Lecturas turrónicas (VI)

Siempre digo que hay que esperar hasta el último minuto para hacer listas de lo mejor del año. Oculto tras una esquina, disimulado bajo un montón de tebeos se puede encontrar esa obra que te deje pasmado, maravillado. Y si hace anteayer os hablaba maravillas de El Libro de Muñoz y Sampayo, hoy me toca elogiar Exterior Noche, de Gipi. Un autor de poca obra pero que está acumulando ya todo tipo de críticas laudatorias con apenas tres obras en el mercado.
Y no es para menos, porque Exterior Noche es de esas obras que uno termina con tristeza, apenado por esa última página en blanco que marca el final del álbum. Exterior Noche recoge seis historias muy diferentes, que van de la contemplación a lo social pasando por la fantasía. Historias de recuerdos nostálgicos de la niñez, de denuncia del tráfico de inmigrantes clandestinos y su trato, de mágicas caras que aparecen en un lago o de la marginación de las calles de los barrios más pobres. Muy diferentes, pero que coinciden todas en una aproximación muy personal, en la que el lector se une al narrador de la mano cual fantasma que transita por esas historias, como un invitado no deseado, un voyeur que espía las historias con miedo a ser descubierto. Historias de fuerza y garra, vitales, que son amplificadas por el impresionante tratamiento gráfico de Gipi. Con su oscuro bitono azul, las páginas de Exterior noche tienen una belleza impactante, que gana al lector desde el primer vistazo. Una compleja técnica que mezcla óleo con papel vegetal para conseguir un efecto único, con un tratamiento de la iluminación soberbio. Las viñetas de Gipi transcienden de la página, tienen vida propia, podemos sentir el movimiento de las aguas, el ulular del viento o la lluvia en la cara. Es un dibujo visceral que automáticamente conecta con nuestro estómago, es imposible no dejarse llevar por él. El resultado final son historias que nos dejan extasiados, deslumbrados por su sensación visual y encogidos por la belleza de las historias que cuenta. Resulta sorprendente que Gipi apenas tenga obra publicada y sea capaz de lanzar semejante primera obra, que hace casi obligatorio reivindicar desde ya el “Apuntes para una historia de guerra” publicado por Actes Sud y Coconino. (4)
Enlaces: la web del álbum (en italiano) y el weblog del autor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation