Lecturas desatendidas

Que mi ritmo de lecturas es un poco caótico se puede deducir fácilmente de lo que voy escribiendo por estas páginas. Hay tebeos que esperan meses para ser leídos y otros se saltan la paciente cola de espera dando muestras de una mala educación espantosa. ¡Qué se la va hacer! Supongo que, en el fondo, la lista de tebeos por leer de cualquier buen forofo de esto de las viñetas es en el fondo una metáfora de las microcomunidades que se dan en cualquier mercado de barrio ante la verdulería o carnicería preferida. Para que luego se diga que el tebeo y la realidad no están conectados.
Por desgracia, en esto de las demoras los que suelen salir perdiendo son, para qué engañarnos, los de siempre: los menos conocidos, aquellos hacia los que desarrollamos mayores prejuicios. Y la demostración la acabo de tener con la lectura de los tres números de A prueba de balas, de Emma Ríos, un tebeo publicado por Polaqia y al que dediqué poca atención, desgraciadamente. Emma mezcla el género negro con la ciencia-ficción en una endiablada trama de persecuciones, venganzas, traiciones, yakuzas e ingeniería genética, consiguiendo un tebeo muy entretenido. Un debú bastante notable y que, debido al tiempo transcurrido entre el primer y tercer número (casi 3 años), podemos ver perfectamente la evolución de la dibujante, desde el entintado (bastante pobre al inicio, potente en el tercer número) a la narrativa, deudora de Miller y el manga en sus primeros números a Tomsz Lavric en los últimos, pero que ha ido adquiriendo una forma propia poco a poco. No es un tebeo perfecto, hay demasiadas irregularidades de quien está empezando, es lógico. Muchas veces el ritmo de la narración se sincopa, da saltos y hay confusión, pero pese a esos errores de juventud autoral (con los que siempre hay que ser condescendiente si se ve evolución en el autor), es uno de esos tebeos donde hay algo que te engancha en la lectura y te entretiene, demostrando que en esas páginas hay una autora competente en ciernes. Esperemos que pueda seguir publicando y formándose.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation