Pagando por ello

Reciclo reseña de lo ultimo de Chester Brown, Pagando por ello, que acaba de publicar La Cúpula en cuidadosa edición idéntica a la original (sí, hay que reconocer que Brown nos lo pone difícil a los présbitas con un tamaño mínimo):
Pagando por ello no es una novela gráfica. Bueno, sí, claro que sí es una novela gráfica, pero creo que si tuviera que decidir cómo definir escuetamente la última obra de Chester Brown, no usaría ese término. Ni el de cómic, tebeo o historieta… Cuando uno se sumerge en la lectura de esta obra, lo de menos es cuál es el medio usado, ésa es su grandeza: deja atrás todas las polémicas para sobresalir como un impactante, brutal y provocativo objeto de debate. El tema, peliagudo y controvertido: la prostitución. La opción elegida por Brown, casi documental: narrar los encuentros sexuales con prostitutas que ha tenido en los últimos años. El resultado, una exposición milimétrica y consciente, depurada hasta la asepsia en algunos momentos, de todas las cuestiones morales y sociales involucradas en el sexo de pago, reflexionando en voz alta para, más allá de establecer un discurso propio, lanzar temas de debate que es imposible no recoger. Mientras vas leyendo los diferentes capítulos de la obra, atendiendo a las conversaciones con sus amigos de siempre (ya se sabe, Seth y Joe Matt), es imposible no detenerse a reflexionar, espoleado por una exposición tan desnuda y certera que obliga a replantearse desde el propio concepto de moralidad a todo ese edificio formal llamado amor que se ha construido durante milenios alrededor del sexo, las relaciones personales y la reproducción. La gélida ausencia de sentimientos con que Brown aborda el tema sorprende inicialmente, pero anima a entrar en el debate sin prejuicios ni ideas preconcebidas, intentando evitar la carga de la educación moral previa para discutir el problema desde posiciones que van desde el simple análisis de una transacción económica a un replanteamiento total de a qué llamamos relación de pareja y cuál es la base de su definición, construida sobre una inercia ética que esconde desde intereses puramente reproductivos o de necesidades sexuales a los más comunes socioeconómicos, dejando un espacio desnudo de discusión para entender mejor ese sentimiento llamado amor.
Es posible que, como lectura, se puedan achacar bastantes defectos a la nueva obra de Brown (un exceso de reiteración en la simple enumeración de los encuentros sexuales, que puede tener efecto narrativo en lo global, pero aburre en lo particular; una elección de formato poco compatible con los problemas de presbicia…), pero su efecto como objeto de debate es devastador, eficiente al 200%.
Muy recomendable, de lo mejorcito de este año que ya se va acabando.

13 Comentarios en “Pagando por ello

  1. El mejor comic que he leído este año. Absolutamente fascinante. De hecho, la reiteración no me parece un defecto, sino una elección formal necesaria en este caso. Buena reseña, por otro lado.

  2. Sí que es un tebeo, sí: un tebeo moderno y formalmente impecable, la evolución natural de la precisión narrativa de Louis Riel. Para nada aburrido, y sí, deliciosamente reiterativo en su afán documental. Una maravilla. Lo mejor del año diría, si me fiara de mi memoria como para recordar una lista de lo publicado hasta ahora. Discrepo de que no cuenta el medio empleado: es ante todo un cómic, más que un objeto de debate (debate ante el que se curan en salud con tantas notas y comentarios propios y ajenos, pero al final lo que queda son esas viñetas extraordinarias).

    • lacarceldepapel on 31 octubre 2011 at 14:15 said:

      F. Entiéndame usted mi objetivo: el medio importa, claro. Y es un tebeo, obvio. Pero lo importante es superar eso y darse cuenta de que es un objeto de debate. Como pueda serlo un libro, una película, un cuadro…

  3. Mmm, pero eso suena al típico comentario (¡y ya sé que no es usted de esos, que sigo su blog desde hace años!) del estilo "hay que leer Maus aunque sea un cómic porque es un gran documento sobre el Holocausto" o "demos 5 Oscar a Kramer contra Kramer, que habla de un tema importante que nos toca a todos, no como esos perdedores de Apocalipsis Now". Y lo digo porque el último párrafo de su crítica igual mueve a engaño, no lo sé: parece que como tebeo no da la talla (en ningún momento se comenta nada positivo sobre su valor como tal), pero se le perdona porque aborda con éxito un tema peliagudo. Y no es eso, para mí como tebeo es extraordinario, es precisamente esa aséptica (diría incluso ascética, en contraposición al tema que trata) y distante planificación de las viñetas la que evita que Chester Brown se pierda peligrosamente en sus propias opiniones (la larga conversación con Seth bordea el maniqueísmo, pero por fortuna es sólo una gota en un océano de aciertos). Al leer todos esos apéndices sorprende que le haya salido un tebeo tan redondo, porque si hubiera querido meter toda su teoría sobre la compraventa de sexo y lo que piensa sobre las relaciones de pareja… buf, menuda empanada mental.

  4. JOAN on 31 octubre 2011 at 19:08 said:

    Lo mejor no solo de este año CON DIFERENCIA, CON MUCHA DIFERENCIA. Una gota en el océano. Este tío juega en la champion league.

  5. David on 1 noviembre 2011 at 23:29 said:

    Muy bueno. Imprescindible.

  6. La verdad es que un tebeo excelente bajo mi punto de vista, que además arroja luz y un punto de vista completamente lógico y convincente sobre un tema complicado.

    Como ha dicho David, imprescindible su lectura

  7. Brown, Matt y Seth son las tres patas imprescindibles para el banco del cómic actual.

  8. a ver si puedo encontrar el hueco para este tebeo. De momento en mi top 2011 está Joyce farmer, pero no dudo que este Brown ande ahí arriba también. QUe igual luego lo leo y no me gusta, jeje, pero a priori lo dudo.

  9. Angel on 29 noviembre 2011 at 9:50 said:

    Un tebeo muy notable e interesante, lastima que Chester Brown se justifique tanto y sea tan radical y poco respetuoso con las opciones sexuales de los demas en sus opiniones cuando irónicamente se supone que esta pidiendo respeto y comprensión para la suya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation