Volviendo del Salón

Destrozado, exhausto, cansado, derribado, derrengado, agotado, rendido, baldado… Buscad el adjetivo, metáfora o símil que defina un estado de absoluta derrota física y mental y me lo podéis aplicar sin ningún tipo de problemas.
Pero eso sí, contento y feliz. Tras meses de trabajo, la exposición Los Tebeos Valencianos y el libro Viñetas a la luna de Valencia está en las librerías. He pasado la histeria de cinco días de salón (sí, cinco, que servidor el miércoles tuvo que montar exposición), he explicado cien mil veces la muestra, he soportado a políticos de todos los colores… pero después de todo puedo decir que “prueba superada”. Y, además, me dan un premio del público a la divulgación del cómic y mi amigo Toni Guiral gana el premio de la crítica. ¿Qué más se puede pedir?
Nada. (Bueno sí, 24 horas de descanso continuado).
Lo único que puedo decir es que muchísimas gracias a todos los que me habéis votado… pese a que lleve meses casi abducido por todo lo anterior y prácticamente haya abandonado este espacio. Vuelve la normalidad y prometo retomar el ritmo de posts de antes del Salón. A partir de mañana, mis impresiones del Saló, infinitas lecturas saloneras y muchas cosas más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation