Sobre Kirby y la dichosa sentencia

Mucho se ha hablado sobre la reciente sentencia que da la razón a Marvel en el litigio que mantenía con los herederos de Kirby. Mucho y con mucho más fundamento y conocimiento de lo que yo pueda decir, desde luego. Se ha dicho, con razón, que los herederos lo único que buscaban es el lucro y que la sentencia es jurídicamente intachable. Lo que no niego, es más, estoy seguro de ello. Incluso la sentencia se cuida muy mucho de hacer juicios de valor, aunque también se podría argumentar que un contrato firmado no tiene por qué ser el único argumento, que los contextos y situaciones también deben ser evaluados (no puedo evitar acordarme de las opiniones de los dibujantes de Valenciana sobre el juicio que mantenían los herederos de Gago contra la editorial, recordando que, en los años 40, dos jóvenes de Albacete recién llegados a la capital hubieran firmado que había matado a Manolete con tal de tener trabajo). Es más, si mucho me apuran, hasta me alegro, porque me da un poco de repelús la imagen de esos herederos intentando estrujar la gallina de los huevos de oro, casi olvidando el legado y lo que había hecho Kirby.
Tampoco creo que sea cuestión ahora de sacar el comportamiento de Stan Lee al respecto. Que mucho hay que decir, por supuesto, tanto en una dirección como en otra, porque bien recordaba Rafa Marín que la creación de un personaje también compete al guionista y, por mucho que el Sr. Lee nos dé ya cierta grima, algo de culpa tendría también.
A mí, lo que me enerva realmente de todo esto es que, en el fondo, se está dando por válido un sistema de producción que considera al autor al mismo nivel que la llave inglesa en una cadena de producción. Ese sistema de trabajo por encargo, el famoso work-for-hire, que la sentencia afirma es el exponente máximo de todo lo malo que el cómic americano ha dado. Y no, no me vengan con la cantinela de que todos los que trabajan en una empresa saben que el trabajo es de la empresa. Estamos hablando de trabajo creativo, y una cosa es que los beneficios recaigan sobre la empresa, lógico, y otra muy distinta que la empresa ningunee al autor. Porque no, porque el encargo de un trabajo creativo no es equivalente al trabajo que hace un fontanero al reparar un cañería, con todos mis respetos al fontanero. La creación es un proceso totalmente ligado al autor y ese encargo se realiza porque se confía en la labor del autor y en su creatividad. Y, lo lógico, lo sensato, es que la autoría se respete hasta las últimas consecuencias. Puedo entender que el concepto de la creación como franquicia quede a salvaguarda de la empresa, en tanto una cuestión de marcas, pero la creación, la obra, es un derecho fundamental del autor. Y aquí, al final, lo que se discute es una cuestión de dignidad que tiene muchísimas más implicaciones.
Es sorprendente cómo, durante años, el modelo americano ha generado una industria cada vez más y más despreciativa hacia el autor. Enrocada en su concepción del cómic como una industria de entretenimiento, ha dirigido sus pasos hacia el cada vez mayor ninguneo del autor, intentando diluir la autoría de la creación de una historieta entre un amplio contingente de creadores. A diferencia de la posición del autor de prensa en los años 50, que se nutría de un amplio grupo de ayudantes, pero que retenía la dirección de ese equipo como figura representativa y visible, el autor de cómic-books ha visto cómo su papel ha sido cada vez más y más disperso, hasta que la autoría se diluye completamente entre editor, dibujante, entintador, guionista, colorista, dialoguista, rotulista… Una engrasada cadena de producción donde nadie puede alzar la voz y reclamar la autoría de su trabajo, que además viene bendecida por las sentencias judiciales que reconocen, además, que ese trabajo de encargo es únicamente de la empresa. Mientras, las otras dos grandes industrias del tebeo, la japonesa y la francesa, seguían un camino completamente distinto, evidentemente industrial, basado también por supuesto en la concepción del cómic como un elemento de entretenimiento, pero donde la figura del autor era el núcleo fundamental. Es evidente que ha habido grandes creaciones y personajes que han sobrevivido a sus autores, pero en estas dos industrias los grandes exponentes no eran los personajes, eran sus autores. En Japón, la admiración es hacia Tezuka, Toriyama, Kojima…; en Francia, hacia Giraud, Charlier, Uderzo, Hergé…en los USA, hacia Spiderman y Batman.
Triste, ¿no? Porque esa industria se ha empecinado en ser ciega a las pruebas que dejaban bien claro que los famosos superhéroes no son más que pijamas vacíos sin los autores que los crearon y les dieron vida. Que dentro de los trajes de Spiderman, Batman o Los 4 fantásticos no estaban Peter Parker, Bruce Wayne o Reed Richards, sino Steve DItko, Stan Lee, Frank Miller o Jack Kirby. Ellos eran realmente los que vendían tebeos. Es más, siguieron ciegos a la evidencia de que los grandes éxitos de ventas no obedecían a las operaciones comerciales diseñadas con milimétrica precisión para escurrir hasta el último dólar de los bolsillos de los aficionados, sino a las grandes etapas de grandes autores. Y que hasta el fanboy más zombie de los superhéroes no habla de la gran etapa de Thor luchando contra el villano de turno o de la gran saga de Daredevil contra Kingpin. Hablan del Thor de Walter Simonson, del Daredvil de Miller o del Batman de O’Neil y Adams. De autores.
Una industria que sigue negando a entender que existe también el cómic de autor incluso en el mainstream más cerrado como el género de superhéroes, como demostraron Alan Moore y Dave Gibbons por un lado con Watchmen y Frank Miller con Daredevil y The Dark Knight Returns. Esa concepción del cómic de autor que ya nace en la prensa y que alcanzaría mayoría de edad en los años 60 en las publicaciones de Losfeld y en el underground americano para tener sentido propio y completo con la generalización de la novela gráfica, pero que tiene en esas dos obras su representantes más importantes y cruciales. Se puede argumentar que ese cómic de autor ya existía de forma habitual en el “mainstream” francés y japonés, pero su irrupción en la hermética industria de los superhéroes tumbó todos los tópicos: aquellos que decían que la obra autoral era veneno para la comercialidad se tuvieron que tragar sus palabras ante obras que se mantienen, 30 años después, en los puestos más altos de los tops de ventas; los que gritaban a los cuatro vientos que eran los personajes los que realmente vendían, se callaron ante una mineserie de personajes desconocidos que caló entre el público hasta convertirse en objeto de culto; los que defendía que no se podía hacer una obra personal con las limitaciones formales y coyunturales del mainstream, tuvieron que agachar la cabeza ante obras maestras incomensurables que respondían a la firma inequívoca de un autor. Pero fueron la cabeza visible de un iceberg que durante años navegó sin dejar ver a ese cúmulo de autores que consiguieron sacar a flote la industria pese a que la misma industria los negaba. Esos Jack Kirby, Steve Ditko, Neal Adams, Gene Colan, Gil Kane, Stan Lee, Roy Thomas, Denny O’Neil, Jim Steranko… y tantos, y tantos que con su obra de autor lograron que el género se perpetuase. El problema es que, pese a que Miller, Moore y Gibbons habían dejado certificada la existencia de un cómic de autor que sobrevivía y se expresaba en las circunstancias más imposibles, que requería atención y que cumplía con las exigencias de calidad y comercialidad que se le supone a la industria del entretenimiento, la industria siguió con sus anteojeras puestas. Ajena por completo al autor y negando que fuera éste el centro total de la industria.
La sentencia contra los herederos de Kirby, en el fondo, sólo hace que certificar esa negación del autor. Esa resistencia a reconocer que la industria del cómic-book es la que es gracias a los autores y su imaginación.

82 Comentarios en “Sobre Kirby y la dichosa sentencia

  1. En el clavo!

  2. NAcho Carmona on 1 agosto 2011 at 13:28 said:

    Creo que eres realmente poco objetivo con los superhéroes y se te nota demasiado

    • lacarceldepapel on 1 agosto 2011 at 14:01 said:

      ¿Poco objetivo? Pero si estoy defendiendo el género a toda costa!!!!! Desde luego, hay quien no quiere entender…

      • Nacho Carmona on 1 agosto 2011 at 14:11 said:

        Alvaro, te contradices: dices que los autores son los que realmente dieron vida a los personajes, y pones de ejemplo al Daredevil de Frank Miller, que no es su creador, al Thor de Simonson, que no es su creador, el Dark Knight tres cuartos de lo mismo…
        Si los autores se hubieran guardado para si, como lo hicieron en el comic francobelga, los derechos de Daredevil, Thor, Batman, no existirian ninguna de esas obras.

        • Álvaro Pons on 1 agosto 2011 at 14:21 said:

          Nacho, o no lo quieres entender o no me explico. Cuando hablo de creador, hablo del creador de una obra no del personaje. Lo importante es la obra, no quien diseñó el traje …

        • lo que no equivale a que esos grandes autores no hubieran podido hacer otras obras, inventando personajes igualmente interesantes y situaciones nuevas, no deudoras a nadie, y trabajando en completa libertad, marco en el que podrían descarrilar al no tener "tutores", cierto… pero, por imposición del sistema es una vía que no hemos podido conocer. Hasta hoy, con Millarworld, las cosas de Miller a su bola etc.

          • Nacho Carmona on 1 agosto 2011 at 18:02 said:

            Pues vas a poder verlo en breve: HOLY TERROR, de Frank Miller. donde deberia estar Batman hay un garrrulo con pinta punki. Vas a ver la bazofia que nos va a vomitar Miller de nuevo… y harán película y todo. Aunque en este caso… ¡menos mal que no es Batman!

          • El Millarworld se está desarrollando principalmente como producto creator-owned en las editoriales de siempre, Octavio. Incluida Marvel, a cuyo sello Icon le debemos tanto esa Nemesis que ahora se está reivindicando tanto como Kick-Ass o Superior. El "sistema" hace mucho que empezó a cambiar con modelos creator-owned para los autores que no querían divertirse con juguetes prestados. E incluso como comenta Bissette, hasta creaciones como Constantine –que nacieron en cabeceras preexistentes– generan royalties.

            De hecho, en los setenta ya estaba Adams el Comics Creators Guild. Y después vinieron Epic Comics en Marvel, la Creator's Bill of Right, las independientes… por no hablar de la autoedición, el comix underground o el comic alternativo. Que Cerebus empezó en el 77 y ahora parece que a todos se nos olvida. Han pasado ya muchos, pero que muchos años desde que todos esos autores pudieron librarse de las "imposiciones del sistema". Lo que pasa es que era más difícil, más complicado, tenían que jugársela y todo ello con una familia y sin trabajo estable.

          • lacarceldepapel on 1 agosto 2011 at 20:14 said:

            Es verdad que los autores tienen un status diferente, pero siguen existiendo esos remanentes legales absurdos que torpedean la libertad del creador.

          • Pero Álvaro, algún remanente legal y editorial tiene que haber. Hoy en día cada vez hay más libertad para que el autor pueda elegir entre publicar con total libertad por su cuenta o publicar dentro de unas condiciones empresariales. Incluso hay quien tira por el camino intermedio. Lo que pasa es que no se puede tener todo: o vas por tu cuenta –con el riesgo y el desembolso personal que eso conlleva– o te atienes a unas condiciones que contractualmente ya están muy claras (ya hay documentos que se firman y tal, no como en aquella época).

            Lo que no se puede pretender es que un autor opere con libertad total con personajes que fueron manejados por autores precedentes y que serán manejados por autores que los retomarán en el futuro. Sí estoy de acuerdo en que las directrices editoriales tienen que ser más flexibles (por supervivencia de un género que puede quedar estancado en caso contrario) y que las mejores obras que nos ha dado el medio de un tiempo a esta parte han sido aquellas en las que los autores han estado más sueltos. Pero directrices y editores tiene que haber, entre otras cosas para seleccionar al autor al que se elige dar esa libertad (que no puede ser el primero que llegue).

            Otra cuestión es el quién vigila al vigilante o, en palabras llanas, quién elige al editor. Porque claro, un editor es como un autor: puede ser cojonudo y hacer crecer al equipo o puede castrarlo a base de tonterías. Pero esa es otra historia.

          • lacarceldepapel on 1 agosto 2011 at 21:10 said:

            Claro, pero eso no significa que el que hay ahora me guste… :) Yo creo que la figura del work-for-hire es absurda en el caso de una obra creativa. No tiene sentido hoy en día y se pueden establecer muchas limitaciones en el contrato a la hora de mantener la franquicia. Vamos que es compatible la existencia de un franquicia con la libertad creativa. POsiblemente dentro de unos límites, pero sin ningunear la figura del autor.

  3. gabriel on 1 agosto 2011 at 13:28 said:

    Ahí l'as dao'!

  4. Sergio on 1 agosto 2011 at 13:36 said:

    Estoy de acuerdo en casi todo lo que comentas Álvaro, pero en estos casos siempre veo un problema fundamental: ¿quién es el creador de una serie o personaje? ¿El que realmente lo creó o quién lo hizo grande?

    En el caso de Kirby es incontestable porque en él coinciden ambas vertientes de forma casi única, pero hay un montón de personajes que son grandes, conocidos o importantes no por lo que hicieron sus creadores sino por lo que algún otro autor hizo con sus personajes en Marvel/DC. En estos casos, ¿es justo que se lleven el crédito los creadores originales o deberían llevárselo los autores que crearon las mejores etapas de dichos personajes?

    Porque reconozcamos que muchos de esos creadores originales eran bastante malos y sus historias bastante lamentables (¿o alguien defiende la etapa de Siegel/Shuster en Superman como la mejor del personaje?).

    Éste es un punto que creo casi siempre se olvida en el análisis de estas sentencias y situaciones al margen de la defensa de la autoría común repartida entre cientos de autores.

    • lacarceldepapel on 1 agosto 2011 at 14:02 said:

      Sergio: no hay ningún problema, porque en este planteamiento, el personaje no es propiedad de nadie. Si acaso, como tal, sólo de la editorial. Cada autor es el responsable de su etapa. Y no deben llevar los créditos durante toda la etapa, evidentemente, sino sólo en aquellas de las que son responsables.

  5. ahí estamos, hay que defender al AUTOR. y si el pasado ha sido un despropósito (legal y contractualmente bien atado), señalarlo e intentar mejorarlo para el futuro. En términos generales, Estado de Bienestar, o algo así, lo llaman…

  6. Sergio on 1 agosto 2011 at 13:37 said:

    Eso no quita para que me joda profundamente que muchos de esos autores tan maravillosos que crearon multitud de personajes y tebeos con los que he disfrutado toda mi vida hayan acabado ninguneados o en la miseria cuando lo que crearon ha generado miles de millones de dólares a Marvel y DC. Porque si hubiera justicia en el mundo Jack Kirby habría sido multimillonario y su obra estaría expuesta en todos los museos del mundo.

    En cambio éste es el mundo que tenemos y nos ha tocado vivir.

  7. la respuesta, sergio, es 'quién realmente lo creó'. punto.

    • Sergio on 3 agosto 2011 at 2:11 said:

      Pues entonces no me vale el argumento del "Autor". Si los derechos son de quién los creó independientemente de su valía artística y la de su obra, no me vale el argumento de que estas obras no pueden acogerse a la figura de "obra por contrato ajeno" a diferencia del resto de los que trabajamos para terceros.

  8. Pedro on 1 agosto 2011 at 13:51 said:

    De acuerdo, pero a veces echo de menos cuando leía comics y no sabía quienes eran sus autores, osea cuando era muy joven. Disfrutaba con la Patrulla X y no sabía quienes eran Claremont y Byrne; me encantó la saga "En busca de Galactus" de los 4F y ni idea de quien era Marv Wolfman, que era el mismo que me alucinaba con Los Nuevos Titanes; y lo pasé bomba leyendo a Spiderman y ni idea de quienes eran John Romita o Gil Kane. Eran otros tiempos, no había tanta información pero disfrutábamos leyendo tebeos. Después supimos sus nombres y eso nos llevó a idolatrar a la gente que escribía y dibujaba esos personajes. Y corrimos como locos a comprarnos cualquier cosa que llevará su nombre impreso. Y luego pasó lo que pasó.

    Y lo mismo vale para Moore o Miller. Que si, que Watchmen y The Dark Knight son obras maestras pero también tenemos auténticas tomaduras de pelo como "The Return of The Dark Kinght", por ejemplo. Encima si no te gustan no las puedes devolver. Porque para eso sirven los derechos de autor: alguien hace una parida, tu la compras por el nombre, no te gusta y te aguantas. Menos mal que no se aplican derechos de autor en los restaurantes.

    Los comics de autor son muy chulos y todo lo que querais pero los comics están para ser vendidos y leidos, por muy de autor que sean. Y eso en Marvel y DC lo saben hacer muy bien.

    • lacarceldepapel on 1 agosto 2011 at 14:05 said:

      Claro Pedro. Pero eso es completamente defendible. Cuando eres joven, disfrutas del género sin condicionantes, sin saber quién lo hace. Es disfrutar de una obra de forma virgen, sin ninguna influencia. Y eso es maravilloso. Pero lo que no se puede es sustentar una industria y una legalidad a partir de un sentimiento infantil, que es lo que aprece que quieran las grandes editoriales americanas. Se puede defender esa ingenuidad de la primera aproximación del lector a una obra, pero a la vez ser respetuoso con la obra de un autor.

      • Nacho Carmona on 1 agosto 2011 at 14:15 said:

        Pues yo pensaba que lo más importante es la obra, y disfrutarla. El resto (titulos de credito) es Meta-obra, no la obra en si. Y en eso son especialistas los americanos: en crear productos que entretienen. Diso los bendiga!

        • Álvaro Pons on 1 agosto 2011 at 14:29 said:

          Lo importante para el lector es disfrutar la obra, por supuesto, pero la legislación no se puede apoyar en eso para ningunear al autor.

          • Álvaro Pons on 1 agosto 2011 at 14:46 said:

            Y aunque se pueda disfrutar solo de la obra, me gustan los títulos de crédito, me gusta saber que detrás de las fantasías hay personas. Cosas de la edad y de la pitopausia, creo…

        • Tachuela on 1 agosto 2011 at 15:49 said:

          Los americanos son expertos en crear un star system para los actores y los directores de Hollywood, crear expectación porque tal actor salga o no en tal película… y hablo de la época del cine mudo.

  9. Nacho Carmona on 1 agosto 2011 at 14:06 said:

    Recientemente leí un tweet de un autor americano:
    La gente quiere trabajar en esta industria sin darse cuenta que esto es una industria y esto es un trabajo.
    El autor que no se de cuenta de que esto es un trabajo no va a llegar muy lejos.
    Y que los americanos tengan una INDUSTRIA del comic basada en los personajes no solo le ha dado trabajo a Kirby y compañia, sino a cientos de autores, guionistas, dibujantes, entintadores, rotulistas, coloristas, por no mencionar distribuidores, tiendas… y críticos.
    Mientras tanto, Asterix se pudre de asco porque no hay quien continue la labor de sus autores originales, al igual que tantísimos otros personajes fracobelgas, con historias buenísimas de sus autores originales, y que han sido imposibles de continuar por ningún otro, por los derechos, por la "Industria", etc.
    Así que pongamos a cada cual en su sitio, no menospreciemos la industria AMERICANA que da de comer a decenas de autores españoles que se MORIRIAN DE ASCO si no fuera por eso.
    Por no mencionar el desprecio que haceis del comic como "entretenimiento", ¿donde se ha visto eso? ¿Despreciais el cine de entretenimiento por su mero target? La literatura? Quien vive en su mundo utopico e irreal donde las creaciones dan dinero para sus autores por el mero hecho de existir, realmente no tiene ni idea de qué va esto, de lo que le cuesta a un dibujante encontrar un dinero medio fijo, de lo que hay que luchar para que te publiquen un proyecto… ¿vivis del aire? Hay que hacer productos para entretener, ¡de eso va esto!
    Y recordar que si BATMAN hubiera sido de Bob Kane y de nadie mas, no existiria el Batman Dark Knight. Y esto es un mínimo ejemplo de las miles de obras maestras que ha dado la industria del comic americano, a pesar o más bien gracias a su política de derechos. Mirad cómo les fue a los artistas de los 90 que decidieron que era más importante sus derechos que sus personajes… montaron Image, Wildstorm, Top Cow… ¿que queda? De aquellos, nada de nada, volvieron a las grandes, sólo gente como Kirkman ha logrado algo por su cuenta con un producto muy especial, el resto volvió con el rabo entre las piernas a Marvel o DC, y sus personajes quedaron abandonados y a nadie le importa.
    Por dios AGRADEZCAMOS que hay industria aunque sea americana, cosa que en españa simplemente no existe.
    ¡DIOS BENDIGA A LA INDUSTRIA DEL COMIC AMERICANO! (escuchar con el himno americano detrás por favor =)

    • Tachuela on 1 agosto 2011 at 14:15 said:

      "Mientras tanto, Asterix se pudre de asco porque no hay quien continue la labor de sus autores originales"

      De hecho van a continuarlo otros autores pero: ¿es necesario? ¿realmente se muere de asco? ¿Se muere de asco Astérix, lo mismo que se muere de asco Sherlock Holmes porque nadie escribe novelas del personaje?

    • Álvaro Pons on 1 agosto 2011 at 14:28 said:

      A ver Nacho, nadie pone en duda la necesidad de la industria. E incluso que sea basada en el entretenimiento, por supuesto. Pero eso no es incompatible con el respeto al autor. La industria japonesa y la francesa son industrias potentísimascque, con todas las consideraciones que se quieran, respetan al autor. Es que tu estás justificando el esclavismo, joder: “es una mierda de trabajo l, lo coges o lo dejas, pero si lo coges no tienes derecho a quejarte” no hombre, no, que ya estamos en siglo XXI y llevamos muchos años defendiendo los derechos de lis trabajadores.

    • si Image o Top cow o XYZ fracasaron en alguna medida, no creo que se deba a mucho más que a dos factores, y uno es que previamente unas editoriales, Marvel/DC, alimentaron un modelo de comprador de cómics que sólo se interesaba por "lo que le pasa a mis personajes", lo que es paradigmático de sus modos de producción, incluido el método de explotación de sus asalariados (los creadores, los artistas). Si el sistema de la industria del cómic en occidente hubiese sido al estilo nipón, nuevas ofertas completamente independientes seguramente venderían como churros… ¿o el mundo del cómic comercial manga terminó con Akira, o con Bola de dragón?No, cada añada hay nuevas propuestas de enrome éxito y ventas, creo.

      • Nacho Carmona on 1 agosto 2011 at 18:05 said:

        Hombre lo de Image fracasó porque ellos querían ser "el califa en lugar del califa". Savage Dragon sigue publicandose con humildad desde entonces. Pero ellos no querian humildad, querian millones, y así les ha ido.
        El "modelo de explotación de los asalariados" no es una cosa de los comics…. ¡a eso se le llama Capitalismo! Es nuestro sistema económico y social. Quizás sea "desgraciadamente", pero es lo que hay, lo demás son entelequias.

  10. madre mía, esto es flipante…

  11. nacho, de verdad: no tiene nada de malo que sea una industria. sí que esa industria tenga unos cimientos podridos. por amor de dios, a los dibujantes no se les permitía sindicarse!

    • Nacho Carmona on 1 agosto 2011 at 14:21 said:

      Por supuesto a los autores hay que pagarle en relacion a lo que crean. Y a las editoriales también, que hacen una labor enoooorme. ¿crees que Spiderman sería alguien sin una editorial poderosa detrás?
      Mira Savage Dragon: Buen guion, buen autor, buenos personajes… y el ultimo de la fila.
      Mi hermano es escritor de libros. Cuando Planeta le compró los derechos de su novela, flipé: el Corte Ingles EMPAPELAO de los libros de mi hermano. Algo que era imposible que lo hubiera hecho antes de eso. Hay que quitarse el sombrero. Mi hermano es el mismo autor que antes, pero ahora ha vendido mucho más y es mucho más conocido (aparte de por otras cosas).
      Hay que reconocer el trabajo que hace cada cual, el autor por lo que hace, la editorial por lo que hace, y quedarse a medias tintas es un grave error.

      • lacarceldepapel on 1 agosto 2011 at 15:09 said:

        Pero es que no hablamos de eso. Pues claro que todos son necesarios (aunque todo nace de la existencia de autor y lector). Y cada cual tiene su trabajo, por su trabajo. Pero a tu hermano le hubiera hecho gracia que Planeta vendiera su noela como la nueva novela de la editorial Planeta? O que en un juicio dijeran que como era un encargo, ya no tenía derechos sbre su obra? Supongo que sí, por lo que comentas…

        • Nacho Carmona on 1 agosto 2011 at 18:15 said:

          ¿que tiene que ver?
          Según tú el amigo Jesús Merino es el creador de SUPERMAN, pues va a dibujar el número # 1.
          Que le den el dinero de las películas a Jesús! Y que invite después!
          Si te crees que algo como SUPERMAN puede salir del esfuerzo único de Siegel y Shuster, no has leido nada de historia de comics. Tanto o mucho más importancia tuvieron los editores de Superman en los 50 para que el personaje llegara donde es ahora.
          Lo que estás diciendo es que el gran JACK debería haber sido el propietario de LA PATRULLA-X para que nosotros nos quedaramos sin las historias de Claremont y Byrne, ¿o de qué estamos hablando? Una colección que se iba al garete a base de reediciones hasta que la reflotó Cockrum, ¿tan buenos eran esos personajes? ¿o los buenos eran los de Cockrum? Si no hubiera habido una editorial detrás manteniendo a los personajes no habría ni saga de Fenix Oscura, ni 40 años de Mutantes a nuestras espaldas. Achacarle eso al gran JACK es pasarse un poco.
          Hay autores buenisimos que los conocen en su casa a la hora de comer, porque sus creaciones se han quedado en el cajón de su escritorio. Mientras tanto ganan unas perrrillas en la publicidad. Y conozco unos cuantos así. ¿Es mejor eso que ganar dinero por tu trabajo con personajes consolidados por editoriales desde hace 75 años? Estoy seguro que los autores te dirán que primero tienen que comer, después ya veremos.
          Os encanta poner a las editoriales como la mala de la película, y señores, son las que dan de comer al mercado.

          • Álvaro Pons on 1 agosto 2011 at 18:22 said:

            Mira Nacho, no lo entiendes, estás emperrado con tu idea de que odio los superhéroes y nada más. Te repito que creador no significa “inventor del personaje” y que lo importante es la obra que crea el autor, no el personaje. Y respecto a tu perorata sobre el capitalismo… Pues allá tu. Yo prefiero pensar que las cosas se pueden cambiar y que siempre se pueden mejorar, no quedarme como en el siglo XIX.

          • Álvaro Pons on 1 agosto 2011 at 18:26 said:

            Y respecto a lo de las editoriales como malas, por favor compara el sistema americano con el japonés, por ejemplo. No son ONG, desde luego pero por lo menos funcionan de otra forma respecto a la consideración del autor. Nadie aquí está en contra de la existencia de las editoriales ni de su función Nacho, ese no es el problema. Es tan sólo que se puede hacer lo mismo, ganar dinero y entretener, con más respeto al autor. Incluso aceptando que lis personajes son franquicias propiedad de las editoriales, pero dando más importancia al autor. La historia de los cómics ni empieza ni acaba en los Usa.

          • Álvaro Pons on 1 agosto 2011 at 18:32 said:

            Y no, no he dicho que Merino sea el creador del personaje, he dicho que será el autor de una saga, por tanto su creador. Y espero que se le respete como tal, que si en un futuro se reeditan sus tebeos, se le pague y se le reconozca, no que le den parte de los ingresos de una película. Si estuviera basada en su creación, en la saga que cree para Dc, por supuesto, pero evidentemente langestión de una franquicia es mucho más compleja. Pero por lo menos, que se le reconozca que no ha hecho un simple encargo, que ha hecho una CREACIÓN, con mayúsculas. Tan difícil es de entender ?

  12. Dudo mucho que gente como Miller necesitaran realmente el disfraz de Batman o Daredevil para crear historias memorables. Pero en el contexto editorial americano lo que se promueve es contar historias de las franquicias corporativas, no la creación de nuevas ideas o nuevos conceptos ( a parte de ¿quien con estas condiciones va a regalar sus ideas a una editorial?). Los clásicos como Asterix no necesitan de una continuación y los autores nuevos los pueden tomar como ejemplo a seguir para sus propias creaciones, como paradigma de lo que el medio da de si, no como personaje franquicia esteril que añadir al ya saturado mercado de marcas, con el único fin de engordar aún más las cuentas de las multinacionales. Con suerte, dentro de 50 años Asterix seguirá siendo una obra memorable y cerrada, y por tanto invulnerable a manipulaciones editoriales, a cambios innecesarios y a prostituciones comerciales varias. El concepto “porqué leer a los clásicos” …
    Es triste ver a tanta gente apoyar a los intermediarios del entretenimiento, como si estos fueran los auténticos valedores del espectáculo y “gracias a ellos” tuviéramos nuestra cultura y entretenimiento. Cuando todo está en manos de ellos la cultura se contrae y se vuelve esteril, redundante, se explotan personajes sin posibilidad de evolución y se satura el mercado con cadáveres con la esperanza de que revivan fugazmente.
    Ningunear a los autores, como hace Marvel y DC y algún que otro fan en esta misma página, es no querer ver quien hace realmente el trabajo, de quien depende que un personaje “llegue” realmente a su público. Y ese no es el distribuidor, ni el editor, ni nadie más que quien dedica la mayor parte de su tiempo de vida a dotar de vida a seres inanimados e inexistentes.

  13. conste que me pirran esos tebeos marvel dc, o al menos muchos de ellos a lo largo de su historia. Que hablamos de otra cosa, claro…

    • ¿dónde se metió el comentario al que este comentario sirve de postilla? estos commenst molan en su servicio pero en su funcionamiento están un poco locos…

  14. Magnífico Álvaro. Y brillante, como siempre.

  15. emea on 1 agosto 2011 at 14:58 said:

    Nótese que los herederos no han pedido la propiedad de Los Eternos o del Hombre Máquina o del Dinosaurio Diabólico, series y personajes creados por Kirby en solitario. Han pedido a Los Cuatro Fantásticos, Hulk, Thor, Spiderman, Iron Man, X-Men, Los Vengadores… series y personajes creados "en comité", pero que tienen película

    Vamos, que los herederos han ido a por la pasta de cabeza en vez de empezar con los proyectos menores pero más personales, y así les ha ido

    Y es que la obra de Kirby en solitario es mucho menos vendible que la de Kirby acompañado, o que la obra continuada por otros. No digo peor, digo menos vendible y, por tanto, genera menos dinero. Si quieres vendes un Captain Victory y un Silver Star y te quedas con el dinero producido, pero no quieras quedarte el dinero que produce la empresa (y sus docenas de autores contratados a lo largo de las décadas) vendiendo Thor

    • lacarceldepapel on 1 agosto 2011 at 15:11 said:

      Emea: es que ésa es otra… Flaco favor le han hecho los hederos a Kirby cuando se les ha visto tanto el plumero…

      • ojo, que es su plumero. o sea, están en su pleno derecho de intentarlo, por supuesto. vamos, yo haría lo mismo, eh?

        • Álvaro Pons on 1 agosto 2011 at 15:22 said:

          Por supuesto tebeobien, por supuesto. Pero se podría hber hecho con más tacto, no? :)

        • gabriel on 1 agosto 2011 at 15:22 said:

          Vamos, es que por algo hay que empezar. Pues a por el pez gordo! Eso es lo que yo haría también. Y es lo que dice Tebeobien: el plumero es bien suyo. A Kirby siempre le preocupó muy mucho (muchísimo!) que su familia se beneficiara de los frutos de su trabajo. Así era Kirby, un hombre de familia.

    • Draug on 1 agosto 2011 at 17:45 said:

      Lo de los herederos es cierto que han ido a por los personajes famosos, a por los que dan dinero, pero igualmente es interesante el debate que se ha creado a raíz de ello.

      ¿Que algo debería repercutir a los herederos? Yo creo que sí, pero sería algo más bien simbólico y poco más, demostrar que Jack Kirby tuvo algo (o mucho o todo) que ver con la creación de personajes que ahora son representativos de una editorial como es Marvel, no en plan "vamos a quedarnos con todos los personajes gordos y sus beneficios aún más gordos".

  16. Manuel on 1 agosto 2011 at 15:47 said:

    Da gusto leer opiniones tan bien fundamentadas. Excelente Alvaro!

  17. Mixmerik on 1 agosto 2011 at 16:23 said:

    Sensacional, Álvaro.

  18. Tachuela on 1 agosto 2011 at 17:18 said:

    Acabo de leer el libro de Secrets behind de comics, de Stan Lee en 1947… y la sentencia de este juicio demuestra que seguimos en la misma lamentable situación que en aquellos años. Parece que el autor no se merece ningún respeto, que el único que crea los personajes es el editor.

  19. Nacho Carmona on 1 agosto 2011 at 18:53 said:

    I’m fascinated by the “reality” of comic book characters like Superman and Batman, who are really much bigger than we are. They’ll be around when we’re dead. In fact, they were around before most of us were even alive.
    — Grant Morrison

  20. Yo en este asunto lo tengo claro: el trato, el reconocimiento y el agradecimiento que Marvel le ha dispensado a un genio como Kirby es del todo bochornoso y deberían empezar a enmendarse a la de ya. Pero una cosa es eso, que es una cuestión moral, y otra cosa es este juicio. Una diferenciación que muchos no están haciendo movidos por un espíritu romántico del todo admirable pero que a la larga puede acarrear injusticias tan o más grandes que la antedicha.

    Porque ¿qué debería haber hecho Marvel? ¿Dejarse arrebatar los copyright parciales de un buen número de personajes, sólo para que los herederos de Kirby (quienes, recordemos, se negaron a cualquier tipo de acuerdo extrajudicial) se forren y monten una especie de sociedad Moulinsart cuya férrea política, Álvaro, has criticado tú aquí decenas de veces? Yo creo que habría sido del todo inconsecuente. Esos personajes nacieron como productos editoriales en una época determinada, bajo un sistema que no se debe resucitar pero que tampoco se debe enjuiciar desde la moral de un presente ya distinto. Y sí: fueron creados como productos editoriales. Y como productos editoriales han crecido, se han revalorizado y han pasado por manos a veces tan expertas como las de Kirby.

    Por eso, vuelvo a decir: diferenciemos. Una cosa es el reconocimiento a Kirby, a todas luces justo y necesario (y hasta compensable económicamente de forma retroactiva si me apuran, a pesar de que Kirby en vida luchó principalmente por sus originales). Pero otra cosa muy distinta es esta demanda sacaperras y oportunista. Una sentencia justa no ha resultado ser moral (para con Kirby), pero una sentencia moral (para con Kirby) no habría sido justa. Un saludo.

    • lacarceldepapel on 1 agosto 2011 at 20:13 said:

      José: estoy de acuerdo en que hay que diferenciar entre este juicio y lo demás. Pero creo que lo demás es tan, tan terrible, que sobrepasa todo. Y el espíritu del juicio es, en el fondo, continuar con esa política del work-for-hire que tanto daño le hace a los autores. Y es verdad que de este tipo de cuestiones se pueden derivar muchos Moulinsart, cierto, pero hay dos cuestiones fundamentales: la autoría, inalieanable, y luego las cuestiones relacionadas con la explotación comercial de la autoría. Y aquí todavía estamos en esa primera etapa, el reconocimiento de la autoría.

      • No estoy de acuerdo, Álvaro. El espíritu de este juicio es determinar si en la época en la que sucedieron los hechos que se juzgan operaba o no la política del work for hire, pero no creo que el juicio la reivindique (en los mismos términos) para hoy. No podemos juzgar hechos pasados al amparo del sistema legal vigente.

        Dicho esto, totalmente de acuerdo con lo demás: todavía estamos en el reconocimiento de la autoría. Pero no mezclemos: el juicio iba sobre la explotación comercial, no sobre la autoría. Y por eso se ha ido al traste.

        • lacarceldepapel on 1 agosto 2011 at 21:23 said:

          "No podemos juzgar hechos pasados al amparo del sistema legal vigente." Hombre, pues sí, hay que hacerlo. Porque si no se pueden eternizar actitudes y formas vergonzantes.

          • No, Álvaro. Hay casos en los que podrías (leyes promulgadas durante una dictadura, etc.), pero éste no es uno de ellos. Este caso lo tienes que juzgar en base a la ley vigente en el momento de producirse los hechos. Lo que SÍ puedes hacer es cambiar las leyes para encontrar un sistema más justo de ahora en adelante.

          • lacarceldepapel on 1 agosto 2011 at 22:23 said:

            Hombre José, no hay por qué irse a esos extremos. Hay leyes que tienen ya décadas que son coyunturales, que dependen de un contexto temporal. Y hoy son claramente superadas por otras más justas. Y en el caso de los derechos de autor, yo creo que sí se puede ser retroactivo, porque como bien recordaba antes, el caso de Manuel gago y valenciana fue flagrante. Sólo se pedía reconocer la autoría, lo que negaban los herederos de Valenciana. Y como se dijo en el juicio, en el año 40, dos jóvenes venidos de Albacete a buscar trabajo hubieran firmado que mataron a Manolete con tal de conseguirlo. El contrato e s legal a la luz de esa ley, pero afortunadamente hemos crecido y somos más conscientes de lo que significa ser autor. Y eso hay que valorarlo. Porque lo contrario es mantener situaciones que pueden ser legales, pero injustas.

  21. Kirby luchó por lo que creía que podía ganar, con la mentalidad de entonces y del mundo del que venía, acostumbrado a ser un simple empleado externo sin derecho a nada. Lo de Moulinsart ya es mucho suponer lo que harían o dejarían de hacer. Y lo de sacaperras oportunista: me parece más lícita esa actitud reivindicativa en herederos directos de Kirby, la familia del cual está insultando demasiada gente, que en multinacionales que buscan ….. forrarse sin más.

    • lacarceldepapel on 1 agosto 2011 at 20:15 said:

      Aunque, pese a todo, José, prefiero un Moulinsart que abuse del legado de un creador como herederos a una multinacional que abusa de un creador olvidándose de su contribución creativa.

  22. Bueno, Kirby luchó por lo que luchó. Cada uno es esclavo de lo que hace o elige hacer. Lo de Moulinsart… yo no iba tanto por el lado de que eso fuera lo que los herederos iban a hacer sino más bien por el lado de que es algo que podían hacer si la sentencia les hubiera sido favorable. Y simplemente que pudieran hacerlo me parecería una aberración. Esos personajes a día de hoy no son una obra de autor, sino un producto editorial revalorizado por muchas manos. Respecto a lo de "sacaperras oportunista", yo en ningún momento me he referido a la familia sino a la demanda: una demanda que se pone a los quince días de la compra de Marvel por parte de Disney en 2009 (¿por qué esperar tanto desde la muerte de Kirby?) y que como comenta EmeA va a por los personajes que va, y no a por otros.

    Y Álvaro, yo sinceramente no prefiero ninguna de las dos cosas. Y ahora pregunto ¿tan inconcebible es que Marvel ponga en valor a Kirby y llegue a un trato económico cerrado con sus herederos? ¿Hay que elegir forzosamente entre que la editorial siga tan moralmente cicatera como siempre o que los herederos tengan el poder de sepultar a personajes que ya no son solo de Kirby (en la memoria colectiva) a placer, si ese es su deseo?

    • lacarceldepapel on 1 agosto 2011 at 21:24 said:

      " Y ahora pregunto ¿tan inconcebible es que Marvel ponga en valor a Kirby y llegue a un trato económico cerrado con sus herederos? ¿Hay que elegir forzosamente entre que la editorial siga tan moralmente cicatera como siempre o que los herederos tengan el poder de sepultar a personajes que ya no son solo de Kirby (en la memoria colectiva) a placer, si ese es su deseo?"
      Ahí está la cuestión…

    • Yo también creo que la visión apocalíptica de muchos lectores en contra de que se devuelvan los personajes a sus creadores es bastante demagógica. También la familia podría decidir ser parte de Marvel/Disney, quienes saben explotar los personajes. Lo de que uno es esclavo por elección ya ni te contesto.

      • Y yo creo que la contraria es bastante oportunista. Lo dice un tío que opina que los Eternos de The Sandman deben quedarse tal cual están. Pero claro, porque Gaiman siempre los ha controlado. Siguen siendo una obra de autor. Pero reclamar AHORA la propiedad del Capi, Spiderman o los X-Men… pues no. Una propiedad apareja un valor, y el valor de esas propiedades no dimana ya de lo que Kirby hiciera o dejara de hacer. O dicho de otra forma: ¿los herederos de Kirby quieren esos personajes? Pues muy bien, pero de cualquier suma que obtengan operando con ellos le deduces una parte proporcional para cada guionista, para cada entintador, para cada dibujante, para cada colorista, para cada rotulista, para cada actor que los haya interpretado y, por supuesto, para la editorial que les pagó a todos ellos y que invirtió cantidades ingentes en promocionarlos. Porque si esos personajes valen hoy lo que valen se debe a todos ellos. Por eso creo que una compensación económica cerrada y el reconocimiento de Kirby como creador (que no propietario) de los personajes, sería una medida justa. Y que la editorial los siga manejando.

        Y lo de la esclavitud no me lo has entendido. No digo que nadie sea esclavo por elección. Digo que cada persona es esclava de lo que hace. Si Kirby, supuestamente en un país democrático y sin que nadie le apuntara con una pistola, eligió pelear por los originales y nunca puso problemas al tema de la propiedad… bueno, pues es esclavo de esa decisión. Ahora lo son sus herederos. Firmó varios documentos diciendo que no tenía ningún derecho de copyright. La última vez en el 86. En ese mismo documento, le echaba huevos pidiendo sus originales. Así que lo de esclavo era como en "uno es esclavo de lo que dice y dueño de lo que calla". No era literal. Y no te cabrees ni te pongas tenso que no merece la pena y siempre acaba llevando a viciar el ambiente, hombre. ¡Un saludo!

        • lacarceldepapel on 1 agosto 2011 at 22:20 said:

          La cuestión, que sería lo planteable, no es la propiedad del personaje, sino la propiedad de las obras creadas con el personaje. Es decir, que existiera un control por parte de la familia de las obras creadas por Kirby, no del personaje. De forma que no se pudiera hacer cualquier cosa con él y que se certificase el uso respetuoso con el autor. Son dos cosas diferentes.

        • No, para nada lo decía cabreado, las limitaciones del lenguaje escrito ;) Cada uno defiende una postura, algo muy saludable. Si coincidimos en que el reparto viendo las ganancias y tratándose de alguien tan vital en el medio es injusto. Un saludo amigo!

  23. Ejem… bueno, en estos 57 comentarios, más la entrada de Álvaro, hay un ausente. Y no pretendo hacer de abogado del diablo pero… no son solamente los autores los padres de que "la industria del comic-book es la que es". Los responsables de que la industria del comic book sea la que sea son, principalmente, los editores. Teclead contro más F "editor". Sale éste mensaje (bueno, y el de Tachuela, pero no da en el clavo -juego de palabras en bandeja-). Los editores son los que marcan, siempre, las líneas de trabajo y explotación, los que contratan a los autores más capacitados, los que deciden si un personaje sigue o se extingue. Su creatividad nunca se estima, claro. No la hay, pues son supervisores. De acuerdo. Pero eso de que los autores son los que crean la industria con su creatividad, Álvaro, permíteme que lo ponga muy en duda. La industria no. Sin guionista no hay historia. Sin dibujante no hay historieta. Sin editor no hay tebeo. Y son tres cosas muy diferentes: historia, historieta, tebeo. Otra cosa es el tema legal, la distribución de beneficios (que son millonarios, oiga) y la cicatería empresarial. Si hay un atisbo de beneficio en cualquier personaje, la empresa luchará para que sigan siendo "suyos". Es nuestro mundo, chicos.

  24. Estoy muy de acuerdo con Álvaro. El trabajo de un dibujante debería estar más valorado artísticamente. El dibujante no debería ser una mera herramienta, llave inglesa, o trabajador manual, (este es un tema que ya se vivió en la pintura hace 500 años).

    No obstante también me gustaría agregar que hay mucho contratado en Marvel y DC que son meros "herramientas" que nada tienen de artístico. Que todos firman el mismo contrato pero unos dejan su huella y su genialidad, y otros simplemente dibujan como autómatas.

  25. Y también se puede debatir sobre el viejo tema, que parece que solemos dejar de lado sólo cuando nos apetece: ¿la historieta es una industria cultural o es un arte? Los historietistas también se dedican a la fontanería, amigo Álvaro.

    De todos modos, francamente, todo esto importa poco hoy en nuestro país.
    Alguien ha muerto en Valencia…

  26. lacarceldepapel on 2 agosto 2011 at 18:18 said:

    Pues sí Manuel. Todas las discusiones quedan fuera ante la tristeza de la noticia…

  27. Y no olvidemos que se nos vacía la boca defendiendo los derechos de Kirby y se nos olvidan los de esos señores de Valencia y Barcelona que ni siquiera ganaron el uno por mil de lo que ganaron los otros en vida…

    • lacarceldepapel on 2 agosto 2011 at 21:02 said:

      Rafa: precisamente Sanchís fue uno de los grandes pioneros en la defensa de los derechos de autor y uno de los primeros en ganarle el juicio a las todopoderosas editoriales de entonces.

  28. Ignacio on 4 agosto 2011 at 17:11 said:

    Sé que llego tarde y aviso que no me he leído los 57 comentarios, pero no me resisto a comentar esta frase de la entrada de Álvaro:

    "Es sorprendente cómo, durante años, el modelo americano ha generado una industria cada vez más y más despreciativa hacia el autor."

    ¿Lo dices en serio? ¿Te parece que los autores de comic-book actuales, con sus espléndidos sueldos, royalties y condiciones de trabajo están peor de lo que estaban Kirby y compañía? :/

    A mí la sentencia me parece bien, y sé que decirlo es impopular. El tinglado del comic de superheroes está montado así y todos lo saben cuando firman sus contratos. Lo que me parece absolutamente nauseabundo es que la misma editorial que ahora trata más que bien a sus autores (propiedad de los personajes al margen) ninguneara de manera tan absolutamente vomitiva durante años y años y años en vida al co-creador del 80% de su imperio y que siga haciéndolo después de muerto.

    Saludos.

    • lacarceldepapel on 4 agosto 2011 at 17:49 said:

      Ignacio, a veces estar bien pagado no significa que se respete tu dignidad.

      • Ignacio on 4 agosto 2011 at 18:08 said:

        Oye, no creo que nadie obligue a ninguno de esos autores bien pagados a ver su dignidad despreciada. Supongo que podrían encontrar un trabajo peor pagado en el que mantendrían íntegra esa dignidad, digo yo.

        No termino de ver dónde está siendo menospreciada la dignidad de Brubaker, o la de Bendis, o la de Johns, o la de Romita jr, o la de Reis, o la de Alan Davis. A mí me parece que todos ellos tienen pocos motivos para quejarse, y si los tienen desde luego ni se aproximan a los que tenía Kirby.

        Saludos.

  29. Ignacio on 4 agosto 2011 at 18:22 said:

    Sobre lo de la creatividad, la fontanería y demás…

    Hace algunos años trabajé (cobrando un sueldo de mierda que no llegaba ni a mileurismo, detalle a tener en cuenta) como diseñador gráfico en una cadena de tiendas de electrodomésticos de la comunidad valenciana.

    En el tiempo que estuve allí me dio tiempo a cambiar por completo el aspecto de sus folletos de ofertas mensuales y de rehacerles el logo. Bien, yo hace tiempo que dejé de trabajar para esa empresa, pero ellos han seguido utilizando el aspecto gráfico que yo le di a sus catálogos y las dos tiendas que han abierto desde entonces llevan el logotipo tal cual yo lo rediseñé.

    ¿He visto algún duro por ello? No, como es normal, por muy creativo que fuera mi trabajo. Yo diseñé aquello en las horas que me pagaban y punto. Lo único que me jode es la miseria de sueldos que paga el desgraciado del dueño, pero lo que hagan con lo que yo diseñé después de marcharme ya no es asunto mío.

    Saludos.

    • lacarceldepapel on 4 agosto 2011 at 18:50 said:

      No Ignacio, una cosa es que sea normal y otra que sea correcto. Por mucho que la situación actual sea dura, por mucho que las condiciones de trabajo sean las que sean, no podemos llegar a asimilar lo "normal" como correcto. Porque también era normal que los profesores pegaran en la escuela (puedo dar fe del dolor que produce un reglazo lanzado con puntería contra la punta de los dedos) y, desde luego no era lo correcto. Si asumimos que una explotación es "normal"… ¿a dónde vamos? Y el work-for-hire es una forma de explotación creativa Ignacio. Y sigue vigente. Y es vergonzoso.
      No dudo que muchísimos autores estarán contentos con su situación. No dudo tampoco que la situación actual de cara a los autores (algunos) es mil veces mejor que antes. Pero su obra sigue en manos de la editorial. Yo lo único que digo que es que hay en el mundo situaciones similares de producción editorial de franquicias (en Francia, en el manga…) donde la situación de la autoría es infinitamente mejor. Y el autor cobra igualmente un pastón y tiene el mismo oficio y la misma profesionalidad. ¿Por qué en los USa no?

      • lacarceldepapel on 4 agosto 2011 at 18:58 said:

        De todas formas, el caso que tú planteas es diferente. En el caso de diseño de marcas y logotipos, la propiedad intelectual es de quien lo diseña, es inalienable, pero los derechos de explotación se pueden ceder de forma total al cliente, que es lo habitual. Por eso, en el diseño de una marca o imagen comercial se cobra mucho más, por esa cesión total… Pero por ejemplo, cuando se hace una ilustración por encargo, laautoría de la ilustración sigue siendo del creador en la legislación europea . Y esa propiedad intelectual es inalienable. Otra cosa es qué contrato de explotación firma con el cliente. Lalegislación establece, en este caso, qué es lo que puede hacer el cliente con esa creación. pero te aseguro que no puede hacer cualquier cosa… (otra cosa es que sea "normal" que lo haga)

        • Ignacio on 4 agosto 2011 at 21:04 said:

          Coño, pues entonces me estás dando la razón: los personajes propiedad de la editorial y los originales propiedad del autor.

          Las reglas del juego en en Marvel y en DC son ésas. ¿No te gustan? Oye, tienes un montón de editoriales independientes donde podrás hacer tus muertos vivientes o tu Nexus totalmente a tu gusto.

          Eso sí, ganarás bastante menos dinero. Pero vaya, que obligación de pasar por el aro de las dos grandes no tiene nadie.

          • lacarceldepapel on 4 agosto 2011 at 22:13 said:

            No Ignacio, no son los originales. Es la obra. No vale con que sea "la regla del juego" si es injusta.

  30. Hay una anécdota muy ilustrativa en el grandísimo Milton Caniff. Cuando intenta hacerse con los derechos de Terry y los piratas y no lo consigue, otro syndicate se pone en contacto con él para que cree otro personaje a su gusto, del que tendrá todos los derechos: lo que acabaría siendo Steve Canyon.

    Caniff no pudo apuntar ni una sola idea en un papel, ni hacer un boceto, ni hablar con nadie de lo que iba a hacer hasta DESPUÉS de terminar su contrato para Terry. Porque si no, estando contratado por el syndicate de Terry, habría sido copyright de los otros. Solo cuando firmó la última tira de Terry pudo ponerse a trabajar físicamente en Steve Canyon.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Post Navigation