Vuelve El Wendigo

El Wendigo, la veterana publicación asturiana está demostrando que es dura de roer y que las noticias de su muerte no eran del todo exactas, porque con motivo del Salón del Principado de Asturias ha aparecido un nuevo entrega de la revista, un número doble (el 101-102), con artículos sobre Eisner, Taniguchi, Mark Schultz, Los Cuatro Fantásticos, entrevista a Giancarlo Berardi, reseñas y una doble entrega de La historieta asturiana, de F.R.Arbesú en fascículos. Todo por 5EUROS.

Los libreros se mueven

Parece que el gremio de libreros especializados comienza a moverse. Corto y pego una nota que me pasa Nacho Carmona, publicada en Daily Dreamers:

Como diría el proverbio chino, vivimos en tiempos interesantes. Internet, que para tantos colectivos ha servido para conocerse, promocionarse y organizarse esta vez esta sirviendo para que el colectivo de librerías especializadas comience a organizarse, y sus movimientos ya se sienten en el mundo editorial español. A raiz de la creación de una lista de mail hace unos meses, los libreros especializados en cómic han estado intercambiando ideas de cara a crear una asociación que vele por sus intereses y que mejore las carencias que tiene el mercado español de librerías de cómic actualmente. Uno de sus primeras actuaciones se ha podido ver hace unos dias. Ante la oferta realizada por la web Astiberri en su website, poniendo su fondo editorial a mitad de precio, los libreros reunidos en la lista de mail acordaron solicitar a esta editorial el retirar esta oferta, ya que la editorial estaba vendiendo sus comics a precios incluso menores de lo que les cuesta a los libreros comprarlos a las distribuidoras, con el consecuente perjuicio, especialmente a las librerías que hubieran apostado por el fondo de esta pequeña editorial. La editorial, dándose cuenta del error, retiró la oferta inmediatamente ante la reacción de los libreros.
Parece ser que el siguiente paso es crear una asociación que represente legalmente a nivel nacional a las librerías de comic, de manera que puedan actuar con voz propia en el mercado del cómic nacional, para poder defender mejor los intereses de las librerías y de sus clientes.
Pero al parecer esta no es la única iniciativa que están promoviendo. Con motivo de las noticias acerca de la modificación del servicio actual de distribución de los cómics de Panini a través de SD, lo que significaría en muchos casos retrasos sistemáticos para las librerías especializadas y los aficionados, las tiendas han decidido enviar una carta de protesta firmada por la mayoría de las librerías participantes, dirigida a la editorial Panini, en la que expresan su deseo de que la distribución se mantenga como sigue hasta ahora, mejorando en algunos puntos. También parece ser que han transmitido una serie de solicitudes adicionales o paralelas sobre los productos Panini.
Esta carta ha sido enviada ya a la editorial Panini y se espera que repercuta en una mejora de la distribución de sus comics, o que al menos evite que empeore la misma en el futuro.
En definitiva, es una satisfacción poder dar la noticia de estos movimientos por parte de los libreros para mejorar el panorama del cómic en españa. Se espera que se formalice la asociación en los próximos meses, y que esto de lugar a nuevas iniciativas, mejoras en la comunicación entre tiendas, mejoras de distribución de las editoriales que tienen problemas con ella, posibilidad de encontrar números atrasados con fluidez, etc.

Y lo único que puedo decir es…¡ya era hora! Porque la realidad es que el comportamiento del inexistente gremio de libreros hasta ahora se basaba en la idea de que lo único importante es tener los tebeos más pronto que la librería de al lado. Un gran error, porque la experiencia en cientos de sectores demuestra que se tiene muchísima más fuerza unidos que desunidos, más teniendo en cuenta las épocas que se avecinan de fuerte competencia entre las grandes editoriales. Los movimientos telúricos que están protagonizando, añadido a la pujanza de las nuevas formas de distribución, demuestran que los primeros damnificados pueden ser las librerías, sobre todo las pequeñas. Es verdad que existen intentos aislados, pero suelen ser guiados única y exclusivamente por el intento de aumentar los márgenes de beneficios en compras conjuntas. Lícito y lógico, pero poco fructífero a medio y largo plazo.
Tan sólo uniéndose entre ellas se puede tener la capacidad de maniobra adecuada para poder hacer frente al futuro de un mercado que se está demostrando enormemente dinámico. Y no sólo eso: de la unión pueden nacer iniciativas de promoción del tebeo que pueden beneficiar a todos.
Pero también hay que llamar a la prudencia, porque este tipo de asociaciones pueden tener como resultado no el avance del sector, sino el intento de aplicar políticas de proteccionismo a ultranza, comportamientos feudales basados en el “virgencita, virgencita, que me quede como estoy”. Un ejemplo: si las editoriales están usando internet para vender directamente sus productos, una tentación de este tipo de asociaciones podría ser la presión a la editoriales para que no usen este canal. Un comportamiento atávico, ya que lo lógico sería aprovechar la unión para ofertar plataformas conjunta de venta a través de internet, que pudieran ofertar mejores servicios que los dados por las editoriales.
En cualquier caso, en principio, cualquier unión es una buena noticia, al igual que lo es los intentos de sinergias entre editoriales, pero no está de más recordarles a unos y a otros quién es el objetivo final de todo este emporio: el lector. Toda iniciativa empresarial no puede olvidar que sólo tendrá éxito si se le dan más ventajas al cliente, en este caso el lector de cómics. Su éxito será lograr que haya cada vez más lectores de cómics y que cada vez estén más contentos con el servicio de su librería.

¡El tebeo es noticia!

Es que ni un desayuno tranquilo se puede tener estos días. Estaba yo disfrutando de mi tradicional lectura dominguera del periódico, junto a mi calentito café con leche (descafeinado, cosas del estómago), cuando paso la página del diario EL PAÍS y me encuentro con un Capitán América de Kirby a toda página.
El primer pensamiento, brumoso y confuso todo sea dicho, que a esas horas de la mañana uno no está para muchas filosofías, ha sido que Panini se había decidido a pagar una página de publicidad en el periódico. Pero va y resulta que no oigan, que no, ¡que además hay una página de Krazy Kat! (y que yo sepa, los de Panini no me van a dar la alegría de publicar a mi gata preferida, no por falta de ganas, seguro). Así que quitándome legañas e intentando que mi raciocinio llegue a un porcentaje de efectividad mínimo, me doy cuenta que la cosa va en serio, que es un artículo de la sección de Cultura, a toda página, sobre las exposiciones que se desarrollan estos días en sendos museos americanos (El Museo de Arte Contemporáneo de Los Ángeles y el Hammer Museum de la Universidad de California)sobre el cómic. Un largo artículo firmado por Bárbara Celis en el que se reivindica la historieta como arte, con opiniones de Art Spiegelman y de Brian Walker, organizador de una de las muestras.
Un artículo bastante correcto, del que incluso se desprende un cierto tono de sorpresa por el hecho de que no se acepte en los USA que el cómic es un arte.
Parece, y recalco lo de parece, como si los medios de comunicación en este país comenzaran a ver la historieta como una forma más de cultura, merecedora de su espacio al mismo nivel que cualquier otra manifestación cultural. Un primer paso importántisimo en el tan ansiado reconocimiento social del tebeo, tan ansiado por mcuhos de nosotros.