Héroes británicos

Tras las desaparición de Recerca, había perdido la esperanza de ver publicados en castellano nuevos volúmenes de la excelente serie Jack Staff, de Paul Grist. Una serie de superhéroes distinta, próxima al espíritu del sello ABC cómics de Alan Moore y que, para colmo de males, se dedica a explotar la nómina de personajes de IPC/Fleetway, poco o nada conocidos por el lector actual de tebeos. Afortunadamente, Dreamers ha recogido el guante y edita el nuevo volumen de la serie, “Ecos del mañana”, en el que volvemos a encontrar, quizás con más calidad que nunca, a este curioso personaje británico. Grist vuelve a sumergirse en el extraño pastiche del universo de Jack Staff, mezclando personajes del tebeo americano con los clásicos británicos, no sólo en la apariencia formal, sino incluso enfrentando las profundas diferencias en la concepción ideológica de los personajes. Juega con ellos en una historia que parece hecha como homenaje explícito a Alan Moore: por un lado un tema ligero y casi tópico, ejemplo perfecto de los tebeos de aventuras británicos de los años 60 y, por otro, una complejísima estructura formal, en la que diferentes historias paralelas, estructuradas en una inmensa obra coral, confluyen hasta un final sorprendente. Como ya es habitual en las obras de este autor, destaca el cuidado trabajo de composición y narrativa, con un uso exhaustivo de todos los recursos a disposición del dibujante (que muchas veces es confundido con un trabajo experimental), pero siempre reservándose un guiño al lector en forma de referencia. No es difícil encontrar giros propios del universo de Ditko al lado de referencias claras a Moore, que no sólo protagoniza en espíritu este tebeo, sino como personaje clave a través de la figura de Morlan El Místico, trasunto del barbudo guionista y que esconderá, como buen malabarista, las pistas finales de la resolución de la trama. Por el camino, Grist se permite además una desvergonzada mezcla de géneros, que van del terror a la ciencia-ficción, que recuerda en muchos momentos a la propuesta de Mignola en Hellboy (aunque teóricamente los Freedom Figthers son una nueva versión de Los invasores de la Golden Age, no son pocas las concomitancias entre la creación de Grist y el AIDP de Mignola).
Un tebeo para disfrutar del placer de leer buenas historietas, entretenidas, bien hechas, que entiende que la aventura y el entretenimiento no están reñidas con la inteligencia y que, en mi caso, como aficionado irredento a los personajes de la IPC/Fleetway, me parece simplemente irresistible.(3+)