Lecturas: La Cofradía del Mar

Cuando leí el primer álbum de Nancy Peña publicado en España, ya lo avisé: un nombre a seguir en el futuro. Y no me equivoqué ni un poquito a la vista de este primer volumen de la serie La Cofradía del Mar, una preciosa historia que juega con la fantasía, la historia y los géneros para crear una narración tan coherente como sugerente, que cuenta las intrigas de una Cofradía de comerciantes que tiene que negociar entre diferentes ciudades, pobladas de diferentes razas representadas como animales antropomorfos. Aunque este primer álbum es tan sólo una presentación de situaciones y personajes, Peña consigue intrigarnos lo suficiente como para desear leer ya la continuación, pero sobre todo, despliega un abanico de recursos narrativos sencillamente espectacular. Sabe mezclar la narración lineal más clásica con arriesgadas composiciones a toda página que son resueltas siguiendo una estructura teatral de escenario único, similares a las planteadas en su día por Gianni De Luca en sus adaptaciones shakespearianas. Un atrevimiento formal que es aderezado por un estilo de dibujo elegante y trabajado, que atrapa desde la primera viñeta. Es verdad que hay todavía quedan pequeños errores en la narración, alguna elipsis no encajada y algún cabo sin atar, pero si El Gabinete Chino era la promesa de una autora a seguir, este “Punto Base” es una sorprendente y precoz confirmación de un talento que será desbordante.
Diez páginas (en francés) del álbum

Lecturas: Tres días en Europa

No soy un gran seguidor de Oni Press, para qué decir lo contrario. Debo ser uno de los pocos lectores de tebeo indie americano a los que no les entusiasma su mayor estrella, Andy Watson; añadiendo que, en general, lo que había leído de esta editorial no pasaba de discreto. Sin embargo, mantengo la teoría de que siempre hay que estar alerta en esto de los tebeos, y que hay que ejercitar la sana costumbre de leer de todo, por mucho que a priori no nos guste, que a saber dónde está oculto el próximo Philemon.
Y aunque no se pueda calificar de obra maestra, mi sano escepticismo ante mis propias teorías comiquerías me ha permitido leer una obra tan fresca e interesante como Tres días en Europa, de Anthony Johston y Mike Hawthorne. Un tebeo que sigue al pie de la letra las enseñanzas del mejor cine de comedia de enredo, partiendo de una situación absurda que se va haciendo cada vez más compleja, enrollándose sobre sí misma como una bola de nieve que termina cayendo como un avalancha. Mezclando a partes iguales la mala leche de Blake Edwards con la elegancia de Howard Hawks, Johston construye una comedia perfectamente coregrafiada, que cuenta las desventuras de una pareja que termina pasando lo que tenían que ser tres días de reconciliación en Europa en viajes separados a Londres y París. Esa situación absurda necesaria para comenzar una escalada de ritmo y humor que nos llevará a mezclar músicos de fama, ladrones de guante blanco y, por supuesto, el amor, que, a fin de cuentas, parte de la trama transcurre en París.
No es fácil seguir a los clásicos, y mucho menos trasladar el ritmo del cine a la historieta, pero lo cierto es que Johston consigue un excelente tono a lo largo de todo el libro gracias a un Mike Hawthorne que, pese a no decantarse nunca por un estilo definido (aunque claramente deudor de Bruce Timm), evita caer en protagonismos inútiles, dejando el peso de la narración a los diálogos y una buena puesta en escena.
Un tebeo ligero, que divierte recordando a la comedia romántica de enredo de toda la vida, sin perder de vista un toque actual y moderno. El único pero que le puedo poner son los errores de edición, que hacen que algunas páginas presenten moiré. (2)

Novedad de Ponent para el Saló de Barcelona

(**)- KING, de Ho Che Anderson. Colección Crepúsculo 11. 240 páginas a color. Encuadernado en cartulina gráfica con solapas. Portada a color. 28cm x 18,5cm. P.V.P.- 30 euros.

Una soberbia biografía de Martin Luther King, muy recomendable, con un trabajo espléndido de Ho Che Anderson. Una obra que dará que hablar en los medios, al darse una situación similar a la de Persépolis, ya que estamos ante un artista afroamericano anglocanadiense, al que bautizaron como Ho Che en homenaje a Ho Chi Min y el Ché Guevara. Podéis ver algunas páginas de King en su página web, en la sección de cómics.