Viñetas caprianas

Época navideña, momento perfecto para sentarse en el sofa, armarse de mantita, estufa calentita (más tradicional con encato el brasero, pero cuidadín, que al primer descuido se termina de protagonista de barbacoa), vasito de leche y pastitas variadas para ver en la tele una buena comedia de Capra. Se aconseja siempre acompañar de una buena provisión de kleenex, que ya se sabe que los vapores conjuntos de la estufita y las pastas provocan irritaciones oculares varias que sólo se arreglan a lágrimazo limpio.
Placer este que parecía vedado a los lectores de tebeos, pero que Loisel y Tripp han resuelto sin problemas gracias a Magasin General, que llega a su segunda entrega Serge, confirmando plenamente todas las sensaciones que me produjo la lectura del primer volumen de esta serie. Una comedia costumbrista de tono amable y afable, que multiplica más que nunca su espíritu capriano. La llegada del forastero Serge rompe la rutina cotidiana del pequeño pueblo de Notre-Dame-des-Lacs y transforma completamente la celebración de la Navidad, argumento tópico y repetitivo que Loisel y Tripp manejan con soltura en una inmensa comedia coral donde es imposible no ver las conexiones con películas tan entrañables como ¡Qué bello es vivir! o Vive como quieras, desde el planteamiento y estructura argumental hasta el tono de los diálogos, pasando incluso por el uso esporádico de un narrador fantástico, tan del gusto en Capra.
Un tebeo de esos que no buscan estar en los listados de mejores obras, sino simplemente conseguir que el lector pase un rato agradable y termine su lectura con una sonrisa de oreja a oreja. Perfecto para estas fechas.