Opinando sobre Bone

El post de ayer es uno de esos que hacen que me replantee mucho esto del blog, os lo digo en serio. Tenía la información desde hace ya bastantes días y, sinceramente, no tenía ni idea de cómo abordarla. Así que decidí poner la noticia y opinar después, para dejar claro y meridiano lo que creo.
En primer lugar: no creo que Dude haya actuado maliciosamente al editar el número 46 de Bone. Personalmente creo que les ha llevado una mezcla de malentendido en la interpretación del contrato que tenían con Jeff Smith y la obligación ante los lectores por editar esos números. Y es una suposición que viene de la larga trayectoria de esta editorial, que recordemos, fue la primera en abrir el mercado español del tebeo popular, “mainstream”, monopolizado hasta el momento por las grandes editoriales. Con Norma, Planeta, Glenat y la Cúpula como “grandes” (con sus matizaciones en esos momentos) y apenas algunos tímidos y aislados intentos de edición alternativa (ediciones Joputa, que luego se transformaría en Ponent, las experiencias madrileñas, etc), Dude demostró que era posible enfrentarse a las grandes en su terreno, publicando un tebeo de clara vocación popular, en formato comic-book y con un gran tirada. Y lo hizo, además, con una transparencia nunca conocida hasta la fecha. Hizo la labor sucia de rompehielos para un montón de editoriales que vinieron detrás, que se aprovecharon del camino creado por esta editorial.
A lo largo de sus ya muchos años de historia, Dude ha demostrado compromiso con el lector y muchas, muchas ganar de seguir adelante, pese a los batacazos continuados. Y no sólo eso: ha sido una de las editoriales que más ha apostado por el tebeo de autores españoles, como se vió en los informes que hice en los años 2002 y 2003 sobre tebeos editados en España.
Sin embargo, por las razones que sean, poco a poco las fuerzas fueron flaqueando y el proyecto se fue diluyendo, hasta que en los dos últimos años su presencia en el mercado ha sido testimonial, perdiendo los derechos de Strangers in Paradise y, en marzo, encontrándonos con el anuncio de que otra editorial publicaría Bone.
Evidentemente, cuando se dio la noticia, se especuló muchísimo sobre qué pasaría con Bone en España. Yo pensé que Dude había perdido los derechos de la obra, al igual que ya había pasado con la de Terry Moore, pero cuando el propio Parissi anunció en un post del 14 de Julio, que hablaba sobre el plan editorial de Bone, que Dude continuaría la edición en formato comic-book, mi lectura de la noticia fue que había perdido los derechos en formato tomo y color, pero que había retenido hasta el del formato comic-book hasta su final, ya que sólo faltaban 10 números para acabar.
La edición ese mismo del número 46 confirmaba esta idea.
Pero la rumorología comenzó a funicionar activamente y los dimes y diretes se convirtieron en megafonía amplificada sobre si esa edición se podía hacer o no. Pregunté directamente a Astiberri y se me contestó que ellos eran los depositarios de los derechos en todas las ediciones.
¿Quién tenía razón? En principio, no tengo razón para poner en tela de juicio ninguna de las dos afirmaciones, así que decidí escribir directamente a Jeff Smith, que a su vez me puso en contacto con Vijaya, su mujer, que es la que se encarga de la negociación de derechos.
El resto lo tenéis en el post anterior.

En mi opinión, la situación es muy delicada y su solución pasa por la buena voluntad de las partes. Es evidente que Dude no puede editar los números que quedan, y la edición del número 46 ha sido un error por su parte motivado, como ya he dicho, por compromiso de la editorial con sus lectores y un seguro malentendido sobre el contrato. Sin embargo, hay un montón de lectores a los que les gustaría terminar su colección de Bone en formato comic-book, a los que se debería atender.
Si los derechos pertenecen a Astiberri ahora, sería lógico que fuese la editorial vasca la que optase por esta edición, pero entiendo que, al plantearse una campaña muy ambiciosa, prefiera centrarse en los tomos a color y blanco y negro, buscando público nuevo y a aquél que quiera comprar de nuevo la serie, pero un formato distinto y más atractivo.
Si uno suma dos más dos, la solución pasa, obviamente, porque Dude se ponga en contacto con Astiberri y se pueda llegar a un acuerdo que permita dejar contentas a todas las partes implicadas, que podría ser la edición en comic-book por parte de Dude con la autorización de Astiberri. Una opción delicada, ya que la editorial vasca puede pensar, es lógico, que una edición en comic-book restaría lectores a sus nuevas ediciones y la distrairía de su trabajo con los nuevos formatos. Pero por otra parte, no creo que ese grupo de lectores sea tan grande como para afectar a la nueva edición, más centrada en abrir nuevos mercados que en atender a los ya existentes (que, en su caso, afectarían sólo al último tomo publicado por la editorial).
Sería una verdadera lástima que no se buscase este acuerdo. Primero, por los propios lectores. Y segundo, porque Dude ya ha anunciado que cerrará sus puertas tras la edición de Bone: sería una lástima que el último recuerdo de la editorial fuese el de un error, pudiendo quedar como una de las editoriales que ha sido clave en la industria del cómic de este país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation