18 Comentarios en “Al Salón

  1. Uy uy uyyyy Está en castellano y en catalán. Habrá que ver si la orientación de arriba y abajo va acorde con la lengua del que lo cuelga. Será divertido.
    Es un cartel precioso y original. Roca es un fuera de serie…

  2. Observador on 12 Enero 2012 at 17:34 said:

    Ah! Observo que el catalán ha vuelto al Saló. Pero en un cartel inherentemente polémico!
    Genios, que son unos GENIOS!

  3. Goscinny on 12 Enero 2012 at 18:06 said:

    ¿De verdad os resulta tan tan espectacular el cartel? a mi me parece normalillo, incluso otros de años anteriores me han resultado más bonitos, como es el caso del de Gallardo y el de Ana Miralles, y por ejemplo, el cartel de Paco para la mostra de comic de Valencia me parece mucho más bonito que este.

  4. Provoqueitor on 12 Enero 2012 at 18:22 said:

    Oye, es verdad, ¿por qué has puesto el cartel al revés? No es un verde pitufo, es un pitufo verde de toda la vida.

  5. Provoqueitor on 12 Enero 2012 at 18:23 said:

    Anda, mira, acabo de ver que los de entrecomics sí lo han puesto del derecho >:D

    • Álvaro Pons on 12 Enero 2012 at 20:28 said:

      Pues a me parece perfecto que esté en los dos idiomas. Y lo he puesto con la orientación que estaba en Ficomic, pero que no me importa darle la vuelta. Servidor es de los que no tiene problemas con el catalán.

  6. Carlos on 13 Enero 2012 at 1:01 said:

    A mí también me gustó mucho más el de la Mostra de Valencia. Pero para gustos, colores…

  7. juanca on 13 Enero 2012 at 18:19 said:

    Genial, yo quiero uno

  8. Pastanaga on 13 Enero 2012 at 22:03 said:

    Creo que el mensaje del cartel entra en contradicción con lo que ofrece realmente. Parece hablar sobre la conexión directa entre el creador y el lector cuando los salones del cómic son precisamente lo contrario, una orgía de lo que realmente mueve el mercado del cómic: no los dibujantes, no los críticos, sino los empresarios (todo el proceso que hay desde que se crea el producto hasta que lo compra el lector, por no hablar de la capacidad del empresario para influir en la forma y los contenidos del producto final). Esa línea fina y torcida que separa en el cartel al creador del lector es un ingenuo ninguneo al editor y al resto de intermediarios. En el cartel, si se fuera realista, esa línea debería ser muy gruesa, hasta ocupar el 95% de la superfície. Tal y como está ahora, el cartel parece evocar la quimera de aquellos viejos dibujantes cuando soñaron con el primer salón del cómic de Barcelona: un lugar de encuentro entre los lectores y los dibujantes, en donde el segundo podría vender directamente sus creaciones al primero, sin necesidad de intermediarios chupópteros. Los dibujantes de hoy son, dentro del mercado, los agentes que menos poder tienen para influir en los precios y en la cadena que lleva del creador al comprador. Son los agricultores que pude ver el otro día por la tele, que ganaban una miseria con un producto que cuando llegaba al consumidor final había multiplicado su valor. Y cuanto más cerca se estaba en la cadena del comprador, más margen de beneficio había. Y curiosamente, ese estilo de dibujo mainstream que gasta Roca, también nos habla de los estilos de dibujo que venden y de los que no venden: del sube y baja del mercado. Esto no es creación, es un circo… pero no hay otra cosa. ¿y los críticos de cómic pretenden hablar de este circo, y de los productos que genera, en términos de creación? Sin comentarios.

    En este pequeño circo, los que más ganan son los empresarios y los que menos los creadores, que ni siquiera viven de su trabajo. Y nadie parece tener el poder para quitarles a los editores ese margen de beneficio de más que debería ir a los creadores. Y lo peor de todo, ni siquiera los críticos de cómic, que teóricamente hablan de todo sobre lo relacionado con el cómic, son capaces de denunciar nada. Será porque este mundillo es muy pequeño y es mejor no hacerse enemigos poderosos. Así está el patio.

    En realidad están son las verdaderas razones por las que dibujantes como Richard Corben no vienen más al salón. Están hartos que los estafen. El día que a Corben se le pague por su trabajo lo que es debido, volveremos a verle por el salón. Lo mismo deberían hacer el resto de dibujantes.

  9. Pastanaga on 13 Enero 2012 at 22:08 said:

    Ningún dibujante debería volver a coger el lápiz hasta que las cuentas estén claras en el mercado. Quién gana qué, cuánto y cómo y si le vale la pena al dibujante seguir haciendo su trabajo. Todas las cartas boca arriba y sobre la mesa. Y ningún crítico o periodista relacionado con el cómic debería de hablar de otra cosa hasta que se aclare esto, porque sino participáis del circo.

    • lacarceldepapel on 13 Enero 2012 at 23:17 said:

      Hombre, lo que gana cada parte en la publicación de un tebeo está clarísimo yes público:
      Distribuidora y librería: 50-60%
      Autor: 8-10%
      Editorial: 30-42%

  10. Pastanaga on 13 Enero 2012 at 23:30 said:

    Me refería a cuánto cobran, individuo por individuo (desde el editor, al empresario que se encarga de distribuir los tebeos) para saber qué personas realmente se están llevando la parte del león. Imagino que será el que más poder tiene de variar los márgenes dentro de un mercado. Esa manera tan general en que suelen mostrarse los porcentajes permite a los que tienen poder de influir esconderse detrás de sus empleados.

    En definitiva, quién dentro de este mercado está pudiendo enviar a sus hijos a estudiar al extranjero (no hablo de nadie en concreto) gracias al dinero que gana con los cómics mientras los auténticos creadores de estos productos ni siquiera pueden vivir de ello.

  11. Toni Ribas on 14 Enero 2012 at 0:52 said:

    La solución es muy fácil. Los agricultores pueden montar una cooperativa y vender sus productos (una conocida cadena de carnicerías y una marca de leche empezó así) y los autores editándose ellos mismos (y asumiendo las perdidas, por supuesto). Sería la mejor manera de diferenciar el polvo de la paja. Los autores comerciales (que no siempre es sinónimo de buenos), se forrarían, el resto, tendrán que hipotecarse de por vida. Por desgracia, no todo lo que se publica tiene el éxito de Esther o Arrugas. La mayoría de lo que se edita, muere en las estanterías repleto de polvo.

  12. DIcker on 15 Enero 2012 at 1:56 said:

    Yo vengo a alabar a Paco Roca, me parece un monstruo, acabo de terminar sus Calles de Arena…ufff, que pedazo de historia…sólo he leido Arrugas y Las calles ade arena, y me parecen, no se magistrales, pero como poco mágicas, rezuman cariño, nostalgia y buen gusto.

  13. max on 15 Enero 2012 at 21:22 said:

    Un señor cartel. ¿Hay que decir otra vez que la mayoría de carteles de salones del cómic -hechos casi siempre por dibujantes de tebeos- son un desastre absoluto como diseño? El cartelismo es un arte distinto en todo al de los tebeos, y una viñeta ampliada no es un cartel. Pero Paco Roca sí sabe lo que hay que hacer. Bravo, Paco!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation