Naruto, en quioscos

Atentos, porque puede haber un antes y un después de esta noticia: por fin, Naruto se distribuye en quioscos. Glenat ha decidido lanzar la famosa serie desde su primer número en quioscos. No es la primera vez que el manga llega a los quioscos (Dragon Ball ha basado su repetido éxito en este canal de distribución y Planeta lanzó una colección de shojo manga para quioscos recientemente), pero sí puede ser la que suponga un importante cambio de tendencia. Ya he comentado por estos lares que la recuperación del quiosco como canal de distribución de tebeos (más allá de Mortadelo, que sigue arrasando en ventas en estos espacios) pasaba por estudiar qué tipo de formato era el más adecuado para ellos, analizando las claves que definen que un producto tenga éxito allí: tamaños, periodicidad, precios y temáticas, pero todo lleva a pensar que el tomo de manga puede ser ideal. Ocupa poco espacio, puede llegar a tener ventas elevadas y su precio es atractivo para el quiosquero. Si Naruto resulta un éxito, puede arrastrar a que la misma editorial se atreva con otros títulos (supongo que Bleach o Death Note podrían ser buenos ejemplos) e incluso a que otras editoriales también se lancen a la aventura.
Si sumamos a esta iniciativa el reciente acuerdo de distribución de varias editoriales con grandes cadenas de hipermercados como Carrefour o Alcampo, podemos estar a las puertas de un sustancial cambio en la distribución de tebeos y un salto importante en sus ventas. Recordemos que el mercado español es clónico del americano y el punto de inflexión del manga allí supuso su inclusión en las grandes cadenas de librerías y grandes superficies.
Todavía es pronto para asegurar nada más allá de la especulación, pero si Naruto triunfa en quioscos, las consecuencias son amplísimas. Es evidente que no se traducirá en que cualquier manga venda burradas en los quioscos, pero si algunas editoriales pueden obtener de esta forma algún bombazo de ventas (y, no nos equivoquemos, vendrá del manga), eso puede dar una estabilidad y seguridad económica desconocida desde hace años, lo que podría favorecer que se atrevieran a dar el paso de la producción propia.
Soñar es gratis, amigos y amigas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation