Lecturas presaloneras (III)

Sexto volumen de Shade, the changing man y, sin duda, se alcanza el momento álgido de la serie con la saga The Road (La Carretera). Milligan ya ha trabajado con sus personajes y decide, tras abordar la exploración de la sociedad americana que acometió en la saga “the American Scream”, conocer la personalidad de su trío protagonista, desarrollando una de las sagas más fascinantes que servidor recuerda en el sello Vertigo. Milligan escoge un genero muy particular de la literatura y el cine americano, el road-movie, y al igual que Kerouac, usa el camino como medio para enfrentar a los protagonistas a sus miedos. Una excusa que en una serie cuyo protagonista es un hombre cambiante se exagera y amplifica, llevándola a sus últimas consecuencias, explorando la doble personalidad de Shade/Hades como un retrato del Jekyll/Hyde que todo ser humano lleva dentro. Pero el guionista se atreve a dar un paso más que el propuesto por Stevenson y se adentra en todas las incoherencias propias del hombre: el dilema sexual masculino/femenino, el paso generacional niño/adulto, el desarrollo del concepto de justicia… A través de un viaje psicodélico por una carretera sin fin, que devuelve siempre al mismo lugar, a un simbólico vertedero donde se refugian los desechos de la personalidad, Milligan consigue construir un triángulo mágico de cuatro lados, en el que Shade/Hades, Kathy y Lenny conforman las diferentes partes de un ser único.
Una brillante reflexión sobre la vida en la que, incomprensiblemente, Planeta ha decidido no incluir el último y sorprendente episodio de conclusión de la saga para el siguiente volumen. Una decisión que evita a los lectores poder disfrutar en toda su extensión, en un único volumen, de una de las mejores sagas del tebeo mainstream de los 90, teniendo que esperar al próximo mes para su conclusión. A cambio, eso sí, comenzará en ese volumen la también muy estimable saga de “Shade The Changing Woman”.
Un tebeo extraordinario, con un Bachallo en plenitud de facultades, cuando todavía sabía dibujar… (4)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation