Las crónicas (en diferido) del Salón III: La reunión con los diputados

Venía esto de la reunión con los diputados con una especie de halo mágico que parecía conferirle una omnipotencia absoluta que podía resolver todos los males de la historieta española. Una valoración que ha provocado durante las semanas previas enconadas luchas por aparecer en esa foto final y tener una silla en la famosa reunión. El caso es que durante las semanas previas, y con la dirección de Carles Santamaría, se ha trabajado de forma exhaustiva en un documento que sirviera de eje de la discusión, consensuado por las diferentes partes y en el que se sintiesen representados todos. Pese a las diferencias y discusiones (que llegaron a apenas unas horas antes de la reunión), al final parece que se consiguió lo imposible y se tuvo a tiempo un documento de trabajo en el que coincidían autores, editores, libreros y demás actores del mundo del tebeo. AL final, el texto redactado por Carles Santamaría y Antoni Guiral (y en el que yo aporté una pequeña contribución) retrataba con fidelidad los principales problemas que en este momento sufre la industria del tebeo y aportaba posibles medidas a tomar.

Por fin, el sábado por la mañana, tuvo lugar la reunión, con la asistencia de los diputados de la comisión de cultura del Congreso Maria Gràcia Sánchez (PSOE), Jordi Vilajoana (CiU) y Joan Tardà (ERC). A la reunión, por parte del mundo del tebeo Josep María Berenguer (La Cúpula), Paco Camarasa (Edicions de Ponent), José Luis Córdoba (Panini), Antonio Pérez (Planeta DeAgostini), Jesús Moreno (Ediciones Sins entido), Óscar Valiente (Norma Editorial), Sergio Bleda (AACE), Horacio Altuna (APIC), Miguelanxo Prado, Ferran Velasco (Gremi de Llibreters de Catalunya), Josep Maria Polls (Escuela de Cómic Joso), Jaume Vilarrubí (Grupo de Còmic del Col.legi Oficial de Bibliotecaris i Documentalistes de Catalunya), Álvaro Pons, Toni Guiral, Jordi Coll, Antoni Comas (presidente de FICOMIC) y Carles Santamaría (director del Saló).
Tras las primeras intervenciones de Carles Santamaría en representación de FICOMIC, presentando el documento de trabajo y resaltando las principales propuestas, Horacio Altuna en representación de los autores y Josep María Berenguer por los editores, comenzó un largo debate en el que las posiciones quedaron muy claras, reflejando tres ejes fundamentales de actuación: en primer lugar, actuaciones dedicadas a la promoción de los tebeos, con el objetivo de recuperar y generar lectores; en segundo lugar, las dirigidas a la promoción y ayuda a los autores y, por último, las dedicadas a la atención del mundo editorial. Tres líneas de actuación que se necesitan mutuamente y que son inútiles de forma aislada.
Una serie de actuaciones que fueron muy valoradas por los políticos, sobre todo aquellas relacionadas con la inclusión del tebeo dentro del mundo educativo y el aprovechamiento de sus posibilidades didácticas y pedagógicas. Una base de trabajo que permitiría actuar de forma directa en la recuperación de lectores en la etapa infantil y juvenil, permitiendo generar una base real de lectores en el futuro. En esta línea parece evidente la necesidad de un Centro de Documentación de la Historieta, que se alce como referente y guía no sólo para los estudios sobre historieta, sino como centralizador de las actuaciones de apoyo a la docencia, que pasan tanto por la generación de recursos didácticos como por la formación del profesorado de primaria y secundaria.
Los tres diputados presentes (el del PP excusó su asistencia) se mostraron muy interesados en las posibilidades aportadas, y fueron muy realistas a la hora de plantear las líneas a seguir. En primer lugar, se dejó claro que las demandas del sector de la historieta no son únicas, que son comunes a otros sectores culturales, lo que obliga a que la toma de medidas deba ser cuidada con esmero para evitar agravios comparativos (aunque como ya se expresó, el agravio existe desde el momento en que no se considera al cómic). En segundo lugar, muchas de las medidas, tanto las culturales y educativas como industriales, están afectadas por la transferencia competencial a las autonomías, por lo que es necesario reproducir estas reuniones localmente con los responsables autonómicos de las áreas competentes.
Y lo más importante: los diputados pidieron una priorización de las actuaciones propuestas con el fin de poder presentarlas en el Congreso de forma ordenada, emplazando a nueva reunión en cuanto estuviese resuelto. Una decisión que proporciona continuidad al proceso y no lo convierte en una aislada carta a los Reyes Magos, sino en una real opción para el mundo del tebeo. Será un proceso largo y complejo, pero es evidente que se ha abierto una puerta fundamental. Ahora toca responder con celeridad y aprovechar esta oportunidad única dentro del mundo del tebeo.
Sin embargo, creo que siendo importante todo lo anterior, hay algo todavía más remarcable: por primera vez, el mundo del tebeo se ha dejado las rencillas en la puerta y actuado de forma conjunta, defendiendo la historieta. Era verdaderamente ilusionante ver a editores, autores, libreros y teóricos juntos, codo con codo, con una voz única, definida y contundente a favor del tebeo. Editores que no pueden ni verse, juntos en la misma sala, autores y editores compartiendo argumentos… parece que por fin se han dado cuenta de que una cosa es el tebeo como producto comercial y otra el medio. Que la competencia comercial entre ellos es lícita y lógica, pero que el medio requiere de la actuación de todos conjuntamente.
Esa lección, si se aprende, puede significar que se ha dado el primer paso verdadero a favor del tebeo.

Las crónicas (en diferido) del Saló (2). Las noticias

Por desgracia, me tengo que callar algunos rumores y noticias subterráneas que circulaban en el Salón, por aquello de la discreción y, sobre todo, por el apego que le tengo a mis gónadas, que podrían ser cercenadas en seco de contar algunas cosillas que mis oídos no debían oír. Y es que son cuarenta añitos pegado a ellas, así que servidor les tiene cariño.
Pero eso no quita que hable de algunas noticias que sí se pueden decir. Por ejemplo, la lista de premios del Salón, que muchos otros han dado ya, pero yo repito:

Premios por votación de los profesionales
Mejor obra: Blacksad 3. Alma Roja, de Juan Díaz Canales y Juanjo Guarnido
Mejor obra extranjera: 20th Century Boys, de Naoki Urasawa
Mejor guión: Carlitos Fax, de Albert Monteys
Mejor dibujo: Juanjo Guarnido, por Blacksad 3. Alma Roja
Premio Josep Toutain, al Autor revelación: Pablo Auladell
Mejor revista de Cómic: El Jueves
Mejor fanzine: Cabezabajo
Gran Premio del Saló: Víctor de la Fuente

Premios por votación popular
Mejor obra extranjera: Kane
Mejor fanzine: Barsowia
Mejor revista de o sobre cómic: Dolmen
Autor Revelación: José Manuel Puebla
Mejor guión: Omar el Navegante, de Pedro Rodríguez
Mejor obra: Con Buen Talante, de José Manuel Puebla

Como comentaba en la anterior crónica, predecibles los “oficiales” y sorpresa en los populares por la obra de José Manuel Puebla, un polémico humorista gráfico, conocido por sus viñetas más radicales, y que ha recopilado en esta obra que apenas ha tenido distribución fuera de Murcia.
Respecto a las novedades editoriales, Norma Editorial confirmó, como ya era vox pópuli, que publicaría los tebeos de ABC, el sello de Alan Moore. En principio siguiendo la línea de Wildstorm, lo que nos promete tener estas obras en cuidadas ediciones. Y atentos a su línea de manga, ya que en Septiembre publicará una de las obras más esperadas por los otakus.

La madrileña dibbuks avanza en su catálogo un importante número de novedades para el último cuatrimestre del año, que se verá ampliado gracias al buen número de series que se han contratado en este Salón de editoriales como Dargaud. Nabiel Kanan, Richard Moore, Hope Larson, la lista es interminable (el bueno de Sergio se ha pegado el curro de picarlas), pero me gustaría destacar especialmente el Koma de Wzeem y Frederick Peeters y, sobre todo, el que por fin se vea en España Los innombrables, de Yann y Conrad, una de las grandes series del tebeo francobelga de aventuras de la pasada década, inexplicablemente inédita en España. Todo un ejercicio de estilo de Yann, que consigue su mejor guión en mucho tiempo con esta recuperación de la aventura exótica más clásica, pero con un lavado de cara que le aporta modernidad. Junto a esta serie, lógicamente, se publicará el “spin-off” La Tigresa Blanca, tan entretenida como la anterior. Ojito con dibbuks que puede dar muchas sorpresas el año que viene.
Otra de las editoriales que tiene excelentes noticias es La Cúpula, que recupera para su exquisita nómina de autores nada más y nada menos que a Chester Brown, uno de los pilares del movimiento indie americano. Aunque todavía es pronto para establecer títulos y calendarios, os puedo asegurar que se la intención de la editorial es publicar lo mejorcito de este autor. Casi un clásico ya al que se unirá uno de los autores más interesantes (y destroyer) del panorama actual independiente americano: Jeffrey Brown. Sin olvidar, por supuesto el tebeo japonés y coreano, que seguirá con nuevas adquisiciones y la publicación de nuevas obras de autores como Hideshi Hino (Living Corpse, Panorama of Hell).
Glenat, como ya comenté, también se mostrará muy activa durante este año. La puesta en marcha de las colecciones Chix, El Álamo y Pop Corn son ya de por sí buenas noticias, con apertura a tebeos americanos y con un intento de recuperación de obras de los 70 y 80. Pero sin duda, la gran noticia es la puesta en marcha de Patrimonio de la historieta y Ópera Mundi. Dos colecciones de calidad que recuperarán obras clásicas del tebeo español y mundial, respectivamente y que tienen una previsión inicial de títulos apabullante. Colecciones de complejísima edición, ya que las tareas de recuperación de materiales de reproducción son en algún caso una mezcla de trabajo arqueológico y de restauración impresionantes. Me temo que los aficionados nunca agradecerán de forma suficiente que Glenat ponga en marcha estas dos colecciones, pero mientras el manga siga siendo el bombazo (Bleach ya ha agotado edición, y ojito que la siguiente serie que prepara la editorial es otra previsible “blockbuster”) que le está suponiendo a esta editorial, espero que no haya problemas. Una labor que se ampliará con nuevas colecciones de autores españoles como Adolfo Usero y Víctor de la Fuente, que ya anuncié hace meses. Del primero se editará el Maese Espada y del segundo Sunday, una obra que ha sido muy difícil de editar ante los problemas para conseguir materiales en condiciones y, paradójicamente, los textos originales de Víctor Mora, que habían sido masacrados en la edición francesa. Y ya por último, su labor de edición en catalán no se circunscribirá sólo al manga: la colección Lavinia editará obras clásicas del tebeo europeo en catalán, comenzando con el Rambla amunt, Rambla avall, de Carlos Giménez.
Y siguiendo hablando de manga, atentos a la recién estrenada Banzai, que tiene en su lista de títulos previsión de nuevas obras de Tezuka o el estreno de nueva editorial Icelands, que traerá de nuevo al mercado español el tebeo chino reeditando en Septiembre Tigre Wong, una serie de Jademan Comics que editó sin mucho éxito hace años Forum, junto a Drunken Fist.

Las crónicas (en diferido) del Saló (1)

Una de las ventajas del diferido es que uno puede hacer balance más o menos reflexionado de lo ocurrido durante estos días de locura tebeística, en los que una especie de posesión demoníaca colectiva contagia, felizmente, a todos los aficionados a la historieta. Y de contagio rápido proclamo, porque apenas media hora después de llegar a Barcelona estaba ya comiendo con la gente de sin sentido e Inrevés, que presentaba novedades tan interesantes como el NSLM 13 (espectacular, proclamo) por un lado y maravillas como el Apuntes para una historia de guerra o el Drácula de Breccia (dos obras impresionantes, atentos a las reseñas y más atentos, si cabe, a la espectacular edición del álbum de Breccia), pero que sirvió además para charlar con gente como Jaume Vidal, Luis Alberto de Cuenca, Max, Pere Joan, Pepe Gálvez y otros muchos que por allí estaban, pero sobre todo para escuchar la increíble historia que Ángel de la Calle está preparando, un manga sobre los japoneses que vivían en Brasil y no aceptaron la derrota de la 2 Guerra Mundial. Después, vuelta por el Salón para saludar a los (muchos) amigos, desde Ricardo Esteban de dibbuks (atentos, que este hombre se ha quedado con la mitad de los derechos de las series de Dargaud) al siempre hiperactivo Paco Camarasa, pasando por autores, blogueros, libreros y resto de gente indeseable de este mundillo, lo que favoreció un importante aumento del nivel de descafeína en sangre a costa de más de una docena de cortaditos.
Por la noche, y con un dolor de pies que me hacía pensar en que los zapatos habían sido sustituidos por cepos de cazar osos, me arrastré hasta la presentación de novedades de Glenat, en la que se nos invitó a un excelente sushi mientras nos enteramos de la nueva estructuración de colecciones de la editorial, de la que me gustaría destacar las colecciones Patrimonio de la Historieta (que comienza con la obra de Puigmiquel) y Opera Mundi, que se estrenará con el anunciado Sky Masters de Kirby y una selección de tiras de la Betty Boop de Fleischer, a la que seguirán verdaderas virguerías. Por fin verán también la luz las anunciadas colecciones de Víctor de la Fuente (que pasa por un delicadísimo estado de salud debido a un infarto, y desde aquí le deseo la más pronta recuperación) y de Adolfo Usero (la bondad hecha persona, oigan, la definición del concepto de “buena persona”). Tras el sushi, un buen rato de conversación con Antonio Martín sobre la industria y sus vericuetos, con apasionantes ejercicios de especulación, de esos que sólo se pueden hacer sentados tranquilamente ante unas copas.
El viernes comenzó con una visita a las excelentes exposiciones y más ristra de cafeses con los conocidos, hasta uno de los momentos más emotivos que servidor recuerda en esto de los salones: conocer a Ángel Puigmiquel y que con mano firme a sus ochenta y muchos años me dedicara e hiciera un dibujito en el álbum que ha editado Glenat. Servidor no es muy dado a las firmas y los dibujitos, pero debo reconocer que formé un rodal de babas a mi alrededor que ríanse ustedes del mar Mediterráneo. Tras ese momento de emoción, rápida subida a la sala de conferencias a presentar el Anuario de la Historieta 2005, una publicación de la AACE que en breve saldrá de imprenta y de la que ya hablaré más adelante.
Comida con Rafel Porta de SD, y vuelta a la histeria y con trabajo, que tocó hacer de traductor a los amigos Francisco Ruiz y Rafa Fonteriz ante Joan Hilty, la editora de Vertigo. A ver si tienen suerte…
Y tras eso, contactos con diferentes personas para preparar la famosa reunión con los diputados del día siguiente, mientras alguien me chivaba los premios del Salón (ayyyy esta prensa parlanchina) y servidor decidía que ya los pondría otro, que yo hasta hoy no me acercaba a un teclado.
Y en los premios, sorpresas por los populares y poca sorpresa en los de voto profesional, todo dentro de un guión muy predecible. Eso sí, divertido ver las idas y venidas de editores, autores y demás para consensuar hasta el último minuto el documento que al día siguiente se entregaría a los diputados.
Pero eso es otra crónica.