Hoy se defiende en el Congreso el Premio nacional de Historieta

Hoy martes, Carme Chacón, Secretaria de Cultura del PSOE y vicepresidenta primera del Congreso, defenderá en el Congreso de los diputados la Proposición no de Ley en la que propondrá la creación de un premio nacional de historieta.
Según declaraciones de Chacón, la creación de éste premio supondría “el reconocimiento al trabajo de los creadores o editores de los populares tebeos, así como su equiparación con el resto de disciplinas para las que ya existen distintos tipos de menciones otorgadas por el ministerio de Cultura” .
En el periódico Europa Press.com, la vicepresidenta del congreso afirma que con este premio se pretende “paliar la situación de injusto abandono que sufre el cómic, en gran parte motivada por una visión corta, incluso elitista, de la cultura” y, continúa: “el establecimiento de un premio de carácter estatal para reconocer la excelencia en este mundo del cómic, no debe ser una iniciativa aislada sino que ha de integrarse en una serie de actuaciones en defensa de esta actividad creativa e industrial”.

Si nos atenemos a estas declaraciones, el Premio Nacional de Historieta nace como parte de todo un movimiento de defensa de la historieta, de la cultura del tebeo, defendiendo tanto si vertiente creativa e industrial. Es todavía pronto para saber en qué se traducirán estas acciones e iniciativas, pero el simple hecho de que se debata en el Congreso, que se apruebe este premio y que se hable claramente del “injusto abandono que sufre el cómic, en gran parte motivada por una visión corta, incluso elitista, de la cultura” es ya un paso de gigante.
Y es evidente que se llega a este punto por la acción integradora de todos aquellos que creen en el tebeo, que han defendido a capa y espada la historieta como una forma de expresión artística válida y real. Como ya he dicho en otras ocasiones, la montaña se ha ido creando grano de tierra a grano de tierra: desde los coleccionables de los periódicos a las exposiciones de autores de cómic, desde el más pequeño artículo sobre un tebeo en la revista más olvidable hasta los libros más sesudos sobre tebeos, desde la página web más pequeña al medio más prestigioso. Poco a poco, la montaña ha ido creciendo y, por fin, esa montaña se ve, está ahí para sorpresa de muchos que acaban de descubrirla.
Ahora hay que seguir trabajando en esa línea, siguiendo ese camino, sumando y evitando caer en la tentación de restar. Que nadie se piense que lo hecho hasta ahora está ahí para quedarse, porque perder todo lo construído es demasiado fácil todavía. Nada está ganado todavía, de hecho, queda todavía más camino que el recorrido. Pero es cierto que, si nos paramos y miramos atrás, la situación está cambiando, y a mejor. Y ahora más que nunca, todos los actores de esta comedia se tienen que implicar: desde FICOMIC, que debe ya tomar su papel de representante de la industria a los autores, pasando por editores, distribuidores, libreros, críticos y, por supuesto, los aficionados, los que realmente han conseguido que, viviendo su afición, estemos ya aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation