Moulinsart aprieta

El nivel de control que los herederos de la obra de Hergé está desplegando está llegando a niveles increíbles. La web Objetif Tintin, una de las mejores y más resptuosas webs que se mantienen sobre el personaje, ha recibido una amenazante carta de Moulinsart requiriendo el cumplimiento de una larga serie de condiciones para poder mantener las “buenas relaciones” y la “gran tolerancia” que ha tenido la sociedad con los responsables de la web. Ciertas exigencias pueden ser razonables (inclusión del (c) en todas las imágenes que se usen) pero otras llegan al ridículo (les obligan a quitar una imagen de Milú del título porque mueve ¡el rabo está animado!) y otras al esperpento, como la obligación de enlazar sólo aquellas páginas autorizadas por la sociedad o de no anunciar eventos que no tengan el beneplácito de Moulinsart. La carta no tiene desperdicio pero establece unos precedentes tremendamente peligrosos, colocando el derecho de cita en la picota y, en el fondo, tirándose piedras sobre el propio tejado. A estas alturas, parece mentira que la sociedad depositaria de estos derechos no reconozca la labor favorable que están haciendo en la promoción del personaje webs como Objetif Tintin. Su persecución implacable sólo logrará que, al final, nadie quiera hablar del personaje, condenándolo al olvido, como bien comenta Didier Pasamonik.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation