Lecturas turrónicas (IV)

Me encantan las historias que transcurren en pueblos, que recuperan esa parte de la historia que nunca se cuenta. La de los pequeños pueblos donde transcurre la vida alejada de las locuras de la ciudad y sus neuras. Es curioso, porque servidor es urbanita convencido y me gusta, necesito, la histeria capitalina de millones de almas asfixiadas con el monóxido de carbono. De hecho, ni siquiera tengo un pueblo al que referirme de forma nostálgica como muchos.
Quizás por eso me gusta leer sobre lo que desconozco, sobre esas historias íntimas, esos recuerdos de los que carezco y me intrigan. O quizás porque transmiten una forma de vida distinta a la que vivo, más lenta, más centrada en cosas que importan de verdad y no en lo que nosotros inventamos como necesidades. O, quién sabe, porque en el fondo fui uno de sos niños que se crió viendo las Crónicas de un pueblo.
En resumen, me gustan. Y en tebeo me gustan más, por aquello de unir lugares comunes. En su día disfruté de las historias de Tito, un autor español poco recordado, por desgracia, que desde las páginas de A Suivre recordaba la vida en un pueblo perdido de España con historias preciosas, humanas. Razones todas que justifican el agrado con el que he leído Pueblo, de Manuel Mota (Zanzíbar Ediciones). Un pequeño álbum que recopila pequeños retazos de la historia de un pueblo. La escuela, la rivalidad entre vecinos… la vida diaria de un pequeño pueblo que sirve como excusa para conocer una historia y una sociedad que quizás ahora vemos casi como una curiosidad, pero que forma parte de nuestro pasado. Un álbum de principiante, es cierto, en el que se nota mucho la evolución gráfica de Mota a lo largo de las diferentes historias de este álbum, cómo pulsa y prueba diferentes estilos, como aprende a usar los recursos de la narración. Pero también se ve el cariño con el que cuenta las historias, la proximidad con que las siente. Y se agradece esa sinceridad a la hora de plantear el trabajo, sin ambiciones, con el único objetivo de compartir historias. un autor que habrá que seguir. (2-)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation