A la búsqueda del tebeo (francés) barato

>¿Se puede resumir todo el problema del tebeo a una cuestión de precios? Personalmente creo que no. Es evidente que es una de las causas, además de problemas de distribución, etc, pero dudo que sea la fundamental. Es más, siguiendo esa línea de “normalización” del tebeo que tanto proclamo, creo que el problema de la falta de lectura de tebeos es mucho más complejo y se entronca directamente con los problemas generales de apatía hacia la lectura que sufre nuestra sociedad. Pero si algo está claro es que esos problemas no parecen existir tan claramente en Francia, donde el mercado del tebeo tiene una salud a prueba de bomba comparada con la que se sufre de Pirineos para abajo, siendo su verdadero dolor de cabeza la irrefrenable pujanza del manga frente al producto patrio.
En cualquier caso, parece que hay editoriales que sí que creen que una parte fundamental del problema es el precio de los tebeos, por lo que están apostando por intentar recuperar formatos mucho más baratos. Un ejemplo claro es el de Pierre Paquet, que sacará al mercado dos colecciones a bajo precio. La primera, Cite 14, es un ambicioso proyecto de recuperación del folletín mensual, con 12 entregas de 22 páginas a un precio irrisorio, 1EUROS. Una historia que tiene una clara vocación de recurrir a todas las técnicas del folletín clasico, tan querido por los franceses, unidas a las actuales que usa la televisión.
La segunda es la colección Tekap, más tradicional, con álbumes de 32 páginas a tan sólo 5EUROS. La colección se estrena con la obra de un español, Artur Laperla (del que muchos recordarán sus historias con Kosinsky en Rau o la colección Brut), que firmará la serie La tête de Wilson lenragé, una serie de piratas al estilo más clásico.
¿Será esta la solución? La verdad es que si nos fijamos en los precedentes la cosa es no es precisamente halagüeña, porque Futuropolis fracasó hace poco con la Colection 32 , que compartía precio, formato y planteamientos. Tiempo al tiempo. En cualquier caso, está claro que la experiencia es difícilmente extrapolable a España, porque la situación del mercado es diametralmente opuesta y difícilmente una editorial podría apostar por formatos a ese precio, que precisan de tiradas brutales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation