Brujerías variadas

Reclamaba yo el otro día que aparecieran buenos tebeos para niños y, mire usted por dónde, hoy me encuentro con la grata sorpresa de Brujeando, tebeo de producción francesa pero autoría patria, con dibujos de Juanjo Guarnido y guión de Teresa Valero. Y poco se puede decir de esta obra que no sean buenas palabras: los autores firman una divertida historia de brujas tradicionales que se enfrentan al mundo moderno, con bebé élfico incluido para liar todavía más la situación. Un guión que recupera fielmente los cánones de la comedia infantil con reverencias a Goscinny y a Disney a partes iguales, sin más ambición que lograr que un chaval se lo pase bomba leyendo la historia. Lo que consiguen sobradamente con una medida arquitectura del gag, en el que Guarnido exprime al máximo la gestualidad de sus personajes demostrando quizás más todavía que en Blacksad la maestría de su dibujo, una aparente paradoja al pasar del tebeo adulto al infantil, pero que es obligada para poder llevar al papel los rápidos y divertidos diálogos de Teresa Valero. Pero no se contentan con ello, porque la lección de Goscinny (y Uderzo en este caso) está bien aprendida y se permiten el lujo de esconder entre viñetas una divertida crítica de la sociedad de consumo, aparentemente apta para todos los públicos, pero que un adulto disfrutará con una sonrisa, como un guiño entre autores y padres que compran el libro para sus hijos.
Comercialidad, calidad, ¿qué más se puede pedir? Un gran tebeo infantil (y para los que les gustaría seguir siendo niños). (2+)

ENLACE:
Entrevista a los autores en el blog Ausente.

Pieles rojas

Yo con el western tengo una extraña relación. No es un género que me entusiasme por costumbre, de hecho suelo evitarlo. Sin embargo, paradojas de la vida, algunas de mis obras preferidas en cómic y cine son westerns. Vamos, que servidor babea de gusto con las películas del oeste de Ford y Hawks (¡Ay! ¡Qué regusto da ver una y otra vez El Dorado!), por poner un ejemplo, y tiene en un altar a San Blueberry, por decantarme por otro más viñetero.
Pero repito, no es habitual que me acerque al género. Por eso tampoco le presté demasiada atención inicialmente a Scalped, la serie de Jason Aaron y R. M. Guera, hasta que reiteradamente me la recomendaron y caí. Y ha sido toda una suerte oigan, porque me he encontrado con un sugerente y atractivo tebeo que mezcla con habilidad los fundamentos del western con el policiaco en vertiente mafiosa, sin olvidar la acción y una trama compleja. Aaron y Guerra se atreven con una estructura temporal enrevesada, que va sorprendiendo al lector con giros inesperados y dejándole pistas para entender las sorpresas que encontrará después. Consiguen así que esta trama de mafias en las reservas indias, en algunos casos basadas en hechos reales (como la puesta en marcha de casinos en las reservas) vaya convirtiéndose en un relato bien construido, con un excelente ritmo y cadencia, muy entretenido, que no prescinde por ello de un duro mensaje de fondo hacia la situación de los nativos americanos, pero que en ningún momento cae en el reduccionismo o lo maniqueo, gracias a una excelente definición de personajes, llenos de matices que iremos descubriendo a cada página. A destacar además, el extraordinario dibujo del serbio R.M. Guera, soberbio en algunos momentos, que me ha recordado muchísimo al mejor Víctor de La Fuente en versatilidad gráfica y composición narrativa. Un tebeo para pasar un excelente rato de lectura, del que espero con muchas ganas la siguiente entrega (2).