Lo mejor del año, en cómics

Curiosa la iniciativa del Chicago Reader, que ha encargado su especial dedicado a la revisión del año a un nutrido grupo de dibujantes independientes. Ed Greenwood y Faye Paine-Lane, Jeffrey Brown, John Hankiewicz, Bernie Mireault, Mark Fischer y Rob Syers, Plastic Crimewave, Jeremy Wheeler y Matt Delight, Ivan Brunetti, Mark S. Fisher, Emily Flake, Keith Herzik, Lilli Carré, Dean Haspiel, Onsmith, Grant Reynolds y Paul Hornschemeier son los encargados de esta revisión, que se puede descargar en PDF.
Una sugerente experiencia con resultados más que interesantes.

Más listas: los mejores de TIME

Siguen las listas de “Los mejores del año”, sumándose esta vez la prestigiosa selección de Andrew Arnold, responsable de la sección de cómics de la revista TIME:
1. Black Hole, de Charles Burns (Pantheon)
2. Epileptic, de David B. (Pantheon)
3. Little Nemo in Slumberland: So Many Splendid Sundays!, de Winsor McCay. Editado por Peter Maresca (Sunday Press)
4. Walt & Skeezix, de Frank King (Drawn & Quarterly)
5. Or Else, de Kevin Huizenga (Drawn & Quarterly)
6. Concrete: The Human Dilemma, de Paul Chadwick (Dark Horse)
7. Pyongyang: a Journey in North Korea, de Guy Delisle (Drawn & Quarterly)
8. Dungeon vol. 2, de Joann Sfar y Lewis Trondheim (NBM)
9. Night Fisher, de R. Kikuo Johnson (Fantagraphics)
10. Mome vols. 1 + 2, editado por Gary Groth y Eric Reynolds (Fantagraphics)

Una lista que mezcla antologías de clásicos con obras modernas (un poco injusto, presumo), y que consagra a Agujero Negro ,de Burns, como la mejor obra del año, aprovechando su lujosa edición en Pantheon. Aunque ojito con Epileptic (La Ascensión del Gran Mal), una obra que ha calado fuerte en la crítica americana, siendo elegido como el mejor libro del 2005 según la web Metacritic, que recopila las diferentes reseñas que aparecen en la prensa americana (por cierto, que comparte honores con la impresionante Ice Haven, situada también entre las diez primeras). ¡Gracias a Sergio por la información!

Al rico y sabrosón culebrón.

Giardino suele deleitarnos, de vez en cuando, con frivolidades divertidas como Little Ego, pequeñas bromas que rebajan un poco la seriedad de series como Jonas Fink o Max Fridman, siempre circunspectas. Pero no dejaban de ser graciosos divertimentos sin mayor objetivo. Sin embargo, Eva Miranda (Norma) supera con creces ese punto para entrar con fuerza en la parodia más demoledora y salvaje de los culebrones y la televisión actual y su dependencia del mundo rosa. De la mano de Giovanni Barbieri, el gran dibujante firma una sorprendente bufonada, tan ácida como lúcida en sus planteamientos, rememorando una especie de telenovela por entregas sobre luchas de poder, amores imposibles y confabulaciones maquiavélicas protagonizadas por personajes histriónicos, arquetipos de aquellos que inundan las páginas de las revistas rosa. Empresarios millonarios casados con arpías de caras estiradas hasta el acartonamiento; herederos gigantones, tan guapos como estúpidos; amadas virginales e ingenuas y, sobre todo, la intrigante Eva Miranda, la gran conspiradora, inteligente y calculadora, dispuesta a dinamitar la ¿tranquila? vida de los adinerados Stone.
Una sátira inteligente y mordaz, que mete el dedo en la llaga, lo remueve y aprieta, para recordarnos que un exceso no es una realidad, que lo que vomita la televisión es una ficción creada para engatusar a un público necesitado de alienación barata del que aprovecharse, como bien recuerdan Giardino y Barbieri con esas delirante pausas publicitarias que se asemejan peligrosamente a las que abundan en los programas del corazón.
Una primera entrega divertidísima de lo que promete ser una serie tan frenética como sardónica (3).

Más y más lecturas

Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que vimos a Alack Sinner en una viñeta. Más de una década, casi dos, en las que muchas cosas han pasado, quizás demasiadas para contarlas en unas pocas viñetas. O quizás es que, sencillamente, ya no tiene sentido recordarlas. Las cuatro historias que engloban este reencuentro con Sinner son esbozos de un largo viaje, el último para sus autores. Un viaje que le llevará a través de América para encontrarse con el que fue su gran amor, Sophie. Más que nunca, Sinner es un simple testigo de anécdotas, de historias que se entrecruzan en un bus que hace un largo camino. Pero algo ha cambiado. Si en sus anteriores historias se daba siempre una denuncia contundente, ahora Sinner se mueve por una sociedad que no es la suya, que le mira desafiante y ante la que sabe que poco o nada puede hacer. Quizás la única salida que le queda es ese pequeño placer de la venganza contra Keith Giffen, el gran plagiador, una suerte de chiste personal que sabe perfectamente que no llegará a ninguna parte, una guerra perdida como el mismo autor reconoce en la historieta. Apenas un esbozo, un pequeño párrafo en una historia que transcurre lentamente hasta lo que debía ser, el final de un viaje. Y que mejor que terminar ese viaje rodeado de tus fantasmas pasados, representados en Sophie, el gran amor, el gran contrapunto del utópico Sinner. Sophie es, paradójicamente, la que siempre mantuvo al detective con los pies en tierra, la imagen que le recordaba la humanidad perdida como mudo testigo de su entorno. Es lo único que ha estado sierre allí a lo largo de la gran travesía a la que hemos asistido durante veinte años.
Un episodio que refleja no sólo los cambios del personaje, sino de sus autores. Las viñetas de Muñoz ya no están llenas de vida, ya no reflejan mil historias paralelas en el fondo. Ahora la mirada es triste, muy íntima. El lector ha pasado de ser un voyeur que miraba al mundo a través de la ventana de la viñeta para verlo a través de los ojos de Sinner. Y Muñoz, sabedor de ese cambio, lo afirma y lo rubrica con un estilo más expresivo que nunca, magistral en el uso de una línea quebrada que lo dice todo, que suda sentimiento y sensaciones por cada trazo.
Tras la lectura de “El final de un viaje“, se tiene la sensación de haber acabado un ciclo, que el personaje se ha terminado. Es cierto que la serie ha continuado, con dos historias más, Histories privees y la recientemente aparecida LAffaire USA, pero no se puede evitar la sensación de pensar que los autores han continuado la serie a sabiendas de que acabó con esa preciosa luna llena que cierra este álbum. Que la continuación ha sido más una exigencia exterior que una necesidad interior de los autores, que tenían claro que Sinner y Sophie siguen viendo todos los meses esa luna. (4)

Novedades de Ediciones B Enero-Marzo 2006

SUPER CAPITÁN TRUENO 8, de V. Mora, M.Osete, Casamitjana, J.Briñol y Torregrosa. Colección: Super Capitán Trueno. PVP: 17,95 euros.
Fecha de publicación: 25 de enero de 2006

SUPER CORSARIO DE HIERRO 2, de Víctor Mora y Ambrós. Colección: Super Humor Corsario de Hierro. PVP: 17,95 euros
Fecha de publicación: 25 de enero de 2006
MAGOS MORTADELO Nº 109. EL KAMIKAZE REGÚLEZ, de Francisco Ibáñez. Colección: Magos del Humor. PVP: Por determinar
Fecha de publicación: 15 de febrero de 2006
MAGOS SUPER LÓPEZ Nº 108. LA CASA AMARILLA, de Jan. Colección: Magos del Humor. PVP: Por determinar
Fecha de publicación: 15 de febrero de 2006

TOP COMIC MORTADELO Nº 18, de Francisco Ibáñez. Colección: Top Comic. PVP: 6,99 euros
Fecha de publicación: 22 de febrero de 2006
EL GRAN LIBRO DE CAPITÁN TRUENO, de Armonía Rodríguez. Colección: Volúmenes Singulares. Incluye DVD. PVP:Por determinar
Fecha de publicación: 15 de marzo de 2006