Una de piratas

Norma acaba de editar la cuarta entrega de la saga de Isaac El Pirata: La Capital, una buena excusa para releer todo lo publicado hasta ahora y volver a certificar que es, sin duda, una de las grandes series europeas de los últimos años. Blain ha construido una inteligente historia en la que van de la mano las aventuras y la progresión personal del joven pintor Isaac, pasando del género de piratas al histórico casi sin solución de continuidad y demostrando un conocimiento profundo de los recursos de ambos géneros. Si hasta la mitad del anterior volumen asistimos a un relato de piratas casi perfecto, en el que las claves del género (las expediciones, los motines…) son puntos miliares de la evolución del personaje, la vuelta a tierra firme de Isaac nos trae una nueva vuelta de tuerca, en la que el iluso joven se convierte en un descreído que ha vivido demasiado, que ha perdido las ambiciones y las ilusiones de artista y se enfrenta a la vida siguiendo la máxima del “Carpe Diem”. En esta cuarta entrega, la vuelta a su ciudad natal le enfrenta con su padre, un viejo y tradicionalista judío y a la búsqueda de su amada Alice. Siempre acompañado de Jacques, Isaac se adentra en la otra vida de la ciudad de París, la de los ladrones y mafias, alejándose todavía más de su vida anterior…incluyendo a Alice.
Como en los anteriores álbumes, Blain demuestra una capacidad espectacular para la narrativa. Su concepción del ritmo es casi perfecta, con soluciones narrativas tan interesantes como la utilizada para relatarnos el secuestro sufrido por Isaac y Jacques: sobre un fondo vacío, vemos sólo la mitad inferior de unas figuras, siempre en negro y dando la vuelta a los secuestrados, maniatados y con una capucha. Una excelente solución para transmitir la opresión del momento, la indefinición, el no saber qué está pasando. Pero sobre todo me sigue maravillando la sencillez con la que crea atmósferas que trasladan al lector las emociones que envuelven el momento, tomando forma a lo largo de la página y alzándose como una unidad compositiva de página en sí misma.
Una serie extraordinaria, con una edición perfecta por parte de Norma (4)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation