Microlecturas

A ver si me pongo al día con las lecturas. Va un tanda de micro-reseñas:

4017a.jpgEl cadáver y el sofa, de Tony Sandoval (La Cúpula). Sandoval abandona el género de Jhonny Caronte para introducirse en una obra más intimista e introspectiva que no deja de lanzar conexiones y guiños al género de terror en muchos momentos. El estilo vivo y dinámico del mexicano es perfecto para esta historia de anécdotas juveniles de estío, en el que dos jóvenes conocen el amor en unas circunstancias, cuanto menos, extrañas. Lectura agradable a la que pasa factura en muchos momentos las inconexiones del guión y los abruptos cambios estilísticos del autor, que se nota en búsqueda e investigación constante. Pecados veniales que se dejan pasar por el arrojo y atrevimiento que se le intuye al autor al abordar una obra de estas características y que hacen que, obligatoriamente, tengamos que estar muy atentos a sus futuras obras. (2)

4017a.jpgLas increíbles aventuras sin Lapinot, de Trondheim (Norma). Enterrado Lapinot, Trondheim se queda sin su creación más querida y afronta la historieta con él mismo de protagonista, siguiendo la estela de Mis circunstancias y, sobre todo, de La maldición del paraguas, con la que mantiene una clara vinculación de continuidad, con la diferencia de dar el salto de Internet a una revista (Los Inrockuptibles). Encontraremos de nuevo historias cortas de una página donde Trondheim habla, en tono humorístico, de sus problemas diarios, de la actualidad o de lo que le venga en gana. Se nota, es cierto, un tono más edulcorado que el de sus páginas para Internet o lo encontrado en otras obras de Trondheim, quizás motivado por su publicación en una revista generalista, pero que no impide pasar un buen rato con su lectura. Eso sí, se echa mucho de menos a Lapinot. (2-)

LobasLobas, de Rachel Deville (sin sentido). Interesante debut de esta autora en el que se adentra en la relación entre dos hermanas gemelas. Deville analiza su particular e intrincado universo personal, siempre desde la fascinación por esa situación anómala de pérdida de la identidad ante la existencia de un doble perfecto. Un planteamiento muy atractivo que se ve lastrado en ocasiones por la elección de un entorno opresivo y agobiante para las hermanas, que deriva en situaciones excesivamente tópicas y previsibles. Sin embargo, cuando la autora se centra en el análisis de la aparición de las diferencias y sus consecuencias, consigue momentos de lúcida reflexión, muy sugerentes para el lector. (2)

jason¿Por qué haces esto?, de Jason (Astiberri). Siempre es una buena noticia que se publique una nueva obra de este autor noruego en España, poseedor de un estilo inconfundible y sugerente. Su simpleza gráfica contrasta con la complejidad de sus propuestas argumentales, consiguiendo tebeos siempre atractivos. Pese a que la presente obra no se puede considerar al nivel de sus mejores aportaciones, sigue siendo una interesante aproximación al thriller, partiendo de la premisa original de La ventana Indiscreta de Hitchcock para adentrarse en la estructura y ritmo del universo del realismo sucio carveriano. Abandona el silencio de sus anteriores obras para introducir diálogos minimalistas, pero de extraordinaria efectividad. Quizás el mayor problema que se le pueda encontrar a esta obra es que Jason no consigue imprimir a su historia la componente de suspense que Carver lograba en sus relatos, rompiendo la atmósfera necesaria de tensión para el relato. Eso sí, final soberbio. (2)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation