Lecturas: Inside Moebius

En el ensayo gráfico Désoeuvré, Lewis Trondheim desarrollaba una curiosa teoría que se basaba en la hipótesis de que los autores de tebeos envejecen mal, ya sea deprimidos, suicidados, repitiéndose, etc. Una teoría que demostraba con muchos nombres e historias pero él mismo encontraba un contraejemplo claro: el señor Moebius. Capaz de reinventarse hasta el infinito con casi 70 años, en esa misma obra, Giraud le comentaba a Trondheim que iba a dejar de dibujar su serie más famosa tras el ciclo de Mr. Blueberry, a sabiendas de que su dibujo ya no es el que era y que, desde ese momento, se dedicaría a su serie Inside Moebius.
Así que, aprovechando mi paso por las librerías galas y que acababa de aparecer el segundo volumen de la serie (el primero se publicó en 2004), nada mejor que hacerme con los dos tomos de Inside Moebius para saber cuál era la nueva dirección de la obra de este autor.
Y, desde luego, es innegable la capacidad de este hombre para sorprender al lector y buscar nuevas ideas. Si en su día sus cambios de Giraud a Gir y posteriormente a Moebius han sido giros de timón que han sido fundamentales en la historia del tebeo, ahora un autor que ya está de vuelta de todo se sube al carro del diario personal, tan de moda ahora en el mercado francés, pero dándole su estilo personal. Partiendo de a improvisación absoluta que ya empleara en el Garage Hermético, Moebius reflexiona en el primer volumen sobre la dificultad del creador ante la hoja en blanco, sobre la complicada labor de desarrollo del guión de Blueberry mientras se enfrenta a sus propios personajes, desde el mismo teniente al Mayor Grubert o Arzack. El resultado es una especie de viaje onírico-alucinógeno similar al planteado en su saga de Edena, pero con un indudable poso de amargura y descreimiento que hace la obra mucho más interesante. Despojado de las imposiciones comerciales (incluyendo las que el propio autor se obliga) de series en marcha, Inside Moebius contagia al lector una frescura especial, fruto de la libertad absoluta que el autor siente.
Una idea que se propaga al segundo volumen, recientemente aparecido en Francia, en el que Moebius ya desarrolla incluso con más libertad su obra como un diario personal de ideas y opiniones, dedicándose en este caso a divagar sobre el 11 de Septiembre desde una perspectiva nunca vista hasta ahora. Moebius introduce al mismísimo Bin Laden en una región con Gerónimo, Blueberry, el Mayor Grubert y el propio autor, desarrollando una conversación libre en la que Moebius se atreve a decir y hacer lo que muchos otros han callado en mor de la corrección política.
Una obra curiosa, obligatoria para cualquier fan de Moebius, que demuestra además la increíble capacidad de este hombre para la narrativa gráfica, y su indudable capacidad de redescubrirse. Edita Stardom en Francia y en España… pues de momento nadie. (3-)
Enlaces: la web de Inside Moebius.