Más lecturas variadillas (Francia, España, Japón…)

Sigo con las lecturas, a ver si la pila de lecturas baja un poco de tamaño…
El Gabinete Chino, de Nancy Peña es, sin duda, una de las grandes sorpresas de mis últimas lecturas. La autora ha creado una historia que se desarrolla por cauces que van de la fábula clásica al relato de misterio pasando por el histórico, jugando en un terreno muy resbaladizo con bastante destreza y habilidad, con un tono muy pausado para contar esta historia de amores perdidos y amores que es a su vez un relato de la efervescencia renacentista, capaz de pasar de la ciencia a la alquimia y de la magia a la realidad en un parpadeo. Dos historias que avanzan en paralelo, una en la que la magia y la fantasía discurren el camino de los amores perdidos, otra que explora a través de la alquimia la locura y la obsesión, que se funden después en esa primera. Cierto es que es quizás con esta segunda historia con la que pueda haber más problemas, ya que se acopla a la primea con mayor dificultad, se antoja en el total del relato como secundaria y, quizás, podría haberse obviado. Es quizás el mayor problema que se puede achacar a esta obra, que queda minorado al saber que es su debú en la narración larga, lo que sorprende todavía más por lo cuidado y elegante de su estilo gráfico y su buen pulso en la narración. Un álbum que añade un nombre a seguir en el futuro. (3-)
Una buhardilla en París, de Sergio Meliá supone su primer álbum en Francia tras una larga experiencia que le ha llevado a trabajar para editoriales como Marvel, DC, Image o Malibú o para empresas de animación como Disney. Después de toda esa trayectoria, casi oculta para el lector español, Melía ha reconvertido una de sus series para Eros Comix con acierto e inteligencia, consiguiendo una compleja historia de amor en la que las mentiras y las medias verdades esconden realidades que nunca se quieren reconocer. Meliá sabe evitar que su narración caiga en el melodrama, llegando a un equilibrio casi perfecto entre el drama y la intriga, bordeando la solución más sencilla y sorprendiendo al lector en cada giro argumental, lo que se agradece. Un sólido argumento que se acompaña de un estilo gráfico que recordará a los más antiguos del lugar a los seguidores franceses de la llamada línea clara de los 80, a los Chaland, Benoit, Sire y demás pasados por la escuela valenciana de Torres o Sento. Un bonito álbum (3-).
Homunculus, de Hideo Yamamoto es el desembarco de Ponent Mon en el manga más “comercial”, demostrando que éste concepto no está reñido con la calidad. El autor de Ichi The Killer se adentra en el fantástico con esta extraña historia de un joven arruinado que se deja trepanar un agujero en su frente para estudiar una forma diferente de percepción. La intriga y el suspense soportan con eficacia la narración, dosificando los elementos más sobrenaturales con destreza para enganchar al lector, que se ve sumido en este primer volumen en la personalidad contradictoria de Susumu y Manabu, los dos protagonistas. Como siempre en el manga (la serie se sigue publicando en Japón, donde es todo un éxito), este primer volumen deja al lector con todas las preguntas abiertas y sin contestar, necesitado de seguir leyendo la siguiente entrega. Y de momento, vale la pena seguir… (3-)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation