¡Recórcholis! Neil Gaiman en Batman

No le estaba prestando demasiada atención a la San Diego Comic Con, pero la noticia no puede ser más sugerente: Neil Gaiman escribirá una historia de Batman el año que viene. Según ha comentado Dan Didio, la historia llevará por título algo así como “¿Qué le sucedió al cruzado de la capa?”, en clara alusión a la famosa historia de Alan Moore sobre Superman, “¿Qué le sucedió al hombre del mañana?”.
La noticia es interesante, a priori, aunque hay que recordar que Gaiman suele dedicarle bastantes pocas energías a sus trabajos más alimenticios. Obras recientes como 1602 o Eternos han sido indudables éxitos de ventas, pero son absolutamente olvidables como tebeos, más teniendola calidad que este guionista ha demostrado en series como Sandman o en sus colaboraciones con Dave McKean.
En ese sentido, la verdad es que espero más bien poco (por no decir nada) de esta nueva incursión en el mainstream de este escritor, pero hay un punto que me produce cierta esperanza de encontrar a un Gaiman bien entonado: el que sea una obra post-Moore. Me explico: Gaiman ha demostrado tener un especial cuidado en aquellas obras que ha tomado a partir de la colaboración inicial de Alan Moore. Aunque sea un poco de refilón, no se puede obviar que Sandman existe gracias a los cambios que Moore propuso para La Cosa del Pantano (y que Gaiman ya había aplicado en Orquídea Negra), que su Miracleman, tomado justo en el punto que lo deja Moore, es realmente brillante y que el guión que realizó para Hellblazer, una creación de Moore, es extraordinario (posiblemente uno de los mejores de la serie). Quizás, y es sólo un suponer, el hecho de hacer una versión Batmaniana de la historia que Moore hizo para Superman hace que el guionista de Sandman vuelva a regalarnos con otro de sus mejores momentos.

Quién sabe. La solución, en unos meses.

La larga lista de los Premios Eisner 2008

La San Diego ComicCon (para más información, visitad Zona negativa y Entrecomics, que están haciendo un puntual repaso de toda la actualidad) toca a su fin y, como es tradición, se dan a conocer los premios Eisner de este año:

Mejor historia corta: Mr. Wonderful, de Dan Clowes
Mejor número o one shot: Justice League of America #11: “Walls”, de Brad Meltzer y Gene Ha (DC)
Mejor serie:
Y: The Last Man, de Brian K. Vaughan, Pia Guerra, y Jose Marzan, Jr. (Vertigo/DC)
Mejor serie limitada:
The Umbrella Academy, de Gerard Way y Gabriel Bá (Dark Horse)

Continue Reading →

… y disfrutando (espero) en el futuro

Y aprovecho que estoy disfrutando con esos dos pedazos de libros para hacer un poco de adivino y prever con lo que disfrutaré en la primavera de 2009. La editorial Harry N. Abrams, que todavía me tiene babeando con el excelente Wordless Books: The Original Graphic Novels (reseña en breve), acaba de anunciar la creación del subsello ComicsArts, dirigido por Charles Kochman y dedicado a libros sobre historieta. Atentos a los primeros títulos anunciados: : The Art of Harvey Kurtzman: The Mad Genius of Comics, por Denis Kitchen y Paul Buhle; The Art of Jaime Hernandez: The Secrets of Life and Death, de Todd Hignite (con diseño de Jordan Crane e introducción de Alison Bechdel); Secret Identity: The Fetish Art of Superman’s Co-creator Joe Shuster, de Craig Yoe y Whatever Happened to the World of Tomorrow? , de Brian Fies, el autor de la aclamada Mom’s Cancer.
Casi ná, oigan, casi ná…

Disfrutando…

Oigan, y como un enano…
Primero, con Get Lost, la recopilación que acaba de editar Hermes Press de la versión que Ross Andru y Mike Esposito hicieron del MAD de Gaines en 1953. Tres números míticos que son la antesala de varias interesantes novedades que tiene esta editorial en cartera, como una nueva edición de Buck Rogers, la recopilación de las historietas que Will Eisner realizó para PS Magazine… ¡y un libro de pop-ups de zombies! :)

Y la segunda, el genial Strange and Stranger, The World of Steve Ditko, la completa y profusamente ilustrada biografía de este genio de la historieta que ha escrito Blake Bell. Lástima que sea casi imposible que aparezca un segundo volumen sólo con historietas, como pasó con la dedicada a Bernard Krigstein.
Aquí tenéis un avance en PDF del libro, su introducción y un video promocional, que podéis ver también un poco más abajo…

Más manga

Hay un libro que provocó en mí una verdadera pasión por la literatura japonesa: La escopeta de caza, de Yashushi Inoué. Había leído alguna cosa suelta antes, los cuentos de Ise, obras de autores instalados en Europa como Ishiguro, pero esta pequeña novela corta me impactó como pocas. Inoué contaba a partir de cuatro cartas, el relato de un adulterio. Era una narración sosegada, que hablaba con la reflexión que da el tiempo pasado, aportando cuatro visiones distintas de la misma situación: la del hombre, la hija que tuvo con su amante, su esposa y su amante. Apenas cien páginas que contenían la esencia del amor y del dolor, que me ayudaron a descubrir a Kenzaburo Oé, Yasunari Kawabata, Murasaki Shikibu, Haruki Murakami, Banana Yoshimoto, Ryonusuke Akutagawa, Yoko Ogawa o Junichiro Tanizaki.
Digo esto porque nada más comenzar a leer Love fragments Shangai, de Chaiko, me ha venido a la mente la obra de Inoué, motivando mi enésima relectura de este maravilloso libro. Una razón que, reconozco, ya de por sí me hace mirar la obra este autor chino de una manera más amable. Con toda la distancia que se deba poner entre este libro y aquella obra maestra, Love fragments comparte parcialmente su estructura, contando una misma historia de amor y desengaño desde diferentes perspectivas, apostando por una sencilla composición de página de tres grandes viñetas horizontales, animadas por una narrativa claramente cinematográfica y un estilo de dibujo elegante, claramente deudor de la ilustración publicitaria oriental. Participa también de esa actitud tranquila y un punto distante, en este caso tremendamente minimalista en los diálogos, que descargan sobre los números primeros planos la transmisión de sentimientos al lector. Un delicado envoltorio formal que no evita, sin embargo, cierta impostación en los planteamientos, excesivamente tópicos y forzados en algunos momentos y que se alza como el principal debe de la obra de Chaiko. En cualquier caso, un manhua que se aparta del tebeo romántico al uso, con una preciosista labor gráfica (excelente el uso del color) que puede hacer interesante su lectura (1).
Y, ya puestos a hablar de cosas niponas, sigo con el manga. Y sigo con esa vertiente historicista que tanto abunda en el tebeo japonés, con aproximaciones a la historia desde una perspectiva más cotidiana y didáctica. En esa línea, Relatos de un carbonero, Shigeyasu Takeno, entronca directamente con recientes obras que hemos podido leer en España como El árbol que da sombra, de Tezuka, Ikkyu, de Sakaguchi o muchas obras de Taniguchi, desde La época de Botchan a Seton. Una obra que, como se nos comenta en el epílogo, es una obra extraña, un debut de madurez por parte de su autor, ya pasada la cincuentena. Toma de partida la obra original de Toshikatsu Ue para contarnos la solitaria vida de su autor, un joven carbonero que lucha a día a día con la durísima tarea de fabricación del carbón bincho, una rica y energética variedad. Un hilo argumental que le permitirá una sorprendente variedad de acercamientos y reflexiones, que van desde la soledad y la relación con la naturaleza a hablar de las tradiciones populares japonesas, todo siempre impregnado de ese hálito pedagógico e instructivo antes comentado, que convierte la lectura de esta obra en una curiosa experiencia a medio camino entre el aprendizaje y la reflexión. Muy interesante (2+)