Lecturas Saloneras (VI). Orión

FEZOOW! SWHITHHHH!BRTHAKK!FLTHWHRAM!SKHOOOOOM!THOOM! KKRAAAAAKKOOOOOOHMM! … O dicho en castellano más inteligelible: ¡chumba, chumba, pumba, pumba!, que me parece el mejor resumen (con todo el respeto del mundo) del Orión de Walter Simonson. Y es que cada vez que releo este tebeo me lo paso como un crío, oigan, volviendo a la infancia directo y sin pasar por la casilla de salida. Una excelente lectura de evasión, que recupera como pocos el espíritu épico del Cuarto Mundo de Kirby sin olvidar en ningún momento que es un tebeo para pasar el rato con peleas, frases maximalistas y un sentido cósmico de la aventura. Y lo hace gracias a la innegable capacidad narrativa de Simonson, que dota de ritmo incansable a la acción, sin dejar en ningún momento de reverenciar al maestro creador de la serie, pero aportando sus propias ideas narrativas, que quizás se plasman como pocas en esa espectacular batalla final donde las onomatopeyas imposibles son el vehículo de la acción, en una arriesgada pirueta en la que textos exagerados toman el control sobre las imágenes. Pero Simonson, que ya comenzó a experimentar con estos temas en su etapa en los 4F, es un maestro consumado y consigue a la perfección lo que busca: epatar al lector.
Un tebeo sin más ambiciones que evadir al lector durante un buen rato, lo que no es poco (2).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation