Las crónicas (en diferido) del Salón III: La reunión con los diputados

Venía esto de la reunión con los diputados con una especie de halo mágico que parecía conferirle una omnipotencia absoluta que podía resolver todos los males de la historieta española. Una valoración que ha provocado durante las semanas previas enconadas luchas por aparecer en esa foto final y tener una silla en la famosa reunión. El caso es que durante las semanas previas, y con la dirección de Carles Santamaría, se ha trabajado de forma exhaustiva en un documento que sirviera de eje de la discusión, consensuado por las diferentes partes y en el que se sintiesen representados todos. Pese a las diferencias y discusiones (que llegaron a apenas unas horas antes de la reunión), al final parece que se consiguió lo imposible y se tuvo a tiempo un documento de trabajo en el que coincidían autores, editores, libreros y demás actores del mundo del tebeo. AL final, el texto redactado por Carles Santamaría y Antoni Guiral (y en el que yo aporté una pequeña contribución) retrataba con fidelidad los principales problemas que en este momento sufre la industria del tebeo y aportaba posibles medidas a tomar.

Por fin, el sábado por la mañana, tuvo lugar la reunión, con la asistencia de los diputados de la comisión de cultura del Congreso Maria Gràcia Sánchez (PSOE), Jordi Vilajoana (CiU) y Joan Tardà (ERC). A la reunión, por parte del mundo del tebeo Josep María Berenguer (La Cúpula), Paco Camarasa (Edicions de Ponent), José Luis Córdoba (Panini), Antonio Pérez (Planeta DeAgostini), Jesús Moreno (Ediciones Sins entido), Óscar Valiente (Norma Editorial), Sergio Bleda (AACE), Horacio Altuna (APIC), Miguelanxo Prado, Ferran Velasco (Gremi de Llibreters de Catalunya), Josep Maria Polls (Escuela de Cómic Joso), Jaume Vilarrubí (Grupo de Còmic del Col.legi Oficial de Bibliotecaris i Documentalistes de Catalunya), Álvaro Pons, Toni Guiral, Jordi Coll, Antoni Comas (presidente de FICOMIC) y Carles Santamaría (director del Saló).
Tras las primeras intervenciones de Carles Santamaría en representación de FICOMIC, presentando el documento de trabajo y resaltando las principales propuestas, Horacio Altuna en representación de los autores y Josep María Berenguer por los editores, comenzó un largo debate en el que las posiciones quedaron muy claras, reflejando tres ejes fundamentales de actuación: en primer lugar, actuaciones dedicadas a la promoción de los tebeos, con el objetivo de recuperar y generar lectores; en segundo lugar, las dirigidas a la promoción y ayuda a los autores y, por último, las dedicadas a la atención del mundo editorial. Tres líneas de actuación que se necesitan mutuamente y que son inútiles de forma aislada.
Una serie de actuaciones que fueron muy valoradas por los políticos, sobre todo aquellas relacionadas con la inclusión del tebeo dentro del mundo educativo y el aprovechamiento de sus posibilidades didácticas y pedagógicas. Una base de trabajo que permitiría actuar de forma directa en la recuperación de lectores en la etapa infantil y juvenil, permitiendo generar una base real de lectores en el futuro. En esta línea parece evidente la necesidad de un Centro de Documentación de la Historieta, que se alce como referente y guía no sólo para los estudios sobre historieta, sino como centralizador de las actuaciones de apoyo a la docencia, que pasan tanto por la generación de recursos didácticos como por la formación del profesorado de primaria y secundaria.
Los tres diputados presentes (el del PP excusó su asistencia) se mostraron muy interesados en las posibilidades aportadas, y fueron muy realistas a la hora de plantear las líneas a seguir. En primer lugar, se dejó claro que las demandas del sector de la historieta no son únicas, que son comunes a otros sectores culturales, lo que obliga a que la toma de medidas deba ser cuidada con esmero para evitar agravios comparativos (aunque como ya se expresó, el agravio existe desde el momento en que no se considera al cómic). En segundo lugar, muchas de las medidas, tanto las culturales y educativas como industriales, están afectadas por la transferencia competencial a las autonomías, por lo que es necesario reproducir estas reuniones localmente con los responsables autonómicos de las áreas competentes.
Y lo más importante: los diputados pidieron una priorización de las actuaciones propuestas con el fin de poder presentarlas en el Congreso de forma ordenada, emplazando a nueva reunión en cuanto estuviese resuelto. Una decisión que proporciona continuidad al proceso y no lo convierte en una aislada carta a los Reyes Magos, sino en una real opción para el mundo del tebeo. Será un proceso largo y complejo, pero es evidente que se ha abierto una puerta fundamental. Ahora toca responder con celeridad y aprovechar esta oportunidad única dentro del mundo del tebeo.
Sin embargo, creo que siendo importante todo lo anterior, hay algo todavía más remarcable: por primera vez, el mundo del tebeo se ha dejado las rencillas en la puerta y actuado de forma conjunta, defendiendo la historieta. Era verdaderamente ilusionante ver a editores, autores, libreros y teóricos juntos, codo con codo, con una voz única, definida y contundente a favor del tebeo. Editores que no pueden ni verse, juntos en la misma sala, autores y editores compartiendo argumentos… parece que por fin se han dado cuenta de que una cosa es el tebeo como producto comercial y otra el medio. Que la competencia comercial entre ellos es lícita y lógica, pero que el medio requiere de la actuación de todos conjuntamente.
Esa lección, si se aprende, puede significar que se ha dado el primer paso verdadero a favor del tebeo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation