¡Spoiler gordo!

Esto de los spoilers (uséase, la revelación de detalles sobre sucesos fundamentales y críticos para el desarrollo de tramas argumentales de películas, tebeos, novelas o lo que sea) a veces es curioso. Muy curioso.
Porque la mitad del fandom internetoide va desesperado buscando noticias sobre sus series preferidas y, cuando alguien les revela algo, se enfadan, rebotan y acusan al revelador poco menos que de traumatizador de jóvenes mentes.
Porque no veas la que se ha montado con la dichosa noticia del Peter Parker, que a estas alturas, supongo que todo el mundo conocerá. Y si no la conoce por un extraño designio divino, pues ya sabe, que no siga leyendo si no quiere que le destripe “un acontecimiento fundamental del Universo Marvel”.

¡SPOILER GORDO!
La cuestión es que en la serie Civil War, el amigo Parker decide quitarse la máscara ante el mundo y revelar que es Spiderman. ¡Oh! ¡Terrible verdad! Y como lo han publicado en muchos sitios, pues la gente se ha revolucionado, en algunos casos casi con intenciones de linchamiento público.
Pues permitidme que haga de abogado del diablo: es que la intención de Marvel era que lo supiese todo el mundo.
Es evidentísimo que “la salida del armario” del arácnido jovenzuelo es una hábil maniobra de marketing, que tiene como objetivo aparecer en todos los periódicos del mundo. Es más, estoy convencido que el aparato publicitario de la editorial ha echado humo durante estos días para conseguir que hasta el medio de comunicación más recóndito e ignorado (por ejemplo, un periódico gratuito de un lugar llamado Spain, el del Ansar, ahí por Sudamérica o África, ya sabéis), dé eco de la noticia. Y oigan, a fe mía que lo han hecho bien.
Ante semejante notición, es de prever que las ventas se hayan multiplicado por el infinito, al igual que en su día con la saga de la Muerte de Superman, que salió en todos los periódicos, telediarios y radios del mundo, anunciando a bombo y platillo la muerte del kryptoniano, y no se me negará que, como spoiler, es mucho más gordo. Pero consiguió lo que buscaba: un “up, up and away” de las ventas.
Ahora se vuelve a dar la misma maniobra, aunque desde la Distinguida Competencia, pero como internet está para que todo el mundo hable, ya hay legiones de aficionados ofendidos fustigándose por conocer el terrible secreto.
Y no, no es para tanto. No se ha desvelado un secreto fundamental de la trama, de hecho, creo que a estas alturas todo Dios sabe que Peter Parker es Spiderman, con lo que no es equivalente, ni mucho menos, a lo del Willis muerto y dando botes por ahí o a los reconocimientos de paternidad sin necesidad de análisis de ADN de la familia Skywalker. Esto ya lo sabían todos los aficionados y no se rompe ningún secreto brutal fundamental de la trama, sencillamente, abre una nueva línea argumental (que los guionistas habrán recibido cual balón de oxígeno, todo sea dicho), que es aprovechada mediáticamente para que Spiderman resuene en todos los medios.
Incluso éste, fíjate.
Y es que estos yanquilandeses lo que es vender, venden de cojones, hay que reconocerlo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation