Lo mejor del 2007

Complicado, muy complicado ha sido elegir una lista de “Lo mejor del 2007”, aunque repasada la lista de novedades, dos puntos destacan claramente: por un lado, la impresionante producción española de este año, muy superior a la de otros años y, en general, con obras de calidad excelente, por encima de las foráneas. El segundo, la importancia de las reediciones y ediciones de clásicos. Sin duda, este año las mejores obras editadas han sido El Eternauta, el Popeye de Segar y el Freddy Lombard de Chaland, pero hacerlos competir en igualdad de condiciones con las demás me parece injusto, así que las dejo en un apartado especial para ellas.
Dejando estas series de lado, una lista de los mejor del año, será encabezada, sin duda, por esa maravilla que es Nunca me has gustado, de Chester Brown, uno de los tebeos más brillantes que dio la década de los 90 y que por fin se ha editado en España. Brown da un recital narrativo (¡qué uso de las elipsis espaciales!) para contar una historia compleja, en la que consigue transmitir perfectamente las ambigüedades e incoherencias del fin de la juventud, pero con la suficiente maestría como para plantear lúcidas cuestiones que obligan al lector a reflexionar y analizar lo que está leyendo. Seguido muy de cerca de Arrugas, un tebeo emotivo y brillante como pocos. No hay muchas sorpresas en la lista de los diez primeros, más o menos organizados por orden de preferencia:
1. NUNCA ME HAS GUSTADO, de Chester Brown
2. ARRUGAS, de Paco Roca
3. EL BULEVAR DE LOS SUEÑOS ROTOS, de Kim Deitch
5. S., de Gipi
4. 36-39 MALOS TIEMPOS 1, de Carlos Giménez
6. VOLÁTIL, de Luis Durán
7. PEREZA, de Gilbert Hernandez
8. EL GABINETE DEL DOCTOR SALGARI, de Santiago Valenzuela
9. LA VOLUPTUOSIDAD, de Blutch
10. SÓCRATES EL SEMI-PERRO 2: ULISES, de Joann Sfar y Christophe Blain

Y, tras ellos, muchos tebeos muy destacables, sobre todo los españoles, con obras tan excepcionales como LAS CRÓNICAS DE ONO Y HOP, de Javier Olivares, EL MARTÍN PESCADOR, de Luis Durán, LA PAREJITA: CAZADORES DE OFERTAS, de Manel Fontdevila, BIENVENIDO AL MUNDO: ENCICLOPEDIA UNIVERSAL CLISMÓN, de Miguel Brieva, AUTOBIOGRAFÍA NO AUTORIZADA, de Nacho Casanova, HACERSE NADIE, de Jorge García y Fidel Martínez y OCURRIÓ CERCA DE TU CASA: SABE DIOS, de Carls. Una lista a la que hay que añadir muchos tebeos extranjeros de gran calidad, como GUS 1: NATHALIE, de Christophe Blain, el poético EMIGRANTES, de Shaun Tan, la sensacional vuelta de Tardi con EL SECRETO DEL ESTRANGULADOR de la mano de Pierre Siniac, la vuelta del Corben de Warren, con LA GUARIDA DEL HORROR, los maravillosos finales de tres obras maestras que he sacado de la lista principal por aquello de no repetir, EL FOTÓGRAFO, LUPUS y LA ASCENSIÓN DEL GRAN MAL (posiblemente, la mejor obra europea de los últimos años), obras tan interesantes como MALDICIONES de Kevin Huizenga, el genial DIARIO DE UN FANTASMA, de Nicolas de Crécy, el divertidísimo BLOTCH de Blutch o la apasionante KIKI DE MONTPARNASSE de José-Louis Bocquet y Catel Muller. Sin olvidar, por supuesto, ese prometedor comienzo de RG 1: RIYAD-SUR-REINE, de Pierre Dragon, Frederik Peeters o el demoledor final de ¿CUATRO?, de Enki Bilal o la tierna ingenuidad de YOTSUBA!, de Kiyohiko Azuma. Y ojo, que ha sido un excelente año para los superhéroes, con series tan interesante como las vibrantes SLEEPER y DAREDEVIL de Ed Brubaker, el siempre interesante INVENCIBLE de Kirkman, la vitriólica DEAD GIRL, de Milligan y Dragotta, la divertidisísma HULKA de Slott y Bobillo, los delirantes MARVEL ZOMBIES, de Kirkman y PhIlips o la genial NIÑATOS de Rick Veitch.

Pero, como decía, este ha sido el año de las reediciones y de la llegada de clásicos indiscutibles, comenzando por EL ETERNAUTA, la obra maestra de Héctor G. Oesterheld y Francisco Solano López y siguiendo por el POPEYE de Segar y FREDDY LOMBARD de Chaland. Tres épocas distintas y tres obras maestras, a las que hay que añadir la excelsa edición de PRÍNCIPE VALIENTE de Manuel Caldas, la recuperación de los CUENTOS VIVOS de Apeles Mestres, la posibilidad, por fin de leer completos el CONCRETE de Chadwick o el NEXUS de Baron y Rude. Citar, por supuesto las edicions recopilatorias de Will Eisner (que incluyen algunas obras inéditas, pero que meteré en este apartado) y no olvidar las series que han seguido o se han completado como la necesaria edición de VALERIAN de Christin y Mezieres, TOMÁS EL GAFE, TARZÁN, KRAZY KAT, SPIRIT, SNOOPY Y CARLITOS, BLACK JACK o los tebeos de la línea ABC de Alan Moore.

También ha sido un buen año para las revistas. Pese al mazazo de la desaparición de NSLM y HUMO, el año ha visto la aparición de proyectos tan interesantes y sugerentes como EL MANGLAR, BDBANDA, ARGH!, la revitalización de DOS VECES BREVE y la importación de la brillante antología MOME.

Y no me gustaría acabar este repaso sin un punto de atención: el importante aumento de publicaciones teóricas. La recuperación de la HISTORIA SOCIAL DEL CÓMIC, de Terenci Moix, abrió la puerta para el monumental proyecto de Toni Guiral DEL TEBEO AL MANGA: UNA HISTORIA DE LOS CÓMICS, al que hay que añadir su indispensable TEBEOS DE NUESTRA INFANCIA. No son los únicos, porque año el número de publicaciones teóricas se ha multiplicado, con aportaciones de Dolmen, Sinsentido, Ponent, Astiberri, etc.

Un año interesante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation