La muchacha salvaje

Hay un discurso dentro del mundo de la historieta que afirma que uno de sus grandes problemas es la falta de revistas donde los autores jóvenes puedan “romper mano”. Es una idea que viene de ese momento glorioso del tebeo de autor que fue la eclosión brutal de los magazines de cómic adulto de los años 80, que no deja de tener bastante sentido enmarcado dentro de la dinámica y tradición de la industria del tebeo español de los años 60 y 70, pero que en este nuevo siglo resulta completamente obsoleta ante la profunda transformación que ha protagonizado el noveno arte. Reconozco que yo mismo he reivindicado esa política para los jóvenes debutantes, pero es una visión tan nostálgica como irreal: la historieta ha entrado por derecho propio en el primer nivel del arte y de la cultura, y con su largamente esperado reconocimiento mediático y social, ha tenido que asumir también entrar en unos modelos de producción y distribución radicalmente distintos, que alejan el tebeo de su comportamientos heredados de su época de producción masiva de la industria infantil y juvenil para entrar a compartir los mismos esquemas de funcionamiento que puedan tener la literatura o cualquier otra arte. Y, en todos estos casos, el camino que lleva al receptor es espinoso y jodido, muy jodido. Frente a ese capullo protector que representaba la revista, que permitía al autor bisoño ir cayendo en la obligada senda de la prueba y error con la red salvadora de sus colegas de publicación, la realidad actual es puramente darwinista y salvaje. Un proceso de selección natural donde el autor se lanza directamente a su prueba iniciática sin más compañía que la de un lector escéptico dispuesto a negarle el pan a la mínima de cambio y un editor que a duras penas podrá pagarle un porcentaje eximio del trabajo real que ha realizado. El inmaduro dibujante ha tenido, a lo mejor, la suerte de publicar en algún fanzine unas cuantas páginas, posiblemente autoeditadas ya sea en papel o aprovechando las ventajas de internet, pero cuando quiere salir al mercado “de verdad” tendrá que ajustarse a la exigencia de una narración larga, de una novela gráfica de cierta extensión que reclama unos recursos y habilidades narrativas mucho más delicados que la narración corta. El cambio no es pequeño: es un auténtico rito iniciático de dolor y sufrimiento que requiere tanta valentía y osadía como ilusión desbordada e inconsciencia.
Y todas esas características están en La muchacha salvaje, de Mireia Pérez, recientemente editada por sins entido. Una obra que, consciente o inconscientemente, trata en cierta manera ese rito de iniciación autoral y personal que supone la independencia vital. Lo hace desde la metáfora, alejando la visión de la realidad de hoy para trasladarse a una inidentificable edad de piedra donde pueda dar rienda suelta a la exploración de sus ideas sin las restricciones que impone lo cotidiano, siguiendo la peripecia de una joven muchacha que decide romper con las imposiciones que le marca la “sociedad”, su contexto más cercano, para buscar su propia experiencia. Un relato al que se aproxima desde un compromiso claro por parte de la autora, que busca poner el énfasis sobre la diferencia que marca el género en el proceso de maduración de la persona en una sociedad que todavía se siente incómoda con la igualdad de la mujer. La opción elegida por la autora de colocar la misma peripecia vital en una época antediluviana es lógica entonces: permite llevar al límite la diferencia de género, con un entorno donde la primacía machista es casi puramente darwiniana.
Es verdad que, llegado a este punto, quizás se podría suponer que la autora muestra su inexperiencia y juventud con una propuesta quizás demasiado ingenua, que repite esquemas bien conocidos de la literatura o incluso el cine. No es difícil asumir que la muda protagonista de la obra de Mireia Pérez sigue el camino de esa transición entre la sufrida compañera del héroe y la protagonista activa que ha tenido el rol de la mujer en la nutrida fantasía prehistórica que tanto ha gustado a la ficción, desde el estereotipo sexual reconvertido en imagen icónica de Raquel Welch en Hace un millón de años a la figura más activa y comprometida de Ayla en la saga-río de Jean Auel, Los hijos de la Tierra. O, restringidos al cómic, de la Lila del Purk de Manuel Gago a la combativa Epoxy de Cuvelier y Van Hamme.
Sin embargo, a medida que avanza la lectura de La muchacha salvaje, es obligado variar esa idea preconcebida: como buena principiante, la autora toma la decisión inteligente de refugiarse en un estilo conocido y, pese a que ya ha demostrado fehacientemente la plasticidad y flexibilidad de su dibujo en otros trabajos, opta por seguir las enseñanzas gráficas y narrativas de Joann Sfar. Se podría pensar que su obra es un clon de inacabado (como es habitual) El valle de las maravillas, pero Mireia Pérez sabe tomar exactamente lo que necesita del francés: la libertad narrativa y esa pulsión característica por contar historias. Con esa acertada guía, Mireia suelta su estilo y se centra en una historia donde demuestra ser una auténtica esponja de influencias: lejos de la fidelidad arqueológica, la edad de piedra de La Muchacha Salvaje es una auténtica síntesis de todos los tópicos de las ficciones que la han recreado, desde Jean-Jaques Annaud a Bernet Toledano, de Los picapiedra de Hanna-Barbera a cualquier referente que la autora conozca de forma consciente e inconsciente. Y, desde ese cóctel tan curioso como sugerente, reflexiona sin prejuicios no tanto sobre el papel de la mujer en una sociedad falócrata como en los propios límites que la mujer encuentra en su naturaleza. La vuelta a las cavernas no es tanto una forma de encauzar un discurso sobre la antropología del feminismo como un recurso para intentar lanzar ideas sobre los enfrentamientos entre la animalidad del ser humano y su racionalidad desde una visión de género comprometida.
El resultado no puede ser más interesante: esa ingenuidad de la propuesta, que existe y es acentuada por el estilo sfariano se convierte en un aliado poderoso para articular un discurso fresco que se antepone a cualquier deficiencia. Que las hay, sobre todo derivadas de una transición a la narración larga que es evidente que la autora no domina todavía con fluidez. Hay episodios que se entienden en su objetivo pero quizás no logran el resultado que la autora busca, ritmos que no siempre se mantienen (no es fácil medir el tempo de lo contemplativo: se nota que la autora ha buceado en los autores japoneses, pero es evidente que es uno de los ejercicios más complejos de la narración gráfica)… Pero todas estas imperfecciones se perdonan con facilidad ante el desparpajo e ilusión que muestra la autora y, sobre todo, la acertada construcción de su personaje principal, una protagonista muda llena de carisma que transmite con sensibilidad tanto la impotencia ante una sociedad injusta como la sorpresa ante los descubrimientos de su propio ser.
La muchacha salvaje se anuncia como el primer volumen de la saga. Esperemos que Mireia Pérez no se fije en la habitual inconstancia de Sfar con sus creaciones y veamos pronto la segunda entrega de una serie que promete confirmar a su autora como un nombre a seguir en la historieta. De momento, éste Nómada es una lectura de lo más recomendable. :)

24 Comentarios en “La muchacha salvaje

  1. jamcar on 14 Noviembre 2011 at 14:39 said:

    He releído varias veces el primer parrafo de la entrada y aún dudo de haberlo entendido bien. Me da a entender que asumes que la Revista de historietas era "bajo cultura" (con lo poco apropiadas que son estas clasificaciones) y que hoy en día no son necesarias ya que la historieta ahora es "Alta cultura" del mundo del arte y la literatura y ahí no existe nada similar.

    Si eso es lo que estás expresando, quiero matizar que, las revistas literarias, donde se fogueaban hoy ilustres plumas han existido en paralelo al mundo de las revistas de cómic(y aunque casi extintas también en España aún tienen ilustres referentes en EUA, New Yorker, por ejemplo). Del mismo modo, el mundo del arte ha tenido sus exposiciones colectivas como primer paso para los artistas. Incluso en el del cine y los cortometrajes .

    Con lo que, primero, no nos equivoquemos de nuevo en creer que un formato implica alta o baja cultura (publicar Ulises en grapa no la hace peor, ni encuadernar el “Que me dices” en tapa dura mejor).

    Y segundo, la ascensión por escalafones sigue existiendo en muchas de ellas, no digamos que ese salto que mencionas es obligatorio “por que lo hacen otros”. La única razón de la desaparición de la ascensión "escalonada" en el cómic se debe a un mundo editorial interesado en los beneficios y no tiene ninguna relación con "ascensiones culturales"

    • lacarceldepapel on 14 Noviembre 2011 at 14:59 said:

      Para nada estoy diciendo eso jamcar. Lo que establezco, quizás no correctamente, es que era una forma de trabajo ligada a una tradición de la industria del cómic en España. Pero ese tipo de revistas lietrarias, en España, ya practicamente no existen o son tan minoritarias como lo puedan ser iniciativas que aquí calificamos de fanzines. En España no existe ya prácticamente en ninguna forma cultural o artísitica esa posibilidad de evolución por escalafones, se lanza al creador al ruedo con una experiencia mínima: se pasa de la colectiva entre autores j´çovenes, del relato corto en un fanzine más o menos de calidad, al relato largo, a la exposición personal. No hay transición continuada…

    • lacarceldepapel on 14 Noviembre 2011 at 15:02 said:

      No creo que se derive lo que dices (en tanto es evidente que la consideración del cómic ha sido de baja cultura, pero no es lo que yo considero, evidentemente), pero he hecho un par de modificaciones para que quede claro…

  2. Hypocrite on 14 Noviembre 2011 at 15:38 said:

    Sería fantástico que la mayoría de vídeos que hay en internet sobre cómics y autores de cómic estuvieran tan bien ejecutados como este de arriba. Chapeau a los realizadores.

  3. José Torres on 14 Noviembre 2011 at 16:28 said:

    Opino igualmente que el formato revista ha quedado obsoleto. Los caminos para que un autor se de a conocer hace tiempo que cambiaron, pero gracias a internet, están lejos de desaparecer. De aquellas revistas recuerdo que lo mas esperado por mi, mas que las historietas mismas, eran los articulos y entrevistas. Eso, creo yo, era lo que finalmente y poco a poco apuntaló firmemente mi pasión por los tebeos.
    Ahora, con 42 años a mis espaldas hay tres cosas que me venden un tebeo, que busco siempre en internet y que sacan de mi la misma pasión que me hacía esperar una hora, hace ya veinte años, a que abrieran la papelería de turno. La primera es artículos como este, la segunda son los videos entrevista que den la posibilidad al autor de vender su obra, aún tan escasos. (Este lo ha conseguido). Y tres, la iniciativa de algunos autores o editores de ofrecer adelantos de páginas al viejo estilo de esas revistas tan caducas y que, de vez en cuando, uso de refugio nostalgico. Esas al menos son formas eficaces de venderme un libro.

  4. John Space on 14 Noviembre 2011 at 17:45 said:

    Ya decía yo que me sonaba el nombre de esta chica, ya.
    http://blog.adlo.es/2010/10/combatamos_el_machism

  5. paseante on 15 Noviembre 2011 at 11:10 said:

    El vídeo de arriba ya no se puede ver, pero aquí lo han vuelto a subir:
    http://vimeo.com/32115449

    Muy bueno el vídeo. Recomendable.

  6. El problema de este tipo de obras es el de la invisibilidad: autores aún sin nombre editados a precios muy poco competitivos que comparten estante en la librería con autores ya consagrados…¿Me gasto 20 euros en lo nuevo de Blain o en lo de esta chica nueva que aún no ha demostrado nada?…

    En este caso la invisibilidad se intenta salvar con el premio Fnac-SinSentido, y ahí surge un nuevo problema: qué parámetro debo tomar como referencia para juzgar esta obra, ¿el qué se refiere a su autora, una joven y prometedora autora que firma su primera obra larga, o el qué viene referido al premio, que se supone importante y de cierto prestigio?.

    Si pongo en valor el primero de los parámetros debo decir que Mireia sale triunfante si bien con los peros que apunta Álvaro, pero si pongo en valor el segundo no se cumplen las expectativas que deberían asociarse a un premio que aspira a ser referente en esto de la historieta (y eso no es culpa de Mireia, desde luego).

  7. donniedarko on 15 Noviembre 2011 at 12:52 said:

    Amigo Ernesto,estoy totalmente de acuerdo contigo,el precio es muy poco competitivo,son poco más de 100 páginas a 20 Euros,pero la edición está muy bien.En mis planes no contaba con llevármelo a casa,pero al final ha caído.
    Lo de los parámetros de cualquier concurso son muy muy subjetivos,claro está.Que una obra gane un premio como éste,no significa que sea ya la gran obra maestra que todos estábamos esperando,pero que es una obra de calidad,eso es indiscutible.
    Lo que sí le puedo achacar a éstas ediciones,es la no no uniformidad de ediciones,me explico:deberían tener algo que los diferencie del resto de cómics,y deben resaltar más,amén de la pegatina en todo el morro,para que todo el mundo se entere,claro.
    La anterior obra ganadora,PINTOR!,tiene un tamaño muchísimo menor al de otras como la que hoy nos ocupa o LA ESTACIÓN DE LAS FLECHAS.FUEYE también tiene un tamaño inferior….Es un poco puzzle ésto,pero yo lo veo así.
    Aún no me he leído el cómic,pero por el vistazo,parece ser una obra desenfadada y fresca,con un color muy conseguido y una clarísima influencia de SFAR,pero se perdona por ser una obra primeriza,espero que la historia me enganche y no sea sólo una mala copia.
    En fin,barato no es,..pero qué cómic es barato hoy en día?
    Entras con 30 Euros en una tienda de cómicsy si quieres alguna novela gráfica,a lo mejor ni te llega.
    Un saludo.

  8. No, no es una copia de Sfar, en lo gráfico y quizás en lo temático podemos hablar de influencia, en lo demás creo que Mireia tira a su aire…

    La cuestión del precio me parece capital, autores de calidad aún sin contrastar que se echan o son echados a la pista de los leones con su primera “novela gráfica” sin más escudo que algunas reseñas en Internet y que tienen que competir a igualdad de precio con verdaderos titanes de la historieta…yo a eso lo llamo suicidio.

    En mi caso, y salvo contadas excepciones, siempre voy a elegir el último Sfar antes que lo primero del nuevo autor que dibuja como Sfar.

  9. donniedarko on 15 Noviembre 2011 at 13:42 said:

    Sigo estando de acuerdo contigo,Ernesto.
    El precio tirará para atrás a mucha gente,pero como detrás anda SinSentido,y Mireia ha creado bastante expectación sobre todo en las redes sociales,ahora que lo pienso más detenidamente,el cómic llegará lejos con el boca a boca,y con la promo que le están haciendo.
    Si hubiera sido otra editorial,otro gallo cantaría,o alguien se acuerda aún de los premios internacionales del cómic dados por Planeta?
    Cero promoción.
    Yo creo que fuí de los pocos que leyeron PLANETA EXTRA,obra muy recomendable que pasó sin pena ni gloria por las estanterías de las librerías hace un par de años o más….

    • lacarceldepapel on 15 Noviembre 2011 at 14:22 said:

      El problema del precio es que el precio no depende del autor, sino del formato. Y el formato de novela gráfica se ha estandarizado para este tipo de obras (más de 100 págs, color, tapa dura y con ese tamaño), alrededor de los 20€. Independientemente de quien lo firma, obvio, pero esa situación se repite en toda la creación: vale lo mismo la entrada para una película de un director novel que para ver la última de Woody Allen, vale lo mismo un libro de un novato que de un consagrado… Es el mercado cultural en el que estamos.

  10. El caso de Mireia es la excepción, la regla es otra…desgraciadamente

  11. Hola, veo mucho sentido común por aquí y solo quería apuntar que el premio Fnac Sin Entido no deja de tener carácter de beca y rellena un hueco enorme (aunque siguen habiendo otros! y eso es lo único que por ahora me convierte en una excepción). Como beca es una fuerte apuesta por parte de la librería y de la editorial y que salgan salvados de esta dependerá en muy buena parte de la calidad de la obra (o eso quiero creer). Yo he intentando ser consciente de esto hasta cierto punto. Pero hay un territorio en el que solo puedo entrar a través de los ojos de gente como Álvaro y de los lectores. Así que… sigan hablando!

    Sobre el precio de la obra me pronuncié aquí y sigo teniendo muchas dudas: http://www.clubcultura.com/el-libro

    saludos!

    • javi3r on 17 Noviembre 2011 at 22:17 said:

      Y más dudas que tengo yo. La misma editorial Sins entido publica Dear Patagonia. Es un cómic a color y también en cartoné, con unas dimensiones ligeramente mayores que La Muchacha Salvaje. El primero tiene 280 páginas y cuesta 25€. El segundo tiene 112 y cuesta 20. Alguien me lo explica?

      • Provoqueitor on 17 Noviembre 2011 at 23:43 said:

        Muy sencillo. Contra más ejemplares se editan más barato se puede vender el producto, más que nada porque ha supuesto menos coste de impresión (porque, contra más ejemplares pides que te publiquen más barato te sale la impresión de cada página, lo hacen así las imprentas). Así es posible que de Dear Patagonia hayan sacado más ejemplares, creyendo que se venderá más fácilmente, y de Chica salvaje hayan editado menos creyendo que costará venderse. De todos modos eso son criterios editoriales: yo creo que con la promoción que ha tenido el cómic y siendo Mireia Pérez una artista debutante de la que se tenía conocimiento en varios medios internautas y, por tanto, gustando a un amplio sector, yo creo que se venderá muy bien.

      • lacarceldepapel on 18 Noviembre 2011 at 0:57 said:

        javi3r: el primero tiene una coedición con Francia y el segundo no. La reducción de costes se nota.

  12. donniedarko on 18 Noviembre 2011 at 1:36 said:

    Otra política editorial que nunca entenderé….Sacan más ejemplares de Dear Patagonia que de la Chica salvaje,aún siendo éste último ganador de éste año del premio?
    Yo al final me pillé el de la Chica salvaje,y el Dear Patagonia lo dejaré para otra ocasión…
    Mireia necesita vender más ejemplares al ser su ópera prima,espero que vayan bien las ventas….

  13. javi3r on 18 Noviembre 2011 at 5:29 said:

    Pero lo de la mayor tirada son conjeturas vuestras o está demostrado? Me cuadra más lo lo que dice Álvaro. Y es que pocos cómics ha sacado Sins entido con una relación calidad/precio tan buena (y no es por meterme con la editorial). De hecho, es un precio anormalmente barato para los tiempos que corren.

    • lacarceldepapel on 18 Noviembre 2011 at 10:36 said:

      Es eso javi3r, no es una conjetura. La tirada es similar, pero la reducción de costes por coedición es muy importante.

      • javi3r on 18 Noviembre 2011 at 23:22 said:

        Así lo había entendido, gracias. Me quiero poner al día con este autor, así que Fueye caerá también.

        • Provoqueitor on 19 Noviembre 2011 at 11:16 said:

          Quiero pedir disculpas por mi metedura de pata, ya que he confundido a bastantes personas. Interesante eso de la coedición. Nunca me acostaré sin saber algo más :)

  14. donniedarko on 18 Noviembre 2011 at 11:22 said:

    Sí,cuando ví el precio de Dear Patagonia,pensaba que era una errata.Barato para lo que acostumbra la editorial……
    Así bienvenido sean las coediciones!!
    Un caso similar fue el de BODYWORLD,coedición en éste caso de 2 editoriales españolas:Apa Apa y Sins.Dentro de nada,los mismos editarán otro cómic en coedición que es compra obligada…..

  15. elbastardoilustrado on 18 Noviembre 2011 at 13:36 said:

    Hay que admitirles el merito, no se si a la editoral o a la autora, sobre el gran trabajo de publicidad que han hecho. Y no lo digo como comentario negativo, si no todo lo contrario, porque estoy viendo, leyendo muchas mas cosas sobre este comic que sobre los dos anteriores ganadores.
    En cualquier caso, bastantes ganas de leerlo.

    Sobre lo del precio, por suerte (o mas bien por desgracia, sobretodo para mis bolsillo) hace tiempoq ue no me planteo mucho esas cosas. Si tengo dinero lo compro, y si no, pues no. Los comics y la musica son algo muy importante para mi, una prioridad, vaya, y no pongo demasiado reparo a la hora de gastar… bueno, siempre y cuando no sea directamente un robo a mano armada jeje.

    A ver a que precio sacan mi comic cuando gane la proxima edicion del concurso jajajajajajajaajajaj

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation