Algunas lecturas del Salón del Manga

Y comenzando, por lógica, por los mangas parece evidente que la primera obra que comente sea MW de Tezuka (Planeta), de la que sólo puedo decir una cosa: magistral. MW pertenece a esa etapa del autor en la que quiso demostrar que era capaz de hacer historias adultas a la manera del gekiga que Tatsumi y otros autores practicaban. ¡Y vaya si lo demostró! Porque MW es una brutal, contundente y durísima descripción de la corrupción política y sus derivados: la mentira, la envidia, el uso del ser humano como una simple moneda de cambio para los intereses de los poderosos… A lo largo de las casi 600 páginas de esta voluminosa obra una historia de venganza es la excusa argumental para dar un repaso a la hipocresía de una sociedad que permite que la corrupción campe libremente mientras alaba la riqueza fácil o que ataca el amor homosexual permitiendo las uniones que sólo buscan el poder. Al igual que en Ayako, en MW no hay héroes, pero tampoco villanos. Hay seres humanos que pervierten su comportamiento por la ambición del poder, pero que se muestran humanos y por tanto, frágiles y volubles. Quizás el único pero que se le puede poner es la excesiva teatralidad de su personaje principal, Michio Yuki, afectado por el gas tóxico MW en su infancia y dispuesto a acometer su terrible venganza al precio que sea. Una gran obra (4).
La segunda lectura, el reencuentro con Minetaro Mochizuki, el autor de Dragon Head, que vuelve a nuestras librerías con una obra de terror psicológico desasosegante, La mujer de la habitación oscura (Glenat). Un punto de partida más que habitual, el acoso al que se ve sometido un joven estudiante por parte de una extraña mujer (bien exprimido en la literatura o cine, recordemos Atracción fatal, por ejemplo), es aquí retorcido para extraerle todo su lado más enfermizo, consiguiendo una obra asfixiante, terrorífica, que nos mantiene en una constante de locura y tensión. Sabida era la habilidad de este autor para dejar al lector expectante a lo largo de una serie, pero en un solo volumen esa capacidad se condensa y agudiza hasta que la ansiedad se mezcla con la zozobra de lo desconocido para llevarnos directamente al miedo. Un buen ejemplo de cómo las obras que llegan de Oriente están revolucionando el género. (3)
Y la tercera, la curiosa Cat Shit One, de Motofumi Kobayashi (Glenat), que narra a modo de documental episodios de la guerra de Vietnam siguiendo a un comando de operaciones especiales de los marines americanos. Kobayashi contrasta el naturalismo de las situaciones, basadas siempre en hechos reales, con la elección de representar a los soldados como conejos y a los vietnamitas como gatos. Una opción discutible, tanto por la referencia directa al Maus de Spiegelman como por la asimilación de las tropas americanas como conejos a manos de los gatos, una visión que puede entenderse sólo desde el punto de vista de los americanos, pero difícilmente desde una perspectiva distinta. Pese a todo, puede ser una lectura interesante para los aficionados al género bélico y los interesados por el conflicto vietnamita. (1+)

Impresiones de un Salón del Manga

Pocas impresiones se pueden sacar de una visita tan fugaz como la que hice el sábado, pero puedo aseguraros que fueron sólidas y consistentes.
La primera, la impresionante cantidad de visitantes que atiborraban el recinto de La Farga de Hospitalet. Una auténtica marea humana que hacía prácticamente imposible moverse por los pasillos o siquiera acercarse a algunos de los stands más visitados. Desde luego, una aspecto muy distinto al que se tenía el sábado en el Saló del Cómic de Junio. No sé cuales serán las cifras oficiales que FICOMIC dé el miércoles, pero si la cifra es inferior a los visitantes del Saló de Junio, tendremos que poner en tela de juicio una de las dos.
La segunda, una sensación de alegría contagiosa que no se ve en otras citas comiqueras. Los asistentes al Salón del Manga se divierten con el manga, se ríen, juegan, se disfrazan, cantan… participan, en resumen, de una verdadera fiesta de los tebeos. No existe esa sensación de gran quiosco de venta, sino de evento festivo que, además, tiene venta de tebeos. Debo reconocer que no soy capaz de ir disfrazado de Naruto o Son Goku sin que se disparen todas las alarmas de mi exagerado sentido del ridículo, pero me invade una sana envidia al ver lo bien que se lo pasa la gente en este tipo de citas ‘mangueras’.
Y la tercera, la clara y evidente sensación de estar ante una nueva generación de aficionados al cómic que reemplazará a la actual. La media de edad de asistentes al Salón del Manga era evidentemente inferior a la del Saló de BCN. Muchos, muchísimos niños (y niñas) y gente muy joven, adolescentes en su mayoría, que contrastan con los ya machuchitos que poblamos la otra gran cita barcelonesa.
Desde luego, las pocas horas que he estado allí me han dado muchísimo optimismo ante la situación futura del tebeo en España.

Y para acabar, una nota curiosa, el hecho de que Planeta DeAgostini tuviese un stand de promoción donde no se hacía venta. Es verdad que no eran muchas las novedades de manga de la editorial, pero se ha roto una tradición de venta directa en salones que se sustituye por la promoción. Una actitud que a buen seguro es bienvenida por las librerías, que siempre han criticado duramente que las editoriales vendan directamente en los eventos comiqueros.

Nueva revista: En Viñetas

Una nueva iniciativa que viene de Andalucía. La revista “En Viñetas” recopila historietas de Salvador López, Batanás, Manuel Mota, Kosta y U.P.L., además de una entrevista con Idígoras. Tiene 24 páginas (formato 21×30), en BN y costará 1.50EUROS.
Se distribuirá en Andalucía y será presentada oficialmente en las Jornadas del cómic de Velez-Málaga.

ComicAgenda

El siempre activo José A. Serrano crea un servicio fundamental para el aficionado español: ComicAgenda, un listado de actividades que se realicen en este país alrededor del mundo del tebeo.
Un fijo en las visitas al que siempre habrá que tener puesto un ojo.

Carlos Giménez en la Biblioteca Regional de Murcia

La Biblioteca Regional de Murcia sigue con sus actividades del ciclo (H)OJEANDO CÓMICS, y propone para el próximo 2 de Noviembre, a las 20:00h una charla con Carlos Giménez, el genial creador de “Paracuellos”.
Será en el Salón de Actos de la Biblioteca (Avda. Juan Carlos I, 17. 30008 Murcia). Más información en www.bibliotecaregional.carm.es