Lo que el viento trae

loqueelvientotrae.jpgResulta extraño ver a un autor como Jaime Martín realizando una obra tan alejada del perfil que de él teníamos como Lo que el viento trae. Acostumbrados a sus historias urbanas en El Víbora, que iban desde Sangre de barrio a las divertidas historias de Los primos del parque, encontrarlo ahora en una historia de género de terror descoloca a quienes, erróneamente, lo habíamos encasillado de forma perenne dentro de lo que se podría denominar el “underground” hispano. Una percepción que no debería ser tal, porque Martín ya había demostrado en Invisible o La memoria oscura que era capaz de plasmar lo que había aprendido en años de formación como historietista en otro tipo de historias. Y vaya si ha aprendido, porque Lo que el viento trae nos muestra a un autor espléndido, que domina su oficio como pocos. Construye una historia inteligente, buscando la tensión entre las antiguas leyendas de terror popular y la razón, eligiendo perfectamente los albores del alzamiento de la revolución rusa como perfecto paradigma del enfrentamiento entre la tradición y la ciencia. Usa el ritmo a su antojo para llevar la narración por donde quiere, jugando magistralmente con el color como elemento vehiculador de atmósferas (siguiendo, si se me permite, la estela de otro maestro, Rubén Pellejero). Sirva como ejemplo la espectacular escena inicial, potente, medida a la perfección en cada viñeta, con una espléndida coreografía de la composición de página. El único problema que le puedo encontrar a la obra es la predictibilidad de su final: la excelente tensión que marca la obra en toda la primera mitad del álbum se va desinflando rápidamente a medida que éste acaba, en un final que no se corresponde en fuerza dramática con el incesante pulso que se ha mantenido en todo el inicio. Un problema que puede rebajar la satisfacción final de la lectura, pero que no empaña en absoluto el excelente trabajo de Jaime Martín, que firma un álbum que nos hace esperar con ganas sus siguientes proyectos.
A destacar la cuidadísima edición de Norma, tanto en calidad de publicación como en los extras incluidos en el álbum (2).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation