tan ligera como interesante. No hay, desde luego, la magistralidad narrativa de un David B, pero hay la suficiente solidez como para abordar ciertas propuestas simbólicas, sencillas pero eficaces en su funcionalidad, consiguiendo un conjunto de lo más recomendable.
Una obra a leer. (2+)

13 mayo 2011

One response to El paréntesis

  1. @Mayiyag said:

    Buen libro , emocionante visualmente :)