Agenda: Encuentro con Max en el Espacio Sins Entido

Mañana martes 17 de enero, a las 20:00h, se celebrará en el Espacio Sins Entido de Madrid (C/ Válgame Dios, 6) la charla Pensando dibujando. Max y Maite Larrauri, autores de la colección Filosofía para profanos (Tándem Ediciones), hablarán sobre la relación entre historieta y filosofía.
Por cierto, que no dejéis pasar esta genial colección de Ediciones Tándem. Obras como El deseo según Gilles Deleuze, La libertad según Hannah Arendt, La sexualidad según Michel Foucault, La potencia según Nietzsche o La Guerra según Simone Weil son interesantísimas aproximaciones a los conceptos filosóficos de estos autores con un Max soberbio, que transciende los límite de la ilustración tradicional.

Novedades de Enero de La Cúpula

(**)- Vida de una niña, de Phoebe Gloeckner. Novela gráfica, b&n, 8,95 EUROS

(**)- El gato Fritz (Obras Completas #5, 3 ed.), de Robert Crumb. Obras Completas #5, 3 ed., b&n, 8,50 EUROS
(*)- Unas bollos de cuidado al límite, de Alison Bechdel. Novela gráfica gay/lésbica, humor, 9,95 EUROS
Kiss me, kill me #4, de Lee Young You. Manhwa, b&n, 8,95 EUROS
Model #4, de So Young Lee. Manhwa, b&n, 8,95 EUROS
Kiss #172

Atentos a Phoebe Gloeckner, una autora desconocida por estos lares pero fundamental en el panorama actual USA. Sus obras, de fuerte componente autobiográfica, me parecen continuadoras naturales de los trabajos de Crumb o Justin Green, con una mezcla del poso amargo de Chester Brown. La obra que ahora se publica, “Child’s life”, es una recopilación de historias cortas sobre la niñez lúcidas e impactantes. Podéis ver más sobre esta autora en su web.

Lecturas de ultramar (o no tanto)

Mi pedido del previews este mes me ha traído, entre otras joyitas, el primer álbum que ha editado la inglesa Titan de King of Crooks, más conocido como The Spider, uno de los clásicos de la IPC que por estos lares fue editado en su día por Vértice y que los más jóvenes relacionarán con el reciente volumen de Jack Staff editado por Recerca. Una lujosa edición para una reproducción bastante pésima, supongo que por la falta de materiales originales que ha obligado a escasear directamente desde las revistas de Lion donde originalmente se publicó a finales de los 60.
Con todos los peros que se le pueda poner a la serie (sobre todo en el apartado gráfico), lo cierto es que The Spider es un excelente ejemplo de estos delirantes héroes de la IPC/Fleetway, a medio camino entre la ingenuidad y la mala leche más recalcitrante. The Spider, es un misterioso malhechor, de extraña fisonomía (que recuerda, paradójicamente a lo que poco después se conocería como un vulcaniano), poderes arácnidos increíbles y un intelecto sin par que se focaliza únicamente en el terrible objetivo de ser el mayor criminal de la historia. Cuando todos los héroes que venían de los USA se dedicaban a defender el bien ante todo, The Spider se jacta de cometer el mal continuamente y de dejar siempre en jaque a los pobres policías, siempre derrotados y humillados. Pero si divertidas eran las tramas, llegan al auténtico delirio cuando The
Spider comienza a enfrentrarse contra otros terribles villanos en la pugna por el trono del canalla más perverso. Un cambio motivado por Jerry Siegel, el credor de Superman, que tomó los guiones al poco de comenzar la serie y que imprimió un carácter absolutamente delirante a la serie, entre el pop-art de la DC de los años 60 y la tradición británica de la ciencia-ficción.
Una divertidísima serie, todo un clásico del tebeo, que antecede a la extraordinaria Zarpa de Acero, con un Jesús Blasco inconmensurable.

Y aunque el origen de estos tebeos de ultramar tenga poco, el que sí lo tiene es el magistral ACME Novelty Library 16, nueva entrega de la ya legendaria serie de Chris Ware que es prácticamente un nuevo libro de la colección. Apenas unos meses después del último recopilatorio, este número está dedicado íntegramente a introducirnos en la infancia de uno de los personajes de la serie, Rusty Brown, presentado como un niño apocado, inmerso en su mundo imaginario en el que sólo tiene como compañeros a sus muñecos de superhéroes. Ware nos cuenta su primer encuentro con Chalky White en un brillante ejercicio de estilo en el que, como es habitual en él, el aspecto formal está estudiado hasta el último detalle para conseguir estrictamente el efecto buscado. Partiendo de una estructura clásica de tira diaria de prensa, con subserie paralela, Ware desarrolla apenas unas horas en la vida diaria de Rusty y Chalky, el primero en la serie principal, la segunda en la pequeña subtira que la acompaña. Un día gris, de nieve, como cualquier otro, en el que las historias se cruzan por puro azar, como copos de nieve que se van amontonando uno encima de otro. Una anécdota sin importancia que permite a Ware explorar cuál es el pasado de sus personajes, cómo llega a esa compleja personalidad estudiando cómo era su familia. Apenas unos esbozos son suficientes para definir plenamente a su padre, un hombre depresivo que afronta una rutina diaria que detesta pero de la que no puede salir, que se proyecta sobre su hijo como fracaso último de su vida. Introduciéndose literalmente en la tira, Ware actúa de motor de la historia, convirtiéndose en improvisado confesor del padre de Rusty, protagonizando por tanto un paradójico doble papel, creador y actor, que parece dotar de vida propia a los personajes, como si fuesen éstos los que realmente creasen la historia y que el autor tan sólo la estuviese narrando como se la han contado.
Ware vuelve a llevar a la narrativa al extremo más radical de investigación, pero siempre desde un respeto reverencial a la tradición de la tira de prensa (de nuevo, Frank King en el referente absoluto, aunque no único, ahí está Herriman, entre otros), consiguiendo exprimir el lenguaje de la historieta como pocos. Pese al aspecto de sencillez de la composición formal (los excesos se han dejado para las cuatro páginas que cierran el libro de Building Stories), Ware experimenta con la narrativa desde una búsqueda infatigable de nuevas formas. El uso de sí mismo como personaje, tal y como comentaba, las relaciones entre tira y subtira y, sobre todo, la especial puesta en escena que condiciona un ritmo sutil y opresivo sobre toda la historia son sólo ejemplos de la nueva lección de historieta que da este autor.

El duende de Madrid… del cómic

La revista de cultura y ocio El duende de Madrid, de distribución gratuita, dedica su número 60 al cómic. Una excelente portada de Max que abre un número con entrevistas a Andrés Rábago (El Roto), Luis Durán, Jali, Manel Fontdevila, Javier Olivares, Santiago Valenzuela, Sonia Pulido y Max. En la sección de música se entrevista a Humbert Humbert (Paco Álcazar y Miguel B. Nuñez). La sección de arte está dedicada al Espacio Sinsentido. También se incluye una selección de los mejores cómics españoles del año 2.005 y otros artículos relacionados con el cómic.

Frías lecturas

Sé que es una justificación barata, pero no tengo muchas ganas de escribir sobre tebeos. Entendedme: en casita, al ladito de los radiadores, bien tapadito con una mantita y viendo como la gente pasa un frío terrible en la calle, de esos de moquillo y nariz rojota… pues como que no, que sí, que me leo todos los tebeos del mundo con placer y fruición, pero la sola idea de que mis manos toquen el gélido teclado me produce un repelús que me pone hasta los pelos como escarpias congeladas.
Pero para que veáis que me tomo esto de La Cárcel con un rigor profesional a prueba de balas, heme aquí ante el teclado, luchando contra el frío y el deseo irrefrenable de volver a acurrucarme debajo de las mantas.
Sigo repasando tebeos leídos estos días de helores:

Donde no llega la mirada, de Aboli y Pont (Planeta DeAgostini) es un álbum que llega rodeado de un elevado prestigio desde Francia, donde ha cosechado un buen puñado de premios, entre ellos el RTL al mejor álbum del año 2004 y un reguero de excelentes críticas. Una obra publicada originalmente en dos álbumes que Planeta presenta en su edición integral, de la que puedo hablar poco al haber leído la obra en francés. Y repasando aquellos dos álbumes, vuelvo a encontrarme con las mismas sensaciones: un álbum con buenas intenciones que falla a la hora de encajar las múltiples historias paralelas que cuenta.
El primer álbum de Donde no llega la mirada cuenta la historia del pequeño William y su familia, que llegan a un pequeño pueblo pesquero con la intención de dejar las prisas de la ciudad para dedicarse a la pesca. Aboli y Pont mezclan a partir de este momento el relato del enfrentamiento del pequeño pueblo contra aquellos a los que ve como extranjeros y la historia de la unión entre varios niños que comparten la extraña coincidencia de haber nacido el mismo día.
Ya en este álbum, chirrían la unión de estas dos historias. Mientras que el desarrollo del enfrentamiento entre el padre del pequeño y el pueblo es sólido e interesante, la historia de los pequeños transcurre por derroteros fantásticos que poco o nada tienen que ver con lo anterior. Sin embargo, tras un dramático desenlace, el segundo álbum supone un cambio radical, que explora la relación entre los niños veinte años después con una historia de corte fantástico que recuerda poderosamente a los relatos de Stephen King..
No existe ninguna relación entre la historia de la ambición pesquera del padre de William y la relación entre los niños, parecen historias disjuntas que resultan todavía más, si cabe, entre primer y segundo álbum. Es verdad que, por separado, las tres historias son interesantes, pero su unión no cuaja adecuadamente.
Pese a todo, la historia se lee con facilidad gracias al buen trabajo de Abolin a la hora de desarrollar las situaciones y de Pont, muy inspirado en el apartado gráfico y en el que destaca especialmente el color de Jean-Jacques Chagnaud. (2)

Corps de Rêve, de Capucine (FX Gràfic) es una historia tan sencilla como apasionante: el relato del embarazo de la protagonista. Plagado de pequeñas anécdotas, sencillas y tiernas, la lectura de Corps de Rêve es un ejercicio de sonrisa continuada. Capucine sigue el estilo gráfico de Marjane Satrapi, pero aunque se encuentra a mucha distancia de la iraní, consigue ser funcional y transmitir esas sensaciones tan especiales que se dan durante el embarazo. No hay aquí profundas reflexiones, ni bellas metáforas, sólo la pura realidad de los miedos, los placeres, los buenos y los malos momentos de esos nueve meses que cambian la vida para siempre. Una sinceridad que se traduce en una agradable frescura, que desarma a las pocas páginas y nos hace olvidarnos rápidamente de cualquier prejuicio para enfrascarnos en una aventura tan real y simple como la de la vida. Quizás el mayor problema que le puedo encontrar a este álbum es que tiene que competir con la extraordinariaOnomatopées de Federico Peeters, que trata exactamente el mismo tema (es, de hecho, una especie de continuación de Píldoras azules), pero con una maestría sin par. (2)

La orden de Cicerón (Glenat), es el reencuentro con el genial Paul Gillon, recordado por muchos por ese sensacional tebeo de ciencia-ficción que es Los náufragos del Tiempo. Un excelente dibujante que ilustra un entretenido guión de Richard Malka sobre enfrentamientos entre ilustres familias de abogados. En este primer álbum se nos narra el inicio del enfrentamiento entre las dos familias, enmarcado en la persecución judía que se dio en París durante la ocupación nazi. Juicios, venganzas eternas, un apasionante escenario histórico… ingredientes que son sabiamente cocinados por Malka y Gillon para conseguir que La orden de Cicerón sea un álbum que se lee de un tirón, entretenidísimo y que nos deja a la espera de la siguiente entrega. Un acierto más de esta entretenidísima colección negra de Glenat (2+).

Lo que nos depara el 2006 (III)

La editorial Ponent Mon se ha consolidado como una de las ofertas de mayor calidad media del mercado. Sus libros son siempre una seguridad en cunato al cuidado criterio de selección de las obras.
Este año, la editorial continuará con las series que tiene abiertas y reactivará la edición de tebeos europeos, estrenándose con el recientemente anunciado Salvatore de De Crecy y La Mala Gente, de Davodeau, cabezas de lanza de esta línea. Pero eso no significa que se dejen de lado a los autores japoneses que tradicionalmenteha publicado esta editorial. A los ya anunciados en su web se anuncian obras de Kan Takahama, Furuya Usumaru, Nananan Kiriko, Yoshimoto y Daisuke Igarashi (atentos a éste último, dará que hablar), hay que añadir dos obras más del siempre imprescindible Jiro Taniguchi: The missing girl y El hombre de la tundra, que también verán la luz este año.

Novedades Enero de Dibbuks

(*)- Billy Bob; buscando piedras con las que tropezar, de Manuel Castaño y José Miguel Fonollosa. Formato de 17 x 24 cm. Rústica. 48 págs. BN. 10EUROS

(*)- Tres días en Europa, de Anthony Johston y Mike Hawthorne. Formato de 17 x 24 cm. Rústica. 136 págs. BN. 14EUROS. Edición original de Oni-Press (USA).

(*)- Far West, de Richard Moore. Formato de 21 x 29,7 cm. Rústica. 96 págs. BN. 14EUROS. Edición original de NBM (USA).

Qué pedir al Previews

Parece que los yanquilandeses están tranquilitos y, tras los excesos navideños respetan un poco nuestra economía con un Previews bastante ligerito de novedades interesantes. Si no estuvieramos en plean cuesta de enero, yo pediría esto:
CONCRETE, THE HUMAN DILEMMA, de Paul Chadwick. (p29) 14.95$. Sigue la edición de esta magistral obra de Chadwick. Indispensable.
LULLABIES FROM HELL VOL. 1 TPB, de Hideshi Hino (p34) 12.95$. Parece que Hino está calando en el público americano y se publica ahora esta otra serie. De lo que me alegro.
BATMAN SECRETS #1(de 5), de Sam Kieth. (p61) 2.99$. El siempre sugerente Kieth afronta una miniserie en Batman. Y siendo él, tendré que echarle un vistazo.
HAWKGIRL 50, de Howard Chaykin y Walter Simonson 2.50$ (p85). ¡Dos de mis autores preferidos juntos! La mala hostia de Chaykin con la excelente épica de Simonson, una mezcla que no me pienso perder.
AMERICAN VIRGIN #1, de Steven T Seagle y Becky Cloonan. (p113) 2.99$. Seagle es uno de esos guionistas a los que siempre vale la penar seguir, seguro que no defrauda.
ALEX TP, de Mark Kalesniko, 19.95$ (p268). Recopilatorio de la nueva obra del autor de Novia por Correo.
ART SCHOOL CONFIDENTIAL TP, de Dan Clowes. 14.95$ (p268) Comienza ya a aperecer el “merchandising” de esta nueva aventura cinematográfica de Clowes, en este caso un libro con los guiones, fotos, storyboards, etc…
SQUIRREL MOTHER GN, de Megan Kelso, 16.95$ (p270). Megan Kelso es una autora de gran sensibilidad, con preciosas historias cortas que han ido apareciendo en diferentes antologías y que se recopilan ahora en este volumen.
THE SANDMAN PAPER GN. 18.95$ (p270). Libro que recopila artículos, críticas y textos varios sobre el personaje de Gaiman.
LA PERDIDA, de Jessica Abel. 19.95$ (p302). ¡Por fin! Lujosa edición (como es costumbre en Pantheon) de esta excelente obra de Abel.
EGO & HUBRIS MICHAEL MALICE STORY HC, de Harvey Pekar y gary Dumm $19.95 (p303). Random House reedita un nuevo volumen de American Splendor…¿lo editará por aquí Mondadori?

Lo que nos depara el 2006 (II)

El 2005 ha sido un año de profundos cambios para la editorial la Cúpula. El cierre de El Víbora supuso para la editorial un replanteamiento completo de su línea editorial, centrándose en ediciones de volúmenes que recopilaban lo publicado en la colección Brut y asentado su línea de cómic gay no sólo con novedades en álbum, sino con la arriesgada propuesta de la revista “Claro que SÍ”.
Tras este año, el 2006 se presenta para la editorial como un año de continuismo, en el que comprobar si estos movimientos han sido acertados, por lo que su política de ediciones será muy similar a la ya vista.
El éxito de sus ediciones de manga y manwha se verá prolongado con muchas más series, así como la continuación de las ya existentes. Nuevas entregas de Hideshi Hino y la incorporación a la nómina de autores japoneses publicados por esta editorial de Junji Ito, el creador de la desasosegante Uzumaki.
Respecto a tebeo independiente USA, verá la luz, como estaba anunciado, el recopilatorio de Locas de Jaime Hernández, en una edición corregida y aumentada respecto a la de Fantagraphics, que incluirá más de 100 páginas que se dejaron fuera de la lujosa edición americana. Tres volúmenes que aparecerán durante este año y que recogeran esta fundamental obra del tebeo americano. También verá la luz la edición en tomo (todavía no se sabe si en uno o dos) de la magistral Agujero Negro de Charles Burns, así como un nuevo volumen recopilatorio de la obra de Joe Matt.
Y, por supuesto, la continuación de la línea de cómic gay, que verá nuevas entregas de “Unos bollos de cuidado” y “Jane“, apoyadas por la revista “Claro que SÍ”, que parece que está siendo muy bien acogida.

Próximas novedades de Ponent Mon

(**)- EPOCA DE BOTCHAN #04, de Jiro Taniguchi. 144 paginas, BN. Rústica con solapas . PVP:10,00EUROS Fecha de aparición edición: 25/01/06
(**)- SALVATORE – TRANSPORTES AMOROSOS, de Nicolas de Crecy. 48 paginas. Color. Tapa dura. PVP:13,00 EUROS
Fecha de edición: 23/02/06

(**)- LA MALA GENTE, de Etienne Davodeau. 196 pages. BN. PVP:18,00 EUROS
Fecha de edición: Abril 2006

Excelentes ediciones y una gratísima sorpresa que Ponent Mon comience también la edición del Salvatore de Crecy, una obra deliciosa.

Lo que nos depara el 2006 (I)

No está nada fácil conseguir que los editores suelten prenda de lo que nos espera para el 2006. La competencia salvaje de este año ha originado una precaución exagerada a la hora de anunciar los planes de este año, y sólo si están cerrados y bien cerrados se sacan a relucir.
Pero algo se dice, así que os cuento algunas de las cosillas que aguardan para este año. Ojito que no son planes de publicación cerrados, sino una lista de intenciones por parte de los editores.

Comencemos con Edicions de Ponent, una editorial que ha apostado fuerte por el tebeo español durante los últimos años y que lo seguriá haciendo durante el próximo, con proyectos colectivos tan interesantes como “… de ellas”, un libro en coedición con el Instituto de la Mujer de Murcia y en el que se recopilan historias realizadas por mujeres sobre mujeres. Un libro de gran formato, de 130 páginas con colaboraciones de Ana Juan, Nicole Schulman, Isabelle Carvalho, Maria Adela Lazupone, Victoria Martos, Raquel Alzate, M. Alcobre, Cinthia Boglio, Laura, Gabriella Giandelli, Toñi Santolalla, Marta Guerrero y Asun Balzola. El próximo 2 de Marzo se presentará el libro, que servirá de catálogo para una exposición itinerante de los originales. Un suculento proyecto que no será el único para este año de la editorial alicantina. Además de este importante proyecto y la anunciada reimpresión de Horizontes Lejanos (con nueva maqueta), la primera aventura del Capitán Torrezno de valenzuela, Edicions de Ponent publicará este año a autores extranjeros como el francés Emmanuel Guibert (de quien editará Brune, su primera obra sobre el ascenso del nazismo, con un estilo gráfico hiperrealista que sorprenderá a muchos), el brasileño Wellington Srbeck (con una historia basada en Guimaraes sobre la vida en Minas Gerais) o el yugoslavo Tomasz Lavric… y algunos más que sorprederán mucho. Sin olvidar, por supuesto, la colección de historias de terror El Cuarto Oscuro, largamente aplazada y que se espera que este año pueda debutar.

Por su parte, la editorial Astiberri ha encontrado ya un camino claro de publicación, centrando claramente su producción a partir de ahora y estabilizando sus salidas entre dos y tres al mes. Entre las obras que veremos este año publicadas por esta editorial están el delirante Amor es infierno de Matt Groening, la sugerente Same Difference de Derek Kirk Kim, el Malas Ventas 6 de Alex Robinson (que recoge las historias cortas) o el maravilloso Cuaderno de viaje de Craig Thompson. Obras todas ellas interesantes pero que quedan eclipsadas ante lo que será, sin duda, una de las ediciones del año: el Topolino de Alfons Figueras. El veterano autor ha trabajado conjuntamente con la editorial para seleccionar las mejores páginas de esta genial serie, componiendo una edición de lujo de 168 páginas (similar a la de Totentanz) que será todo un monumento al humor surrealista de este genio de la historieta española.

Lecturas no tan atrasadas (II)

Soy un fan irredento de Max, no hace falta que lo diga. Su elegancia innata a la hora de ilustrar se combina con una especial lucidez a la hora de contar historias, de transitar caminos siempre difíciles, en un reto continuado contra sí mismo. Por eso, cualquier libro con ilustraciones suyas me parece, en principio, una excelente noticia. La publicación de Sketchbook/Conversación por parte de la editorial sin sentido es, por tanto, gratificante y atrayente.
Pero si al gozo de admirar sus ilustraciones se suma la inteligente y lúcida entrevista/conversación con Pere Joan que completa este libro, el resultado es, sencillamente, un libro obligatorio.
En la larga conversación con el mallorquín, Max desgrana sus inquietudes a la hora de afrontar una nueva historia, las razones que le llevan a ver en la historieta su pasión y su forma de vida, pero también esa necesidad incontestable que le lleva a buscar nuevos retos en cada trabajo que afronta. Opiniones siempre lúcidas de alguien que ha demostrado que el tebeo permite mucho más de lo que muchos imaginaban, que investiga y busca nuevas formas de expresión dentro de la historieta y que absorbe como una esponja influencias de todo tipo, reformulándolas en su propio lenguaje. Max habla sin tapujos de cómo se entusiasma ante las propuestas de Ware, de Ever Meulen y de cómo intenta adaptar esas ideas a sus propios objetivos.
Una entrevista vital, entre dos amigos y colegas, que tienen similares puntos de vista sobre la historieta, lo que permite una complicidad especial, que se desprende en toda la entrevista. Pero también una inteligente aproximación hacia una forma de entender el tebeo en el límite, abierta siempre a nuevas perspectivas y evitando siempre el estancamiento.
Un libro extraordinario.

Lecturas no tan atrasadas (I)

No creo equivocarme si digo que el número que acaba de aparecer de NSLM, el duodécimo, es el mejor que ha aparecido hasta la fecha de la “segunda época” de esta revista. No ya sólo por la excelente nómina de autores, que bascula perfectamente la vanguardia en ilustración con la experimentación en cómic, sino por la coincidencia en calidad de todas las contribuciones. Comenzando por la preciosa portada de Sonia Pulido y la excelente historieta de Keko, una de las mejores que le he leído en mucho tiempo (lo que es decir mucho), pasando por la salvajemente divertida contribución de Carlos Hart o las brillantes colaboraciones de Lola Lorente, Tamayo, Sonia Pulido, Miguel B. Núñez, Jens Harder, Markus Huber, Frederic Debomy o Paco Alcázar. Sin embargo, me gustaría resaltar también especialmente las historietas de Lorenzo Gómez y del tándem Pepo Pérez/Santiago García. La primera, un interesante homenaje a Little Nemo en la que Lorenzo juega con la planificación y narrativa como no había hecho hasta ahora, abriéndose nuevos caminos. La segunda, un curiosísimo trayecto paralelo entre la vida de un eterno aspirante a autor y los tebeos de los últimos treinta años, con un laborioso trabajo de Pepo Pérez a la hora de afrontar cambios radicales de estilo gráfico. Una dura historia que introspecciona las ilusiones perdidas de una generación.
Desde luego, una de las mejores revistas que he podido leer en mucho tiempo.

Lecturas atrasadas (II)

Había seguido la trayectoria de Pedro Rodríguez en el 2Veces Breve. Sus historias de Omar el navegante jugaban con un trazo efectivo y sólido a la hora de contar historias que evocaban con nostalgia un espíritu aventurero que la ficción había perdido tiempo ha. Bonitas historias que hacían esperar con ganas su primera historia larga, aunque podía imaginar el salto cualitativo tan importante que iba a dar este autor al pasar a un formato mayor. Pero Omar el navegante: Jinn-el-Rais es un álbum que sorprende desde su primera página, con una historia sólida, que surca perfectamente el camino de la aventura con una propuesta que va mucho más allá, relatando cómo la vida cambia nuestras ilusiones y nuestros deseos infantiles. Con los aparejos de una historia de piratas y recios marineros que tienen en la mar su vida, Rodríguez nos cuenta la historia de dos niños compañeros de juegos que fueron separados violentamente, de su destino final, última etapa de los diferentes caminos que siguieron. Una dura historia por la que transitamos entre escenarios que rememoran aquellos que veíamos de niños en las películas de sesión doble en la que los piratas cretenses asolaban el Mediterráneo y héroes con bigotito a lo Errol Flynn salvaban a la guapa de turno. No hay aquí héroes ni bellas damiselas en apuros, sino finales de historias, puertas que cierran etapas pasadas que se guardan con amargura.
Pero no se debe dejar de destacar la evolución de estilo de Pedro Rodríguez, que ha encontrado un trazo más suelto y fresco, que casa a la perfección con un elegante uso del color. De sus primeras historias, de estilo más acartonado y colores más vivos, hemos pasado a una elegante puesta en escena, perfecta para una composición que no alardea de florituras pero que es eficaz para lo que se plantea.
Un excelente álbum, con una edición exquisita por parte de Ariadna (3+)
Enlaces: Teaser de álbum. Páginas de muestra: 1 2 3 4 5 6

Lecturas atrasadas (I)

Como quien oye llover es la quinta entrega de la ya famosa serie de Mr.Jean, en la que Dupuy y Berberian siguen adentrándose en la evolución de este particular treintañero. Poco a poco, la serie ha ido perdiendo ese cariz netamente humorístico para convertirse en un drama costumbrista con toques de comedia, llegando a ese punto álgido de “Vivamos felices sin parecerlo“, uno de los mejores álbumes de estos dos excelentes autores. Una lenta progresión que en este quinto volumen se antoja entrar en un ligero retroceso.
Pero que nadie se equivoque: Como quien oye llover es un sólido álbum en el que de nuevo Dupuy y Berberian vuelven a hacer una interesante reflexión sobre la madurez, contraponiendo la exitosa vida sentimental y laboral de Mr. Jean con el caos vital de Felix, en paro y con problemas para mantener la custodia de su ahijado. Sin embargo, la historia desprende un cierto tono cansino, como si todo se hubiese contado ya en el anterior álbum. Mr. Jean se convierte en un mero espectador y es Félix el que se alza con el protagonismo absoluto del álbum, en un interesante planteamiento con un desenlace demasiado arquetípico y previsible.
Repito que, en los niveles de calidad en los que se mueve la serie, no se puede decir que éste sea un mal tebeo, al contrario, es un excelente tebeo, pero le queda a uno el regusto amargo de bajar el nivel de la serie tras las grandes entregas que hemos leído este año. Por desgracia, Dupuy y Berberian tienen ahora como mayor enemigo el gran nivel con que han trabajado en los últimos años. Gráficamente, siguen con una calidad extraordinaria, su elegante estilo ha alcanzado una perfección casi completa, uniendo a una siempre chispeante concepción narrativa un trazo desenvuelto y vital. Sin embargo, parece como si se hubiese quedado seca la fuente de sus historias para Mr. Jean, quizás porque alcanzada la felicidad, ya no existen temas que contar. De hecho, las últimas entregas de su otra gran creación, Henriette, son muchísimo más interesantes que las de la serie que les dio la fama.
Pese a todo, un álbum a leer, con la siempre perfecta edición de Norma, de la que sólo se hecha en falta que no hayan incluido el CD que acompañaba la edición francesa, con una larga entrevista y muchísimo material multimedia de estos autores, de lo más sorprendente.(3)

Novedad de Dolmen para Febrero

– Aprende a dibujar cómic Vol.1, de Varios Autores. 126 págs. BN. PVP: 12,95 EUROS
Este libro recoge las colaboraciones que autores como Adam Hughes, Jim Lee, Arthur Adams, George Pérez o Joe Kubert realizaron para la la revista Wizard en su edición americana sobre cómo dibujar cómic.

El Quijote en historietas, en La 2

El programa La Aventura del Saber, de La 2 de RTVE ha realizado tres programas dedicados al imaginario del Quijote. El segundo, que se emitirá mañana de 10:30 a 11 está dedicado, precisamente, a la historieta.
Mañana se emite el dedicado a la Historieta (segunda cadena, en la Aventura del Saber, de 10.30 a 11).
Según informa su web: “El personaje de “Don Quijote”, que enseguida traspasó las fronteras españolas, fue interpretado desde diversas culturas y formas expresivas, como un ser estrafalario, un loco trastornado por sus muchas lecturas, o un alucinado empeñado en tareas imposibles. Otros lo vieron como un personaje humorístico, como una caricatura burlesca de los héroes de la caballería medieval, que en el siglo diecisiete aún estaban de moda. Artistas, comentaristas y críticos de Arte, aportan su opinión en este segundo capítulo de la serie, explicando cómo lo vieron a lo largo del tiempo, los artistas que lo reinterpretaron.”
Mala hora, ya sabéis, preparad los grabadores.

Un gedankenexperiment sobre portaditas y distribución

Anda media blogosfera, o más, revolucionada con el tema de las portadas alternativas de Panini. Para los que no sepan de qué va la cosa, que supongo serán pocos, resulta que esta editorial ha decidido hacer dos ediciones diferenciadas de los tebeos Marvel, una para quioscos y otra para librerías especializadas, denominada “edición especial”.
El caso es que si ya en su día el anuncio generó polémica entre los aficionados, no es menos la que se ha armado al llegar al momento de ver esas ediciones en las librerías. En teoría, la tirada de estas ediciones especiales es limitada y, por tanto, sujeta a ciertas reglas a la hora de su distribución a librerías especializadas, a saber: imposibilidad de devolver sobrantes, prelación en el orden de pedido y aparición en las librerías previa a los quiscos. A la hora de la realidad, parece que nada de esto se ha dado, que entre las librerías se han generado auténticos problemas porque a determinadas librerías han llegado más números que a otras o que, sencillamente, no ha llegado ningún número; que en algunas ciudades las ediciones normales no han aparecido todavía… un guirigay de mucho cuidado.
Un problema que tiene dos culpables: el aficionado y la distribución.
El aficionado es un culpable, en parte, por esa histeria de tener el tebeo nada más salga y ser incapaz de esperar un día para que lo tengan en su librería especializada favorita. Es capaz de peregrinar durante horas para poder tener su ración de soma antes que nadie, una actitud que no entiendo demasiado, pero que es así desde que los tebeos existen. Las librerías saben perfectamente que la personalidad de sus compradores y que si un tebeo está en otra librería antes, esa venta se habrá perdido. Una situación que se agrava en aquellas ciudades, como Madrid, donde existen concentraciones importantes de librerías en zonas relativamente pequeñas.
Sin embargo, no hace falta llevar mucho en el mundillo para darse cuenta que todo el problema que se ha generado radica en los problemas de distribución del tebeo en España. Dudo mucho que la decisión de Panini tenga razones de fomentar un tipo de coleccionismo distinto o vender más. O mucho me equivoco, o las razones de esta diferenciación entre ediciones vienen derivadas de los contratos de distribución con diferentes empresas para el mercado de quioscos y el de librerías especializadas. Mientras que el primero es controlado casi monopolísticamente por Logista (y su red de subdistribuidoras locales), el segundo ha sido contratado en exclusiva con SD. Según se sabía, las condiciones del contrato especificaban que debía existir un retraso en la distribución a librerías especializadas, de forma que Logista distribuía primero a quioscos y unos días después llegaría la edición a las librerías especializadas. Sin embargo, ha sido evidente que ambas ediciones estaban el mismo día en ambos canales de distribución, es más antes en las librerías especializadas en algunas comunidades como Madrid, donde la distribución de Logista está atomizada entre muchas subdistribuidoras.
¿Qué puede estar pasando? Apliquemos la práctica del gedankenexperiment
AVISO IMPORTANTE: TODO LO QUE SIGUE AHORA ES ESPECULACIÓN
Con esos mimbres, y sabiendo que la venta en quioscos de los tebeos Marvel estaba funcionando viento en popa, supongamos que Logista haya impuesto condiciones draconianas a Panini, que le obligarían casi a rescindir el contrato con SD. Si esto ha sido así, la única opción que le quedaba a la editorial para cumplir el contrato firmado con la distribuidora es proporcionarle un producto definido, “distinto” del que llega a los quioscos, con el fin de que Logista no pueda poner ningún tipo de pegas a que SD también distribuya los tebeos Marvel.
Y en el caso que esta hipótesis tuviese visos de credibilidad ¿qué importancia tiene quién distribuya?
Pues mucha, primero porque como comenté antes, en algunas ciudades (por ejemplo, en Madrid) la distribución por Logista podría implicar que hubiese diferencias en la aparición de un tebeo de hasta dos semanas, dependiendo de qué subdistribuidora es la elegida. Y la segunda, porque la condiciones que se dan a las librerías son muy diferentes entre ambas distribuidoras. Logista es un monstruo de la distribución que aplica condiciones muy exigentes, que van desde el pago de elevados depósitos a márgenes comerciales mucho más reducidos que los que da SD. Una situación que algunas librerías, sencillamente, no pueden afrontar.
Conclusión: que por un problema empresarial se habría creado una pinza entre aficionados y distribuidoras que tiene a los libreros cogidos, literalmente, por los huevos. Y muy cabreados con Panini, todo sea dicho, a la que se culpa de todos los males, cuando me temo que es una víctima más de unos contratos no demasiado definidos…

Repito que todo esto es una especulación y, a lo mejor, me equivoco, pero es un gendankenexperiment que deja claro la extraña situación de la distribución del tebeo en España, dividida entre muchas y muy diferentes empresas, con filosofías muy distintas. Una situación que genera al final un gran damnificado: las librerías especializadas.

Ponent Mon editará “La Mala Gente”

Dicho y hecho. Si ayer glosaba las maravillas de Etienne Davodeau y su Les Mauvaises Gens, reciente ganador del premio del público y de la crítica 2006, y que debería ser editado ya en España, hoy ya se puede decir quien lo editará. En Abril, la editorial Ponent Mon sacará esta obra en castellano, con el título de La Mala Gente. Un volumen de 198 págs a 18EUROS, en el que Davodeau se aproxima a los conflictos laborales franceses desde los años 50 a la década de los 80. Una excelente noticia que demuestra la agilidad y rapidez de esta editorial.

Vuelven Basil y Victoria

Comentaba yo hace un par de años las excelencias de una serie que apenas pudimos catar por estos lares: Las aventuras de Basil y Victoria. Una gran serie de Yann y Edith de la que sólo apareció el primer álbum Satí (en la colección Grandes Aventuras de Anaya,un intento de esta editorial de introducirs en el mundo del tebeo), dejándonos huérfanos del excelente Jack, multipremiado en Francia. Sin embargo, y pese a los premios, la dedicadión de la dibujante Edith a otros menesteres alejados del tebeo hizo que la serie quedara paralizada en el tercer volumen, Zanzíbar.
Diez años después de la aparición de este álbum, Humanoides acaba de anunciar la reanudación de la serie con su cuarta entrega, Pearl. Un buen momento para que alguna editorial española se fije en esta serie y en otras de Yann, uno de los mejores guionistas franceses de las últimas décadas (por ejemplo, con la genial Les Innomables…)

Jornada de Cómics en Cádiz

El próximo 17 de enero se inaugura en la Sala Caja San Fernando Casa Pemán de Cádiz (C/Plaza de San Antonio) la Exposición By Vázquez, que se mantendrá abierta hasta el 19 de febrero. Aprovechando esta exposición, en la misma sala se desarrollarán el 21 de Enero dos mesas redondas:

By Vázquez. 17:30 horas, con Victoria Vázquez, Joan Navarro, José María Conget, Alejandro V. Casasola.
Cómics desde Cádiz. 19:00 horas, con Rafael Marín, Carlos Pacheco, Fritz (Ricardo Olivera) y Mel
Sesión de firmas. 20:30-21:30

Podéis acceder a una versión virtual de la exposición de Vázquez aquí.

El éxito de Etienne Davodeau

Parece que Les Mauvaises Gens, la última obra de Etienne Davodeau va camino de convertirse en uno de los álbumes del año en Francia. Al premio de la asociación de críticos de la BD hay que sumar ahora el Premio del Público 2006 del Festival de Angouleme, un galardón otorgado por un jurado de nueve lectores seleccionados por el equipo del Festival, la revista L’Express y TéléPoche entre una quincena de álbumes seleccionados.
Y ojito, que todavía queda en el aire el premio al mejor guión, al que también está nominado…
Un fijo en el pedido a BDNet de este mes… :)

Vocales

Toca reseñar dos lecturas vocálicas: Mister O y Mister I, dos álbumes muy similares de Lewis Trondheim, aunque con distinta génesis.
Comencemos por Mister O, el primero cronológicamente, que nace como un experimento narrativo englobado claramente dentro de los retos que los autores del colectivo OuBaPo se lanzaban de continuo, siempre en el límite más radical. En este caso, Trondheim se plantea cómo explotar al máximo una idea muy sencilla: un personaje intenta cruzar un precipicio. Una idea simple que es abordada desde el minimalismo más extremo: un dibujo despojado de todo artificio, sólo unos palitos y unos circulitos, estrictamente; un escenario fijo, inalterable y una rígida composición de 60 microviñetas por página.
Y, de nuevo, Trondheim demuestra que lo importante en cualquier medio es tener algo que contar. Con una imaginación desbordante, cada página es una nueva aventura para el redondo Mister O, una nueva forma de pasar ese precipicio, que comienza con la lógica y acaba en el delirio. El resultado es un divertidísimo tebeo, de gags realmente brillantes que recuerdan con fuerza las locuras de Chuck Jones y Tex Avery y que jamás caen la repetición. (3)
Mister I, por su parte, es la vuelta a la misma idea tres años después, esta vez como inicio y reclamo de la nueva colección Shampooing de Delcourt, que dirige el propio autor. El reto creativo ha dejado paso al reto mercadotécnico, pero de nuevo Trondheim vuelve a probar su incontenible fantasía, contando esta vez la historia del larguirucho Mister I, siempre buscando un bocado que echarse a la boca. Con idénticos mimbres de la anterior experiencia, nos encontramos de nuevo con un álbum divertidísimo, con el que pasar un excelente rato y que complementa perfectamente al anterior, formando un dueto perfecto. (3)
La edición de Glenat excelente, como ya es costumbre.

Un clásico indiscutible

Hablando de clásicos, y a colación de la anterior entrada, destacar entre la marabunta de títulos de las librerías uno que ha pasado casi desapercibido: el volumen de la colección Super Humor dedicado a Los Grandes Maestros del TBO, editado por Ediciones B.
Es verdad que no hay ningún criterio en la selección de las planchas publicadas, que es una nimia expresión de la calidad de estos autores y que merecen una edición mucho más pormenorizada y completa, pero poder leer aunque sea sólo unas páginas de autores como Opisso, Coll, Benejam, Urda, Blanco, Castanys o Sabatés, por citar algunos de los autores que participan en este volumen, es un placer incomensurable. Ya no es sólo disfrutar de la indiscutible calidad de estos autores, es acceder desde un asiento privilegiado a la historia de este país. Las historias de Benejam o de Opisso son frescos costumbristas de inestimable valor para entender la historia de España, ventanas abiertas a la vida de una sociedad que no aparece en los libros de Historia, que sólo se puede encontrar en los tebeos, en los queridos y maravillosos tebeos que guardan ese tesoro entre sus páginas. Más allá de la historia que se estudia, los tebeos nos llevan a la vida de la calle, a las conversaciones entre los vecinos, a lo que ocurría en esas familias que pueden ser perfectamente las de nuestros abuelos o bisabuelos.
Una maravilla. Lástima que todas estas obras maestras estén siendo perdidas y maltratadas de esta forma, porque requieren una edición digna y en condiciones, acorde con su importancia. En cualquier caso, no os la perdáis.

Repaso al 2005 (III): Las ediciones de clásicos

El año de las ediciones de clásicos. No creo equivocarme si digo que ése podría haber sido el subtítulo del año que nos dejó. Salvados los movimientos empresariales y centrándonos en lo que aparecía en las estanterías de las librerías, ha sido sin duda el año de las reediciones (y no sólo reediciones) de clásicos. Una política que ha encabezado claramente Planeta DeAgostini, que activaba una espléndida colección de clásicos de prensa americanos con Rip Kirby, Terry y los Piratas y Carlitos y Snoopy como los grandes títulos del año. Colecciones fundamentales que se sumaban a las ya comenzadas de reedición de clásicos de la EC y que se han visto potenciadas por la de clásicos de la DC y europeos como Spirou, Iznogoud o Lucky Luke. Con todos los peros que se le pueda poner a la calidad de edición (que son muchos, sobre todo en la obra de Caniff), lo cierto es que la iniciativa merece todo tipo de loas. Es fundamental que estos clásicos estén presentes en el mercado español, aunque más lo es que lo estén de forma permanente, accesibles siempre a los nuevos lectores.
Pero si loable es esta tarea, más me parece en el caso de la editorial Glenat, que afronta en solitario la reivindicación de toda una generación de autores españoles. A la recuperación de toda la obra de Carlos Giménez se le han ido sumando paulatinamente las de Jordi Bernet, Alfonso Font, Fernando Fernández, Luís García y Purita Campos, estando ya en el horizonte las de Víctor de La Fuente y Adolfo Usero. Ediciones de extraordinaria calidad, que hacen justicia a una de las mejores generaciones de autores españoles de todos los tiempos. Las ediciones de Nova-2, Las Crónicas del Sin Nombre, Zora o la exitosa Gina de Purita Campos son noticias extraordinarias, que permiten al lector de hoy comprobar la calidad de estos autores. Tampoco se puede olvidar que esta editorial ha iniciado también una línea de clásicos de manga, editando con todo lujo obras tan imprescindibles como Maison Ikkoku o Lamu (ampliando la somera edición que en su día apareció en España), de Rumiko Takahashi, y continuando la de Astroboy de Tezuka.
Por su parte, Norma ha continuado también con la edición de clásicos, con Los Archivos de Spirit a la cabeza (y con un inteligente cambio en el orden de publicación), siguiendo con obras tan fundamentales como Los Escorpiones del desierto, Partida de Caza o Ici Meme y con anuncios tan suculentos como el de la próxima edición del Valerian de Meziéres y Christin.
Pero, afortunadamente, casi todas las editoriales han contribuido con su granito de arena a esta recuperación de clásicos de la historieta: La Cúpula con las obras de los Hernández (Palomar y Rio veneno) y Crumb, Dibbuks con la preciosa La diosa sumergida de Calatayud, Sins Entido con el Manuel no está sólo de Rodrigo, Ponent con el Arf de Micharmut, Astiberri con el Totentanz de Battaglia… sin olvidar la labor de Ediciones B con la sistemática edición de las obras de Mora y Ambros o con el delicioso volumen de Clásicos del TBO recientemente editado.
Parece evidente que existe una voluntad de recuperar los clásicos del tebeo que nunca se debieron haber perdido, esperemos que no sea sólo una moda editorial.

En cualquier caso, es muy difícil hacer un “ranking” de estas ediciones como hace poco se me pedía. Y lo he intentado, que conste, pero me resulta imposible. Todas son obras fundamentales del tebeo, imprescindibles. Cada cual que elija según sus gustos, pero todas deberían estar en la biblioteca de un buen aficionado al tebeo. Si acaso, y sólo como indicativo, expresar mi sorpresa por dos obras: el descubrimiento de Rumiko Takahashi, una autora a la que no le había dedicado el interés que se merecía y la continua validez de las propuestas narrativas de Milton Caniff, que demuestra que Terry y los piratas sigue teniendo, casi setenta años después, una fuerza irrefrenable.

Repaso al 2005 (II): Lo acontecido

Acababa yo mi resumen del años pasado vaticinando que “Al final, lo único realmente cierto es que el 2005 será un año fundamental y apasionante para el tebeo español”.
No tengo muy claro si lo ha sido, pero es evidente que éste ha sido el año de los barros que han venido tras las tormentas del 2004.
Un año que ha venido marcado por los cambios editoriales que se anunciaron en el 2004, el cambio de Marvel a Panini y de DC a Planeta, que ha tenido como resultado que éste año 2005 haya sido un periodo de transición, en el que las principales editoras de tebeos de este país reformulaban sus estrategias. Mientras Panini afrontaba la publicación de Marvel, la batalla por los derechos de DC mantuvo en vilo a todo el panorama comiquero hasta la confirmación de su paso a Planeta DeAgostini, generando una situación previsible de equilibrio entre la oferta de Marvel y DC como hacía mucho tiempo no se daba en el mercado español. Evidentemente, en esta batalla de gigantes, muchos han sido los damnificados, con Norma Editorial a la cabeza, que ha tenido que recomponer de forma radical su oferta de tebeo americano, cómodamente encabezada hasta el momento por la línea Vertigo de DC, así como potenciar tanto el manga como el europeo.
Lo que no está claro a día de hoy es si esta lucha a muerte entre las grandes compañías ha tenido efectos beneficiosos o perjudiciales para el mercado español del tebeo. Por un lado, es evidente que la oferta se ha multiplicado de forma espectacular. La entrada en liza de Panini ha aportado una nueva editorial, potente, con más de 40 salidas mensuales, que ha sido contestada tanto por Planeta como por Norma con un aumento considerable de sus novedades, convirtiendo al 2005 al año con más novedades editoriales de la historia, que superará con creces los 2000 títulos editados. Una cifra mareante para el limitado mercado español, que ha repercutido con creces en el gran damnificado de esta jugada empresarial: las librerías. En un mercado donde todavía el centro final de venta mayoritario sigue siendo la librería especializada, el sustancial aumento del número de novedades (sobre todo durante salones y navidad) ha impactado directamente en la línea de flotación de unos negocios en general muy pequeños, que difícilmente pueden afrontar la inversión que supone el total de novedades que aparecen. Pese a que todo indica que existe un incremento del número de lectores, parece que éste no es suficiente para absorber la oferta de las editoriales, repercutiendo en las librerías, que deben recuperar su inversión en un periodo más largo. Una situación compleja, que pone en la picota al eslabón más importante, pero más débil, de la cadena de distribución, que repercutirá a su vez en las editoriales a menos que el aumento de lectores se dé en otras opciones de distribución, como los quioscos y las grandes superficies.
Paradójicamente, todo parece indicar que ese aumento de lectores de tebeos no se está dando en el “mainstream” americano, sino en el manga y el tebeo “independiente”. Sólo hace falta echar un vistazo a los anaqueles de las librerías especializadas para comprobar la pujanza del manga durante este año, que con seguridad, y a falta de hacer números, superará con creces el 30% de títulos editados y se acercará al 40% de cuota de mercado. Un número indicativo, pese a que no sea el de cifras finales de ventas, que sólo por oferta y disponibilidad deja a las claras el éxito de este tebeo en España. En guarismos sensiblemente inferiores se mueven los tebeos que están editando Astiberri, Sinsentido o Ponent, pero las sucesivas reediciones (en algunos casos en apenas unos meses) y la presencia continuada en medios de comunicación está logrando que sus ventas aumenten progresivamente. Se tendrá que analizar este fenómeno con mayor tranquilidad, pero no me extrañaría que el aumento de lectores estuviese relacionado con el aumento de la oferta y, sobre todo, con su mayor diversificación, con productos que pueden atraer a cualquier público. Un vistazo rápido a las novedades de Diciembre nos indica que el género de superhéroes, monolítico en otros años, es ahora tan sólo un 25% de la oferta total de tebeos, estableciendo una situación de variedad mucho más lógica y acorde con el mercado.
Tras unos primeros meses erráticos, parece que las tres grandes editoriales ya han asentado las líneas principales de sus futuras políticas de edición, sin que ninguna de las apocalípticas predicciones que se dieron durante el 2004 se hayan cumplido.
Pero el 2005 también ha sido el año de la información sobre tebeos en España. El año comenzaba con la mala nueva de la desaparición de TRAMA, dejando a Dolmen como la única revista de información sobre tebeos de publicación periódica (habida cuenta de la aperiodicidad de Nemo o DDLV), que se potenció con un aumento importante del número de páginas de la revista y la incorporación del color (aunque se siga manteniendo una maquetación estilo “horror vacui”). Sin embargo, la noticia del año en este campo ha sido, sin duda alguna, la proliferación de weblogs y, sobre todo, la aparición de Tebelogs!, una herramienta de consulta creada por Nacho Carmona que permite al usuario acceder a los titulares de todos los weblogs sobre tebeos. En apenas un año, se han multiplicado por diez las páginas que tratan, de una forma u otra sobre la historieta. Con un porcentaje importante de páginas dedicadas al mainstream americano (entre las que destaca con fuerza propia ZonaNegativa.com, posiblemente hoy en día la web más visitada de España), los weblogs se han convertido en muy poco tiempo en la gran fuente de información sobre tebeos. Pese a todos los peros que se le pueda poner al formato (falta de rigurosidad o de contrastación de noticias, aprofesionalidad de las páginas, etc), la única realidad es que el formato ha arrasado, convirtiendo a Tebelogs! en una herramienta indispensable para el aficionado al tebeo en nuestro país (y parte del extranjero). A poco que uno inspeccione las estadísticas de la mayoría de las páginas, el portal de weblogs de Dreamers se ha convertido en el principal punto de entrada de todas las visitas, llegando en algunas webs a que más del 50% del tráfico provenga de Tebelogs!, con un promedio superior al 25%. Unos números que confirman a este portal como el gran dinamizador del la opinión/información/divulgación del tebeo en internet.
No es sorprendente que estos dos grandes centros de atención del 2005 estén relacionados: el aumento de oferta por parte de las editoriales está generando una mayor necesidad de información por parte del lector, que acude a más fuentes para poder decidir su compra. Pese a que la introducción de internet en España es todavía testimonial (apenas el 30% de la población accede a ella), parece lógico pensar que su impacto sea mayor en el público más joven, precisamente el que más interés tiene por el tebeo, sobre todo mainstream y manga, por lo que es de esperar que, en unos años, la influencia de internet en los hábitos de compra del lector de cómics en España puede ser decisiva. Afortunadamente, esta efervescencia informadora está contagiándose a otros medios, siendo cada vez más normal encontrar reseñas o secciones de tebeos en medios generalistas.
No es descabellado pensar que estamos ante una situación ideal para el despegue del tebeo en España: oferta variada, aumento de presencia en los medios… sólo falta un empujón. Y todo indica que las editoriales quieren que Ficomic sea el actor de ese esfuerzo. Los cambios en la directiva de la organización, que han puesto al periodista Carles Santamaría al frente, buscan un cambio de rumbo que le dé más protagonismo a Ficomic, mucho más allá de la organización de los dos salones tradicionales. Se busca, evidentemente, que Ficomic actúe de catalizador de la promoción de los tebeos, canalizando las diferentes acciones de las editoriales y buscando una sinergia (no sólo entre editoriales) que hasta ahora es inexistente. No es tarea fácil, ya que lo primero que deberá abordarse es que la representatividad real de toda la industria, incorporando a su ejecutiva a todas las editoriales del panorama español, desde las grandes a las pequeñas. Una discusión que será compleja, pero fundamental para ese salto que se le exige.

El 2006 está llamado a ser el año de las sorpresas en el mundo del tebeo. Es de esperar que éste sea el año del asentamiento tras los convulsos dos años anteriores, por lo que el protagonismo debe volver a recaer, más que nunca, en los tebeos.

Ya veremos.

Ráfaga de lecturas

Demostrado: los duendes no existen. Por mucho que la iconografía popular se empeñe en decir lo contrario, el mundo de fantasía es puro imaginario, un delirio colectivo que se mantiene de generación en generación, pero más falso que un billete de 23 euros. Hace una semana, mi mesa rebosaba de papeles, de variopinto trabajo acumulado para todos los gustos. Tras una semana de reposo en la que he puesto toda mi fe en la existencia de los trabajadores duendecillos (que, a fin de cuentas, la traslación a nuestros tiempos de los zapatos son las montañas de papeles), al llegar a mi mesa las pilas de papeles siguen exactamente donde estaban. Quizás con un poco más de polvo. E incluso, apurando la rigurosidad, la pila de la derecha ha aumentado su tamaño, lo que podría explicarse tanto porque los duendes existen, pero son de un cabrón retorcido que espanta, como porque se está generando algún tipo de forma de vida en la base de la columna papelera, lo que no descarto, si bien es cierto que los temblores y movimientos que se producen entre los papeles me hacen pensar más en la segunda opción.
Y si a eso se le añade que no me ha tocado la lotería, que los turrones y demás viandas se han acumulado formando un nuevo anillo perimetral en mi fisonomía ventral y que han llegado las rebajas, debo concluir que, felizmente, se ha acabado la navidad.
Así que, aprovechando que estamos en periodo de saldos y rebajas varias (Corte Inglés dixit), os hago una ráfaga de reseñas atrasadas:
Caín, de Risso y Barreiro (Norma) era una de esas obras que tenía muchas ganas de leer. No porque sea el estreno de una nueva colección de tebeos de ciencia-ficción, sino porque los autores tienen en su haber la extraordinaria Parque Chas, publicada años ha en el Tótem El Cómix, una serie de la que guardo gratísimo recuerdo y que alguien podría publicar en álbum por estos lares. Desafortunadamente, Caín está a muchísima distancia de la citada serie, pese a ser una correcta historia en la línea de Barreiro: una historia postapocalíptica de venganzas maquiavélicas, que lanza tímidos dardos contra la sociedad de consumo. Pero Barreiro es mucho Barreiro y el ascenso del joven y marginado Caín desde la miseria de la calle hasta la venganza contra los opulentos progenitores que lo rechazaron es contado con sólido oficio, consiguiendo un tebeo que, sin ser ninguna maravilla, es entretenido. (2)
Sed de Noticias, de Andy Watson (Norma). No entiendo yo muy bien el encumbramiento de Watson. Sus tebeos son, en general, fallidos y poco interesantes, con guiones que intentan jugar a lo referencial y caen habitualmente en lo simplón y previsible, a lo que hay que añadir un pobre estilo de dibujo que está a años luz de la elegancia de autores como Rabagliatti o Dupuy y Berberian, con quienes se le compara. Sed de Noticias es una sencilla historia de amor inmersa en el mundo de la prensa que destaca, sobre todo, por ese retrato de la prensa de provincias que es capaz de hacer una noticia del rescate de un gatito de un árbol. Por desgracia, el intento de contraste entre el histérico mundo de la televisión americana y la tranquilidad de la prensa británica se queda en un seguido de tópicos bastante predecible. Con todo, hay que reconocer en este Sed de Noticias el mejor tebeo de Watson que he podido leer, lo que tampoco es mucho (1+).
Strangehaven, de Gary Spencer Millidge (Planeta) es un tebeo que me tiene completamente descolocado. La extraña historia de un joven maestro que llega a un perdido pueblo del que no puede salir está a medio camino entre el costumbrismo y lo fantástico, con toques de relato de terror que pueden recordar desde a la agobiante atmósfera de la lynchiana Twin Peaks a las desasosegante descripciones con que Lovecraft describía las poblaciones en las que transcurrían sus cuentos. El autor sabe explotar esa combinación de tranquilidad rural con lo extraño e inexplicable, en un cóctel que funciona y deja al lector en todo momento intrigado, deseoso de saber qué está pasando en ese, en apariencia, tranquilo pueblecito. Pese a que el dibujo de base fotográfica de Millidge, es a veces demasiado hierático, el relato no se ve en exceso lastrado y su consigue un buen ritmo narrativo. Un tebeo al que, cuanto menos, hay que darle una oportunidad. (2)
La Chica perdida (Dibbuks) es la primera obra que llega a nuestro país de Nabiel Kanan, un autor inglés que esta demostrando una evolución bastante firme. Esta primera obra es un intento de acercamiento a la psicología de una joven quinceañera, al paso de la adolescencia a la madurez en la mujer, a esa etapa de descubrimientos, pruebas y errores. La atracción sexual, las drogas, la rebeldía ante los padres… todo aquello a lo que la joven Beth se debe enfrentar por primera vez ocurrirá en unas vacaciones en las que una desconocida y misteriosa chica simboliza y vehicula todas las ansias de saber de la joven adolescente. Sin embargo, y pese a que la obra se lee con agrado, Kanan retrata esa adolescencia con demasiados tópicos, creando un enfrentamiento “chica mala” contra “chica buena” que suena en exceso maniqueo, poco realista. Pese a todo, la labor del autor es lo suficientemente correcta como para que la obra se lea con interés, y que apunte momentos sugerentes, sobre todo en lo referente a ese sentimiento de pérdida ante el futuro al que hace referencia el título de la obra. (2)
Henri, hijo de sus padres, de Mathis (Dibbuks) es, sin duda, una de las sorpresas más agradables de estas navidades. Desconocía por completo la obra de Mathis, aunque está plagada de excelentes referencias, por lo que esperaba la lectura de este tebeo con muchísimas ganas. Y, desde luego, no ha habido decepción. Mathis nos cuenta episodios de la vida de uno niño, desde una perspectiva infantil que no deja de lado los referentes costumbristas y sociales. Sin embargo, la gran fuerza de Henri se encuentra en la sugerente recreación del imaginario infantil. Mathis se pone en la piel del niño y reproduce sus pensamientos, sus razonamientos, sus ilusiones y sus sueños. Las viñetas nos permiten a ver a través de los ojos de un niño y, también, recordar nuestra propia infancia. La muerte, la pobreza, los problemas familiares, la amistad… temas a los que nos acercamos con la visión de un niño, pero con una mezcla de humor, ternura, nostalgia y comprensión que resulta fascinante y sugerente, aliñada y alimentada por el expresivo dibujo de Mathis. Un tebeo delicioso. (3+)

Lo mejor del año, en cómics

Curiosa la iniciativa del Chicago Reader, que ha encargado su especial dedicado a la revisión del año a un nutrido grupo de dibujantes independientes. Ed Greenwood y Faye Paine-Lane, Jeffrey Brown, John Hankiewicz, Bernie Mireault, Mark Fischer y Rob Syers, Plastic Crimewave, Jeremy Wheeler y Matt Delight, Ivan Brunetti, Mark S. Fisher, Emily Flake, Keith Herzik, Lilli Carré, Dean Haspiel, Onsmith, Grant Reynolds y Paul Hornschemeier son los encargados de esta revisión, que se puede descargar en PDF.
Una sugerente experiencia con resultados más que interesantes.

Más listas: los mejores de TIME

Siguen las listas de “Los mejores del año”, sumándose esta vez la prestigiosa selección de Andrew Arnold, responsable de la sección de cómics de la revista TIME:
1. Black Hole, de Charles Burns (Pantheon)
2. Epileptic, de David B. (Pantheon)
3. Little Nemo in Slumberland: So Many Splendid Sundays!, de Winsor McCay. Editado por Peter Maresca (Sunday Press)
4. Walt & Skeezix, de Frank King (Drawn & Quarterly)
5. Or Else, de Kevin Huizenga (Drawn & Quarterly)
6. Concrete: The Human Dilemma, de Paul Chadwick (Dark Horse)
7. Pyongyang: a Journey in North Korea, de Guy Delisle (Drawn & Quarterly)
8. Dungeon vol. 2, de Joann Sfar y Lewis Trondheim (NBM)
9. Night Fisher, de R. Kikuo Johnson (Fantagraphics)
10. Mome vols. 1 + 2, editado por Gary Groth y Eric Reynolds (Fantagraphics)

Una lista que mezcla antologías de clásicos con obras modernas (un poco injusto, presumo), y que consagra a Agujero Negro ,de Burns, como la mejor obra del año, aprovechando su lujosa edición en Pantheon. Aunque ojito con Epileptic (La Ascensión del Gran Mal), una obra que ha calado fuerte en la crítica americana, siendo elegido como el mejor libro del 2005 según la web Metacritic, que recopila las diferentes reseñas que aparecen en la prensa americana (por cierto, que comparte honores con la impresionante Ice Haven, situada también entre las diez primeras). ¡Gracias a Sergio por la información!

Al rico y sabrosón culebrón.

Giardino suele deleitarnos, de vez en cuando, con frivolidades divertidas como Little Ego, pequeñas bromas que rebajan un poco la seriedad de series como Jonas Fink o Max Fridman, siempre circunspectas. Pero no dejaban de ser graciosos divertimentos sin mayor objetivo. Sin embargo, Eva Miranda (Norma) supera con creces ese punto para entrar con fuerza en la parodia más demoledora y salvaje de los culebrones y la televisión actual y su dependencia del mundo rosa. De la mano de Giovanni Barbieri, el gran dibujante firma una sorprendente bufonada, tan ácida como lúcida en sus planteamientos, rememorando una especie de telenovela por entregas sobre luchas de poder, amores imposibles y confabulaciones maquiavélicas protagonizadas por personajes histriónicos, arquetipos de aquellos que inundan las páginas de las revistas rosa. Empresarios millonarios casados con arpías de caras estiradas hasta el acartonamiento; herederos gigantones, tan guapos como estúpidos; amadas virginales e ingenuas y, sobre todo, la intrigante Eva Miranda, la gran conspiradora, inteligente y calculadora, dispuesta a dinamitar la ¿tranquila? vida de los adinerados Stone.
Una sátira inteligente y mordaz, que mete el dedo en la llaga, lo remueve y aprieta, para recordarnos que un exceso no es una realidad, que lo que vomita la televisión es una ficción creada para engatusar a un público necesitado de alienación barata del que aprovecharse, como bien recuerdan Giardino y Barbieri con esas delirante pausas publicitarias que se asemejan peligrosamente a las que abundan en los programas del corazón.
Una primera entrega divertidísima de lo que promete ser una serie tan frenética como sardónica (3).

Más y más lecturas

Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que vimos a Alack Sinner en una viñeta. Más de una década, casi dos, en las que muchas cosas han pasado, quizás demasiadas para contarlas en unas pocas viñetas. O quizás es que, sencillamente, ya no tiene sentido recordarlas. Las cuatro historias que engloban este reencuentro con Sinner son esbozos de un largo viaje, el último para sus autores. Un viaje que le llevará a través de América para encontrarse con el que fue su gran amor, Sophie. Más que nunca, Sinner es un simple testigo de anécdotas, de historias que se entrecruzan en un bus que hace un largo camino. Pero algo ha cambiado. Si en sus anteriores historias se daba siempre una denuncia contundente, ahora Sinner se mueve por una sociedad que no es la suya, que le mira desafiante y ante la que sabe que poco o nada puede hacer. Quizás la única salida que le queda es ese pequeño placer de la venganza contra Keith Giffen, el gran plagiador, una suerte de chiste personal que sabe perfectamente que no llegará a ninguna parte, una guerra perdida como el mismo autor reconoce en la historieta. Apenas un esbozo, un pequeño párrafo en una historia que transcurre lentamente hasta lo que debía ser, el final de un viaje. Y que mejor que terminar ese viaje rodeado de tus fantasmas pasados, representados en Sophie, el gran amor, el gran contrapunto del utópico Sinner. Sophie es, paradójicamente, la que siempre mantuvo al detective con los pies en tierra, la imagen que le recordaba la humanidad perdida como mudo testigo de su entorno. Es lo único que ha estado sierre allí a lo largo de la gran travesía a la que hemos asistido durante veinte años.
Un episodio que refleja no sólo los cambios del personaje, sino de sus autores. Las viñetas de Muñoz ya no están llenas de vida, ya no reflejan mil historias paralelas en el fondo. Ahora la mirada es triste, muy íntima. El lector ha pasado de ser un voyeur que miraba al mundo a través de la ventana de la viñeta para verlo a través de los ojos de Sinner. Y Muñoz, sabedor de ese cambio, lo afirma y lo rubrica con un estilo más expresivo que nunca, magistral en el uso de una línea quebrada que lo dice todo, que suda sentimiento y sensaciones por cada trazo.
Tras la lectura de “El final de un viaje“, se tiene la sensación de haber acabado un ciclo, que el personaje se ha terminado. Es cierto que la serie ha continuado, con dos historias más, Histories privees y la recientemente aparecida LAffaire USA, pero no se puede evitar la sensación de pensar que los autores han continuado la serie a sabiendas de que acabó con esa preciosa luna llena que cierra este álbum. Que la continuación ha sido más una exigencia exterior que una necesidad interior de los autores, que tenían claro que Sinner y Sophie siguen viendo todos los meses esa luna. (4)

Novedades de Ediciones B Enero-Marzo 2006

SUPER CAPITÁN TRUENO 8, de V. Mora, M.Osete, Casamitjana, J.Briñol y Torregrosa. Colección: Super Capitán Trueno. PVP: 17,95 euros.
Fecha de publicación: 25 de enero de 2006

SUPER CORSARIO DE HIERRO 2, de Víctor Mora y Ambrós. Colección: Super Humor Corsario de Hierro. PVP: 17,95 euros
Fecha de publicación: 25 de enero de 2006
MAGOS MORTADELO Nº 109. EL KAMIKAZE REGÚLEZ, de Francisco Ibáñez. Colección: Magos del Humor. PVP: Por determinar
Fecha de publicación: 15 de febrero de 2006
MAGOS SUPER LÓPEZ Nº 108. LA CASA AMARILLA, de Jan. Colección: Magos del Humor. PVP: Por determinar
Fecha de publicación: 15 de febrero de 2006

TOP COMIC MORTADELO Nº 18, de Francisco Ibáñez. Colección: Top Comic. PVP: 6,99 euros
Fecha de publicación: 22 de febrero de 2006
EL GRAN LIBRO DE CAPITÁN TRUENO, de Armonía Rodríguez. Colección: Volúmenes Singulares. Incluye DVD. PVP:Por determinar
Fecha de publicación: 15 de marzo de 2006

Algunos enlacillos de reyes…

Ya, ya lo sé. Hoy no estáis para enlaces, que tenéis que jugar con lo que os ha dejado los reyes (decídmelo a mí…). Pero seguro que a más de uno, los Reyes han vuelto a dejarle unos calcetines, un suéter y unos calzoncillos de diseño, lo que no da mucho para el despendole lúdico, todo sea dicho (bueno, depende de los calzoncillos). Así que os dejo algunos enlaces para que hagáis algo este día. Y no rompáis los juguetes hoy, por Dios, que ya sois mayorcitos…
– Larga e interesante entrevista a Max aprovechando la edición de su libro de bocetos por sins entido. Tiene siete partes: 1 2 3 4 5 6 7
Lady Filstrup es un weblog dedicado a los tebeos de la editorial Bruguera. Una reivindicacion fundamental.
– Los weblogs sobre manga se multipican y especializan: Los Shojos de Deirdre es un weblog dedicado al shojo manga.
Tebeomanía es una nueva página dedicada a los tebeos, con un logo genial.
Teaser del álbum de Omar el Navegante, un excelente tebeo de Pedro Rodríguez del que hablaré en breve.
Y ojito con estas dos, que requieren largo rto para poder disfrutalas:
Tebeosfera llega a su décimonovena edición. Una publicación fundamental para el tebeo
que vuelve a aparecer, recopilando en parte lo aparecido en Tebeosblog y añadiendo excelentes artículos y entrevistas.
– Otra publicación fundamental: Nomagazine llega a su octavo número, contiene colaboraciones de Dave Warnke, Xoan Marín, Laura Park y Carlos Valladolid, así como una entrevista a Olaf Ladousse. El portafolio del número está dedicado a The Girls Productions y se inaugura una genial sección de Juaco Vizuete: El gran timo del Arte Moderno.

Se reedita el Capitán Torrezno

Por fin se reedita el primer volumen de Las Aventuras del Capitán Torrezno, agotado desde hace meses:

HORIZONTES LEJANOS, de Santiago Valenzuela. COLECCIÓN SOLYSOMBRA nº 9. 27 cm x 19 cm. Encuadernado en cartulina gráfica, rústica.Grasofonado mate. Portada a color. 168 páginas B/N. P.V.P. 16 euros.
Fecha de distribución a distribuidoras: 24/01/2006.

Novedad Azake Enero

La Polilla, de Steve Rude. 150×265. 64 págs. Rústica. Color 10EUROS

Curioso que haya sido Azake la que al final publique la última obra de Rude. Un tebeo dibujado magistralmente, aunque con un guión…ehhhh, sí, eso un guión…

Novedades de Aleta Enero

Savage Dragon nº 4 (año 2), de Erik Larsen. 5 euros
Sword nº 5, de Benito Gallego, Carlos Yañez. 6 euros
Dampyr nº 2, de Boselli, Colombo, Majo. 5 euros
Dylan Dog nº 12, de Ruju, Roi. 5 euros
Martin Mystère nº 12, de Pasini, Berrini, Coppola. 5 euros
Nathan Never nº 12, de Medda, De Angelis. 5 euros

Me volvió a pasar…

Me ha vuelto a pasar. La premura por mostrar la lista de “lo mejor del año” me puede y me dejo en el camino obras que merecen sobradamente estar en esa lista. Y sobradamente, como “La ilusión de Overlain” de Luís Durán, una de las mejores obras de este hombre, que sigue enfrascado en su búsqueda personal de los límites entre la realidad y la imaginación.
Una pesquisa que le lleva al origen de la humanidad, al continente africano, lugar de ensoñaciones de cientos de artistas, que bebieron de la mezcla perfecta de naturaleza y arcana sabiduría para buscar su inspiración. En La ilusión de Overlain, Durán se me antoja imbuido del espíritu de la baronesa Von Blixen, que explota en su interior mezclando sin orden, pero con poesía, su pasión por los cuentos y su fascinación por África, creando una mágica historia sobre el origen de la imaginación. Un relato que nos transporta a través de pequeños cuentos, que se cuentan de abuelos a nietos, despertando la ilusión o quizás, en el fondo, creando la realidad. Porque aquí, más que nunca, Durán lleva su hipótesis al extremo, encontrando un camino que se cierra sobre sí mismo: no somos más que el producto de nuestra propia imaginación. Para Durán, la existencia es un gran libro que es escrito a medida que se vive, cada página que se pasa es un retazo de ficción, protagonizada por alguien que la vive como realidad. Como en la Biblioteca de Babel, sólo es necesario que alguien coja uno de los libros de los infinitos anaqueles para crear una existencia, que es real desde el momento en el que el lector pasa la primera página.
Pero a diferencia de los libros de las largas galerías hexagonales, las páginas de los libros de Diluvia pueden ser leídas o escritas. El libre albedrío, inexistente en Babel, puede darse en el mundo de Luís Durán: el protagonista puede ser un simple actor de palabras ya escritas o creador que rellena páginas en blanco. Una diferencia de matiz que da sentido a la vida, ese vasto libro en blanco que, como en la ilusión que da nombre al tebeo, debemos ir rellenando con nuestras propias notas, o dejar que otros las escriban.
Estamos antes el que es, posiblemente, el mejor tebeo de Durán hasta el momento. Una obra que se puede disfrutar en tantos niveles como se quiera, como un gigantesco fractal, en el que cada pequeña parte tiene su vida propia. Se puede gozar con los cuentos que trufan sus páginas, con la poesía de las visiones de África, con la aventura de su descubrimiento. Todas ellas partes de un todo mágico y único: La ilusión de Overlain (4).

Repaso al 2005 (I): Lo mejor del año

Comenzamos el tradicional repaso a lo que ha dado este año con mi selección de “lo mejor del año”. Una lista que este año ha sido especialmente compleja de elaborar, habida cuenta de la gran cantidad de novedades, reediciones, etc que, además, han tenido un nivel medio envidiable. Por eso, he intentado quitar de la lista aquellas series que no hayan concluido todavía, como la excelente 20th Century Boys (que entrará con seguridad en la lista del año que viene), así como todas las reediciones. Pese a todo, la tradicional docenita se ha visto ampliada a una selección de 25 obras extranjeras y 10 nacionales.
Sin más, lo mejor del año según La Cárcel de Papel:

TEBEO EXTRANJERO
1. Agujero Negro, de Charles Burns (La Cúpula).
2. Munro, de Jules Feiffer (Astiberri)
3. Gregory, de Mark Hempel (Planeta)
4. El Libro, de Muñoz y Sampayo (Planeta)
5. El fotógrafo, de Emmanuel Guibetr y Didier Lefreve (Glenat).
6. Alack Sinner 6. El final de un viaje, de Muñoz y Sampayo (Planeta)
7. El señor Jean 4. Vivíamos felices sin parecerlo, de Dupuy y Berberian (Norma)
8. Clásicos de la Ciencia Ficción de la EC. (Planeta)
9. El gato del rabino 3. El Éxodo, de Joann Sfar (Norma).
10. You are here, de Kyle Baker (Planeta)
11. Kane, de Paul Grist (Dolmen)
12. Isaac el Pirata 3. Olga, de Christophe Blain (Norma)
13. Madre, vuelve a casa, de Paul Hornshenmeir (Astiberri)
14. La línea de fuego, de Manu Larcenet (Norma)
15. Los combates cotidianos 2, de Manu Larcenet (Norma)
16. Los buscadores de tesoros 1. La sombra de Dios, de David B (Sins Entido)
17. Rubia de verano, de Adrian Tomine (La Cúpula)
18. Lupus, de Frederick Peeters (Astiberri)
19. Monsieur Jean: La teoría de los solteros, de Dupuy y Berberian (Bang)
20. Dust. Blueberry 45, de Jean Giraud (Norma)
21. X-Statix, de Peter Milligan y Mike Allred
22. Jack Staff. Todo solía ser en blanco y negro, de Paul Grist (Recerca)
23. Berlin, de Jason Lutes (Astiberri)
24. Exterior Noche, de Gipi (sins entido)
25. Pollo con ciruelas, de Marjane Satrapi (Norma)

Una lista que deja fuera maravillas como Enigma (Milligan y Fegredo), Espera.. (Jason), Uzumaki (Ito), Pyongyang (Delisle), Sahrazad (Toppi), Totentanz (Battaglia), La Mazmorra (Sfar, Trondheim, Nine), La peor banda del mundo presenta: La oficina de desechos postales (Fernándes), El cuarto Mundo (Jack Kirby), MW (Tezuka), Hermoso Mar de la China (Loustal) o la inclasificable La última obra maestra de Aaron Sloboj (Fernandez), por citar algunas.

Aunque tampoco se queda atrás la lista de tebeo español:

TEBEO ESPAÑOL
1. Carlitos Fax, de Albert Monteys (El Jueves)
2. Barrio 2, de Carlos Giménez (Glenat)
3. Capital de provincias del dolor. Las aventuras del Capitán Torrezno, de Santiago Valenzuela (Ponent).
4. Cuerda de presas, de Jorge García y Fidel Martínez (Astiberri)
5. La torre blanca, de Pablo Auladell (Ponent)
6. Caballero de espadas, de Luis Durán (Planeta)
7. El vals del gulag, de Pellejero y Lapiere (Glenat)
8. El circo del desaliento, de David Rubín (Astiberri)
9. Nuestro verdadero nombre, de Luis Durán (Ponent)
11. Bluesman, de Pedro G. Callejo y Rob Vollmar (Ponent)
12. Tato. Buen chico y mejor persona, de Albert Monteys (El Jueves)
10. Omar el navegate, de Pedro Rodríguez (Ariadna)
Una serie de obras excelentes, de las que por mérito propio incluiría sin dudar a las cuatro primeras en la lista de 25 del año de no separar españoles de extranjeros. Sin duda, aunque la cosecha de obras españolas ha sido claramente inferior en cantidad, su calidad ha sido muy superior en promedio a las del año pasado.

Pero, sin duda, éste ha sido el año de las reediciones. A las ya conocidas de grandes clásicos como The Spirit o Spirou y Fantasio se han sumado las de Snoopy y Carlitos, Terry y los piratas, Rip Kirby . Obras maestras de la historia del tebeo que era necesario que estuvieran a disposición del lector español. Sin embargo, si importante ha sido esta lista, no lo es menos la de tebeos más modernos como Los Escorpiones del desierto, Skin Deep, Maison Ikkokku, Lamu, Partida de Caza, Palomar, Ici Meme, Historias del Bar… Reediciones de obras fundamentales a las que no se han visto ajenas importantes obras del tebeo español como ARF, La Diosa Sumergida, Rodrigo, Las Crónicas del Sin Nombre, Sabor a Menta o los Cuentos de la estrella legumbre.
Un gran año, desde luego, quizás sin obras que podamos calificar de “maestras”, pero con un nivel altísimo.