Masoquista un día más

LAS AUTORIDADES SANITARIAS AVISAN QUE ESTA ENTRADA DESVELA TODO LO QUE PASA EN LA SAGA ONE MORE DAY DE SPIDERMAN

Masoquista, soy masoquista. Me animan a leerme esa cosa llamada One More Day y yo, como me leo cualquier cosa que lleve letras y dibujitos, al final pico y me lo leo. Y mira que tenía que ir ya prevenido: primero porque no soy un gran fan de Spiderman. Abro paréntesis nostálgico: Me pilló en un momento inadecuado, en plena preadolescencia, justo tras leer los maravillosos tebeos de la Fleetway y claro, después de personajes tan sugerentes y ambiguos como Zarpa de Acero o Spider, como que las tonterías de la nenaza ésta de Peter Parker, me parecían la mayor chorrada de la historia. Eso sí, si lo leía era por adoración temprana a Steve Ditko.
Cierro paréntesis nostálgico.
4029.jpgEl caso es que, tanto dime y direte de la dichosa serie, me pica la curiosidad y caigo en la lectura de un bodrio de cuatro números absolutamente intragable. Primero porque es un mal tebeo: una historia llena de frases grandilocuentes que quieren pasar a la historia, continuamente cayendo en el ridículo, que además está pésimamente dibujado y narrado. Aquél dibujante con proyección que me interesaba en The Ray, X-O Manowar o en Ninjak, es ahora una caricatura de dibujante que juega a poses de anatomía imposible, cambiando en cada viñeta la puesta en escena, sin ningún sentido en una especie de rotación alocada de cámara que ya quisiera Michael Bay.
Pero es que, además, es un tebeo que expresa lo peor de una industria que ya no sabe qué hacer con sus personajes. En lugar de permitir que sus personajes evolucionen, cambien y vivan, demuestran que lo único que les interesa es exprimir la ya famélica gallina de los huevos de oro hasta la extenuación. Retornar a Spiderman al pasado es, simplemente, poner la caja a cero. Intentar que la misma historia siga dando pingües beneficios en una alocada carrera donde sólo importan los derechos de merchandising y las franquicias cinematográficas. Asustados ante la posibilidad de que millones de figuritas que presentaban a un joven Spiderman se quedaran en los almacenes de los grandes almacenes, deciden cortar de raíz la maduración del personaje, su matrimonio y la liberación que supondría la muerte de la sempiterna Tia May para volver al primer día de la serie. De nuevo, casi cincuenta años por delante para volver a contar las mismas historias, aprovechando que hay generaciones que ya no se acuerdan de las sagas del traje alienígenina o del clon. Negocio redondo.
El famoso Universo Marvel se ha convertido en una especie de fósil recidivo, eternamente condenado a un continuo bucle temporal del que no puede salir. Absortos contando los beneficios, los dirigentes de la Marvel no se están dando cuenta que ellos mismos se están hundiendo en esa espiral que ya tiene categoría de agujero negro. La trampa de la continuidad les está pasando una factura de muy alto precio: lo que en principio daba vida a su universo, se revela como una espada de Damocles terrible. Los nuevos lectores se sienten ajenos a ese bucle infinito. Los lectores que entraron en él no entienden su obligada vuelta a los orígenes.

Uno, que no es mitómano y no entiende la pasión por los personajes, le cuesta entender que alguien siga enganchado a una serie en la que se cuenta mil y una veces la misma historia. En la que un interesante atisbo de cambio en el que el personaje podía evolucionar (con la muerte de May y el desenmascaramiento de Spiderman se abrían infinidad de posibilidades argumentales) les es fulminantemente cercenado. Y lo entiendo menos cuando existen estupendas series de superhéroes cuyo único delito es que el personaje no pertenece a la dichosa continuidad marveliana. Series como Sleeper, Invencible, Godland, The Authority o Brit (por no citar la línea ABC) atesoran en sus pocos números más calidad e ideas que la última década de publicaciones de Marvel.
Y luego me preguntan por qué no me gustan los superhéroes actuales…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation