Comezón de vilipendiar

A raíz de los comentarios de los dos últimos posts, se me había ocurrido hacer una larga entrada sobre la habilidad que tenemos para lanzarnos al cuello de cualquier cosa que huela a hecha por estos lares. Pero estaba yo escribiendo cuando me di cuenta que alguien lo hizo mejor que yo en 1833, hace ya casi 175 años. Don Mariano José de Larra, maestro de todos los periodistas de hoy y que ya clavó cuál era el problema del españolito de a pie: el comezón de vilipendiar.

En este país… Esta es la frase que todos repetimos a porfía, frase que sirve de clave para toda clase de explicaciones, cualquiera que sea la cosa que a nuestros ojos choque en mal sentido.

-¿Qué quiere usted? -decimos-, ¡en este país! Cualquier acontecimiento desagradable que nos suceda, creemos explicarle perfectamente con la frasecilla: ¡Cosas de este país! que con vanidad pronunciamos y sin pudor alguno repetimos.

¿Nace esta frase de un atraso reconocido en toda la nación? No creo que pueda ser éste su origen, porque sólo puede conocer la carencia de una cosa el que la misma cosa conoce: de donde se infiere que si todos los individuos de un pueblo conociesen su atraso, no estarían realmente atrasados. ¿Es la pereza de imaginación o de raciocinio, que nos impide investigar la verdadera razón de cuanto nos sucede, y que se goza en tener una muletilla siempre a mano con que responderse a sus propios argumentos, haciéndose cada uno la ilusión de no creerse cómplice de un mal, cuya responsabilidad descarga sobre el estado del país en general? Esto parece más ingenioso que cierto.

Creo entrever la causa verdadera de esta humillante expresión. Cuando se halla un país en aquel crítico momento en que se acerca a una transición, y en que, saliendo de las tinieblas, comienza a brillar a sus ojos un ligero resplandor, no conoce todavía el bien, empero ya conoce el mal, de donde pretende salir para probar cualquiera otra cosa que no sea lo que hasta entonces ha tenido. Sucédele lo que a una joven bella que sale de la adolescencia; no conoce el amor todavía ni sus goces; su corazón, sin embargo, o la naturaleza, por mejor decir, le empieza a revelar una necesidad que pronto será urgente para ella, y cuyo germen y cuyos medios de satisfacción tiene en sí misma, si bien los desconoce todavía; la vaga inquietud de su alma, que busca y ansía, sin saber qué, la atormenta y la disgusta de su estado actual y del anterior en que vivía; y vésela despreciar y romper aquellos mismos sencillos juguetes que formaban poco antes el encanto de su ignorante existencia.

Este es acaso nuestro estado, y éste, a nuestro entender, el origen de la fatuidad que en nuestra juventud se observa: el medio saber reina entre nosotros; no conocemos el bien, pero sabemos que existe y que podemos llegar a poseerle, si bien sin imaginar aún el cómo. Afectamos, pues, hacer ascos de lo que tenemos para dar a entender a los que nos oyeron que conocemos cosas mejores, y nos queremos engañar miserablemente unos a otros, estando todos en el mismo caso

Lo malo de esto es que 175 años después estamos igual.
Y no es cosa de los tebeos, señoras y señores.
Es que somos así. ¡Cosas de este país!

El texto completo del artículo, aquí.

Lecturas saloneras

Las lecturas saloneras van creciendo, como siempre, en el DDT:

Sturmtruppen, de Bonvi
Emigrantes, de Shaun Tan
Rompenieves 2 y 3, de Rochette y Legrand
No llores, de Lance Hansen
Hypocrite, de Jean Claude Forest
Criatura Maldita, de Hideshi Hino
La maldición del paraguas, de Trondheim
La isla del Borbón 1730, de Apollo y Trondheim
Chino Americano, de Gene Luan Yang
Next Wave, de Warren Ellis y Stuart Immonen
Mi madre era una mujer hermosa, de Karlien de Villiers
Ha muerte un hombre, de Davodeau y Kris
El informe 11-S, de Ernie Colon y Sid Jacobson

La película de El Capitán Trueno

El proyecto de adaptación cinematográfica de El Capitán Trueno comienza su largo camino, que terminará en el estreno mundial en verano de 2009. De momento, ya se dispone de cartel y de un espectacular teaser.
El cartel lo tenéis en el DDT y, a lo largo del día, se colgará el teaser en alta resolución en la web de EP3.
Pinchad la imagen: