Terrores clásicos

Curiosa coincidencia de dos mangas de terror, editados por la misma editorial y que tienen como base la literatura clásica (con matices) en los dos casos. Primero, el espléndido El niño gusano, de Hideshi Hino, segundo volumen de este autor editado por La Cúpula y que reinterpreta de una forma muy especial La metamorfosis. Si en la inmortal obra de Kafka un hombre normal muta en cucaracha, Hino transforma a un niño aislado y asocial en un gusano, explorando también de esta forma el rechazo social y la marginación de lo diferente. El terror se convierte aquí en un contenedor de una dura crítica a la repulsa de aquellos que consideramos distinto, de esa tendencia a considerar amenazador lo que no conocemos. Es posible que Hino exagere inicialmente las propuestas (un niño feo que cuida animalitos pese a ser odiado por todos sin más explicación), pero poco a poco su discurso se va radicalizando, generando una violencia incontenible de donde antes sólo había inocencia, en una sorprendente metáfora de cómo el individuo termina finalmente deshumanizado ante el odio y el rechazo, con la única salida del odio. Un brillante discurso que está ahí, escondido en lo que a simple vista es un relato de terror con tendencias gore… Excelente (3)
Y la segunda de las obras publicadas por La Cúpula es Falsas Apariencias, de Senno Knife, un volumen de historias cortas que tiene muchísimos puntos de contacto con el recientemente comentado Shitaro, ya que volvemos a historias de terror adolescente, bien llevadas, basadas generalmente en leyendas urbanas japonesas, pero que en este caso. Sería un correcto tebeo de terror, pero la diferencia estriba en la sorprendente revisión del cuento de la Cenicienta que Knife nos propone en la última historia, mezclándola la iconografía de Alicia en el País de las Maravillas y el terror más gore. El resultado es una sólida historia de terror que se aleja bastante de la media de las anteriores, con una visión siniestra de los cuentos clásicos (que me recuerda muchísimo, en intenciones y forma, a la espléndida En compañía de lobos de Neil Jordan). (2)
Dos excelentes tebeos para los aficionados al género.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation